domingo, 31 de diciembre de 2017

El Gran Showman

Me pregunto, ¿qué hubiera hecho Baz Luhrmann con un proyecto de este tipo? De entrada, seguro que no se hace de los compositores de la música, ni de los que escribieron las canciones (que son los mismos de La La Land y de Trolls).

No habían pasado 20 minutos del inicio y ya estaba yo dudando de si seguir en el cine. Vi el tráiler, pero nada me indicó que fuese musical. No me molesta ese género, solo que en este caso, esa primera canción, que es larguísima y la cantan cada vez que pueden todos los personajes a lo largo de la película, es horrible.

De hecho toda la música es horrible. Es el más flojo, aguado y pinche pop. Suena toda parecida. Las letras son súper básicas. De hecho la dirección de Michael Gracey es también de lo más elemental, si es que se puede decir que hay una dirección.

Me suena como que es una película cara, un montón de actores conocidos, mucha publicidad, un estreno en estas fechas, y un director súper novato. En su defensa, el guión es fatal y como ya dije, la música también...y la coreografía. Las actuaciones están bastante grises, conociendo los niveles de Michelle Williams (muy gris la pobre) y Hugh Jackman (¡¿qué onda con  la sonrisa colgate toooodo el tiempo?!). Pero aquí es que el director no les dijo ni hacia dónde quería que se movieran. De las actuaciones, la que más me gustó es la de Rebecca Ferguson/Jenny Lind en su primera canción, esa de never, never, never ad infinitum. No me gustó la canción, pero ella como que le echa mucho sentimiento.

Es una buena cosa que la historia esté sólo inspirada en la imaginación de P.T. Barnum porque el tipo hizo cosas mucho más interesantes e innovadoras de lo que nos cuentan aquí. Mejor léanse la entrada de Wikipedia, ya con eso. Es mucho más divertida que la peli y hasta la pueden leer cantando.

Se supone que es el creador del circo como lo conocemos, con su carpa y con la idea de recorrer el país presentando su show. Un show en donde presenta "freaks", gigantes, enanos, albinos, tatuados, barbudas, etc. Gente que no tenía lugar en la sociedad. En la realidad, también tenía un montón de personajes falsos como sirenas con colas pegadas. Aquí no sale nada de eso porque como es una película súper correcta, nos quiere dar una lección en diversidad y humanidad y todos los personajes son genuinamente "freaks". Lo malo del guión es que parte del drama es la prensa negativa que lo acusa de engañar y no se entiende por qué, pues el enanito sí que es enanito y la mujer barbuda, a la que le faltó, por lógica, pelo en pecho, sí que canta muy bien.

Y como no era suficientemente cursi con los problemas propios del señor Barnum y la aceptación de sus "artistas" por ser diferentes, nos cuelan más miel con el romance entre Zac Efron y Zendaya, rico blanco Vs. negra pobre. ¡No más por favor!

No estoy negada a los buenos romances, a los musicales con ritmo y coreografías espectaculares (Baz Luhrmann), esta peli no tiene nada de eso. Ni buenas voces. Como que tenía idea de que Hugh Jackman cantaba mejor.

No exagero en decir que esta es la película más cursi del 2017 y está definitivamente en mi top 10 de malas. Seguro Geotormenta o Sharknado 5 son también malísimas, pero no se toman en serio. Igual y veo una de esas para cerrar el año y quitarme este mal sabor de boca.

sábado, 30 de diciembre de 2017

Kedi

Kedi (Ceyda Torun) es un documental sobre los gatos que viven libre y tranquilamente en las calles de Estambul.

Son parte del escenario urbano, se les ve descansando en los techos de los coches, observando gatunamente en las cornisas de los edificios, durmiendo en las bancas de los parques, en las cestas de frutas del mercado, en los baldíos o en bodegas.
No tienen dueño, pero tienen humanos favoritos a los que visitan, que los alimentan y acarician. 
La gente los conoce, les pone nombres, y los dejan ser.

Es un muy bonito documental, no porque los gatos en general sean absolutamente increíbles, sino por la convivencia de estos con la sociedad, con la gente. Se les ve sentados en una calle con mucho movimiento y no se asustan, no son perseguidos, de repente piden un cariñito y lo reciben de alguien que va pasando. En los cafés, la gente les da comida, al gatito del mercado todo el mundo lo conoce, está la gata psicópata que controla su calle, a su marido, y que se roba pescados todos los días. Hay quien se dedica a alimentar diariamente a los gatos de su zona,¡20, 30 40!  Están por todos lados y la actitud de la gente es por lo general muy positiva. No están por todos lados en plan súper creepy y de peli de horror, que reconozco que eso se les da muy bien.
Está el gato que adoptó un bistró y le dan de comer queso manchego cada que lo pide; eso sí, no le pide comida a los comensales, ni se mete al local. Y el gato que en sus rondas cotidianas incluye el departamento de una señora con gato, para comerse la comida de ese gato y bulearlo un poco, por qué no.

