domingo, 11 de diciembre de 2011

Panique au Village

Es el cumpleaños de Caballo, a Cowboy y a Indio se les ha olvidado comprarle un regalo y deciden construirle un asador. Ordenan por internet 50 ladrillos y por un error de dedo pide 50,000,000. Y todos esos llegan. En la noche le dan el asador, llegan los amigos con más regalos y se arma la fiesta. ¿y los demás ladrillos? Encima de la casa. La casa no aguanta y se destruye, dejándolos con una montaña de ladrillos sueltos. Caballo, al día siguiente decide construir una nueva casa. Cowboy e Indio le ayudan a regañadientes y como son unos buenos para nada se olvidan de ponerle puertas y ventanas. El día se acaba y no terminan de construirla. Van a dormir a casa de Steven el granjero. Al día siguiente no hay casa. La cosntruyen de nuevo, y al día siguiente no hay casa. Caballo y sus amigos deciden pernoctar cerca de la nueva casa para atrapar a los ladrones. Y los cachan con las paredes en las manos. Tres misteriosos "renacuajos" que salen del estanque de la granja de Steven, son los ladrones. Los tres amigos persiguen a uno de ellos que se mete en la guarida de un oso malhumorado. Caen en una trampa y quedan colgados de una roca con un precipicio debajo. Ahí también está uno de los ladrones, Gérard. Juntos caen y caen hacia el centro de la Tierra. La roca sobre la que están acomodados se atora justo antes de que se chamusquen en la lava. Gérard los engaña y escapa. Los siguen y en cuentran una salida en la cueva que los lleva a un iglú en el medio de un mar congelado. Persiguen a Gérard, cuando un Pingüino gigante los atrapa. El pingüino, que resulta ser una máquina, está controlado por 3 científicos que se dedican a hacer perfectas bolas de nieve y a lanzarlas a distintos puntos de la Tierra. En uno de esos lanzamientos, la bola le cae a Gendarme, en la aldea. En un descuido de los científicos y gracias a un mamut enojado, Caballo programa un nuevo lanzamiento que los envíe a la aldea, pero Gérard lo reprograma para que los lleve al mar, a su casa. Acautizan todos en la aldea de los "renacuajos" y ahí está la casa de Caballo, boca abajo, pegada a una roca. Por más que explican que esas son sus paredes, los 3 amigos son engañados nuevamente por la familia de ladrones. Con una serie de tretas y la ayuda de Santa Claus, Caballo trata de recuperar su casa cortándola con una especie de pez espada, pero la casa cae y se destruye. Los renacuajos, enojadísimos, los persiguen montados en pulpos, creo recordar. Estos salen a la superficie por el estanque de Steven y tapan la entrada con los ladrillos esparcidos, pero los renacuajos entran por las cañerías de la granja y ocupan la casa del granjero. Comienza una batalla campal entre los acuáticos y los terrestres. Es una batalla tronchante. Los acuáticos ponen una muralla de anchoas ahumadas alrededor de la casa y Steven lanza sus cerdos, borregos y vacas contra los invasores. Al final todo queda destruido. Un año después con las paces hechas y todas las casas reconstruidas, se celebra nuevamente el cumpleaños de caballo. A Cowboy y a Indio no se les olvida y le tienen un regalo, explosivo...

Me gustó mucho Panique au Village (Stéphane Aubier, Vincent Patar, 2009), está muy desatada. Cuando la vi no sabía que era un spin-off de una serie de televisión muy conocida. No creo que importe no haberla visto (ahora la veré). Está muy padre. Me gustó la animación rudimentaria, las maquetas, los escenarios y la "silvestrez" del doblaje de las voces. Leí que se necesitaron más de 1500 juguetes para hacerla y que es la primera película de stop-motion estrenada en Cannes.

Tal vez se pueda argumentar que no hay mucha historia, pero hay situaciones memorables y el cuidado en los detalles es destacable. Me encantaron las locaciones, la escuela de música, el baño en casa de Caballo, el mundo acuático, la central de policía que se convierte en cárcel cuando hay un arresto. 

Me gusta encontrar opciones alternativas de animación a las ya ultra conocidas y explotadas. Esta me recuerda a las películas de Wallace y Gromit, y a la del Súper Zorro, de Wes Anderson.

Los Muppets

Después de esperar con ansia su estreno y después de dar chance a que los humanitos de 5 años la vieran primero, me lancé con entusiasmo y una total falta de objetividad a ver Los Muppets (James Bobin, 2011). Y es que me encantan, asi, sin más, sin pensar en sí las pelis antes de Disney eran mejores o si las historias eran o no buenas. Me encantaba el Show de Los Muppets, quitando a las celebridades invitadas, que en general me tenían sin cuidado y me resultaban tan aburridas como los actos del circo en donde salían monas montando a caballo y sonriendo. Ahora revisando quiénes salieron de invitados, me dan ganas de ver unos cuantos capítulos, pero en general a los invitados no los recuerdo muy memorables. Aunque sí recuerdo a mis papás diciendo "Yay es Linda Ronstadt" o Kris Kristofferson. Beh, o peor John Denver (con ese no decían Yay ni nada), que como me lo recordó un amigo, salía en todos los shows y series de la época. Esperaba con emoción la canción inicial, los chistes de los viejitos, los cerditos en el espacio y el chef sueco con las gallinas. Me encantaba Gonzo, me cagaba Piggy y me imponía el águila esa que nunca supe si tenía o no nombre. Los Muppets forman parte de mi infancia y no importan las circunstancias que los rodeen, que sean de Disney, que tengan historias ñoñas o que siempre salgan humanos, siempre seré una leal seguidora.
Y tanto me gustaban que hasta veía los Muppets Babies...esto sí que es bajo, bajísimo.

Ahora la peli. Con la idea de relanzarlos a una nueva generación de niños que no conocieron el show (y si lo conocieran no creo que les interesara en lo más mínimo), que tal vez vieron las otras películas, pero que los conocen si han ido a las tiendas de Disney o a Disneylandia (supongo, pues yo nunca he ido) y que los han visto en anuncios durante varios meses en los canales de Disney, se estrena una nueva historia de Los Muppets. Una especie de relanzamiento de la franquicia, como luego hacen con los súper héroes. Aquí Jason Segel (que trabajó también en el guión) y Amy Adams, son dos acaramelados novios que van de vacaciones a Los Angeles acompañados por el hermano de Jason, Walter, que es un títere mega fan de Los Muppets (bueno, es un Muppet, pero no es parte de Los Muppets). Van a visitar el parque de diversiones de Los Muppets, pero es una ruina, ya no hay nadie y el gran teatro donde se hacia el show es un desastre. Walter se mete a curiosear a la oficina de la Rana René (¡¡Rana René!!Aj, la tuve que ver en español porque no había de otra y no le pusieron Rana René!, pero yo la llamaré así, es lo mismo que cuando le cambiaron los nombres a los personajes de Kellogg´s, ¿Sam el Tucán?, ¡osea!) y se entera de que un tipo malo va a comprar el terreno y va a destruir todo para excavar y sacar petróleo a menos que Los Muppets junten 10 millones de dólares. Junto con los humanos Walter encuentra a la rana, la convencen de hacer un nuevo show para un teletón que recaude la lana y emprenden un viaje por todo Estados Unidos, y Paris (ahí, por supuesto, vive la cerdita), recolectando a los antiguos colegas. Convencen a una productora de televisión que pase el teletón, invitan-secuestran a Jack Black para que sea la celebridad anfitriona y sacan un nuevo show para salvar el teatro. Obvio todo sale bien al final y nos vamos muy contentos cantando y sonriendo porque seguramente habrá Muppets para rato.

Debo decir que me divertí mucho. El guión está bueno, tiene buenos chistes, se ríen de sí mismos, se burlan de los actos musicales, de la historia ñoña, de que probablemente nadie los recuerde ahora. Hay cosas divertidas como el viaje en mapa, la explosión de la empresa de Gonzo, los Mooppets (aunque los desperdiciaron mucho), los ensayos para la canción de apertura, la aparición de celebridades. Me hubiera gustado ver más del show, más actos de los de antes, para la nostalgia de los papás de los niños, digo yo. Con gusto hubiera intercambiado el musical de las gallinas por el chef sueco o por algún experimento explosivo del científico. Y aunque esto no depende de la película en sí, cómo me hubiera gustado que las canciones estuvieran en inglés.

La mancha que más me brincó en la película fue Amy Adams estaba bastante X. Ella, que es una actiz especializada en ñoñez y musicales, se notaba fuera de su elemento, como si no hubiera crecido con los Muppets. Su canción en el restaurante estaba aburrida y horrible. No parecía convencida ni con convivir con Los Muppets ni con su novio. La productora de televisión estaba mucho mejor. Creo que Amy Adams necesita urgentemente un cambio de personaje y de género (una peli de terror tal vez, y que ella seal el fantasma de pelo lacio parado en una esquina). En cambio Jason Segel, se notaba emocionado, disfrutando mucho con la película (acepto que él también necesita un cambio de personaje, pero aquí le echó muchas ganas).

El cierre con la canción de mahnamahna (no se si se llama así), estuvo simpaticón.

