domingo, 18 de junio de 2017

Wonder Woman


La Mujer Maravilla nunca fue mi hit, ni mi modelo a seguir, si me hubiera gustado disfrazarme de niña, me hubiera disfrazado de Hombre Araña, el lazo mágico y el avión invisible nunca fueron cosas que me atrajeran, en la caricatura de la liga era un personaje secundario, el programa de la tele me chocaba, en especial el asunto de las vueltecitas que daba para transformarse, el cómic nunca lo leí. Y si por ser mujer tengo la obligación de elegir una heroína, mi súper favorita es Storm.

Liberada de nostalgias e impresiones de infancia, esta película no está mal. No esta cerca de mis favoritas, pero cumple con el entretenimiento básico de estreno de verano. acción y aventura, un toque de humor, guapura, gringuez y buenas intenciones.

Las reseñas y la publicidad han hecho énfais en el asunto de que es una heroína, y la directora es mujer y que el empoderamiento de las mujeres, y bla, bla, bla. En un cine hasta estrenaron la peli y sólo dejaban entrar mujeres. No me voy a meter en complicaciones sobre feminismo y empoderamiento y demás. Lo que sí es que no me parece que esta película trate de nada de eso. Igual y lo intenta, pero la historia es tan larga y quiere abarcar tanto que este detalle no menor queda embarrado nada más. 

Diana, crece en una isla, rodeada de amazonas. Es una guerrera, y además futura reina (para no decirle princesa, que suena menos empoderador) y ¡bam!, ¡además es diosa! En ningún momento sufre problemas de género. Y cuando va al mundo de los humanos, sus problemas de integración son con todos los humanos, aunque en realidad no parece costarle trabajo, estas escenas están más bien tratadas chuscamente como en cualquier película en donde un foráneo trata de adaptarse al lugar en el que está, ya sea un pueblo, un planeta, el pasado o el futuro.
Es bad-ass (aunque no tanto como su tía Robin Wright) e independiente porque así creció, y es más fuerte porque es una diosa. Su equipo de hombres ñangos la sigue, no porque sean unos mandilones, sino porque tiene buenas intenciones y un discurso sobre el bien y el mal, ingenuo y convincente...y tal vez también porque está muy guapa. Yo a Thor lo seguiría, a pesar de que es un poco tonto.

En fin, la historia va sobre los antecedentes de la Mujer Maravilla. De cómo llegó al mundo de los humanos, cómo descubrió sus orígenes y fortalezas. De cómo aprendió que el hombre no es únicamente bueno.

Se hace larga la historia porque nos meten complots nazis con un par de malos a medio hacer que no aportan gran cosa más que la maldad estereotípica. También hay un supuesto romance que me parece fue editado porque se quedó como a medias. Me dormí o no sé, porque cuando parece que Diana y el soldado guapetón (Chris Pine) se van a ir a la cama, se cierra la puerta del cuarto y corte, amanece y, como si no hubiera pasado nada. Ni un besito, una manita sudada o un comentario posterior, ya que sí que habíamos tenido comentarios anteriores. Entiendo que con tanto que abarcar, el supuesto romance sea lo de menos, pero, entonces, ¿para qué medio lo ponen?

Como habrán notado, la historia no es maravillosa, Gal Gadot está bien, guapa, simpática, sí tiene futuro de heroína de cómic. Lo que no me convenció, o más bien lo que me pareció más flojo fueron las coreografías de las peleas y los efectos especiales. Las peleas no son espectaculares y los saltos y vuelos demasiado largos (hasta para dioses). Los saltos en donde el saltador empieza a dar zancadas, me irritan. Y los efectos digitales están chafones, sobretodo en donde sale ella, se notan, y eso no debería de ocurrir. Eso sí, la música está padre. 

En esta competencia de géneros, con los fracasos de DC, el Súperman horrible, el nuevo Batman polémico, me parece que esta Wonder Woman es lo que mejor les ha salido. Ya veremos que tal la Liga de la Justicia.

Maquinaria Panamericana

Un día, probablemente el último día, de la empresa Maquinaria Panamericana (MAPSA). 

No hay mucho que contar en cuanto a historia, sobre esta ópera prima del director Joaquín del Paso. Pero no es algo malo, esta película me pareció como ver un álbum de fotos, un álbum de escenas. Muchas de ellas muy bien logradas, con mucho humor. Un retrato acertado (para bien y para mal) sobre ciertos ambientes de trabajo...o estereotipos, como las secretarias y oficinistas, los operadores de las máquinas; el entorno, las locaciones están muy bien. 
La fotografía un poco retro ayuda a lograr ese ambiente de época perdida, de lugar estancado. Al parecer, y se nota, muchos de los actores no son actores, y hasta parecerían sacados de ahí mismito. Eso enriquece el aspecto de la película.

Y es que esta empresa amanece con la noticia de que su director ha muerto y de que están en la quiebra. Los empleados, lidereados por el contador, deciden no informar a nadie y encerrarse ahí hasta que se arregle su situación. Una situación que no tiene solución, no hay dinero y están sin chamba, punto.             

El tedio, el ocio, el caos se van apoderando de los personajes, se vuelven destructivos, desmadrientos, gandallas, indiferentes. Han trabajado toda la vida ahí, no hay más.

Otra cosa que me gustó es el tono de la película. A pesar de que es comedia, no se burla de estos personajes, nos reímos, sí que sí, porque muchas escenas son absurdas y familiares. El director conoce el ambiente, su abuelo tenía una empresa así, y de alguna manera hay cariño y nostalgia de ese pequeño universo. Seguramente por eso está tan bien retratado.                                                      
No encuentro más que decir. Me gustó bastante. En muchas reseñas mencionan el hecho de que Joaquín del Paso sea una nueva voz para el cine nacional y que esta peli trata de algo diferente de lo que últimamente tratan las pelis nacionales (¿comedias estúpidas copia de las gringas, pero humor a la mexicana y de narcos? ¿o películas serias súper solemnes para ganar premios?). Yo me conformo con que mantenga su sentido del humor y su manera de retratar personas. 

lunes, 29 de mayo de 2017

War Machine

War Machine es la mayor inversión de Netflix en el mundo de las películas. Siendo una riesgosa y poco complaciente película sobre la guerra, Brad Pitt, su productora, y el director y escritor David Michôd encontraron poco apoyo de los grandes estudios. Netflix, menos preocupada por el box office y el qué dirán, le entró al proyecto a cambio de los derechos de distribución. 

Basada en un libro de no ficción llamado The Operators: The Terrifying Inside Story of America’s War in Afghanistan, escrito por el periodista Michael Hastings, War Machine, pretende ser una sátira sobre la guerra, solo que no diría yo que es una película de guerra (salen actores disfrazados de soldados, pero no mucho más), de repente parece una comedia (pero no muy chistosa), y lo que sí que es, es confusa. Tanto o más que el personaje principal, el General MacMahon, al que Obama le encarga terminar con el conflicto. El personaje, creo yo, está confuso porque piensa que tiene que ganar la guerra y no acabarla. No tiene ningún apoyo, más que el de su equipo, que uno se pregunta cómo es que lograron ser soldados y qué hacen ahí (tanto los actores como los personajes que interpretan). No le quieren dar más tropas. Las pocas que están ahí están hartas. Este General (que tampoco entendemos cómo es que se hizo General y tan popular, porque parece más bien estúpido) no parece tener una clara estrategia. Y si la tiene no queda claro. Son un montón de escenas mostrando su convicción y su personalidad, dialogando con soldados, corriendo raro, discutiendo con los políticos y los administradores del Gobierno y solo un medio chafa y medio inútil ataque a una comunidad. Al final de cuentas ni tiempo tiene de hacer nada porque es despedido después de un dañino artículo de la Rolling Stone en donde se retrata al General y a su equipo de una manera poco favorecedora.

La premisa de esta historia es lo que me llamó la atención, pero no está bien ejecutada. No es tampoco suficientemente dura. Lo más interesante es lo que dice la narración del reportero, en especial al final cuando se cuestiona por qué su artículo no despertó más preguntas que sobre la necesidad de estar todo el tiempo en guerra, en vez de que fuera el por qué el General aceptó una entrevista con la Rolling Stone.