Y la gente los observa con detenimiento, les ponen atención y les dedican tiempo como si fueran sus dueños. No son sólo animales de la calle, una peste, un problema a eliminar. Son parte de la cultura de la sociedad. Reconocen sus beneficios, unos tan evidentes como que mantienen a las ratas a raya y otros más sutiles como que el hecho de acariciarlos, de estar en contacto por unos momentos con ellos lo puede hacer a uno muy pero muy feliz. 
Se asume con gusto la responsabilidad de echarles un ojo, de darles de comer o de llevarlos al veterinario. Uno de los tenderos dice que todos los veterinarios de la zona les fían, para casos gatunos, y que las propinas son para emergencias de ese tipo. Algunos humanos están preocupados porque al modernizarse Estambul los gatos perderán sus refugios, sus zonas de naturaleza, al cambiar la sociedad ¿los seguirán cuidando y respetando?

No es un vil video de you tube de gatitos lindos, ni una película exclusiva para amantes de los gatos, es para todos, es una lección al mundo de integración y aceptación, de agradecimiento y retribución.


viernes, 29 de diciembre de 2017

The Snowman

The Snowman (Tomas Alfredson) es un thriller que transcurre en Oslo. Una serie de desapariciones de mujeres casadas con hijos pequeños y un mensaje personal llaman la atención del detective de homicidios Harry Hole (Michael Fassbender). Junto con la investigadora Katrine Bratt (Rebecca Ferguson), siguen una serie de pistas relacionadas con Arve Stop (J.K. Simmons), un multimillonario con negocios en todas partes y el doctor Vetlesen, un tipo que parecer estar relacionado con las mujeres desaparecidas y abortos a escondidas. Cada vez que se acercan un poco más al criminal, alguien aparece muerto. Y todo esto se relaciona con una desaparición nueve años atrás en una ciudad cercana.

La historia es intrigante, pinta emocionante. Aparecen un montón de actores conocidos. Sin embargo, algo no funciona. La narración y la edición son confusas. Primero parece una historia, luego se divide en dos, sin razón aparente y al final, sin spoilers, se resuelve sólo una, en una conclusión poco original y personal hacia Harry Hole, pero personal de una manera un tanto forzada. No entiendo porque muchas de estas historias las hacen así, qué lata que cada caso de los héroes sea personal, ¿no? Si su chamba es resolver casos, pues ya con eso y con esa obsesión que tienen este tipo de personajes por resolver el problema, atrapar al malo, pues ya es suficiente para que sea un buen thriller.

La presencia de tanto actor conocido, Fassbender como protagónico, J.K Simmons como, posible malo, Toby Jones (súper desperdiciado), Val Kilmer (irreconocible), Charlotte Gainsbourg y Rebecca Ferguson, la producción billetuda, escenarios blancos, fríos y perfectos para asesinos seriales, hacían que uno tuviera algunas buenas expectativas sobre esta peli. Y si además, uno ha leído a Harry Hole, pues más. No sé por qué fue elegida esta novela para ser la primera en llevar a la pantalla. 

Es, en conclusión, una historia mal aprovechada, que en vez de convertirse en un buen thriller, se quedó en una buena confusión.

¡A leer las novelas!

jueves, 28 de diciembre de 2017

Mother!

Yo estoy en el lado de los "haters" de las películas de Darren Aronofsky. Tal vez Pi me llamó la atención, y de Requiem for a Dream me quedo con el soundtrack. No me gustan sus películas porque me parecen pretenciosas. Al parecer lo que él pretende más es hacer ruido con ellas, crear controversias y discusiones, pero se quedan en eso. Sus historias son solemnes y no tan interesantes. Son dramones con personajes trastornados que se trastornan más en el camino. Son películas engañosas que con "ruido" esconden sus carencias, la falta de diálogos interesantes, la falta de profundidad de los personajes, la sobreactuación de muchos de los actores.

Aronofsky me parece un mamón de esos que hacen "arte" para trascender y jaladas de esas. 
Visualmente suelen ser interesantes, pero eso es en gran parte a su cinematógrafo de cabecera Matthew Libatique. Y no dudo que lo que se le ocurre en un inicio, no lo logre. No dudo que sus películas sean cuidadosamente planeadas, que estén bien justificadas, según él. Pero no lo compro.

Esta de Mother! no se me antojó verla en el cine. Luego leí muchas críticas. Y por fin decidí echarle un ojo. Y se suma a mis opiniones de sus películas anteriores. Es igual de pretenciosa y tiene esa actitud de si no te gusta es que no le entiendes, entonces eres un estúpido ignorante. 
En su defensa debo decir que no me aburrió, sí que me intrigó y me tuvo atenta toda la película, bueno no toda, la primera parte. La segunda me perdió por completo.