Me gustó que es un homenaje tanto dentro como fuera de la historia. Hecho por fans y para fans y para nuevos fans. El mensaje emotivo entre Walter y su hermano me tiene sin cuidado pues lo vemos cada dos por tres en las pelis infantiles, pero como dije al principio, no importa lo que hagan, son Los Muppets.
Para terminar compartiré unos links de Youtube a canciones de Los Muppets que me han gustado:

http://youtu.be/Kxiu_Ri0saw La intro del show
http://youtu.be/oiMZa8flyYY este está buenísimo, es un video de la canción original con OK Go
http://youtu.be/Ob6TTU1knUM Gonzo y las gallinas... y un huevo
http://youtu.be/6AjovHGK-TA con Fozzie y Harry Belafonte cantando la canción del banana boat

martes, 18 de octubre de 2011

Miss Bala

Esta es la historia de Laura Guerrero, una muchacha que vive en Tijuana. Se dedica a vender ropa que se trae del otro lado. Vive con su papá y su hermanito. Ella y su mejor amiga audicionan para el concurso de belleza de Miss Baja California y son seleccionadas. Esa misma noche su amiga se va con unos tipos a un antro. Laura va también para llevársela. Mientras la amiga va a despedirse de los tipos, Laura se queda en el baño cambiándose de ropa y ve cómo un grupo armado se cuela silenciosamente al lugar. Uno de ellos, el jefe aparentemente, la ve y le dice que no diga nada y que se salga rápido. Ella obedece, pero la balacera comienza justo cuando ella va por su amiga. Entre el caos y la oscuridad logra escapar por una ventanita y ve cómo este grupo se va con tres cuerpos envueltos. Al día siguiente llega tarde al concurso y la sacan, pero ella está más preocupada por encontrar a su amiga y se le ocurre preguntarle a un policía en una patrulla para ver si le puede decir de la balacera de la noche anterior y si se sabe sobre el paradero de su amiga. El poli le dice que le va a ayudar, pero la lleva con el grupo armado, que la amenza. Ahí está el mismo tipo que le perdonó la vida. Le dice que le de chance que se equivocó que ella sólo quiere encontrar a su amiga. Este le perdona la vida a cambio de que les haga unos favores. No es que tenga opción realmente, y hace lo que le piden. Trata de escapar varias veces, pero siempre la encuentran. En una de esas la agarran los de la DEA y le quitan un teléfono. Este teléfono les ayuda a rastrear a la banda y están cerca de atrapar al Lino (es el nombre del jefe este que la "cuida"). Ahora Laura está en manos de una banda que huye y busca venganza. Y lo único que puede hacer es convencer al Lino de que deje ir a su hermano y a su papá. Un favor aquí y uno allá, que quién es el de la DEA que le quitó el celular, que vaya al otro lado a por una camioneta, que esto y que lo otro. Y el Lino, que es hombre de palabra, la mete al concurso. A Laura es lo último que le interesa ahora, pero no tiene opción. ¿Qué hace uno en una situación así?

No daré spoilers, porque Miss Bala (Gerardo Naranjo, 2011) es una película que hay que ver. Me gustó bastante. Más que esas pelis del Bicentenario. Y una de las razones es el tono de la historia, lo medido de las actuaciones y la ausencia de pretensiones. Lo único que me molestó fue el sonido, que me pareció terrible. El sonido ambiental se oía muy fuerte, a veces en primer plano y costaba trabajo entender a los personajes. De hecho, en la escena fina, en la última toma, hay un ruidazo incomprensible, como de helicóptero o de barco, no sé, muy estorboso.
Me gustó la tensión, la acción de los enfrentamientos y las persecuciones. Tal vez no tenga los súper efectos de una peli americana, pero creo que por esa misma razón se ve hasta más realista. El Lino está grueso, es malo y bien cabrón, pero no está nada sobreactuado, cero ñaca ñaca. Ella está muy bien, muy congruente. Y la historia me parece muy lógica y muy medida. No se complica las cosas en tratar de sonar como de denuncia o de crítica social, no se complica con lecciones de moral, ni nada de eso. Las decisiones o no decisiones que toma Laura, tienen sentido, dentro del caos y la falta de tiempo para pensar con calma. En ningún momento sentí querer matarla por estúpida. Ella es normal, una víctima como cualquier otra tratando de sobrevivir. Trata de huir, la atrapan, negocia para salvar a su familia, el miedo la hace hacer lo que le dicen y aún así es valiente para tratar de hacer lo correcto. Pide ayuda, pero quién es quién, no hay buenos y malos, y si los hay cuál es cuál. Me gustó esa vaguedad. Están los narcos, la DEA (en territorio nacional...), los polis, los soldados. No hay a cual irle. Y Laura metida ahí, muerta de miedo y confundida, sin saber bien a bien por qué está pasando lo que está pasando. Y nosotros estamos igual que ella.

lunes, 17 de octubre de 2011

El Rey de la Montaña

Un tipo, nuestro protagonista, va manejando por la carretera, al parecer va a encontrarse con su ex, aunque eso es vago, pero no es importante en la historia. Se detiene en una gasolinera, se encuentra con una muchacha, se la coge en el baño y sin que él se de cuenta, la mona le roba la cartera. Enojado y frustrado continúa su camino, ve el coche de la chica y lo empieza a seguir por carreteras extrañas, que de tan solitarias y estrechas se van haciendo sospechosas. En algún momento lo pierde de vista y él se pierde en el camino. La carretera se adentra en unas montañas boscosas. De repente alguien le dispara desde lo alto, desconcertado estaciona su coche a un lado de la carretera y baja para tratar de averiguar lo que pasa. Ve acercarse a un hombre, es una cazador que le dipara en la pierna. Nuestro protagonista sube al coche y sale pitando de ahí, está asustadísimo y eso lo nortea aún más. Llega a un camino secundario bloqueado por maquinaria y baja a buscar ayuda, pero no hay nadie. Oye ruidos y movimiento, regresa al carro y arranca a toda prisa. Frente a él, el cazador y su perro. Lo atropella y sale de ahí. En la huída pierde el coche, le disparan más veces, desaparece el atropellado, se reencuentra con la ladrona. Los dos están asustados, no saben lo que pasa y desconfían el uno del otro. Buscan ayuda a la policía, que tampoco se ve de mucha confianza y conforme pasan los minutos su situación empeora considerablemente. Alguien los está cazando.

Me gustó esta peli, El Rey de la Montaña (Gonzalo López-Gallego, 2007). Me gustó no saber nada, igual que el protagonista. La historia no le adelanta nada al observador, y elucubrar no tiene mucho sentido porque el chiste es ir viviendo la historia con él. ¿Qué haría uno en una situación similar además de hacerse pipí? La música, la escacez de diálogos y la sorpresa continua logran una tensión que no es nada fácil de obtener. No hay explicaciones de nada, no hay pasados de los personajes, ni justificaciones de sus actos, no hay paja, ni momentos de sha la la la la. No es una película rápida y de acción, en el sentido hollywoodense, aunque sí es muy activa, pero con un ritmo más pausado. Y rápidamente logra uno meterse y verla sobre la marcha sin preocuparse si el tipo sobrevivirá o no, aunque todo pinta para que no. ¿Qué sería uno capaz de hacer, o de no hacer, para sobrevivir?


jueves, 13 de octubre de 2011

Home

Siempre he querido tener un libro de fotografía de Yann Arthus-Bertrand, uno de esos grandotes y carísimos hechos para poner en la sala y que lo vean las visitas (claro, yo no lo quiero para que lo vean las visitas, sino para verlo yo). Recuerdo que cuando lo descubrí bajé montonales de fotos para tener como tapices de escritorio.
Ahora tengo a Home (Yann Arthus-Bertrand, 2009). Director aquí, este espectacular fotógrafo del mundo en libro, nos trae ahora su versión en peli, igual de espectacular, pero además con movimiento y narración (voz de Glenn Close, por cierto).

Esta película, como dato de trivia, se estrenó en el Día Mundial del Medio Ambiente en cine, DVD e internet.

Es una película totalmente "verde", y ecológicamente responsable. Trata sobre la situación de la tierra, de cómo la hemos maltratado y todo eso que se ve en las pelis verdes y responsables. En este sentido es elocuente, emotiva, deprimente, motivante...

Lo que la hace diferente es, obviamente, la fotografía. Es impresionante, impresionante a nivel de babear, increíble, hermosa, de tener la boca abierta. Es una película completamente plástica. Con una composición y un sentido del color admirables. No es una peli de postal, no es un documental sobre la Tierra, que de esos hay unos buenísimos (chequen los de la BBC). Para mí es una exposición pictórica. Me maravillaron muchas escenas, tanto de la naturaleza en buen estado, como en mal estado. Supongo que esto es malo porque en vez de sentirme mal por ver un río contaminado, babée por lo bonito de la escena. Ahora pensándolo, tal vez, no funcione del todo porque es demasiado bonita (demasiado usado correctamente, no de esa forma horrible y exagerada que usa la gente como cuando dicen "lo amo demasiado", pero divago) y eso distrae, o bueno, me distrajo a mí.

Me atreveré a decir que es la película más bonita, en el sentido que ya expliqué, que he visto en mi vida.

miércoles, 12 de octubre de 2011

El Bosque del Luto

La historia empieza en un retiro de ancianos, o en una especie de manicomio, no me quedó claro porque todos parecen viejos, menos el protagonista que, aunque canoso, parece más loco que viejo. La protagonista, que es una asistente, es joven, pero tiene conflictos y al principio no queda claro que es asistente, sino que está confinada también. Y es sobre la relación de estos dos. Él perdió a su mujer hace 32 años y ella a su bebé hace mucho menos. A él, ella le recuerda a su mujer y ella como que lo entiende. Un día se van en coche a algún lugar. No me enteré de si ella lo llevaba a algún lado, o sólo se iban a pasear. No se escaparon, eso sí.
En el camino, parecía que ya llevaban un buen trecho manejado, aunque a mi me dio la impresión de que habían avanzado como diez metros, el coche se descompone y mientras ella va a buscar ayuda él se baja y se adentra en un sembradío de sandías. Ella lo sigue y se van alejando del camino, del coche y de la ayuda. Acaban, en un bosque y siguen adelante y bla bla bla, al final de la peli llegan a un árbol y se acaba. Por suerte. Yo me aburrí al minuto 3, pero seguí viéndola en caso de que fuera mi mood el que se aburrió y la peli fuese una joya cinematográfica. Pero no lo fue. Entendí la mitad y la otra no me importó. El que al final llegaran a un x árbol a entrar los diarios del señor no me interesó. La extraña relación entre ellos tampoco y no me la creí. La escena del río en que ella se trauma porque él se mete (cual río arroyo de mojarte los pies) es exagerada e incomprensible. La tipa se pone súper histérica porque él se mete y en un corte de escena se ve que una enorme y amenazante corriente de agua se dirige a ellos, pero la corriente sólo se escucha y nunca llega y además esa tamaña corriente no checa con el arroyo en el que están ellos.