Gran parte de que no funcione, gran parte de que no sea suficientemente dura ni suficientemente satírica es, además del fracaso de dirección, la actuación de Brad Pitt. Su interpretación del General MacMahon es una caricatura desesperante, a veces con un ojo medio cerrado, con una mueca en la boca, con un caminar de actor novato y sin talento que no viene a cuento porque realmente no importa si el General en el que está basado este personaje camina y corre de esa manera. No ayuda, no enriquece, ni le da profundidad al personaje. Y además, de repente ¡se le olvida hacer los gestos!

Resulta muy cansada tanta mala actuación, y si a eso sumamos la deficiente narración, no les extrañe la acuciante necesidad de checar algo, cualquier cosa, en su teléfono.

La apuesta era correcta, la premisa interesante, pero no entregó lo prometido. Me quedo con el hecho de que Netflix esté interesado en arriesgarse, y ojalá que en el futuro sus proyectos estén mejor ejecutados.

sábado, 27 de mayo de 2017

The BFG



Sophie, una niña huérfana que padece de insomnio, ve una noche a un gigante caminando por la calle. Este, al temer la indiscreción de la niña, la secuestra y se la lleva a la tierra de los gigantes, a su casa. Este gigante, llamado BFG ( Big Friendly Giant, yo pensé que era Best Friend Giant), a diferencia de sus vecinos, no come humanos, come un vegetal asqueroso llamado Snozzcumber, parecido a un pepino. Sophie y el BFG no tardan en convertirse en buenos amigos, y el BFG, a regañadientes, al principio, le comparte los secretos de su trabajo. Es un recolector de sueños. Sueños que luego prepara, combina y reparte entre los dormidos habitantes de la ciudad. No queda claro si viaja por todo el mundo, o solo reparte sueños en una ciudad porque hay otros gigantes encargados de otras ciudades. Tampoco queda claro por que este gigante es tan chaparrito, en comparación con sus molestos vecinos, que además de ser enormes, tontos y bullies, tienen una predilección por los niños humanos. Pero no pasa nada, son dettallines sin importancia.

El jefe de estos sospecha que el BFG esconde un humano y empieza a vigilarlo. BFG quiere proteger a Sophie, regresándola al orfanato, pero esta, determinada como es, no se deja y le propone un descabellado plan: ¡Van a pedir ayuda a la Reina de Inglaterra! 
Aquí llega mi escena favorita: El desayuno con la Reina. Divertidísima escena. Típica de los cuentos de Roal Dahl.

Ah sí, es que no les había dicho el plus. No es que esté dirigida por Spielberg, es que está basada en una historia de Dahl.
Me encantan los cuentos de Dahl, divertidamente escritos, llenos de humor, con villanos que sufren inesperadas derrotas y castigos insospechados, con niños independientes e imaginativos que a pesar de estar en situaciones precarias, salen adelante con su ingenio y su determinación.

Afortunadamente, Spielberg respeta la historia y el tono y recrea y enriquece escenas de una manera muy impresionante. Dos escenas me aparecen aquí, la del gigante desplazándose sigilosamente por las calles, escondiéndose de manera muy ingeniosa cuando aparecen humanos, y la escena en el árbol, el estanque y los sueños. Son un par de escenas muy cinematográficas, juguetonas y mágicas que empatan finamente con la historia.

Es una historia muy mona, para toda la familia, sobre la amistad, llena de cosas divertidas como la casa del BFG, su manera de hablar,  el Frobscottle y los pedos verdes, y los gigantes bobos. 
Simplemente scrumdiddlyumptious!

domingo, 21 de mayo de 2017

Alien Covenant

De lo que se trata: Secuela de Prometeo. Un grupo de investigadores,  militares y colonos viajan rumbo a un nuevo planeta para colonizarlo. Una transmisión humana (y misteriosa), los desvía hacia el origen: un planeta aparentemente habitable. Bajan a explorar, respiran esporas, se infectan, les nacen los aliens, que parecen más listos y más fuertes que en otras ocasiones, y empiezan a morir rápida y violentamente.

De lo que el director, Ridley Scott quiere que se trate: No tanto de los aliens, que en esta nueva entrega pasan a segundo plano y a punto están de cambiar el tipo de peli a Peli de Terror con Animales Asesinos (osea Marabunta, Anaconda, Piraña, Aracnofobia, Ben la rata asesina, Aligator, Cujo...), sino de los sintéticos David and Walter (Michael Fassbender) y el conflicto (ya visto y revisto) sobre las inteligencias artificiales su independencia, su supremacía sobre el decadente Humano, su derecho a la libertad o no.

Lo que vio la Pelimaniática: Más aliens, mejores efectos especiales, mejores tecnologías. Las misma onda. Nada de reinvención. A veces se exigen novedades en este tipo de películas de franquicia, a veces se conforma uno con la misma fórmula. En este caso, la historia es floja. Los personajes son un poco estúpidos, pisando esporas a diestra y siniestra y chillones. El aspecto social y humano es innecesario. El que aquí todos estén casados y sufran más por perder a su media naranja de lo que sufrían las tripulaciones de Ripley, me tiene sin cuidado. Es más, hay más sentido de camaradería en las otras que en esta. El capitán es el capitán más chafa y blandengue que he visto. Parecía que el conflicto de los sintéticos con la onda de la Creación y los creadores iba a establecer algún tipo de debate con este capitán, pues nos enfatizaron mucho al principio que era un hombre de Fe, pero muere rápido y nunca toca el tema con David. Me gustó mucho la actuación de Michael Fassbender (es la única que me gustó),  es buenísimo este tipo. El final no me gustó porque parece que quiere vengarse y eso no me cuadra con la programación de estos tipos, aunque desde la anterior ya se veía como un sintético psicópata. De hecho las motivaciones de David no me cuadran para nada. 
Entre más la pienso, menos me gusta. Recuerdo que en Prometeo había por lo menos imágenes impresionantes, como aquella espectacular tormenta, o que la nave era imponente.

Lo que ocurrirá en el futuro: Habrá más secuelas, precuelas y demás. Probablemente las veré y repelaré de la misma manera. Sé que hay que verlas sin expectativas, sé que el impactante recuerdo que tengo de la primera seguirá ahí,  y aún tendré la esperanza de que los aliens vengan con una historia entretenida, que de miedillo, buena acción. Las reflexiones filosóficas de las inteligencias artificiales las podemos ver en otras pelis...en el "remake"/secuela de Blade Runner, por ejemplo.

Lo que tiene que ver el póster con la peli: Nada.

sábado, 20 de mayo de 2017

Colossal

Colossal (Nacho Vigalondo), es una película peculiar, vaya que sí. Está catalogada como comedia, pero creo sólo porque no es dramática y tiene un tema extraño. No es ciencia ficción indie, pero sí es de ciencia ficción+indie+psycho thriller+una pizca de hitckcock.

Gloria/Anne Hathaway, otra peculiaridad, es un desmadre, se la pasa de juerga en juerga, no ata ni desata y acaba regresado a su pueblo natal sin ningún plan específico. Ahí se encuentra con un amigo de la infancia, Oscar/Jason Sudeikis. Oscar tiene un bar y le ofrece chamba. Ella acepta. Hasta ahí parece una posible película de romance. Gloria se enamora de Oscar y descubre que la vida del pueblo es maravillosa y encuentra un propósito en la vida, o algo similar.
¡Pero no! Un día Seúl (Corea), es atacada por un monstruo. Notición. El mundo entero está muy intrigado. Gloria también.  Un día, viendo las noticias, se da cuenta de que el monstruo y ella tienen una conexión. El bicho hace lo que ella hace. Al principio lo encuentra divertido y lo comparte con Oscar y sus nuevos amigos. Pero, cuando en plena borrachera, se le ocurre hacer bailar al monstruo, tropieza y en Seúl hay un montón de muertes y destrucción. Gloria entiende que no es tan divertido y decide no hacerlo más. Y pácatelas, es aquí cuando realmente se tuercen las cosas, porque resulta que ahora no nada más hay un bicho en Seúl, ¡hay dos! 
Al principio parece que los dos monstruos son amigos, pero pronto el mundo se da cuenta de que no, de que el primero quiere proteger a la gente, mientras el segundo provoca y amenaza. Gloria hace todo por evitar el desastre. Los celos, la envidia y los pedos internos del otro, hacen las cosas muy complicadas y solo queda una opción.