Jennifer Lawrence es Mother, una joven esposa dedicada a reconstruir la casa de Him, Javier Bardem, un poeta dedicado completamente a sí mismo. Viven aislados en una casa artificialmente diseñada para que pueda haber mucho movimiento de cámara, escaloncitos por aquí, pasillos por allá, techos bajos, techos altos. Un día toca a la puerta un Hombre (Ed Harris), y el poeta lo invita a quedarse. El tipo es fan de su obra y a éste eso le encanta. Al día siguiente llega la Mujer de Ed Harris (Michelle Pfeiffer ¡brillante!) y van acomodándose descaradamente en la casa. Ella, Mother, está totalmente incómoda y ninguna de sus opiniones al respecto es escuchada. Aquí todo es intrigante. Todavía no lo sabemos abiertamente, pero sospechamos que está embarazada. Aquí nos sospechamos que Him es un Dios o algo así. Algo de Rosemary's Babys hay en el ambiente. Y luego llegan los hijos del Hombre y la Mujer y hay un dramón y uno huye y el otro muere. 

Entonces entra la segunda parte de la cosa en donde el embarazo progresa, él finalmente se pone a escribir y al terminar su obra empiezan a llegar fans, fotógrafos, la publicista y la cosa se sale y explota por todos lados porque la casa se convierte en un escenario por el que la cámara se pasea frenéticamente siguiendo a una alucinada y súper embarazada Mother, mientras en cada cuarto de la casa se cambia el escenario y los extras se convierten en fanáticos religiosos, violentos policías, tratantes de blancas. Todo muy simbólico; según esto estamos viendo cómo la Humanidad destruye a la Madre Tierra y cómo ésta sufre horriblemente. Sólo que, si yo fuera la Madre Tierra estaría más preocupada por la contaminación, la deforestación, la extinción de los animales, que por las cosas que se hacen los hombres entre sí, como la trata de blancas o la represión policial. 
Además de todo, resulta que Ed Harris y la Pfeiffer son Adán y Eva y sus hijos Caín y Abel. Y tal vez al final el bebé que nace es Jesús y Javier Bardem es el Dios que crea todo. Uff!

Les pongo un párrafo en donde Aronofsky explica o justifica el porqué de su película: 

“It came out of living on this planet and sort of seeing what’s happening around us and not being able to do anything,” Aronofsky told Variety. “I just had a lot of rage and anger, and I wanted to channel it into one emotion, into one feeling. In five days I wrote the first version of the script… It just sort of poured out of me.” 

WTF.

Hay otros críticos que dicen que la película va sobre el poeta, el autor y que todo gira alrededor de él. Que este es su mundo en donde manipula, controla y hace sufrir a sus personajes. O el de un director de cine que tortura a sus personajes y actores, en favor de sus necesidades creativas.
Me gusta esta última. No me gustó la película y listo. 

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Loving Vincent

Esta es una de mis películas favoritas del año.
Basados, inspirados, apoyados en las pinturas de Van Gogh, los directores Dorota Kobiela y Hugh Welchman crearon un mundo animado al estilo del pintor.
¡Más de 65000 cuadros pintados al óleo! Alrededor de 100 artistas participaron.
Meses y meses para lograr exitosamente una película visualmente increíble con una historia interesante y entretenida.
He leído críticas en donde dicen que es puro engaño visual y nada de substancia. A mi no me lo parece. No es una densa y profunda historia sobre Van Gogh y sus tormentos, o su proceso creativo. 

Los personajes de sus pinturas toman vida y personalidad aquí, mientras se cuenta una historia que tiene lugar una año después de su muerte. ¿Fue la muerte de van Gogh un suicidio? aparentemente, ¿un accidente? ¿un asesinato? 

Armand Roulin, el hijo del cartero Joseph Roulin, tiene el encargo de entregar la última carta de Vincent a su hermano Theo. Armand lo hace a regañadientes, no entiende cómo es que a su padre le importaba un tipo tan loco y extraño como el pintor. A Theo no lo encuentra porque ha muerto. ¿A quién entregar la carta? A la viuda de Theo, al Doctor Gachet. Armand viaja al pueblo en donde Vincent pasó sus últimos días y empieza a conocerlo indirectamente, a través de los habitantes. Los que lo estimaban y los que no. Descubre que Vincent era mucho más que un tío raro y empieza a involucrarse en el misterio de su muerte, y de la importancia de Theo en su vida, de la relación con el Doctor Gachet y su hija.

No hay mucho más que decir, que ¡no se la pueden perder! A bueno, y un buen tip, antes de verla échenle un ojo a sus pinturas. Es emocionante irlas encontrando a lo largo de la película.

martes, 26 de diciembre de 2017

The trip to Spain

Steve Coogan, Rob Brydon y el director Michael Winterbottom, están de regreso con un nuevo viaje. Esta vez los amigos van a España. 

Si no han visto las anteriores, no se apuren, no pasa nada. Solo se trata de un viaje de trabajo en la que estos dos tipos recorren lugares increíbles y comen comida aún más increíble. En el camino hablan sin parar, cantan, compiten, imitan actores famosos (Sean Connery, Michael Caine, Roger Moore, Ian MacKellen, etc.), mientras cumplen con ciertos requisitos del trabajo. Aquí, como están en España, el departamento de publicidad les pide que viajen a La Mancha para sacarse unas fotos como Don Quijote y Sancho Panza. 
Su recorrido empieza en Santander y van bajando al sur, rodeando Madrid y evitando todos los lugares esperados. En cada lugarcillo van a parar a mágicos restaurantes que sirven unas delicias, a las que este par de bestias no dan el suficiente crédito por andar imitando famosos. ¡Aj qué envidia!