Pero nada de esto importa porque lo mejor es ahorrarse esta historia. Yo, gracias a que la vi acompañada, me dediqué a platicar. La escogí porque un día, navegando, me encontré con el cartel y me gustó. Pero de veras que lo único padre son los campos (supongo que de té) por los que corren los protagonistas (sí, esos que se ven en el cartel). Esperaba un poco de cultura japonesa, costumbres y tradiciones, pero tampoco.
Mogari No Mori (Naomi Kawase, 2007), ganó el Gran Prix en Cannes 2007. Y no sé qué le vieron. Pero que voy a saber yo, ¿verdad?

Tristemente es uno de esos casos que sirven de apoyo a todos aquellos que dicen que el cine de arte es soporífero (aclaro que a mí el término cine de arte como que no me gusta, pero así dicen ellos. En resumen sería algo así: CINE DE ARTE=ZZZZ). Lo bueno es que es muy probable que no vean esta peli y que cuando entremos en debate no se les ocurra ponerla como ejemplo. Y si lo hacen, pues no tendré más opción que darles la razón.

martes, 4 de octubre de 2011

Martyrs


Voy a inaugurar una nueva sección en donde voy a contar tooooooooda la peli. Por pura diversión porque luego es muy frustrante no poder seguir contándola por aquello de echarla a perder. Además hay pelis en que lo mejor que se puede hacer no es dar una opinión, sino contarla. Esta primera la elegí porque además me servirá para sacármela del organismo. Es que tiene unas escenas muy intensas que están a un pelín de darme pesadillas en las noches.
Martyrs (Pascal Laugier, 2008).
Lucie es una niña que se escapa de un lugar abandonado en donde aparentemente ha sido torturada y maltratada. No se sabe quienes fueron sus secuestradores ni sus motivaciones. Es internada en un orfanato y es observada. No habla, no permite que nadie se le acerque. Hay una niña, Anna, que se le acerca poco a poco y con la que entablece una amistad. Lucie tiene pesadillas y por las noches asegura que alguien, una mujer, va a lastimarla. Anna le dice que todo va a estar bien, pero Lucie amanece siempre llena de cortes y rasguños.

Pasan unos quince años. Una familia disfruta tranquilamente de su domingo cuando toca a la puerta una Lucie adulta con una escopeta y los mata a todos. Aparentemente ese matrimonio fue el que la secuestró años atrás y los reconoció por una foto en el periódico. Le habla por teléfono a Anna y le dice que los encontró y los mató. Anna va y se encuentra con una carnicería. Anna no juzga, piensa que ya todo terminó y ayuda a enterrar los cadáveres mientras Lucie descansa. Pero la mujer no muere y Anna trata de salvarla, pero Lucie se da cuenta y la mata. En esos momentos aparece la criatura que la persigue y aterroriza. Entendemos por medio de flashbacks que esta mujer también estuvo secuestrada al mismo tiempo que Lucie y que cuando Lucie se escapó la encontró en otro cuarto, pero no pudo liberarla porque escuchó ruidos y salió corriendo. Lucie piensa que ahora que ya se ha vengado, la mujer va a desaparecer, pero no es así, y sigue peleando con ella. Aquí por primera vez Anna ve a Lucie lastimarse a sí misma. Al entender que su locura no tiene fin, Lucie se corta la garganta y muere frente a su amiga.

Al día siguiente Anna empieza a limpiar el desastre en la casa cuando descubre una cámara secreta. Entra. Hay un pasillo largo y fotos de mujeres torturadas y sufriendo. Baja por una escalera y se encuentra en un sótano con una disposición similar al lugar en donde Lucie fue torturada (obvio esto no lo ve Anna, sólo nosotros). Ahí, encadenada y en muy mal estado, está una mujer. Tiene clavado en la cabeza una especie de casco que no le permite ver. Está flaquísima y muy alterada. Anna la saca de ahí y la sube a la casa. La limpia y le quita el caso de la cabeza (esto es muy impresionante porque tiene tornillos clavados en el cráneo). Anna está decidida a salvarla, pero la mujer sale corriendo por el pasillo y se empieza a golpear contra las paredes. Anna trata de detenerla y en eso un disparo la mata.
Un misterioso grupo de hombres y mujeres lidereado por una anciana la detienen y la llevan al sótano. Anna no entiende nada. La señora le explica que ella y el grupo con el que trabaja quieren saber lo que hay más allá de la muerte y que todas esas mujeres de las fotografías, sufrieron de tal manera en sus vidas que se convirtieron en mártires, se liberaron completamente y tuvieron una conciencia del más allá. Le contó que por eso secuestraban y torturaban mujeres jóvenes, pero que nunca había tenido éxito, que las que sobrevivían se volvían locas y empezaban a ver e imaginar cosas, como Lucie o la mujer del sótano que veía bichos por todos lados. Por último le dijo que ahora le iba a tocar a ella ser parte del experimento.


Aquí llega la parte más fuerte de la historia porque vemos cómo Anna es golpeada, torturada, maltratada y cómo empieza a decaer. Pasa el tiempo y cuando ya está a punto de morir la llevan a una especie de sala de cirugía y le quitan la piel (too much, cerré los ojos). Anna no muere, y es aquí cuando tiene su momento de iluminación. La señora es informada de inmediato. Esta llega rápidamente y se reune con la chica, que algo le susurra al oído. Anna después de todo lo que ha pasado no muere y se queda en una especie de estado catatónico. El grupo está emocionado por el éxito después de tanto tiempo.


Un día después, o tal vez unas horas, no lo recuerdo, empiezan a llegar elegantes coches a la casa. Un montón de gente adinerada y nerviosa se reune en la sala, en donde un señor les anuncia que el momento que todos habían esperado por tanto tiempo ha llegado. Que finalmente "obtuvieron" una mártir que "murió" y regresó para contarlo, y que en unos momentos la señora les va a decir lo que Anna le contó.
El maestro de ceremonias sube a buscar a la señora, que está alistándose en el baño. Le pregunta que si hay ALGO, ella le dice que sí. Él le dice que si es algo claro y preciso, ella le dice que si, que mucho. Entonces ella le dice que si él puede imaginar lo que hay después de la muerte, el no sabe qué contestar, ella le dice que dude.
Y se mata.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Somers Town

Tomo es un chico, bastante joven que llega a Londres con la idea de empezar una nueva vida. No se sabe por qué se fue de casa ni las circunstancias particulares de su vida ahí. Lo único que se sabe es que quiere cambiar de aires. Tomo es desenvuelto, seguro de sí mismo, parlanchín y un poco menso. Rápidamente a su llegada es asaltado por otros chicos y se queda sin dinero y sin ropa. Busca ayuda en una mujer con la que viajó en el tren, que le invita un sandwich en un café. Ahí en el café está Marek, un chico polaco que pasa el día tomando fotografías mientras espera que su padre salga del trabajo. Mariusz y Marek llegaron a Londres, como tantos otros inmigrantes, para mejorar su estilo de vida. Tampoco hay detalles de por qué dejaron a la mamá de Marek, ni sobre los problemas entre los papás del chico. Marek es tranquilo, amable, callado y está "enamorado" de la mesera del café, una francesa llamada María. Tomo ve las fotos de Marek y decide que él también está enamorado de María. A partir de ese momento los chicos no se separan. Marek mete a Tomo a escondidas a su casa, le da un poco de comer y le deja dormir. Los días pasan, los chicos vagabundean por ahí, visitan a María, la acompañan a su casa, le echan una mano a uno de los vecinos. Un día juntan un poco de dinero y compran vino y queso para invitar a María a un pic nic, y zas! cuando llegan al café María no está. Ha regresado a Francia por cuestiones familiares. Los chicos están muy decepcionados y Tomo decide que para curar el desamor se tienen que emborrachar. Marek no está muy convencido, pero acaba cediendo, así como ha ido cediendo a todas las barbaridades que se le ocurren a Tomo, y se pegan una tremenda borrachera en casa de Marek. Su padre llega por la noche y se encuentra con el departamento hecho un completo desastre. Mariusz pierde la compostura, corre a Tomo y tiene un enfrentamiento con Marek, que éste aprovecha para sacar todo lo que tiene dentro.
La vida continúa, Tomo se queda a vivir en casa del vecino y Marek y su padre arreglan sus problemas.

Me gustan mucho las películas sobre la amistad, suena ñoño, lo sé, pero omitan el ñoño y piensen esas películas en donde dos extrraños, generalmente fuera de lugar con el entorno, y muy diferentes entre sí, se hacen amigos. Suelen ser películas sencillas, poco pretenciosas y pequeñas.
Somers Town (2008, Shane Meadows) es una de ellas. Me gustó mucho, sobretodo las actuaciones. Thomas Turgoose como Tomo, es fantástico. Ya lo habia demostrado en la película anterior de Meadows, This Is England (muy recomendable). Y el resto del elenco también está muy bien.
Realmente no pasa nada, y lo que pasa no es extraodinario, pero logra que uno se meta en la historia, en los personajes, es su mundo, que no es nada rosa ni fácil. Pero desde su punto de vista, tampoco muy dramático. Está muy bien narrada y equilibrada. No es necesario conocer los pasados de nadie (claro que nuestro lado chismoso pide a gritos esa información), ni los futuros.