No quiero hacer ningún spoiler, solo les diré que la solución final es muy buena.

Al principio no sabía muy bien qué hacer con esta peli. No tenía muchas ganas de una historia de relaciones, de conflictos existenciales, muchos diálogos y un ritmo pausado, pero como el monstruo aparece pronto en la historia, me intrigué. ¿De qué va esto? Me pregunté durante casi toda la película, sin saber muy bien si me estaba gustando o no. Ahora, que pienso en ella me gusta cada vez más, por original, sencilla y extraña. Además, los dos actores principales, están muy bien. 
Estamos un poco áridos, últimamente en originalidad y entretenimiento cinematográfico. Too much super héroes y remakes y franquicias. Esta es una apuesta riesgosa y novedosa que ojala llegue cómodamente a las pantallas.

lunes, 15 de mayo de 2017

The Fate of the Furious



Veo estas pelis de F&F no porque me interesen los carros, ni las armas; me gusta la acción, las persecuciones, los toques de humor...y Paul Walker...y un poquito Vin Diesel...y me gustaba el coreano. Esta octava, la primera sin Paul Walker, la vi un poco por lealtad a la serie.

Para mí, la primera escena de coches en F&F es muy esperada porque nos prepara para lo que viene. La primera escena es ingeniosa y novedosa, emocionante. Aquí, la primera escena es exageradìsima (¡ya se que exagerado aquí, no va!). Dos autos antiguos corriendo por las calles de La Habana, uno tuneado, el otro, el que corre Dominic Toretto, no. No hay manera de que gane, pero ¡es Dom! Uhhh, aumenta la tensión, Dom utiliza todos sus truquillos (ya saben, el alambrito por aquí, el botoncito por allá, el impulso ganador...) y el coche se incendia. Se incendia mal plan y el parabrisas está a punto de estallar. Y Dom, en su infinita brillantez carrística, le da la vuelta, lo maneja en reversa ¡y gana! Da un poco de risa, pero no por ingenioso, sino por jalado. 

Como esto marca el tono de la peli, pues ya se imaginarán el resto. Me da la impresión de que sintieron que había que sobrecompensar la posible pérdida de fans de Brian, y metieron bombas y bombas de acción, a todos los personajes viejos posibles (regresan La Roca, Jason Statham y brevemente Elsa Pataky y Luke Evans y cameos de los puertorriqueños que eran muy cagados), con nuevos para atraer como Charlize Theron (noooooo ¿qué te hizo aparecer aquí?) y un nuevo guapo, Scott Eastwood, que a ver si pega y se convierte en el nuevo Brian.

No piensen que esperaba una buena historia, solo una sencilla y no mala. Esta es mala. Chequen: Cypher/Charlize, chantajea a Dom porque tiene atrapada a Elena/Elsa Pataky y al hijo desconocido que esta tuvo con Dom. Entonces Dom cambia de bando y ayuda a Cypher con sus planes diabólicos, o mas bien, nucleares. En un lapsus de remordimiento moral, Dom se resiste a la maldad de Cypher y como era de esperarse, muere Elena. Ahora Dom tiene que hacer todo para salvar a su hijo y en el camino al mundo.

Hay un exceso de payasadas entre La Roca y Statham que me dio la impresión de que era una prueba para ver si podían hacer una serie nueva con este dueto "cómico". En las anteriores la presencia del equipo era más importante en la resolución ingeniosa de los problemas. Cada uno tenía su especialidad. Aquí están grises, abandonados, inútiles. Lo mismo el humor y la acción. 
Ah la acción. No para, pero no está buena. Se inclina más hacia lo irritante que hacia lo emocionante. Y es que, la verdad, eso de que La Roca desvíe un torpedo que se desliza por el hielo, con su súper fuerza, o que Dom le de un llegue a un carro malo porta misiles (aj, no se de armas), lo haga dar vueltas y que dispare estos misiles contra su propio equipo, es too much, ¿o no? ¿Y la lluvia de autos? Qué monos se ven los carros hackeados andando por las calles de NY; un bonito cardumen del asfalto. Pero el overkill de carros para perseguir la caravana de diplomáticos rusos, no parece ser suficiente, así que por qué no ¡it's raining cars! de un estacionamiento.

Con estas escenas me pregunto, qué planearán para las siguientes entregas, que pinta para que haya muchas más. Ahora que tanto Dom como Brian tienen vástagos, hasta podría continuar por muchos muchos años más.

Yo, aquí me bajo. La época de maratones de F&F en preparación para la nueva, ha terminado...
espero no caer.

sábado, 1 de abril de 2017

Contratiempo

Esta es una de esas historias de yo no fui/yo sí fui, fue él, fue ella, un twist por aquí, y otro, y otro más, fue el Coronel Mostaza con la soga en el salón.

Un par de amantes de regreso de una escapada chocan con un ciervo y otro coche y el conductor del otro coche muere. Estos estúpidos, en vez de llamar a la poli, deciden deshacerse del cadáver y así es como las cosas se complican. 
Laura, la amante es asesinada, y Adrián, el amante, es el principal sospechoso, aunque él insiste en que hay alguien que conoce la verdad y los estaba chantajeando. 

Adrián y Virginia, una implacable exjueza que ayuda a la defensa de Adrián, van desmenuzando la historia, haciendo y deshaciendo conexiones, para encontrar demostrar cómo lo hizo el que lo hizo.

Oriol Paulo es el director y ya en su anterior película, El Cuerpo (2012), se le notaba un interés por el estilo hitchcock. No recuerdo El Cuerpo con detalle, sólo que algo no funcionaba y creo que es lo mismo que en ésta, hay un exceso de solemnidad, que igual y por problemas de dirección, lleva a unas actuaciones terribles. Así como las miradas del póster, súper intensas y significativas. Laura/Bárbara Lennie, está fatal, la jueza, un poco pasada, y Mario Casas/Adrián, pues mejor que se quede en coqueto de comedia romántica. Es el menos malo, pero aún así, no está logrado su papel. 

Y algo que resulta molesto, es que sean todos tan antipáticos, los personajes. Supongo que los escribieron así para que no se pudiera confiar en ninguno, pero en realidad, lo que no hay es empatía por ninguno, por mí que todos acaben en la cárcel, que más da.

jueves, 30 de marzo de 2017

La Gran Muralla

Una gran fracaso en taquilla, entre otras cosas, según parece, porque sea Matt Damon el no-chino que salva a los chinos en la Gran Muralla. He visto montones de tweets y memes llenos de indignación (unos también con mucho humor) sobre el hecho de que un blanco sea el héroe de los chinos. A Damon se le suman Scarlett Johansson por ser la protagonista de  Ghost in the Shell y Tilda Swinton por ser la mentor del Doctor Strange. 
A mí, supongo en parte porque no soy asiática, no me molesta, entiendo un poco la indignación, pero son cuestiones puramente comerciales. y en este caso su personaje está medianamente bien justificado como el blanco gandalla mercenario que quiere hacerse de pólvora para ser más gandalla y mejor mercenario.
Me molesta más el caso de Ghost in the Shell, porque me gusta todo lo anterior de esa historia y me caga la Scarlett. 

Otra de las razones, imagino, de la falta de éxito, debe tener que ver con los bichos verdes que atacan la muralla. suena a jalada, no es real, etc., etc. Pero creo que el inicio de la peli lo aclara muy bien cuando dice el texto que hay muchas leyendas sobre las razones de la construcción de la muralla y que esta es una de esas leyendas, osea ¡no es real!