Una idea como esta puede fácilmente caer en la mamonería, pero tanto el director como Coogan han logrado un equilibrio entre las elucubraciones sobre la vida y tomarse a sí mismos muy en serio.

En esta nueva entrega hay un poco más de historia, y Rob Brydon tiene un papel un poco más presente. Como siempre Coogan alardea de su maravillosa carrera y excitante vida, mientras la de Rob es la de un tipo con mujer y niños chiquitos y ruidosos. Coogan se ha quedado sin agente, la novia está embarazada de otro y el hijo de veinte va a ser papá. Rob regresa a casa después de visitar Málaga y Steve se queda unos días más por ahí. Nada le funciona y se lanza en lo que será un extraño final, pues después de cruzar a África, sin decirle a nadie, se pierde, se le descompone el coche y su suerte queda en manos de unos sospechosos árabes armados hasta los dientes.

Este cambio  en la narración es divertido. No sé si es que el siguiente proyecto será The Trip to Morocco, yendo Rob al rescate, tal vez. Y ahí estaré yo para viajar con ellos y que se me haga agua la boca con el cous cous o lo que les pongan en frente.

lunes, 25 de diciembre de 2017

Bright

Netflix busca un blockbuster. Ya le salieron bien las series, los documentales, no tan mal las pelis de mediano/bajo presupuesto. Se hizo de Adam Sandler. La película con Brad Pitt estuvo muy fallida. Esta de Bright no pintaba mal. Por el trailer se veía prometedora. ¡Y con Will Smith! Ash, pero el mismo director que el Suicide Squad, que me pareció malísima.

Las redes se la han acabado. A mi me pareció mediocre, no lo peor del 2017 como dijo en twitter un crítico. Se puede ver, tipo en domingo en la tele.

La idea era atractiva. Un L.A. actual en donde conviven seres fantásticos, principalmente elfos (del tipo mamón y snob, seguro inmigrantes de la Tierra Media) y orcos, ninguneados por todos. De repente se ven a lo lejos (pero lejísimos) dragones en el cielo, un centauro policía y un hada horrible y ruidosa. Muy desperdiciada esta idea. Los orcos y la actitud hacia ellos no es nada original en el sentido de que los tratan como se han tratado históricamente a los negros o a los latinos. Osea, que ni en un mundo fantástico podían darle un giro a la estupidez humana. Los humanos, por cierto, están en medio y no tienen chiste. Aj, es que los pinches elfos mamones son todo, ricos, poderosos y hasta del FBI mágico. 

Y la cosa va de que Will Smith y su compañero Joel Edgerton, maquillado de orco y muy mal tratado (aunque se lleva la peli), se meten en un caso complicado cuando en una muy violenta escena de un crimen aparece una varita mágica. La onda con las varitas es que no hay muchas y no cualquiera las puede tocar, los que pueden se llaman brights. Pero todos la quieren porque concede deseos. Lo malo es que no la vimos actuar en manos de uno que no fuese bright, osea que ni nos enteramos de si pueden pedir deseos usando guantes o dejándola en la mesa y lanzándole la petición a distancia. A mi me intrigó. Tal vez todos, pero todos eran muy estúpidos y solo sabían lo de los deseos y no lo de la explosión, lo cual me parece poco creíble. Los malos malos como la elfa Noomi Rapace, la quiere para convocar al Dark Lord, su amo, que vendrá a destruirnos a todos.

En fin, no es spoiler, porque nos lo dejan entrever con poca gracia rápidamente, que Will Smith es un bright de clóset. Lo que no sirve para nada porque toca la varita hasta el final y solo para que explote la elfa mala y luego se la quiten los del FBI mágico (mugres elfos). Y para colmo al final va a seguir siendo un súper x poli. Debería de haberle ocurrido algo padre, un cambio a la policía mágica, o algo así.

Uff, ya pensándolo, y contándola, sí que suena mala. Tenían una potencial buena idea, harta lana, y a Will Smith. Pero Will, como que tenía huevita, o no le hicieron un buen personaje, porque extrañamente no es simpático, no tiene carisma, y se supone que anda en una crisis que no se nota y que no es relevante. En su defensa es que no tenía un buen guión.

Antes de su estreno, ayer, ya estaban anunciando una secuela. Chale. 

domingo, 24 de diciembre de 2017

12 Días Cinéfilos 2017


Es el momento del repaso cinéfilo del año y releyendo la entrada del año pasado, el inicio es muy similar, pocas pelis, menos idas al cine por lo mismo. A esto hay que sumarle el exceso de pelis de superhéroes. ¡Antes nos emocionaban con una en verano! este año tuvimos a Logan (que me gustó), al Hombre Araña (que no estuvo mal), a la Mujer Maravilla (que no estuvo mal), una más de Thor (mala/chistosa), otra de Guardianes de la Galaxia, la Liga de la Justicia (cuestiono su existencia, sobretodo porque tengo a Aquaman en Instagram). Y comicosas, la increíble Valerian y la no lograda Ghost in the shell...y la otra no lograda, aunque no comparable con el cómic Atomic Blonde. Me gustaron mucho Huye!, Trainspotting 2, la de los Meyerovitz, Dunquerque, Maquinaria Panamericana. Lego Batman (uy y ¡no he visto Coco!), y por supuesto The Square. Suburbicon, The Dark Tower y la del Orient Express, súper X. 