He visto dos películas de este director y definitivamente veré todo lo que siga haciendo. No lo compararé todavía, pero me recuerda a directores como Mike Leigh o Ken Loach.

lunes, 12 de septiembre de 2011

La Antena

En un futuro X la gente de esa ciudad perdió la voz y se comunica con letreritos de película muda (un acierto en la película). En este mundo la ciudad es controlada por un villano el Sr. Tv que controla las comunicaciones y por alguna razón, la comida de los habitantes, limitada a unas galletas con espiral de hipnosis en el centro. La Voz, es la única persona que habla y el Sr. Tv la quiere controlar para mandar una emisión a toda la ciudad y controlar a todos los habitantes (muajaja, pero ¿para qué? no me enteré). El caso es que el científico loco le dice al Sr. Tv que si existiera otra Voz que hiciera una emisión al mismo tiempo, el "control" se neutralizaría y fallarían en su macabro plan, y que él sospecha que el pequeño hijo de la Voz también habla. Y efectivamente, el pequeño Tomás, que por cierto, no tiene ojos (literalmente) habla. 
El malo tiene un hijo que es bueno (clásico) y que trata de impedir que la Voz cante, pero no lo logra y lo encierran y no vuelve a aparecer. Yo pensé que como era claramente una mujer tal vez se enamoraría del papá de Ana, pero no, éste en el transcurso de la película se reenamora de la exmujer (que es antipatiquísima).

Y éstos son los héroes de la historia, la niña Ana, su papá, el abuelo y la desagradable mamá, que se enteran de los planes del malo, rescatan a Tomás y vuelan a la antena para usar la voz de Tomás para contrarrestar los efectos de la voz de su madre. Hasta ahí se entiende más o menos, luego ya no. 
Cuando la gente escucha la Voz y se desmaya se les salen las palabras de la cabeza. Éstas viajan hasta la antena y entran a una banda de producción en masa como de carne molida en donde se rompen y se mezclan con la masa de las galletas que la gente se come (pero no entendí, porque, si ya les quitó las palabras hasta de la cabeza ¿para que se las devuelve en las galletitas?). Y cuando Tomás habla, una misteriosa niña que baila sin parar para hacer funcionar a la máquina de galletas, se transforma en una diminuta viejecita y muere (???).
Y listo, final feliz, tan tan.

La Antena (Esteban Sapir, 2007) es una película rara que si se las cuentan, seguro van a querer verla porque suena locochona y original. Y sí está lochochona y original en los primeros cinco minutos, en la sinopsis del DVD y en la narración del pobre incauto que ya  la vio (como yo, aunque aquí me esforcé para que no suene entretenida). Pero no nos hagan caso, no la vean, o veanla bajo su propio riesgo. Y es que rápidamente se hace aburrida y la historia no se sostiene por ningún lado. El diseño, el look de la película están padres, es en blanco y negro, retro, muda y con letreritos, pero nada más. Como que los creadores pensaron primero en eso que en el aspecto central que es la narración. Tiene grandes lagunas, personajes que pintaban importantes y desaparecen, personajes cuyo desenlace era importante y no lo ponen. Humor sin humor. "Crítica" sin crítica. Y al final se queda uno con muchos porqués, ¿por qué la que canta no se quita el gorro en casa?, ¿por que el hijo del malo es una actriz con una mala peluca?, ¿por qué si la antena está en un lugar lejano y abandonado, la fábrica de galletitas está al lado?, ¿por qué el niño no puede decir más frases que "Mamá, mamá ¿dónde estás mamá?"? y un para qué, por lo menos uno ¿para qué hay hombres voladores anunciando el único canal de televisión de la ciudad? Y una gran pregunta general ¿Y?

jueves, 1 de septiembre de 2011

El verano se acabó

...y estoy lista para entrar nuevamente en mi carácter de crítica FEROZ. Ahora sí, la disciplina entra en acción y más al ratito (como buena princesa procastinadora, que deja para el ratito lo que tiene que hacer hoy), continuaré con mis reseñas fílmicas. Claro, tampoco ha ayudado que he tenido una racha medio gris en mi programación cinematográfica, entre un mal tino mío y un verano árido y soso. ¡Aj! es que entre "La Antena", "Les herbes folles" y toneladas de súper héroes, que vaya, no niego que estos chicos estén reguapos y bien formados, pero como que entre guapo y guapo, necesité una peli refrescante, un tesorito fílmico para mi colección. Tal vez esté muy dramática porque si vi alguna que otra cosa interesante y una muy, pero muy impactante de la que no hablaré porque ya lo hice mucho y en vivo, que se llama "I saw the devil". Es Coreana y muy violenta. Véanla y luego me cuentan qué les pareció.
Ah y dénle de comer a los pescaditos que están al final de la página!!!

lunes, 18 de julio de 2011

6 Películas para no dormir

Esta es una serie de películas para televisión basadas en una antigua serie española llamada "Historias para no dormir".
Dedicaré este capítulo a esta serie aunque sea para la tele porque me gustó el proyecto en general y porque los directores son directores de cine con visión de cine.
No todas las películas están logradas, y sí dejan dormir. Es un tipo de terror clásico, de fantasmas y espantos, nada morboso o macabro, lejos del cine de terror asiático (que ese sí que que no me deja dormir), lejos de las pesadillas interminables a la gringa.

Empezaré por la primera que vi y la única que no me gustó nada. Se llama "La Culpa" (Narciso Ibáñez Serrador, 2006). Se trata de una enfermera madre soltera que se muda con su hija a la casa de una doctora que se dedica fuera de su horario de hospital a hacer abortos en su consultorio. Un día y rápidamente, la enfermera se embaraza, para enojo y decepción de la doctora,que ya le había echado el ojo. La enfermera es convencida de que lo mejor es abortar y lo hace (de ahí el nombre de la historia, se supone). Pero el feto desaparece y a partir de ahí empiezan a pasar cosas misteriosas en la casa, bueno más misteriosas porque la doctora ya era medio creepy y la casa también y las vecinas metiches dueñas de la casa también.
Y bueno, termina todo en una jalada. Y es que la primera mitad plantea una serie de cosas, extrañas desapariciones, que la doctora parece medio psicópata, que hay algo en la historia de la casa y de las vecinas, y en la segunda mitad todo eso se olvida y se enfoca en el aborto de la enfermera. Nah, muy chafona y como de campaña de salud.

Cuento de Navidad (Paco Plaza, 2005). Dirigida por uno de los directores de Rec. Esta me divirtió, en gran parte porque ocurre en 1985. Y se nota que el director puso cuidado en la estética de la época. Tiene sabor a Goonies, tiene sabor a mis vacaciones con mis amigos. ¡Y lo mejor de todo! Tiene al Karate Kid. No vi películas de zombies como estos chicos, pero ah, cómo disfruté el Karate Kid.
Me gustó está historia, está divertida, llena de humor, con guiños a cosas de esa época y los chicos están bastante bien.

En fin, continuaré. Esta es la historia de una pandilla de niños disfrutando sus días de vacaciones decembrinas, cuando se encuentran con una Santa Claus que se cayó en un hoyo. Está herida y mientras unos tratan de sacarla otros corren a avisar a la policía. En la estación se enteran de que la Santa Claus es una peligrosa ladrona que se acaba de robar dos millones de pesetas y se le busca por todas partes. Los niños deciden dejarla en el hoyo hasta que les diga en dónde está el dinero. No todo el grupo está de acuerdo, pero siguen con el plan. Una noche dos de los chicos, que son fans de una película de zombies, deciden hacer un rito para convertir a la ladrona en zombie. A partir de ahí las cosas se salen de control. Nunca unas navidades fueron tan aterradoras. La ladrona se escapa, los persigue, no queda claro si es zombie o sólo está mega cabreada con los escuincles. Los niños intentan matarla según las instrucciones para matar zombies que vieron en la película. Al final lo logran y la regresan al hoyo. ¿Pero, realmente la mataron?

Adivina quién soy (Enrique Urbizu, 2006). Me parece que está es la más extraña de todas. No se sabe bien de qué va, es intrigante y lo mantiene a uno en espera de algo, pero logra hasta el final, mantenerlo oculto y vago.

Estrella es una adolescente amante de las películas de terror, que vive con su mamá. Le va bien en la escuela, le gusta leer, pero no tiene amigos. Y no parece necesitarlos porque tiene unos imaginarios, bastante peculiares, son Leatherface y el Vampiro.
Un día el oculto pasado de Ángela, la madre de Estrella, resurge, cuando un misterioso detective la contacta y le dice que el tipo que la violó está de regreso y va a por ella. Ángela regresa a casa, preocupada e inquieta. Esa noche Estrella invita al Vampiro a cenar, y ¡zas! para sorpresa de Ángela, el Vampiro es el que la violó y el padre de la niña.
Estrella se da cuenta de que algo no está bien en la historia, que su mamá está aterrorizada y que el Vampiro ya no es amigable como antes. Y decide actuar para salvar a su mamá...con la ayuda de sus amigos imaginarios.

Esta siguiente es de fantasmas, se llama Regreso a Moira (Mateo Gil, 2006) y está dirigida por un escritor y guionista que ha colaborado en películas de Alejandro Amenábar. Y sí se nota que el guión es más cuidadoso y de las seis, es la que rompe un poco el ritmo y el patrón de película de horror.
Tomás es un hombre mayor que regresa a su pueblo natal después de estar fuera más de treinta años. Su mujer acaba de morir y él regresa al pueblo lleno de recuerdos y obsesiones. Cuando era un jovencito se enamoró de Moira, una fuereña que se instaló a las afueras del pueblo y rápidamente se hizo una fama de bruja y prosti. Tomás y sus amigos, con la curiosidad propia de la edad fueron a chismorrear. Moira los pescó y de ahí se establece la relación entre ella y Tomás. Sin embargo, la restricción de Moira de que Tomás sólo la visite de día, desata los celos del chico, que en venganza, al creer que ella le pone el cuerno, cuenta a su madre que ha sido manipulado por la bruja. La señora, con el resto de las mujeres del pueblo van a buscarla y la linchan. Tomás se va de ahí y pasa el resto de su vida pensando en ella. El pueblo ha cambiado, pero la casa sigue ahí abandonada y encantada, y es seguramente Moira quien lo espera dentro.