Aceptando eso, entremos a la historia. Un par de mercenarios blancos siguen las pistas de un misterioso polvo negro cuando se topan con una muralla enorme y se ven inmersos en un misterio que los guardianes de la muralla tratan de ocultar al mundo. Bueno, son dos secretos, el de la muralla y el de la pólvora. Osea que estos pobres extranjeros tienen cero posibilidades de salir de ahí. Afortunadamente la suerte los acompaña porque hay otro blanquito ahí que les propone que a cambio de darles pólvora y llevárselo a él, les dice cómo escapar. Y la otra suerte es que Damon, antes de llegar ahí mata a uno de esos bichos, algo que es muy difícil de hacer. En parte se debe a que es un chingón y en parte a que trae un pedazo de imán que rompe la comunicación entre los bichos (eso lo deducen después, pero es algo de suma importancia para la estrategia militar). Esta habilidad como guerrero le permite quedarse entre la élite de soldados y ganarse poco a poco un lugar en la muralla. Su compañero prefiere salir de ahí con la pólvora antes de un ataque mayor, pero Damon tiene corazón de héroe y decide unirse a los chinitos y pelear contra los malignos bicharrajos, llamados Tao teis. Según la leyenda, miles de años atrás, la codicia de un emperador provocó que un meteorito se estrellara en una montaña y liberara a los tao teis, que cada 60 años salen y azotan el norte de China, para recordarles lo que pasa cuando la codicia rige al mundo. Los tao teis se alimentan de todo y luego van y alimentan a su reina. El temor actual es que la capital está muy cerca y muy poblada y si los tao teis logran llegar y arrasar van a multiplicarse tanto que podrán invadir todo el mundo.

Así contando, no suena muy atractiva, lo sé, pero a mi me gustó bastante. es una película de aventuras al más puro estilo del género. Hay héroes, chinos y blancos, hay humor, hay mucha acción. Para las posibles quejosas, hay una heroína con muchos pantalones. Y unos malos muy feos.

Pero sobretodo, hay un director, Zhang Yimou, que es un directorsazo. Nada que ver con Héroe(2002) y las otroas dos de esa trilogía, y nada que ver con el drama y la seriedad de Sorgo Rojo (1987). A pesar de ocurrir en China y en la Gran Muralla, tal vez sea la menos china de todas, y la más comercial, y tal vez la más superficial (pero no lo digo en mal plan), y eso puede ser desconcertante. ¿Como alguien así hace algo así? Puede ser por dinero, uno de esas películas por contrato, o un divertimento, ¿por qué no? Está increíblemente bien hecha, no cabe duda de su maestría, de su cuidado por el detalle y de su admirable manejo del color (ya en Héroe, eso me resultó fascinante). Hay tomas y escenas espectaculares, como la presentación de los diferentes cuerpos militares, los detalles en sus armaduras, las coreografías de ataque o el vuelo de los "globos de cantolla".

Y al final, un detalle que podría calmar a los indignados, la chinita no se queda con Damon, ni Damon se queda en la China.

La Reina de España

Casi 20 años después Fernando Trueba regresa con un nuevo capítulo en la vida de Macarena Granada y su grupo de amigos y compañeros que en La Niña de Tus Ojos (1998) fueron invitados a la Alemania nazi a filmar una película. Macarena ha pasado este tiempo triunfando en Hollywood y ahora regresa a España a filmar una película de producción americana sobre la reina Isabel La Católica. Son los años cincuenta, el franquismo, la censura, la falta de libertades controlan muchos aspectos de la producción y de la vida de los personajes. Blas Fontiveros/Antonio Resines, también regresa después de haber pasado un tiempo en un campo de concentración y otro en Francia. Busca a sus amigos, a su familia, trabajo, pero el nuevo marido de su ex es un alto funcionario del gobierno y lo encarcelan, o más bien se lo llevan a trabajar en la construcción del Valle de los Caídos. Estas dos historias se entrelazan porque, mientras la filmación de la película continua, Macarena y sus amigos planean la manera de liberar a Blas.

No se si sea una falta de profesionalismo de mi parte porque no me acuerdo con detalle de la película anterior (sólo que me gustó) y no la "revi" antes de ver esta. Así que no puedo repelar, decepcionarme y decir que la primera fue mejor y que esta tiene los mismos gags, pero sin ganas, o cosas así que he leído en las críticas. Claro que a la brevedad, volveré a ver la de la chica, pero mientras diré que esta me pareció divertida y entretenida. Fuera de una extraña y desconcertante violación, que me pareció un poco gratuita, me gustó. El reparto es un repartazo, además de Penélope Cruz y Resines, actúan Javier Cámara, Rosa María Sardá, Jorge Sanz, Santiago Segura (bueno ese no se si es un actorazo, pero ¡es Torrente!), Mandy Patinkin, Cary Elwes, y muchos más.

Al parecer fue un fracaso en taquilla, cuentan las malas lenguas, que se debió a un boicot en las redes porque un año antes Trueba recibió el Premio Nacional de Cinematografía y tuvo el mal tino de decir en su discurso de aceptación que nunca se había sentido español. Vaya usted a saber si eso fue suficiente para el fracaso o no, yo he leído críticas muy negativas sobre la peli y no el chisme en donde se acaban la película hasta porque Macarena regrese triunfal de Hollywood, porque entonces Trueba piensa que triunfar es ser exitoso en Hollywood nada más, y yo pienso que eso es buscarle fallos hasta debajo de las piedras, porque sí que es una realidad que ser estrella es cuando eres famoso en Hollywood, ahora o en los cincuenta, y no tiene que ver con ser buen actor, sino con ser estrella. Y bueno, comentarios como este, montones. 

Creo que es un exceso, creo que hay que verla como un ejercicio de imaginación en clave de humor, sobre cómo serían las filmaciones en esas época, inspirándose en casos reales y seguramente en alguna que otra biografía. Y también resaltar la fortuna del reparto, conocemos sus mejores y peores trabajos, son muy buenos, carismáticos y se sienten a gusto aquí y los reflejan. 

miércoles, 22 de marzo de 2017

Dope

Me tardé en ver esta película porque el póster no me atraía mucho. Pero por alguna razón que no recuerdo, finalmente, la vi. Y me gustó mucho.

Malcolm y sus amigos Jib y Diggy son tres geeks que viven en un barrio de cuidado en L.A. Tienen aspiraciones de ir a la universidad, Malcolm quiere ir a Harvard, están obsesionados con el hiphop noventero y tienen una banda de punk. Son listos, independientes, no se drogan y mantienen distancia con los clásicos gandallas de la escuela, y con los gángsters y drug dealers del barrio.
When de repente... por una chica... van a una fiesta de esas de las que se han cuidado de no ir. Y empiezan los problemas, la aventura y esta historia.

El aspecto anecdótico y aventuroso de la peli está divertido, pero lo que más me interesó fue el que estos tres chicos y algunos otros personajes se salen de los estereotipos. Tal vez de una forma poco sutil, pues son amigos de diferente raza y orientación sexual, pero no importa. Funciona y los personajes son simpáticos y con una buena autoestima. Y como dije antes, sus motivaciones y ambiciones son positivas. Malcolm tiene una entrevista con su tutor que lo cuestiona y lo llama arrogante por querer entrar a Harvard viniendo de donde viene. Ese es el meollo de la historia. Estos chicos no encajan en los estereotipos, ni son totalmente inocentes, ni están involucrados en las actividades criminales del barrio. No van a acabar en la cárcel, tampoco sirviendo hamburguesas. No encajan, asumen su realidad sin dramas y creyendo en lo que quieren.
Como dice Malcolm al final, "tengo excelentes calificaciones, aprendí a tocar la guitarra por mi cuenta, he participado en la feria de ciencias ¿por qué quiero entrar a Harvard? Si fuera blanco ¿me harían esa pregunta?"