Qué oso que vi la de Kidnap con Halle Berry y la de Leatherface. También vi en fastforward una dizque de zombies que se llama Bushwick y una de AI con John Cusack que se llama Singularity (¡ignórenlas!).

También vi muchas del 2016 que me sorprendieron, Collosal y The BFG, I am noy your negro, Toni Erdmann, The Salesman, La Tortuga Roja, A train driver's diary, Land of Mine, I Daniel Blake, Table 19, Captain Fantastic.

Intenté no ser muy grinch y vi dos navideñas, la de las Bad Moms, que es muy divertida gracias a tooodas las bad moms (solo le editaría todo lo del corazón, el mensaje y la sentimentalidad, osea como la mitad de la peli), y una de Netflix que se llama Christmas at El Camino, que bien podría ocurrir en cualquier época del año, o simplemente no existir.

Mis doce días cinéfilos incluyen películas que se estrenaron hace tiempo y me perdí o que no me apeteció ver en su momento y cosas que no han llegado o tal vez no llegarán. Hay un montón que muero de ganas de ver como la de Call Me By Your name, the Shape of Water o Lady bird y otras que ni para domingo aburridisimo como la de Jumanji.

Guilty Pleasure: Pitch perfect 3!!!

No me he fijado en lo que viene para 2018. Espero que menos héroes. La de Ocean's 8 sí que la veré y la de  Early Man, la de Mamma Mia noooooooo.

¡Feliz navidad! y que su 2018 sea muy, pero muy peliculoso...y no peliculero.

viernes, 22 de diciembre de 2017

Star Wars Episode VIII: The Last jedi

Qué latosos son los fans de a devis. Nada les parece, si se apegan a las originales, porque copian, si se despegan porque inventan, y se despegan.
El episodio anterior me gustó porque cumplió con lo esperable y se renovo y este me gustó porque no se apegó a los cánones. Pero ¿cuáles cánones no respetó? Ni idea. Supongo que no ha gustado mucho el hecho de que este viejo Luke sea menos ingenuo, y esté desencantado con su destino.

Esta historia es una historia que se veía necesaria para la supervivencia de la saga. Un relevo en camino. Nuevas generaciones para luchar contra el Nuevo Orden. Nuevas generaciones que se convertirán en rebeldes, y en nuevos espectadores. Nuevos espectadores para el nuevo merchandising, para las action figures de Rey y Finn. ¿Para qué existen los porgs si no es para hacerlos peluche? Uff espero que las cosas esas que Luke ordeña no se hagan peluche... super ew!

Esta es una historia sobre decisiones, sobre superar el pasado para ver al futuro. Kylo Ren (Adam Driver) y Rey (Daisy Ridley) tienen asuntos pendientes que resolver y toman la decisión que a cada uno le parece la correcta. Kylo no es una víctima de su entorno, no ha sido manipulado o controlado. Ha tenido la libertad y ha decidido a conciencia que el lado oscuro está más chingón. Me gustaron esas escenas en donde se telepatean. Uno ve más en ellos allí que en otras escenas. 

Luke no supera haberle fallado a sus jóvenes padawans, está depre y no quiere involucrarse. Finalmente entiende que su destino es más grande e importante de lo que cree, que en él está realmente la chispa de la esperanza. Por el y su sacrificio una nueva generación de niños oprimidos se convertirá en la fuerza necesaria para enfrentar al lado oscuro. 
Pensandolo ahora, tal vez uno de esos cánones no respetados es que aquí no hay una victoria final, hay muchos intentos fallidos y muchas batallas, y una retirada.
Y aquí viene Leia, que así como Yoda entrenaba a Luke, ella prepara a Poe Dameron (Oscar Isaac) como el nuevo líder de la Resistencia.
Estos personajes crecen un poco más, Finn (John Boyega) y BB8 incluidos. De los nuevos personajes me quedo con Rose, espero que tenga mayor protagonismo en el futuro; de igual manera espero que el personaje de Benicio del Toro no aparezca más porque no me pareció relevante ni nada. De los nuevos que murieron, me gustó la Vice Admiral Holdo (laura Dern) porque no es como parece y se me quedó muy corta la Capitana Phasma, con ese papelucho ni al caso que tuviera nombre.
También se me quedó corta Rey, bueno no se si Rey o Daisy Ridley. Algo pasa ahí, como que en la anterior tenía más presencia. Acá el entrenamiento jedi no es muy interesante, cuando debería de ser muy impresionante porque se supone que es una chingona en potencia. Y la actriz está como poco expresiva, como que no le echó ganitas.