Para entrar a vivir (Jaume Balagueró, 2006). Esta fue mi favorita por intensa. La historia es sencilla, está bien hecha y logra momentos de tensión en donde tuve que taparme los ojos con las manos y ver esos pedazos entre rejillas. Y no por miedo, sino por el estrés de lo que pudiera pasarle a los personajes.
Clara y Mario son una joven pareja que espera un bebé y buscan un nuevo lugar para vivir. Mario encuentra un anuncio de un piso y van a verlo. Está a las afueras de la ciudad en una zona horrible, pero el piso promete, dice la portera que los atiende. Ellos no están para nada convencidos. El lugar es una ruina, está medio amueblado y requiere muchas reparaciones. La señora les dice que las reparaciones están en proceso y que los otros inquilinos están contentos ahí. Pero Clara dice que no, que muchas gracias pero nel. Están por irse cuando Clara se empieza a sentir mal. Se recuesta en una cama y mientras reposa, Mario ve debajo de un mueble unos tenis que le suenan conocidos. Eran suyos y los acababa de tirar a la basura. Al mismo tiempo, Clara ve junto al buró una foto de ellos. Extrañados y mosqueados se dirigen a la puerta, pero la portera no los deja. Noquea a Mario y persigue a Clara. Clara aterrada se encierra en un cuarto y se escapa por la ventana. Baja dos pisos y se mete a otro apartamento. Ahí descubre que los famosos inquilinos son en realidad presos de la portera. Empieza a liberar a la mujer, pero la portera la atrapa y le da una descarga eléctrica que la deja fuera de combate. Cuando despierta la portera, que está superdeschavetada, le cuenta que quieren destruir el edificio porque está viejo y que ella les va a demostrar que tiene gente viviendo ahí. A trancazos la loca se lleva a Clara a su piso, ahí la encadena y le ordena que le prepare la cena a Mario, que es en realidad un maniquí con la cabeza vendada. Mario, por suerte, no está muerto y en una tensa pelea, logra liberar a su novia. Huyen. Llegan a la entrada y no tienen la llave. Mario regresa al piso a buscar la llave. Mientras tanto la chica del otro piso se libera, recupera a su bebé y se encuentra con Clara en la entrada. A partir de aquí la tensión se inrementa espantosamente. No parece que puedan escapar. La portera lanza a su perros a por ellas. Mario ayuda a escapar al otro tipo, el que tanto él como Clara piensan que es el marido de la chava, pero no lo es...¡es el hijo aún más loco, de la portera!

La película de Alex de la Iglesia, La Habitación del Niño (2006), es probablemente la mejor. Trata sobre una pareja con un bebé, que compra una casa vieja y la empieza a reparar. Un día consiguen un radio de esos para escuchar al bebé en su cuna y escuchan que el niño se ríe. Intrigados, continúan escuchando y de repente se oye una voz adulta y aterradora. Juan se asusta mucho, pero no hay nadie. Atribuyen los ruidos anormales a la chafez del radio y Juan compra una tele con cámara para ver en la oscuridad. Una noche Juan se despierta y ve en el monitor, que junto al bebé hay alguien. Va de volada al cuarto, pero no hay nadie. En otra ocasión vuelve a oír ruidos y toma un cuchillo, pero es sólo Sonia con el bebé. La pareja empieza a tener discusiones, Juan está obsesionado con la presencia misteriosa, Sonia decide irse a casa de sus papás. A través del monitor de la tele del bebé Juan empieza a ver cosas que no hay en la casa. Compra más monitores y coloca cámaras por toda la casa. Un día ve una persona ensangrentada arrastrandose hasta la cocina. También ve que la casa está amueblada de otra época y descubre que hay una puerta que no existe en su casa. Abre la puerta a través del monitor, y entra a una especie de dimesión alterna en donde hay un asesinato y es él el asesino. ¿Es el futuro o el pasado? Un experto en lo paranormal le dice que es otra realidad y que hay que tener cuidado en no mezclarlas porque así como él pudo entrar algo o alguien puede salir. Entre la fascinación del descubrimiento, la historia vaga del lugar y su caos familiar, Juan, entiende que la solución es poner las cosas como estaban al principio. Se deshace de los monitores. Sonia regresa y aparentemente todo vuelve a la normalidad. Pero, puede que ya sea demasiado tarde.

Esa idea de ver a través de los monitores ocurre un poco con la cámara infrarroja en REC 2, pero la idea está padre y funciona muy bien en la historia. El mero final es de esperarse, pero es la película más redonda de todas. En la de "Entrar a Vivir" es que me molestó un pelín como se deschaveta la portera al final; sólo le faltó risa ñacañaca.

Para terminar sólo quiero decir que estuvo bien verlas y que me gustó la mano con el ojo en los créditos iniciales.

sábado, 9 de julio de 2011

Priest

Esta historia está localizada en un mundo como el Lejano Oeste, pero futurista. Una humanidad que trata de sobrevivir después de una gran guerra contra vampiros. La mayor parte de la gente se ha encerrado en ciudades amuralladas controladas por la Iglesia. En la introducción (de la que hablaré más adelante) nos explican que durante la guerra con los vampiros surgieron unos soldados maravillosos, con mucha Fe que se escabecharon de manera muy efectiva a los vampiros y a los supervivientes los metieron en reservaciones para contenerlos. Estos soldados son los "Priests". Con la llegada de la calma, la Iglesia decide que los priests son muy peligrosos y los jubilan y los rebajan a trabajos muy menores en las redes de las ciudades.
Nuestro héroe, el Priest con mayúsculas, vive en silencio en una de estas oscuras ciudades, cuando se entera de que su sobrina ha sido secuestrada por vampiros. El sheriff del pueblo en donde ella vivía con sus papás le pide ayuda, pero la Iglesia se niega a devolverle su rango porque quesque ya no hay vampiros y el hecho de dejarlo ir a investigar podría dar ideas a la gente. Pero como buen héroe, los ignora, y se escapa. Junto con el sheriff empieza un trabajo detectivesco al que más adelante se les unirá una antigua camarada "priest". Y sí, los vampiros se están preparando para la guerra. Empiezan arrasando unos cuantos pueblillos para juntar comida y su misión es atacar la ciudad que al cabo está súper oscura y como a las cucarachas, les sentará muy pero que muy bien.
Pero todo acaba mal para los vampiros y nuestro héroe vence, rescata a la sobri que en realidad es su hija y se prepara para la segunda parte en donde seguramente tendrá que acabar con la reina madre de los vampiros que en esta peli no apareció. Claro que probablemente no haya una segunda parte porque la peli fue un fracaso en taquilla y no está del todo bien. De todos modos les aseguro que si hubiera, el Priest acabaría con la Reina Madre.

Y es que hay varias cosas que no funcionan en Priest (Scott Charles Stewart, 2011). No se si en la peli o en la historia original (es que esto está basado en un cómic), Pero estos sacerdotes guerreros movidos por la Fe y por Dios para acabar con los vamps, como que no cuaja. No es muy creíble ¿y a quién le importa que la cruz metálica sea una afilada navaja? La Fe que los mueve tampoco. Y no hay nada de agua bendita en las luchas (mínimo que la hubieran incluido). La única Biblia que usan es sólo porque contiene un montonal (ilógico) de cruces tipo estrella ninja. En fin que toda esa parte es una escusa chafienta que no ayuda en el argumento. Lo único cool al respecto es el tatuaje de la cruz en la frente.

No está buena la peli porque le faltó acción. El final se resuelve de manera fácil cuando realmente el Priest no puede con el vampiro humano extra fuerte que además había sido su amigo y colega. Los vampiros no me gustaron nadita, son en realidad aliens. Me gustan más los clásicos vampiros, o vampiros humanos como les llaman aquí.
Sé que tengo que informarme mejor sobre este universo leyendo el cómic, pero aunque lo lea y las reglas sean así como en la película, no me arrepentiré de decir que le falta punch, acción, riesgo, confrontación con la iglesia, dudas, drama (no se muere nadie!!!!! bueno, nadie de los protagonistas). Siento que se queda muy cauta la historia por aquello de que qué tal si hay una segunda. No se si se me antoja darle otro chance al director porque su película anterior fue esa horripilancia de la Legión de los Ángeles (ahh cómo me tronche de risa con la viejita canibal que trepa por las paredes). Ya veremos porque si el argumento me llama la atención no podré resistir. Es como con las películas de Nicholas Cage; el tipo me cae gordo y me parece mal actor, pero siempre hace cosas cuya historia me llama la atención (y generalmente las hecha a perder. Menos en el caso de Kick Ass).

Lo que sí me encantó y por eso no me arrepiento de haberla visto, es la introducción animada de Genndy Tartakovsky (sí, ¡¡¡el brillante que hizo al Samurai Jack!!!) en donde se explica porque el mundo es como es ahora. Está buenísima.

viernes, 8 de julio de 2011

Dr. Horrible's sing-along blog

Me acabo de encontrar con esto. Sé que tarde porque se supone que causó un boom en el ciberespacio, ganó premios y pasó a la categoría de culto.
No es precisamente cine porque no fue hecha para el cine, pero no es tele, es una web movie (o una web series) y me parece que entra perfectamente bien aquí. Así como la de I'm Here. Y si no, pues no importa. Dr. Horrible's Sing-along Blog (Joss Whedon, 2008) es un corto dividido en tres actos que se subieron a la web como episodios individuales.

Durante la huelga de escritores Joss Whedon tuvo esta idea (bueno, tal vez la idea la tuvo antes) y la escribió y la produjo con sus hermanos. La filmó en pocos días, con bajo presupuesto. Juntó a Neil Patrick Harris de "Dr. Doogie Howser" (jejej ya se porbre, debería de decir que de "How I Met Your Mother", pero casi no la he visto y era fan de Doogie), a Felicia Day de "The Guild" y a Nathan Fillion de "Firefly".