viernes, 3 de marzo de 2017

Fragmentado

Pues al parecer la película de Los Huéspedes, la anterior de Shyamalan, fue una chiripa, en su lamentable camino de desaprendizaje. Resultó divertida, menos ambiciosa, más moderada, que el resto. Esta nueva, Fragmentado/Split es bastante mala. No puedo decir que pretenciosa porque no se que es lo que pretende este director con esta tormenta cerebral. 
Kevin tiene 23 personalidades en constante conflicto. Una psicoanalista lo está tratando y quiere demostrar a sus colegas que sí que cada una de las personalidades es única, que la mente las hace completamente distintas hasta físicamente. Una es fuertísima, otra tiene diabetes, etc. No es un engaño maestro del paciente. Las personalidades de Kevin, no se si todas o qué, quieren ser reconocidas como genuinas, para qué, ni idea.
El caso es que tres se hacen más fuertes y se imponen a las demás en espera de una nueva personalidad más evolucionada que los va a proteger. Esto es como el máximo de la evolución humana. Esta nueva, llamada la Bestia, es grande, fuerte, trepa por las paredes (porque todos sabemos que esa es la aspiración más grande de la Humanidad) y las balas le hacen cosquillas. Se supone que también tiene melena, pero aquí no le creció. Por alguna razón súper misteriosa, esta Bestia que está en camino, es caníbal, así que necesitan ir preparándole la cena. Para eso, la que se supone era la personalidad fuerte, Dennis, secuestra tres chicas impuras (impureza no aclarada), pero al final, resulta que una de ellas, la superviviente, está tan jodida (porque nos han enseñado a lo largo de la peli que le ha ido requetemal en su vida) que es pura y por eso la bestia la deja vivir. Un poco como cuando Batman y Superman dejan de pelearse porque sus mamás se llaman Martha.

La historia es pésima, como habrán notado, pero eso no es lo peor, está muy mal contada, y  está llena de cosas inútiles, desde pequeñas escenas hasta partes importantes que justifican la historia, como la presencia de la psicoanalista y toda la onda sobre su teoría de las personalidades divididas. Otra cosa terrible es James McAvoy, o tal vez no terrible y es sólo que no da el ancho. Afortunadamente no tuvo que actuar 24 personalidades, sólo cinco o seis, pero la verdad es que sólo vemos a James McAvoy más o menos sobreactuado, el niño Hedwig, de 9 años se comporta como de 6, patricia sólo es McAvoy afeminado, Dennis y la Bestia sólo se diferencian por las venas falsas que la salen al último. El secuestro de las chicas es sólo para que tenga etiquetas de thriller y secuestro en imdb. Y la aparición de la Bestia para que se clasificara como horror.

En fin, una revoltura de ideas que no cuajan. Nada que ver con la inquietante serie United States of Tara. Toni Collete y sus personalidades, sólo cinco o seis, sí que eran diferentes. 

domingo, 26 de febrero de 2017

And the Oscar goes to...Part 2

Me pregunto por qué no aparecieron en las nominaciones ni Nocturnal Animals ni American Honey. Las dos son interesantes, más originales que la de Hidden Figures o la de Hacksaw Ridge. Sí, ya se, son también más difíciles. Y aunque no he visto Jackie, ni Loving, Amy Adams merecía esta nominación, por lo menos por encima de Emma Stone. Realmente no importa porque la que debe ganar con mayúsculas y luces de neón es Isabelle Huppert por Elle. Está impresionante. Raro que la hayan incluido, y más con una película tan fuerte y tan no gringa como esta. Lo mismo digo del mejor guión original con la nominación de The Lobster. ¡Esa debería ganar! porque es una película extraña y extraordinaria, pero no le veo ni una pizca de posibilidades.

Y ya que llegamos al extranjero, ojalá que gane la de The Salesman (Asghar Farhadi), no porque sea mi favorita, no puedo decir porque sólo he visto dos y la de Toni Erdman me gustó mucho, sino por un poco de justicia cósmica, porque el director Asghar Farhadi se ha puesto en huelga contra la política de no dejar pasar musulmanes (aunque esté detenida ya esa ban, es una cuestión de principios). Pero claro, no se vale que gane por eso nomás, me estaría contradiciendo. Es una buena película. A mí me gustan los dramas de este director. Además, vemos siempre un Irán diferente al de las noticias, uno más moderno, con gente normal, en situaciones más cotidianas, más sociales, sin atentados y musulmanes extremistas.

Y la otra que he visto, Toni Erdmann (Maren Ade), alemana, está también muy bien, un poco larga, pero ese Toni es un personaje tan peculiar, que provoca situaciones de pena ajena unas, y divertidas otras. Además, como plus inútil, el póster está súper raro y hay que ver la peli para entenderlo.

Es una falta de profesionalismo de mi parte, lo sé, el que no nombre ni un documental ¡no los he visto! En mi débil defensa, son más difíciles de conseguir. Lo mismo ocurre con los cortos. Esos me cuestan aún más trabajo. Los del año anterior los conseguí por junio.

Las que sí claro que vi fueron las caricaturas, me faltó la de la calabaza. Mi favorita, otra sin posibilidades, es la de La Tortuga Roja (Michael Dudok de Wit). Producida por el estudio Ghibli, pero dirigida por un belga, es una película muy bonita. No precisamente para niños, y menos estos niños modernos con prisa, porque la película es pausada, sin diálogos, en donde no ocurre nada más que la vida. Los dibujitos están muy bien, como de cómic belga, ah. Muy recomendable. he escuchado que la favorita es la de Zootopia. Yo le voy a Moana, las dos son muy correctitas, muy infantiles, muy d ela industria, esas típicas de seguir el sueño y bla, bla bla, pero le voy a Moana porque en Zootopia no salen ni gatos ni perros, osea!

Y pues así le dejamos, creo que no hay nada sorpendente ni extraordinario en las nominaciones técnicas, a algunos les gustaría que ganara Rodrigo Prieto por la cinematografía de Silence de Scorsese, sólo porque es mexican. De canción seguro gana una de la La Land, pero ojalá que no porque no me parecieron especiales. La de efectos especiales me parece interesante grupo, y más porque está incluída la de Kubo, que es animación.

Ahora descansemos y preparémonos para tres eternas horas (mínimo) por lo general, aburridas, de premiaciones, con la esperanza de que haya algunos discursos políticamente incorrectos, y alguna que otra sopre interesante. Una opción sugerida es ver, por ejemplo, Santa Clarita's Diet, y seguir las nominaciones en en imdb, o en cualquier periódico online.

sábado, 25 de febrero de 2017

And the Oscar goes to...Part 1

Yeah, la mejor época para repelar por algo totalmente intrascendente ha llegado...¡los Oscares! Este año no paticiparé en trivias, siempre voto apelando a la calidad y nunca al corazón y a lo políticamente correcto.

Para repelar adecuadamente advierto que lo haré con ingenuidad, es decir, que ignoraré que esto es un gran negocio, que hay un complejo sistema de votación que hace que las más populares lleguen más lejos y que muchas de las nominaciones pequeñas son en sí premios de consolación para cumplir con cuotas de corrección política. Por eso hay este año muchos negros nominados, el año pasado se los cagaron por la falta de. Pero si a esas vamos, este año debería de estar lleno de latinos y extranjeros.

A mí como que me va más eso de que estén nominados por mérito, Moonlight, por ejemplo, es muy buena. Pero si no hay, pues no hay, ni modo que sólo para que no haya quejas hay que nominar alguna peli de Medea, ew! Y ahí va el primer rayo de la corrección política que me caerá hoy. La de Hidden Figures (Theodore Melfi), que sí me gustó, me da la impresión de que va por ahí. Esta bien en todos los sentidos, es sobre mujeres en un mundo de hombres y mejor aún mujeres negras en un mundo de hombres blancos. Y oh, sorpresa son muy listas y profesionales preparadas, pero lo mejor de lo mejor, ¡personajes de la vida real! No hay pierde. Las actrices son buenas. La historia es óptimista y una lección de éxito.  La mejor feel good movie que he visto últimamente. Estoy segura de que si no hubieran aumentado a diez las nominadas, ésta no hubiera pasado el filtro. 