No he podido averiguar cómo es que el director Rian Johnson se hizo con este proyectazo. Cuenta con una pequeña filmografía y no es alguien muy conocido en el medio geek o sci fi o lo que sea como lo es JJ Abrams. Su primera película Brick me gustó bastante, la segunda The Brothers Bloom también, pero la tercera, ya con más medios, Looper, me gustó menos. Y ahora está en esta y además también ¡escribió el guión! Así sin mucho recordar, me atrevo a decir que esta es la que más me ha gustado visualmente. Tiene unas escenas impresionantes, como cuando la Vice Almirante Holdo lanza su nave contra la de los malos y la parte por la mitad, o la impresionante batalla final en el planeta que tiene la superficie blanca de sal y se ve roja en cuanto la remueven (sí, tal vez un poco forzada para que se vea padre, pero no me importa porque se ve increíble). También me encantó la sala roja en donde esta Snoke (aunque Snoke no me encantó, no da miedillo como el emperador y parece el hermano de Voldemort), es impresionante, y la pelea con la guardia roja está buena.
Me gustó también que no exageran como en las otras en la presencia de muchos planetas y ecosistemas contrastantes. La parte en el planeta casino como que me sobra, es más ñoña por aquello del pasado de Rose y la opresión, pero entiendo su existencia y la introducción del dinero y la avaricia en la fórmula del bien y del mal. De la misma manera en que entiendo las frases y la postura del personaje de Benicio del Toro.

En conclusión, 2'30hr que se me pasaron muy fluidas y entretenidas, con buenos toques de humor, mucha acción, y una chispa de esperanza.
Lucasfilm o JJ Abrams (o a quien le corresponda) corrió riesgos al reclutar a Rian Johnson y Johnson corrió riesgos al atreverse a contar una historia un poco más compleja de lo esperado.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Asesinato en el Expreso de Oriente


Me preguntaron que cuál era el sentido de hacer una nueva versión de esta historia. Automáticamente contesté que solían hacer eso para las nuevas generaciones que muy probablemente desconocían la versión original. Pero después me quedé pensando en este caso en particular, y es que ¿a quién va dirigida esta película? No tiene un reparto atractivo para jóvenes (afortunadamente no la adaptaron y le pusieron a un montón de millennials en un avión o en algo más moderno), ¿quién lee ahora a Agatha Christie? Y si no es para jóvenes, y es para los que recuerdan aunque sea vagamente la historia por haberla leído o por haber visto la versión dirigida por Sidney Lumet en 1974 ¿funciona? ¿justifica su existencia? No lo sé. A mí me entretuvo. La primera parte más que la segunda, y no creo que se me quede muy presente. Me pregunto cuál fue la motivación de Branagh para hacer esta historia. Tiene un gran reparto (Johnny Depp, Michelle Pfeiffer, Judi Dench, Penélope Cruz, Willem Dafoe, Olivia Colman, Derek Jacobi), buenos y reconocidos actores, que aquí no tienen gran cosa que hacer. 

Como siempre pasa en las novelas de Poirot, así de repente, en lo que cambiamos la página, él ya encontró al culpable. Aquí más o menos igual. La primera parte está mejor desarrollada, tenemos una idea de los personajes, del tren, del bonito paisaje. La segunda es más apresurada y aunque la escena final con todos los sospechosos tiene un impacto visual y dramático muy efectivo, el discursito de Poirot está un pelín por debajo de mi tolerancia "emotiva-gratuita".

Esto me lleva a casi lo más importante de la historia que es el detective en cuestión. Poirot tal vez sea el segundo detective más conocido en la literatura. Ha sido representado por muchos actores a lo largo del tiempo. Este de Branagh no es el mejor, el que casi está a punto de llorar, sí que es (toque personal e inevitable del actor); con un bigote excesivo y distractor, y no tan antipático como siempre me ha parecido. Es una actuación un tanto acartonada y rígida, como muy consciente de que tiene que decir o hacer ciertas cosas para que se reconozca al personaje.

Lo que más me gustó fue la parte más técnica, la producción, la cinematografía, la luz y los paisajes, el trenecito, el movimiento de cámaras, que de repente hay escenas filmadas desde arriba o desde fuera. Esta bien hecha, pues.

En conclusión, está visible, pero olvidable.

martes, 14 de noviembre de 2017

El Bar

¿Qué hago conmigo? ¿Cómo me contengo para no ver más las películas de Álex de la Iglesia? Caigo, caigo, me decepcionan, se quedan cortas y desperdiciadas historias y situaciones que podían haber sido tronchantes. Desaprovecha actores y personajes. Le falla el "timing comédico", exagera, pero no en plan desatado sino en plan jalado y sus historias podían haber acabado varios minutos antes.

Esta nueva, El Bar, es del tipo de películas contenidas en un sólo espacio, con un montón de actores, por lo que se requiere mucho de ellos, un guion con buenos diálogos, y sorpresas que lo tengan a uno enganchado.