Es un musical.
Pero no se espanten. Está muy bien. La letra de las canciones es muy divertida, Neil Patrick canta bien, Nathan no tanto pero se las arregla y su manera de cantar viene al caso con el personaje. La música y los actos musicales también son muy entretenidos.

Dr. Horrible (Harris) es un supervillano que ha metido una solicitud para ser aceptado en la Malvada Liga del Mal dirigida por el maléfico Bad Horse. Pero sus planes para llamar la atención de la Liga siempre son frustrados por su némesis, Captain Hammer. Y para colmo, la chica que le gusta, es buena, súper buena, llena de sentimientos puros y positivos para el mundo. Pobre Dr. Horrible, qué dilema, ser malo malo para lograr su sueño o disimular su maldad para conseguir a la chica de sus sueños.

Si están interesados en verla búsquenla en youtube, en itunes o en su descargador de torrents favorito. O si tienen una buena tienda de pelis, compren el DVD porque los extras estás super buenos. Hay uno con las solicitudes de los demás aspirantes y es realmente divertido.
También les pongo este link en donde Whedon habla de este proyecto: http://drhorrible.com/plan.html

Y como dato curioso, la revista Times lo puso en lugar no. 15 de los mejores inventos del 2008.

lunes, 13 de junio de 2011

Piratas del Caribe 4

Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides (Rob Marshall, 2011). En esta ocasión Jack Sparrow va en busca de la Fuente de la Juventud. Barbossa también. Y Blackbeard y su hija Penélope Cruz. Y ya saben, un montón de peleas, engaños, trucos y persecuciones graciosas como el escape de Jack del palacio del rey hasta la taberna donde está su doble.
Penélope Cruz es además de un antiguo amor de Jack, una maestra del engaño y la transa. Así que Jack no está seguro de si está siendo manipulado o qué (obvio que sí, pero se deja llevar). Barbanegra es el papá de Penélope (debería de buscar el nombre del personaje) y también está siendo usado por la hija; y bueno él la usa a ella. Osea todos se usan. Pero como es una película de Disney, se usan graciosamente. Y como es una película de Disney tiene final feliz y es totalmente predecible. Bueno por la misma razón, no viene al caso que nos presenten un giro interesante en la trama, para qué si así ya tienen seguro un montón de ventas.

Es algo extraño, con todo lo que veo, esta serie de películas no me atrae. Y eso que aventuras con humor es como una fórmula mágica, pero no. Me parecen larguísimas y en momentos me encuentro con mis pensamientos en otra parte. No sé porque me aburren si son muy activas.

Johhny Depp, me encanta y debo decir que en estas me parece sobreactuado. Y tal vez ese es el chiste, pero es un extraño pirata que parece drogado todo el tiempo y que además es gay (¡eso sería un giro interesante!). Entonces no lo entiendo muy bien.

Probablemente esta sea de las que más me ha gustado, en parte porque cambió la dirección y en parte porque ya no salen ni Orlando Bloom ni Keira Knightley, que ahhhh cómo me caen gordos. Y Penélope me cae rebien, aunque debe quedarse en España haciendo películas con Almodóvar. Pero aquí tiene un buen personaje, similar a otros que ha hecho, pero funciona bien como opuesta a Jack.

Lo que sí que me gustó fueron las sirenas. Nunca han sido de mis seres sobrenaturales favoritos. Pero aquí tienen un toque maligno y rudo que me encantó. Todas las escenas con las sirenas me gustaron.

Y qué más, mmmmh, pues no mucho más. Ah sí, no me gusta la música que compuso Hans Zimmer porque me recuerda a la de Gladiador que sí me gustó mucho; entonces siempre pienso en ésta como un fusil. ¿Sería entonces un autofusil?

A woman, a gun and a noodle shop

La esposa del dueño de la tienda de fideos tiene un amante. El esposo contrata a un detective para que los mate. Y el detective, que es astuto y poco confiable, decide que el dinero ofrecido no es suficiente y arregla las cosas para robarse los ahorros que están en la caja fuerte. El esposo aparece muerto, el amante piensa que la mujer lo mató. Un ayudante aprovecha para sacar el dinero que le debía de su sueldo. Al detective se le va complicando la vida tratando de borrar evidencias. El esposo no es fácil de eliminar. La mujer se entera de la mitad de lo que ocurre. La policía de nada. Y total, un caos.
Una mujer, una pistola y una tienda de fideos (Zhang Yimou, 2009), está basada, imagino que como homenaje, en Blood Simple, de los Hermanos Cohen. Sólo que aquí en clave de comedia. Pero no está lograda. Al principio pinta bien. Una tienda donde sirven fideos en un territorio perdido entre el desierto y las montañas en China. Un comerciante persa (creo) que les vende la pistola (muy divertida esta escena). Paisajes espectaculares. El uso del color fenomenal (como en Héroe, la Casa de las Dagas Voladoras o la Maldición de la Flor Dorada). En este aspecto es una película muy pictórica, muy atractiva. Que por cierto, el cartel no refleja para nada.
Pero la historia se va haciendo aburrida y lenta. De repente hasta parece una mala película de terror en donde el malo muere y revive, muere y revive hasta el cansancio. El lado cómico se diluye rápidamente y los fideos también. Hay una escena de las primeras en donde están haciendo los fideos con una coreografía impresionante (un poco el equivalente de acción a una escena de artes marciales). Es muy interesante y divertido ver cómo los hacen y ¡zas! cuando llegan a la parte del caldo se termina todo. Osea que ni chistosa ni educativa. Y con poca acción. ¡Más fideos voladores o patadas entre los personajes por favor!
Hay una escena sacada exactamente de la de Blood Simple en donde el detective persigue a la mujer y esta le atora la mano en la puerta con un cuchillo. El detective se desatora disparando hasta debilitar la pared y poder arrancarse el cuchillo. En la gringa esto impresiona porque la pared está ruda, en esta la pared es de maderita y papel...nada que ver.

Digo mala mala no es, pero sí decepcionante, aunque no como la de la Maldición de la Flor Dorada que se quedó cortísima y flojísima en comparación con la de Héroe. Zhang Yimou encontró una fórmula padre, pero no la ha reinventado, no la ha enriquecido.

Verla no ha sido perdida de tiempo, para nada y reseñarla mucho menos poque me encontré con los títulos que les pusieron en otros países y me han hecho mucha gracia. Ahí les van:
-A Simple Noodle Story (para obviar su origen)
-Sangre, simplemente sangre ( Argentina, qué pez con el título, esa para una de Tarantino)
-The First Gun (no hay mas que una, así que ni al caso)
-Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos (jajaja especifica el tipo de fideos por si uno no nota que los actores son chinos y que hablan en chino y que el director es chino Y famoso)
- Y para el DVD en UK Blood Simple (¿cómo le ponen igual que la otra?)


miércoles, 1 de junio de 2011

Biutiful

Biutiful (Alejandro González Iñárritu, 2010). Estoy muy decepcionada. Me esperé y me esperé, casi para no verla y me dije "Para repelar hay que verla". Y la vi. Pero no puedo repelar, no siento ganas de despepitar cada punto de la película, ni sobre las pretenciones grandilocuentes del director. Siento total indiferencia. No pasé un mal momento al verla, solo uno gris y apático. No puedo decir que la actuación de Bardem haya sido impresionante, es un muy buen actor y le he visto mejores. Pensé que como siempre en las películas de González Iñárritu la música iba a ser lo bueno, pero en esta no me gustó.

Y he aquí la reseña de otra cinéfila dedicada que me hizo el favor de prestarme sus palabras:

Biutiful=Jorribul

lunes, 30 de mayo de 2011

Kinatay/ Butchered

Peping es un joven estudiante de la academia de policía de Manila. Tiene 20 años, está recién casado y tiene un bebé de siete meses. Para ganar un dinerillo extra se dedica a recolectar las ganancias de la venta de drogas en un parque. Es un trabajo muy menor y ni siquiera pertenece de manera directa a la pandilla que hace los negocios. Una noche antes de ir a su casa y después de entregar la bolsa del dinero, uno de sus secuaces le dice que se vaya con ellos, que el jefe tiene un trabajito y que van a ganar un buen dinero. Peping duda un poco, pero acepta. Se sube a la van con su compañero. Adentro ya están el jefe, su segundo y otros dos. Nadie habla. El ambiente es tenso. Se detienen en un "table dance" y recojen a una prostituta llamada Madonna, quesque porque el jefe quiere hablar con ella. Ella se sube y no para de hablar, el segundo, que está al lado, se harta y se la madrea. Peping se pone aún más nervioso, la van sigue por la ciudad, pasan los minutos. Para que no la vean esconden a Madonna debajo del asiento. Esto lleva a otra tanda de tundas que la dejan inconsciente. En ese momento Peping y nosotros también, creemos que está muerta. Salen de la ciudad, de Manila, y siguen por la carretera, en un momento los personajes se estresan porque hay retenes y la policía parece seguirlos, pero finalmente detienen a otro coche. Peping empieza a sudar y a dudar. Cuando bajan a hacer pipí piensa en la posibilidad de salir corriendo pero no lo hace. Nosotros estamos igual de inquietos, esto no puede acabar bien para nadie, en especial para Peping. Sin embargo sigo teniendo la esperanza de que él se va a librar, sino ¿para qué nos cuentan esta historia? La van sigue por la carretera y se desvía a un camino más angosto. Esta parte de la película parece en tiempo real, y aunque no, se lleva gran parte de la duración total. Es muy larga, cansada, aburrida y al mismo tiempo muy pero muy inquietante, estresante. Casi me pierde en la atención, pero el qué va a pasar me mantiene sentada. Finalmente entran a un pueblo pinchurriento, es tarde, han viajado mucho rato. Llegan a una casa, meten la van en el garage y llevan a Madonna al sótano. No está muerta. Peping se mantiene al margen de los acontecimientos. El jefe y el sargento se ponen a "trabajar " con Madonna. Suponemos que la están golpeando. Resulta que se ha robado dinero y drogas y ya se hartaron. Peping, su cuate y el chofer son mandados a comprar cervezas y huevos de pato. Estos se venden en la estación de camiones. Aquí no duda y se sube a un camión, pero le hablan por teléfono, se raja y regresa con los demás. Mientras comen lo mandan a cuidar a la prostituta. Platican un poco los dos, Madonna le ruega que le ayude, Peping busca una manera de ayudarla a escapar. Esta escena está muy bien, no es heróica, es intensa, muy dramática y sin certeza podría decir que bastante real.
Y mi relato va con spoilers, lo siento. El jefe recibe una llamada y ¡zas! ordena que maten a Madonna. Pero antes del manos a la obra, la violan. Su muerte es muy bestial, la matan a machetazos y la descuartizan. Peping está encargado de buscar bolsas para guardar los pedazos. Ni él ni nosotros podemos más con la situación. Luego limpian el lugar y regresan a Manila. una noche de ardua trabajo merece un rico desayuno. Peping no puede desayunar y pide permiso para retirarse. El jefe le dice que sí y le paga. El final es extraño vemos a Peping en un taxi, muy alucinado con la situación, esperando algo que no nos queda claro. Lo que si nos queda claro y seguro que a él también, es que su vida ha dado un cambio tan violento del que será muy difícil, sino imposible salir.