Otra que tampoco lo hubiera pasado y de hecho no entiendo tanta nominación (4), es la Hell or High Water (David MacKenzie). Entiendo un poco por qué: la situación del América rural blanca está jodida, los bancos se llevan todo, no hay futuro. Algunos diálogos que ilustran esto están muy bien. La solución de "lavado" del dinero, también. Pero no le veo más. Ben Foster está terrible y su destino aburridamente predecible. Y Jeff Briges está bien, porque él generalmente está bien, pero no me parece que sea destacable.

He visto la mayoría, no voy a ver la de Fences porque Denzel Washington me cansa y autodirigido...híjole; tampoco la de Hacksaw Ridge por el tono del trailer y porque Mel Gibson ya no me cae tan bien. 

Mi favorita es la de Manchester by the Sea (Kenneth Lonergan). Es la más sólida, tiene un guión y unas actuaciones estupendas. Realmente Casey Affleck está increíble, y también Lucas Hedges como Patrick, y Michelle Williams, que va de sorpresa en sorpresa. 
Es una película sutil y contenida, muy dramática y triste, pero no un dramón horrendo y gritón. Nada está de más. Con lo poco que se ve se entiende tanto, la lealtad y el amor de esta familia, Lee, Joe, Patrick, y hasta el abuelo, que no sale mucho. No es una película con mensaje, ni levanta espíritus, está más bien cerca de la vida real, de la vida que continúa y el shit happens, y los accidentes que, por más espantosos que sean, ocurren. 

The Arrival (Dennis Villeneuve) también me gustó, pero creo que la segunda que más me gustó es la de Moonlight. Luego nos distraemos por las historias, pero el cien es mucho más. 

Lion (Garth Davis) está muy bien, muy correctita. Otra de caso de la vida real, y con final feliz. Lo mejor, el niñito. Y por si se preguntaban por qué rayos Dev Patel está nominado como actor de reparto y no protagónico, pues al parecer, es porque los productores decidieron que tenía más chance de ganarle a Jeff Bridges o a Michael Shannon, que a Casey Affleck o Ryan Gosling. Mi favorito para protagónico es Lucas Hedges, pero creo que la tiene difícil.

Moonlight (Barry Jenkins), es más que la historia. Es una película. Una película que se sale del "film by numbers", del indie extremo, de ser sólo de negros y para negros. Las actuaciones de los tres Chirón, están increíbles. Es un personaje más complejo que el sólo vivir con una madre soltera junkie y ser gay. Hay más en su mirada, en sus silencios. Y no es necesario saber más. No hay sueños, ni esperanza o desesperanza, hay vida. Y una música, por cierto, muy buena. Se me hace que se la lleva La La Land, pero nanay ésta está muy bien. No están nominadas, y no sé si entran en la categoría de Original Score, pero las músicas de The Arrival y Manchester también están súper.
Volviendo a Moonlight, se nota que hay una dirección, un proyecto bien planeado y controlado. Esta y la de Manchester tienen de manera notoria, un director detrás a diferencia de La La Land. Chazelle, tenía sólo como una idea y unos protagónicos, pero nada tan sólido como los otros dos.

Hemos llegado al intermedio. La hora de rellenar las palomitas y el refresco.

viernes, 10 de febrero de 2017

La La Land

Escuché por ahí que había que ser muy amarguetas para que no te gustara esta película. Hay muchos niveles de gustar, y el nivel que comprende múltiples nominaciones en los Óscares, me parece un tanto excesivo, pues no creo que en ninguna de las categorías nominadas haya destacado especialmente. Claro, ya sé que son los Óscares y luego eso no significa nada. Pero, un alguito sí que significa, y para mí es que, o fue un año especialmente flojo en la industria y había que rellenar las categorías, o que por ser musical, es algo como muy querido que hay que apapachar y no ser tan severo.
Aunque luego no lo parezca, yo soy apapachadora y le doy muchos chances a las películas que, a pesar de no ser perfectas, están hechas con un buen espíritu y que además lo transmiten.

Esta está hecha con ganas, lo tengo claro, pero no me parece que esté lograda. Y no me molestó para nada eh, lo aclaro. Sólo que tampoco me pareció destacable.

La historia, chico con sueños conoce a chica con sueños, bailan, cantan, se enamoran y alcanzan sus sueños. Como guión original, pues no lo está, y si es original porque es musical, entonces ponle una música y unas coreografías alucinantes, o de perdis pegajosas. El hecho de que el chico sea un amante de jazz y su sueño sea tener un club de jazz, lo hace diferente al clásico joven músico que quiere convertirse en rockstar, pero todo el asunto se me quedó ahí, sobrante y un poco forzado. Yo creo que en parte por falta de un guión sólido, y en parte por la actuación de Ryan Gosling. Él siempre me ha parecido sobrevalorado, no tiene un amplio rango de expresividad y aquí no le cree uno la pasión musical. Emma Stone está mucho mejor porque es de natural simpatiquísima, pero nada más. 

En la escena inicial, el movimiento de cámara está interesante, pero la canción y el baile, no fluyen. Algo pasa en todas las escenas de baile/canto, el de las amigas en el depa, en la fiesta aburrida, y sobretodo en la súper escena en la colina. Algo no funciona. Sí que se saben los pasos de pe a pa, pero falta la magia que contagia un buen baile. No los critico porque no sean cantantes o bailarines profesionales. Los critico por la falta de punch. Que es en gran medida un problema de dirección. A toda la película le falta punch. Chicago tenía esa fuerza, Mamma Mía también, y eso que me tiene perfectamente sin cuidado esa peli. Ni mencionaré las clásicas, esas desbordaban fuerza y energía.

Me da la impresión de que en la concepción del proyecto, el director Damien Chazelle, se enfocó en la parte del homenaje a los grandes musicales, y se le olvidó que antes que todo, tenía que tener una historia decente, una pareja con química y gracia (no es que no la tuvieran, pero tampoco levantan suspiros), y que sepan mover el bote (Argh, Chaning Tatum, sí que sabe moverse, está guapetón y tiene el nivel requerido de actuación para una historia como estas); se le olvidó que ante todo ésta es una obra nueva, que debería de funcionar de manera autónoma y no estar tan sostenida en los guiños a la época de oro de su propio género.

lunes, 30 de enero de 2017

Aliados

Ya lo dije en la entrada anterior, Marion Cotillard que se quede con cine europeo, con cine de autor, con cine de carácter, no con cine hollywoodense. No parece muy divertida, ni interesada, ni conectada con Brad Pitt. Lejos están de la gran pasión cinematográfica de Casablanca. A mi no me enloquece Brad Pitt, ni su guapura ni sus actuaciones. Su tendencia a la sobre actuación, afortunadamente no ocurrió, ni ningún tipo de actuación.
Él tieso, ella en otra parte. Y ese dolor, ese conflicto que debe sufrir el personaje de Pitt, ante la posible traición, la pérdida de su amada, ni se siente. Ah, se me estaba pasando decirles de qué va la historia, aunque con ver el tráiler, se enteran. Max Vatan y Marianne Beauséjour, se conocen en Casablanca en una misión de espionaje y se enamoran a tope, se mudan a Londres,se casan, tienen una bebé y viven una apacible vida bajo el Blitz. Hasta que  Max es llamado por sus superiores y es informado de que están casi seguros de que su mujer es una espía alemana. Lo obligan a ponerle una trampita y le amenazan de que si ella cae él la tiene que matar y si se niega los matarán a los dos.

Obvio que es una espía alemana, si no qué chiste (ya sé, ya sé, no avisé del spoiler, pero está tan mal construida la película, y tan aburrida, que para cuando esta parte aparezca, ya les va a dar lo mismo). En su defensa, Marianne no es una fría espía, era una fría espía que se enamoró y luego ya no era ni fría ni espía, y luego la obligaron y la amenazaron, y entonces tuvo que ser espía de nuevo, pero ahora una sufrida espía llena de amor (se supone, ¿recuerdan? cero química)... y eso que está nominada por el Women Film Critics Circle Awards como mejor pareja en pantalla.