Una mañana común y corriente, una variada serie de personajes se ve sorprendida y atrapada en un bar. En unos segundos la calle de se vacía y no se oye ni un ruido. Un par de estos personajes sale y son asesinados por lo que parece ser un francotirador. En el interior pasan las horas, no tienen señal, las noticias de la tele no dicen nada de lo que está pasando, nadie se da cuenta cuando los dos asesinados desaparecen de la calle. El problema está dentro del bar. Alguno de ellos debe ser un terrorista o un criminal. Empiezan las sospechas. Que si el tipo hipster trae una mochila sospechosa, que si el portafolio del vendedor de sostenes, que la pistola del ex policía. Y entonces, del baño sale un tipo muy enfermo que muere en medio del salón. Él es la razón de todo el borlote. Está infectado de algo que los del exterior, osea el Gobierno, quiere eliminar lo antes posible. Hay una ruptura en el grupo (que no es que haya estado muy unido), los que no han tocado al tipo enfermo, y los que sí. Estos últimos, apestados, son expulsados al sótano, junto con el cadáver. Una explosión, pasos, silencio. Los de abajo suben y se encuentran con un bar incendiado, por la ventana alcanzan a ver las bolsas negras con los tres personajes que los obligaron a bajar al sótano. No hay escapatoria. O tal vez sí. Encuentran que con el cadáver hay varias dosis de la cura. Como es de esperar, no alcanza para todos. Comienza la rebatinga. A nadie se le ocurre pensar que los de afuera no se van a detener a escuchar que no están infectados y se los van a escabechar a la primera que los vean salir. 
La única salida es una alcantarilla que está en el sótano. Uno a uno, con más o menos trabajo, bajan y siguen peleando por la cura, y como los perritos, cada vez quedan menos. Al final sólo una sobrevive. Pero la verdad es que a estas alturas no nos importa y nos hubiera gustado más que nadie sobreviviera.

No es un ejercicio sencillo mantener la tensión de este tipo de historia, pero si hay una buena historia, una historia que sabe terminar bien, no necesita cambiar de escenario a las aventuras en el caño para despertar el interés. Si se tiene a una actriz como Terele Pávez que es fantástica, extraña y aterradora a la vez no se la desaparece a la media hora, se la explota al máximo. ¿Qué sentido tenía disfrazar a Mario Casas con esas gafas y esa barba que le matan lo guapetón? ¿Por qué no aprovechar más a todos los personajes y la aterradora sensación de abandono, de peligro, de no saber nada del exterior, en vez de dedicarle tanto tiempo al loco alcohólico que se deschaveta aún más y desvía por completo el primer sentido de la historia?

Como me pasa después de verlas, tenía potencial, la sinopsis parecía divertida, hay un par de cosas chistosas, y en conclusión, un desperdicio de talentos.

sábado, 11 de noviembre de 2017

Thor: Ragnarok

Pienso y entre más la pienso, pienso que esta película es bastante mala, en muchos aspectos, sin embargo me divertí mucho viéndola...y no, no por ver a Thor que salió sólo un momentito sin camisa. Si tan sólo se hubiera llamado Thor: Aventuras en Sakaar; un episodio chusco y bizarro en su intensa trayectoria de Dios del Trueno. Así me hubiera convencido más, algo en plan relajado, casual, divertido. 

Y es que el Ragnarok es algo oscuro, dramático, una batalla épica entre dioses y gigantes de hielo. ¡Es el fin de los tiempos! Merece espectacularidad, merece gran parte de las 2:40. Grandes efectos especiales, mucha acción, dioses y gigantes, destrucción, miedo, dolor, furia y pasión y al final, esperanza.
No espero que se basen al 100% en la mitología (en donde todos mueren), pero que le den su lugar a este evento. La batalla final es como beh, y pareciera que le dedican esos minutos para justificar el título.

Aquí todo es un asunto familiar, Odin muere de manera súper X, resulta que tienen una hermana mal tratada y ardida. No sé qué hacer con Cate Blanchett, de veras que no se qué hacer, ese "tocado" en plan venado, con ojeras de mapache, no es mala mala, sino mala medio payasa. Se me hace que ignoraré este trabajo de su filmografía. Hasta la justificaré pensando que no es su culpa, que es el guion.
Loki no es tan genial, irritante y cabrón como en otras ocasiones. Casi no tiene qué hacer aquí. La valkiria está ahí como cuota de género, es bastante antipática.

La historia me parece que une de manera forzada una y otra anécdota para ir resolviendo historias, como caer en Sakaar y aprovechar a sacar a Hulk de ahí, o ayudarse de, oh casualidad, una valquiria perdida precisamente ahí. 
Este episodio en Sakaar está sacado como de una peli sci-fi ochentera de muy bajo presupuesto. Jeff Goldblum es el Grandmaster, el gobernante de lugar. Este planeta recibe todo lo que no es "querido" en otros lugares y el Grandmaster aprovecha y pone a los abandonados a pelear en plan gladiadores, con trampita porque siempre gana Hulk. Hulk lleva ahí dos años sin regresar a ser Bruce Banner. Cuando se transforma en el doctor, el pobre está completamente desconcertado, pues no tiene memoria de nada. Todas estas escenas son muy divertidas. Y es que dentro de lo mala que es la peli, la comedia está muy bien. Thor/Chris Hemsworth está mostrando una veta cómica que no le sale mal. El director Taika Waititi, es un director neozelandés que ha hecho dentro de otras cosas, un par de películas muy divertidas, What we do in the shadows y Hunt for the Wilderpeople. Sabe hacer comedia. Lo que es extraño es que haya sido seleccionado para esta de Thor o que se haya decidido que tenía que ser una peli más cagada al estilo de Los Guardianes de la Galaxia, en vez de más oscurilla (tantito, no digo que tenga que ser algo deprimente tipo el Dark Knight). Y ya que lo menciono, él pone la voz a Korg, el tipo ese de piedra que quiere hacer la revolución. Es divertidísimo.