Cuando terminé de ver esto me quede con un mal sabor de boca. Por la historia y la violación y toda la violencia tan cruda. Me quedo con Tarantino y las sangre con humor. Pero también porque no me pareció que estuviera lograda. no puedo decir que me gustó porque me movió emocionalmente, algo como la película "Irreversible". Que es difícil decir así nada más me gustó o no me gustó. Pero a diferencia de la francesa, que no me gustó por el tema pero está impresionante y bien hecha. Kinatay (Brillante Mendoza, 2009) no lo está. Por esta razón, el director no me vende la historia, no me convence. Golpear y torturar a una prostituta muy menor en la cadena alimenticia porque se robó dinero y drogas no es razón suficiente. A alguien así simplemente se le mata (aclaro, en el universo violento de este tipo de histoiras) de sobredosis, de un balazo y tan tan, problema resuelto. Torturarla, hacer ese viaje tan largo, dedicar tiempo a alguien que saben que no les va a devolver el dinero, que no posee información valiosa, cuya pérdida no va a trascender mas que para la familia, no es profesional, no es lógico. Se podría haber solucionado poniéndola como la prosti personal de alguien picudo, por ejemplo.

Han pasado varios días y mi impresión negativa inicial ha cambiado. Sigue siendo negativa, pero con algo más. Me gustaron las actuaciones y la manera de atacar la película, la manera de hacerla que parece natural, hasta la violencia. No hay un enfoque especial en todo esto. La cámara se ocupa en Peping, en lo que ve, en lo que siente. Y como dije antes que me parecía sin certeza muy natural es porque pienso que en una situación similar uno se comportaría así. Es muy cruda, pero no hay melodrama, no hay excesos de diálogo, no hay heroismos, es muy hacia dentro del personaje. Otra cosa curiosa es que sigo con la película en la cabeza. No puedo decir todavía que me haya gustado, de hecho por más llamativo que se me hace el nombre del director, no me apetece para nada ver algo más de él. Al menos por un buen rato. Pero insisto tiene sus cosas interesantes, la visión de la ciudad, de la gente, del funcionamiento de las cosas, los contrastes, la juventud e ingenuidad, el estudiar para policía y que eso no choque con el bisne nocturno ni con volarle el dinero a su padrino. La oscuridad, la vida nocturna, la suciedad, la pobreza, el caos, el miedo.

Alien Trespass

Un platillo volador se estrella en el desierto. Del platillo salen dos seres, un bicho azulado llamado ghota con un ojo gigante que se come a la gente con todo y ropa, dejando únicamente charquitos de liquido que en algunos casos parece viscoso, en otros burbujeante, en otros transparente; y Urp, un marshall espacial que se mete en el cuerpo del astrónomo de la zona, supongo que por razones de adaptabilidad. Urp tiene que recuperar al ghota antes de que este se alimente lo suficiente como para poder duplicarse. Al parecer los ghotas son unos bichos insaciables que se multiplican y comen hasta dejar al planeta invadido completamente seco. Mientras Urp, en el cuerpo del Dr. Lewis rastrea el camino del Ghota, algunos habitantes del pueblo empiezan a tener encuentros con el bicho. Unos tienen la suerte de escapar, otros, los menos importantes, se convierten en charquitos. La policía está vuelta loca, las llamadas sobre extrañas apariciones o desapariciones son cada vez más numerosas y aunque parezcan absurdas, empiezan a creerlas. Por suerte hay una heroína en está película, la camarera Tammy, que pone atención a todo lo que dice el Dr. Lewis falso y gracias a esto salva el pellejo de unos cuantos habitantes. El ghota se duplica, pero Urp llega a tiempo, los atonta y los regresa a la nave espacial. Final feliz.

Desde que vi el trailer de Alien Trespass (R.W. Goodwin, 2009), pensé que no había pierde, que con navecitas, invasiones del espacio, aliens, seguro que la veía. Y pasó el tiempo. Dos años después no se ha estrenado, en el imdb no hay fechas de estreno en ningún país, y no tiene la (V) que indica que va directo a video. Me pareció extrañísimo, y con curiosidad y sin un ápice de culpa, la descargué y la vi.
Ahora entiendo porqué no se estrenó. No está buena. Está un poco aburrida, no aporta nada novedoso. El chiste es que es retro, tal cual una película cincuentera de aliens, pero sin creérsela. Las actuaciones y los diálogos son de ese estilo, las locaciones que parecen sets pintados, la música es la típica música de invasión extraterrestre de esa época., los disfraces todos chafones. Algunos diálogos no están mal, pero no hacen ni salvan la película.

¿Para qué la hicieron? No lo entiendo. "Mars Attacks!" de Tim Burton es esta idea pero en bien y llevada un poco más allá. Si no van a mejorar eso, no entiendo para qué la hicieron. No vi ni una pizca de originalidad e imaginación, el ghota es la versión tonta de los aliens de los Simpons, Urp es sólo más alto que los humanos; y qué onda con los charquitos, si necesita alimentarse con urgencia me parecería más lógico que no dejara rastro más que los objetos no orgánicos como la ropa, los zapatos y demás (aunque esos si se los come).
En fin, no puedo quejarme más, y en mi intento por decir algo positivo, reconozco que los actores le echaron ganas.

miércoles, 27 de abril de 2011

I'm Here

Una de las cosas más fascinantes de navegar en la red es encontrar tesoros y cosas que sólo el azar permite encontrar. Hoy, sin saber cómo, sin tener una idea clara del camino que recorrí, encontré este cortometraje financiado por Absolut (no es un comercial del vodka, para nada, la única referencia es el slogan que aparece en el cartel "A Love Story in an Absolut World"). I'm here (Spike Jonze, 2010).
Cliquéen el link, que vale la pena http://www.imheremovie.com
Es una historia de amor entre dos robots, un robot un poco anticuado y una robota un poco retro, en un Los Angeles en donde los robots y los humanos coexisten pacíficamente. La historia es muy sencilla, pero sorprendentemente emotiva.

Al principio es desconcertante el aspecto de los robots, que parecen humanos disfrazados con cajas, pero pronto se da uno cuenta de que no es así, que al contrario, están muy bien hechos. La mala costumbre de ver películas con exceso de efectos especiales.

No puedo contar mucho, no quiero contar mucho, sólo quiero decir que funciona, que la música está padre, que las imágenes y la ambientación están padres, y que funciona.

miércoles, 20 de abril de 2011

Gato Negro Gato Blanco

Matko y Zare, padre e hijo. Matko es medio pendejo y es fácil de estafar. Se le ocurre un negocio para comprar un tren con tanques de gasolina, pero necesita más dinero del que tiene. Le pide ayuda a Dadan, el mafioso de la zona, que lo estafa y lo deja con una deuda enorme. Para pagar esta deuda Matko acepta casar a su hijo con la hermana enana de Dadan. Zare está enamorado de Ida y la hermana enana, Afrodita, espera al hombre de sus sueños, uno muy alto. Ida tiene una abuela que planea casarla con Dadan. El abuelo de Zare sale del hospital y tiene dinero para asegurar el futuro de su nieto. El abuelo también tiene un viejo amigo que decide ir a visitarlo. Lo lleva su nieto, que es el hombre alto de los sueños de Afrodita. Los viejos amigos piensan, gracias a Matko, que el otro está muerto, y vaya sorpresa cuando no es cierto. Los novios no se quieren casar y no les queda más remedio. Dadan sigue tomándole el pelo a Matko. Matko no se preocupa de lo que le ha hecho a su hijo. Y la cerda se sigue comiendo el coche. El día de la boda, todos se encuentran y reencuentran y enamoran. Unos mueren y reviven, otros se escapan y son felices. Otros retoman la vida tal cual la habían dejado y buscan nuevos chanchullos qué hacer.

Crna macka, beli maco (Emir Kusturika, 1998),
es una película muy divertida, desatada a un ritmo acelerado. Llena de personajes extrañísimos (la enana y el gigante, las vampira, los abuelos, Ida...), gitanos que hacen chanchullos, gitanos que se dejan hacer chanchullos, escenarios muy peculiares, con construcciones que parece que se van a derrumbar, y llenas de cachivaches; la casa roja con ruedas, y al fondo en el río, el elegante y contrastante crucero. Con música y fiestas a todo pasto, esa música tan característica en las películas de Kusturika. Con escenas tronchantes: reí y reí con Dadan, es odioso, tramposo, pero su "Pitbull...terrier", es fantástico; y al final cuando se limpia con el pato, bueeeeeno.Y aunque se espera el Happy End, la película da y da, escenas maravillosas. Numerarlas sería contar con detalle la película entera. Diría que es una comedia de pastelazo, de enrredos, pero a la gitana, nada a lo que estamos acostumbrados, a menos que conozcamos las otras películas del director. Nada que ver con el cine comercial. Entendería mucho el desconcierto al empezar a verla, tal vez hasta el aburrimiento por lo extraño, ¡pero a superarlo! porque vale la pena verla.

lunes, 18 de abril de 2011

Lumière et compagnie

Esta película es una de las que yo pondría en mi cajón de tesoros. No exactamente por lo que se ve sino por el objetivo. Se me hace agua la boca cuando muchos directores se reúnen con cortometrajes. Generalmente es una decepción, pero aún así, cuando sale una nueva película de cortometrajes, se me vuelve a hacer agua la boca.