De Zemeckis, el director, me quedo mejor con las de Volver al Futuro y con Forrest Gump (y esa, por si las dudas, no la volvería a ver, qué tal si se me quita el buen sabor de boca). Esas películas, y hasta la del Náufrago, tenían un buen programa, una coherencia, un buen ritmo, humor. Esta no. Es como de fórmula, de paint by numbers,  pero no funciona. La primera parte, que debería sólo ser la introducción, es larguísima, y la segunda, en donde nos tienen con el alma en vilo (según la fórmula), es predecible. Está llena de escenas y personajes de paja, que no vienen a cuento, como la hermana lesbiana de Max. Sepa para qué sirve ese personaje, no porque sea lesbiana, sino porque no viene al caso siquiera que tenga hermana y una hermana con la que se echa unas misteriosas miradas que nunca se me aclararon. Y el fiestón desmedido, parece hecho sólo para que nos asusten con que casi les cae un avión encima. Si quería mostrar la vida, así, casual, durante el Blitz, pues no le salió a Zemeckis.

Tampoco es que sea irritante, con menos minutos, hasta para pasar el rato. Dominguerona, nomás, pero si encuentran otra cosa, algo de balazos o de zombies, mejor vean eso.

domingo, 29 de enero de 2017

Assassin's Creed

Montones de acción, efectos especiales llamativos y Andalucía. Además de un reparto de buenos actores, encabezados por Michael Fassbender y Marion Cotillard. La fórmula del éxito. No me he fijado en la recaudación, pero seguro que si.

Sin saber nada del juego, ni con curiosidad suficiente para investigar, vi esta película esperando un rato de entretenimiento decente, intriga, acción y aventura...y un parkour espectacular, sólo eso.

Pero, la idea de una lucha centenaria entre los templarios y los asesinos, para tener el control del Fruto Prohibido, porque contenía el poder del libre albedrío, se me quedó como una premisa un tanto infantil (o juvenil, pensando en que la idea hubiese sido de un grupo de chavitos con sueños de aventura).

Y si a eso le sumo la sci-fi no muy buena, el resultado fue la pura indiferencia (bueno, indiferencia no tanto, ya que escribo esto, pero sí un merecido who cares?).
Una máquina muy acá que se llama Animus, al ser conectada a la corteza cerebral de un hombre, puede sincronizarlo a través del ADN a la memoria genética del antepasado para así "revivir" sus experiencias. El personaje de Fassbender tiene un antepasado, que durante la Inquisición Española, fue un Asesino, el último en ver el FP. Los científicos de la modernidad, guiados por la Cotillard ("Marion Cotillard: no sucumbas al cine hollywoodense, me parece que no es para ti...recuerda que los mejores papeles de Penélope Cruz están en España y no cuenta el de Vicky Cristina Barcelona"), quieren el FP porque aseguran que de ahí podrán sacar la "cura" contra la violencia humana --->PLACE HERE emojis de incredulidad/de WTF, y otro de un mazo, ya que estamos.
Pero, claro que hay un pero, el papá de la Cotillard, que es Jeremy Irons, es un ambicioso templario que quiere el FP por poder, para controlar al Hombre. Apoyado por la lideresa templaria, Charlotte Rampling y sus ojillos que provocan temor y precaución, se hace con el FP, y justo en pleno festejo de victoria templaria, aparece Fassbender (ya como Asesino en forma y no como tatatatatatatatataranieto de uno) con un par de Asesinos (siendo tan chingones estos personajes, no queda claro su alta tasa de mortalidad) y les echa a perder la party, dejando a la Cotillard huérfana, confundida, traicionada (por todos lados) y con una vaga mirada que clama venganza, una vaga mirada que tal vez indica una segunda parte, noooooooooooooo.

jueves, 5 de enero de 2017

American Honey

No hay realmente una historia en esta película. Un grupo de adolescentes viaja en una camioneta por el Midwest, vendiendo suscripciones a revistas de todo tipo. Star, una chica que vive una situación complicada, se los encuentra en un centro comercial. Son chicos alegres, que echan desmadre, bailan. Y cuando el líder/jefe Jake (Shia LaBeouf), la ve, le coquetea y la invita a unirse al grupo, Star no se lo piensa mucho, no tiene nada que perder, y se va con ellos.

Ni ella ni sus compañeros parecen tener expectativas o ambiciones, apenas de ese trabajo sale para comer y hospedarse en hoteles. En algún momento alguien le pregunta cuáles son sus sueños y se desconcierta porque nadie la había preguntado eso antes.
Krystal es la jefa jefa, la que administra el negocio y la los regaña y les da para sus golosinas. No sabemos más sobre la empresa, suena a sospechosamente transosa. Pero la película no va por ahí, ni por ninguna cosa súper dramática que se les pase por la cabeza; no hay truculencias.
Los chicos no esperan nada, no parecen desear nada, viven en el presente, cantan, se drogan, hacen fiestas. No sabemos nada de su pasado, sabemos que vienen de todas partes, son muy jóvenes, a excepción de Star, son blancos. Todos tatuados. La película sigue a Star, los demás son parte del escenario. Ella realmente no establece mucha relación ni se integra,pero sin broncas. Parece observar todo con curiosidad. Tampoco sabemos gran cosa de ella. Nos queda claro que no es tonta, de repente da la impresión de que está en una búsqueda, pero no parece ser así. O tal vez sí los está y al final se conforma con estar en la pandilla.

En el transcurso de la película vemos diferentes intentos de Star de vender revistas, medio tiene una relación con Jake, no es precisamente un romance. Jake es mayor, parece que no tiene mayores aspiraciones, pero alguna tiene. Una sorpresa ver a Shia LaBeouf en este papel. Está muy bien. Él, que tiende a la sobreactuación. Y Sasha Lane /Star en su primera película logra también una muy buena interpretación. Las actuaciones del resto de la pandilla están bastante bien. Al parecer estos chicos no son profesionales y la buena dirección de la inglesa Andrea Arnold logra que una película aparentemente sin chiste, tenga personalidad, tenga un punto de vista interesante.

Yo lo veo como un retrato de una sociedad, claro, visto por los ojos de una extranjera. Estos chicos, de 18, no creo que muchos más, sin nada que hacer, sin aspiraciones, futuro, estudios, un hogar estable, que viven al día. No son white trash (por que a esos los ven feo), pero no se les ve nada, son superficiales. No se si es una crítica a esta generación americana o a la sociedad americana que ahora tiene una generación de este tipo a pesar de creerse el mejor país del mundo, o es sólo un retrato sin juicio sobre pasarla bien a esa edad. A mi me impactó un poco el pensar que estos chicos estén más cerca de una realidad, en un país que se supone ofrece más y mejores oportunidades que otros.

miércoles, 4 de enero de 2017

Pasajeros

Una enorme y espectacular nave espacial (pero no la más espectacular de la historia del cine, eh) con 5000 pasajeros en hibernación más la tripulación, cruza el espacio rumbo al planeta Homestead II, con la intención de empezar una nueva vida. Uno de los pasajeros, Jim, despierta por un mal funcionamiento de su cápsula, noventa años antes de tiempo. Después del trauma, y de explorar la nave, de intentar arreglar su cápsula para hibernar de nuevo, deja pasar el tiempo, medio se la pasa bien, se aburre, se deprime, hasta que ve a una chica guapa en una cápsula, y se le ocurre la predecible idea de descomponer su cápsula para que ella le haga compañía. Así ocurre y hasta se enamoran. Entonces, esto que parecía sci fi, se vuelve romance. Aurora es todo lo que esperaba y más, pero cuando se entera de la ojetez que hizo lo manda a la goma y se dejan de hablar. Y cuando casi pensábamos que esto mutaba a telenovela, otro mal funcionamiento, despierta a un jefe de la tripulación que tiene un pelín más de ideas sobre la nave. Lo malo es que el señor esta en muy mal estado y va a morir y además la nave ya está a punto de explotar y no encuentran el desperfecto. 
Pero gracias al poder del cine, a un montón de suerte y al buen karma que generan los sacrificios por amor, nuestros héroes salvan 5000 almas, más la tripulación, menos el jefe que se murió.