Con motivo del 100 aniversario del nacimiento del cine se hizo Lumière et Compagnie (1995). Aquí se reúnen un montón de directores (40) para hacer cada uno, un corto de 52 segundos, con la misma cámara con la que los hermanos Lumière hacían sus películas. ¡¿A poco no es esto de lo más emocionante?!
Motivo suficiente para entrar en mi cajón de tesoros.

Qué maravilloso juego, y si yo me emociono, imagino que filmar con esa cámara debe ser el sueño de todo director.
Y así como un juego lo tomaron estos directores. Se los ve divertidos, sonrientes, pasando un buen rato.
Y eso, ¡se los ve! Pocas veces tiene uno oportunidad de ver a un director (bueno los puede uno googlear, pero no es lo mismo). Qué raros, qué ajenos. Jamás pensé que Fernando Trueba fuera bizco, o que Zhang Yimou fuera así, y siempre me imaginé a Peter Greenaway más bizarro, pero no. Ah y qué simpático Jacques Rivette; me parece que no he visto nada de él, lo consideraré para un futuro maratón.

Casi se me pone el ojo remi cada vez que salen los directores y no se bien por qué porque no conozco a la mayoría, y los franceses, en particular se me revuelven todos en una enorme y única filmografía.

Bueno, el chiste es que estos 40 fueron invitados a participar y les hicieron tres preguntas y les impusieron unas cuantas reglas: la duración del corto, que el sonido no estuviera sincronizado con la imagen y sólo tres tomas. Les preguntaron que si el cine era mortal, que por qué filmaban y que por qué aceptaron filmar con esta cámara.

Los cortos están variados, unos muy logrados, otros no tanto, pero como dije al principio, es el hecho lo que vale la pena, no tanto el resultado. Me gustó y me resultó desconcertante el aspecto visual (blanco y negro, poca definición) en contraste con la modernidad. El primer corto es una recreación de "La llegada del tren". Igualito, pero con el tren moderno.
Las soluciones de sonido de algunos también estuvieron interesantes, Y bueno la música de toda la película me gustó mucho, no es lo más importante, pero creo que sirvió como los cubos de Knorr Suiza, para resaltar las cualidades de todo lo demás.

Mi favorito fue el de Claude Lelouche, una escena de amor que se filma igualita con el paso del tiempo, las cámaras, la moda, el equipo cambia, pero la escena permanece.
También me gustó el de John Boorman que filma mientras se filma "Michael Collins".
El de David Lynch, muy suyo, y que le guste a quien le guste David Lynch. Debo decir, eso sí, que fue de los más creativos y de los que más jugo le sacó a las limitadas opciones que tenía.

Disfruté mucho con esto y cómo me gustaría ver la camarita en persona, y por qué no, filmar algo.

miércoles, 13 de abril de 2011

Sucker Punch

Baby Doll llega al orfanato cuando es acusada de asesinar a su propia hermana. Obviamente, esto es una mentira del malévolo padrastro que se quiere quedar con la herencia que dejó la madre de las chicas. El orfanato es un lugar muy desagradable y está controlado por Blue Jones, un corrupto enfermero que maneja negocios sucios dentro del lugar.
El ambiente es tal que Baby Doll se retrae y genera una especie de realidad alterna en su cabeza. Ahí encuentra a un hombre sabio que le da las claves para escapar.
Junto con otras cuatro "inquilinas" del lugar, Baby Doll viaja, tiene aventuras y resuelve misiones que las van acercando cada vez más a su objetivo.

Así va mas o menos Sucker Punch (Zack Snyder, 2011). Es difícil contar la historia sin echarla a perder para los que no la han visto y tienen ganas. Advierto que es posible que se me escapen unos cuantos spoilers, cuando empiece a destripar la película, pero no lo tomen a mal.
Me quedaré en una historia de aventuras con imágenes visuales muy llamativas, dragones, samurais gigantes, robots, castillos, nazis zombies (¿o zombies nazis?), balazos, patadas y mucha acción.
Eso en el mundo fantástico, en el otro, en el burdel, ah porque de pronto el orfanato se convierte en burdel, el ambiente es tenso y muy dramático. Baby Doll está siendo preparada para ser presentada a un oscuro personaje, el "High Roller". Para eso tiene que saber bailar, y Baby Doll lo hace tremendamente bien (no lo vemos por suerte porque ¿qué tal que no nos parece tan apantallante como a los personajes?). Y es que cuando baila es cuando viaja a su otra realidad para conseguir los elementos para la graciosa huida.

El director es el mismo que hizo 300 y Watchmen, así que no errarán si imaginan una película sobresaturada de elementos visuales. Con el mismo tipo de uso del color de 300 y los mismos efectillos especiales, ya saben, peleas en donde cambian la velocidad del movimiento, balas en cámara lenta; muy a la Matrix. Osea que en lo visual y estético, nada nuevo, nada interesante. Llamativo, pero de ese llamativo distractor, atrapa tontos, porque el argumento de la historia deja mucho que desear. Hay un montonal de cosas en la narración que no tienen sentido, que no se sostienen y que hasta desesperan. Los objetivos de las misiones no son del todo claros, como en el caso de la misión del dragón. Si no deben despertarlo (despertarla que es mamá dragona), ¿para qué chocar las piedras en sus narices, si saben que va a salir un fuegazo que ni el dragón más miope va a ignorar? Ya sabemos que va a por el fuego, pero es absurda la manera de conseguirlo, es una excusa para hacer toda la escena del castillo.
También están las razones sin sentido de algunas cosas, como en el caso de los samurais ¿por qué llevan armas de fuego? Eso va en contra de todo, y más una como la que llevaban (diría que es como metralleta pero no soy conocedora). Es tan poco creíble que hayan sido vencidos.
Y bueno, entiendo que tal vez un burdel sea mejor a un orfanato como ese (tal vez), pero si uno echa a volar su imaginación, estoy segura que del orfanato uno iría a una playa o a una casa con una familia perfecta o no se, a una nave espacial. No a un burdel.

Conforme avanza la película la historia empeora, la fantasía también y el drama en el burdel se complica. Esta es la parte que está mejor pensada y más trabajada es esa parte de la historia, no que sea original o interesante, sólo más trabajada. Es como si uno tuviera un pastel esponjosito sin ningún chiste, que no está mal de sabor pero que nadie escogería en el bufete, entonces le pone uno un súper betún, chispas de chocolate, relleno de mermelada y chiclosos de cajeta. Así seguro que piden una rebanada.

Total que nada bueno, la actuación de Baby Doll es inexistente, la música a todo volumen me parece tramposísima porque trata (y seguro que lo logra) de imponer un soundtrack con éxito garantizado y el poco humor que hay, en manos del hombre sabio, no funciona (es la partecita de "Y una última cosa..." en caso de que no detectaran el chistorete).

Como me fue recordado que dijo Godard alguna vez que toda película tiene algo rescatable, y para que no digan que soy una criticona, diré que lo rescatable en esta película son los nazis zombies que funcionan con vapor (thumbs up en eso, muy gracioso).

viernes, 8 de abril de 2011

Películas para el Bicentenario de México Quinta Parte

Un poco fuera de tiempo, pero hasta ahora pude ver esta película que también forma parte del proyecto cinematográfico del Bicentenario.
Diez cortometrajes hablan sobre el significado de la Revolución en nuestros tiempos, sobre los resultados de la Revolución, sobre el estado de México en la actualidad, el campo y la ciudad, los ricos y los pobres, ¿sirvió de algo? o no.

Me gustó el de Fernando Eimbcke "Bienvenida" y con este corto me quedo con él como uno de los directores mexicanos que más me gusta.

En segundo lugar, y más que nada porque siento que al final le pasó algo, el corto de "La Tienda de Raya" de Mariana Chenillo.

El de Gael García Bernal, me pareció fatal. No ata ni desata. El mejor personaje no es Lucio sino Omarcito y realmente no se sabe qué al caso Lucio. De hecho no se sabe qué al caso nada. Que se quede de actor y celebridad porque de director no la arma (uff, todavía recuerdo con pesar y mucha verguenza que vi su ópera prima), no como como Diego Luna cuya película "Abel", fue una sopresa positiva. Y hablando de Diego Luna, su corto aquí "Pacífico" no estuvo mal, sin embargo creo que podía haber mejorado un poco la narración. Él sí, que se quede como director, para así no verlo en la pantalla.

Me irritó tremendamente el de Carlos Reygadas, pero estoy sospechando que me va a irritar siempre.
La de "Lindo y querido" me cayó gorda por cursi. La de los reos que se escapan me enganchó al principio, pero luego me pareció que no supo qué hacer con la idea. Y a mi no me quedó claro que relación con la revolución o México o nada. La de "30/30" me gustó la manera de narrarla, tiene un poco de humor, pero faltó el cierre al punto, que el señor López Villa dijera finalmente sus palabras aunque fuera a media carretera o algo así.

En general faltó visión, sentido del humor, están muy solemnotas. Más trabajo en los cierres de los cortos. Sé que es difícil terminar un corto, pero pues aquí fallaron la mayoría.
Y en conjunto es una película aburrida, espera uno con ansia a que sea el siguiente corto, o el siguiente, o el siguiente. O que ya se acabe.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.