Yo opino que Chris Pratt debió despertar a Madison o a la partera, o a un dude para jugar básquet, porque en cuanto apareció Jennifer Lawrence, él desapareció. Se supone que Aurora es la hostia, escritora, súper lista, fascinante, apasionada y no se qué más, y que él es un vil mecánico y que no había manera de que en el mundo normal se gustaran, pero eso no lo vemos. Y es Jim el que hace las cosas más divertidas e ingeniosas. Y en el máximo momento de crisis, en una escena bastante cuestionable, lógica y técnicamente, Jennifer sólo sobre actúa y grita y grita y grita. 
Claramente un problema de dirección (Morten Tyldum), entre muchas otras cosas, porque la chica ha demostrado actuar muy bien en otras ocasiones.

En conclusión, es una película bastante inútil y desperdiciada (incluyo como parte del desperdicio a Michael Sheen como el barman androide al que no le sacan más jugo), con mucha cosa visual, mucha nave, con unos paseos especiales envidiables, aunque visualmente no están a la altura de los que vimos en The Martian, Interstellar o Gravity, sólo por nombrar unas actuales. Y aunque los dos están guapos, no hay un gran romance, ni na' de na'.

martes, 3 de enero de 2017

The Shining Star of Losers Everywhere

The Shining Star of Losers Everywhere (link a Vimeo) es un cortometraje sobre un caballo de carreras, llamad Haru Urara, que nunca ganó una carrera, pero que siempre corrió con ganas.

A finales de los noventas y principios de los dosmiles, Japón estaba pasando por una crisis económica fuerte. En un pequeños pueblo, un hipódromo estaba a punto de declararse en bancarrota. En ese hipódromo competía Haru Urara. después de más de 80 carreras sin ganar, y un entrenador que no quería sacrificarla, empezó a llamar la atención a los administradores del hipódromo y aun periodista local. Éste escribió un artículo sobre el caballo, que rápidamente fue publicado en periódicos de mayor cobertura, hasta que llegó a otros medios y el país entero conoció su historia. Haru Urara se convirtió en un fenómeno. La gente empezó a asistir a ese hipódromo, hasta el Primer Ministro expresó que quería ver a Haru Urara ganar. Cada vez más gente iba y apostaba a que ganaba. 100 carreras y nanay, pero la gente seguía asistiendo, hasta se empezaron a vender playeras y demás productos de Haru Urara. 
Y es que se convirtió en un símbolo de no rendirse, de seguir hacia adelante; la gente sentía su buena vibra e iba con la esperanza de ser beneficiados por esa vibra.
Nunca ganó, pero las apuestas en una de las últimas carreras, fueron de dinero suficiente como para que el hipódromo no quebrara.
Haru Urara vive ahora tranquila y retirada, mantenida y cuidada en un rancho, gracias a las aportaciones de sus seguidores.

Este es una película muy curiosa, no sólo por la historia, sino por la realización. Hay partes con entrevistados e imágenes originales de las carreras, pero la mayoría de la narración está hecha con ilustraciones y animaciones. Vale la pena echarle un ojo, sólo dura como 15 minutos.

lunes, 2 de enero de 2017

Tickled

Un reportero de cultura pop neozelandés llamado David Ferrier, se topó con un curioso concurso en internet que le pareció apropiado como su nuevo proyecto periodístico. El anuncio que vio era sobre una invitación a chicos jóvenes y musculosos a un concurso de resistencia de cosquillas.
Intrigado, se puso en contacto con la empresa gringa que lo organizaba, Jane
O´Brien Media. Las respuesta que obtuvo fue extraña, grosera y desproporcionada, que no querían tener ningún contacto con él que era homosexual, que el concurso no era nada gay y que él era un tal por cual. Ferrier se intrigó más y siguió investigando sobre esta empresa. Decidió hacer un documental. Y la desproporción aumentó cuando recibió el aviso de que iba a ser demandado en EUA y que los abogados de la empresa iban en camino. Le advirtieron que no se metiera con ellos, que dejara el asunto en paz, que los involucrados tenían mucho dinero y poder. ¿Y qué hizo él? Pues seguir investigando, por supuesto.

Y es que, ¿por qué por algo tan inocente como las cosquillas, las cosas se le estaban complicando tanto? Los videos y la mera idea del concurso sí que eran un poco extrañas, pero no indicaban nada más, no anunciaban nada porno, nada ilegal o incorrecto.

Se enteraron de una sesión de "casting" en LA y voló allá junto con su equipo. Trataron de entrevistar a antiguos participantes y ex participantes, y sólo uno aceptó. Cuando cuenta que después de inconformarse por la subida a internet de su video sin su consentimiento, la empresa lo empezó a bullear y a acosar terriblemente, que le hizo una página con su nombre y subió todos sus videos, que mandó mails a sus trabajos para destruir su reputación, esta aventura periodística empieza a tomar un cariz de thriller psicológico, súper creepy.

Ferrier sigue indagando y descubre que esta historia es más antigua de lo que creía y que en los noventas había una tipa haciendo lo mismo y amenazando de la misma manera a los chavos participantes y a sus empleados. Además, en el pasado un par de periodistas, cada uno por su cuenta, habían investigado al respecto. Ferrier ató investigaciones y se dio cuenta de que la tipa noventera y la empresa actual estaban relacionadas.

¿Con qué fin se hacen estos videos? ¿De dónde sale el dinero que financia la paga a los participantes, a los reclutadores, los viajes, los hoteles, el sitio web? 

Uno imagina lo peor, trata de blancas, desapariciones misteriosas de jovencitos, páginas secretas de porno exótico, pero no, ni es sobre un inocente concurso de cosquillas, ni es sobre todo lo anterior, es aun más raro. Y tiene que ver con abuso de poder, acoso, impunidad, falsificación de documentos, y dinero, mucho dinero. 

En el transcurso de la investigación, Ferrier se enteró de que además de las demandas en EUA, estaba siendo demandado en su país e investigado por detectives privados.
Afortunadamente, hacia el final de la historia, las amenazas desaparecen.

He visto extraños documentales, y extraños documentales sobre cosas relacionadas con internet, con redes sociales y demás, pero esta historia las supera con creces.

domingo, 1 de enero de 2017

Masterminds

Del director de Napoleón Dinamita y Nacho Libre,  llega esta nueva y divertida comedia basada en el gran asalto al banco Loomis Fargo que ocurrió en 1997. El segundo asalto más grande de cash, ¡$17 millones de dólares!

Enamorado y manipulado por una chica guapa Kelly/Wiig, David Ghantt/Galifianakis, chofer de camiones blindados, "organiza" el asalto a su lugar de trabajo. Es un imbécil redondo que por supuesto no se da cuenta de que es el títere de Steve/Wilson, un ladrón de sillas de ruedas. Del trabajo sucio se encarga David y de la lana Steve. El plan es que David y Kelly huirán a México y vivirán felices, pero las cosas se tuercen desde el principio, David hará todo por sobrevivir (a pesar de sí mismo), mientras Steve hará todo para que no lo logre.

Hace mucho que no veía una comedia gringa tan divertida, con buenos gags, mucha acción y situaciones tontísimas de lo más inspiradas. Hasta el momento de escribir esta reseña me di cuenta de quién era el director, Jared Jess, y me dije, ¡con razón! Ese ese tipo de humor más inocentón y blanco, no sé cómo llamarlo, un poco retro, ya saben, del tipo que se tropieza, se queda encerrado, que llega a soluciones complicadas y chistosamente peligrosas.

Los tres actores principales me caen muy bien, Zach me parece divertidísimo, y aquí está aún mejor, porque se salió un poco de lo que siempre hace...osea, sí sale de estúpido, pero está más chistoso y ese peinado a lo príncipe valiente es lo más. Lo único inexplicable es la presencia de Kate Mckinnon, se me hace malísima y cero chistosa (para mi ella le dio números negativos a las cazafantasmas), ya ni su personificación de Justin Bieber en SNL, me hace graciosa.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.