Como ven hay cosas visibles. Thor es visible, no digamos Heimdall/Idris Elba (yu-mmy!), y lo mejor de lo mejor es la Immigrant Song de Led Zeppelin al principio y al final de la película.

Y chequen esto, Jack Black reta a Thor! :
https://www.instagram.com/p/BbSLgbQlBUM/

martes, 31 de octubre de 2017

Spielberg

HBO ha sacado este documental sobre Steven Spielberg. Escuché una entrevista con la directora Susan Lacy, en donde contaba que tenía más de 30 horas de entrevistas y que ninguno de los candidatos puso reparos en hacerlas: Scorsese, George Lucas, Coppola, Leonardo Di Caprio, Tom Hanks, y muchos muchos más que incluyen críticos de cine como A.O. Scott, productores, colegas y miembros de su familia y de su equipo de trabajo.

La única cosa que les pidió a todos es que no dijeran simplemente que era un genio, les pidió que no nombraran la palabra, que le contaran por qué es un genio, con ejemplos.

Y así es como este documental se convierte en un desfile de porras y aplausos, algunos contando anécdotas de su genialidad y otros gesticulando admiración.

Spielberg no está en mi top de directores favoritos. No es de esos cuyas pelis espero con meses de anticipación. Sin embargo, sí que muchas de sus películas están en mis favoritos, son parte de mi infancia y son una de las razones por las que disfruto tanto ir al cine. Spielberg es la magia del cine. El maestro del entretenimiento, el mejor cine de estudio, una parte importantísima del sistema hollywoodense.

Un cine para todo público que no se mete en líos, es muy correcto, habla sobre la amistad, la familia y a partir de La Lista de Schindler se ha atrevido a tocar temas un poco más serios como la esclavitud, la Guerra y demás.
Creo que una de las cosas que a mí se me atoran de su cine es la sensiblería y la manipulación emocional, pero qué le vamos a hacer, así le gusta a él.

El documental en sí, me pareció desaprovechado. La directora tuvo a Spielberg a su merced y hay más anécdotas y cuestiones familiares que no indican más que de una manera superficial su talento cinematográfico. No es un director de actores, no es un director de diálogos o de ideas, un autor interesado en sus propios asuntos, es un estupendo cuenta cuentos, floreció en unos tiempos en los que innovó y sorprendió con soluciones visuales inolvidables. Es un director que sabe aprovechar las tecnologías en favor de la historia. Me hubiera gustado escucharlo más hablar de eso, como cuando al principio cuenta sobre los problemas prácticos de tener un tiburón robótico, o el sentimiento de descubrimiento ante la pantalla de la computadora al ver el esqueleto de un velociraptor y lo que eso implicaría en el cine a partir de ese momento.

Pero aquí está retratado nada más como el niño bueno de diez, que hizo todo bien. No hubiera estado mal un poco de menos porra, un poco de menos genialidad. 

De sus viejitas no puedo escoger, de sus últimas me quedo con Tin Tin y el BFG.

lunes, 30 de octubre de 2017

The Meyerowitz stories (New and Selected)

Esta es una de esas películas que me gustan más conforme pasan los días.

Es del subgénero de las familias disfuncionales, y tiene un montón de elementos típicos de esas historias, ya saben conflictos con los padres, con los hermanos, con los hijos, alguna muerte (o casi) que libera sentimientos y pensamientos, y por lo general un final, si no feliz, con un poco de color.

The Meyerowitz Stories (New and Selected)...pongo todo el título porque me gusta mucho, es todo eso, pero se mantiene en el margen, no resuelve todo con las fórmulas esperadas, y cuando lo hace, me parece que es de forma deliberada y con un twist.

Está escrita y dirigida por Noah Baumbach, un director que me gusta cada vez más, en especial Frances Ha y Mistress America. Sus películas suelen ocurrir en Nueva York y tratan sobre gente ahí, no comparar con quien luego luego se viene a la mente que es Woody Allen. 

Dustin Hoffman es Harold Meyerowitz. Tiene tres hijos de dos matrimonios diferentes y cuatro matrimonios en total, aunque el primero no cuenta. Danny (Adam Sandler) y Jane son los mayores y los ignorados y los que siempre están ahí, Matthew (Ben Stiller) es el menor, aparentemente el más querido, y el que se mudó rápidamente a L.A. Harold no es un tirano, bueno, un poco sí, pero más que nada vive alrededor de él y para él. Es un escultor retirado que siente que fue más grande del éxito merecido. Ahora vive con Maureen (una Emma Thompson muy cagada que me recuerda a su personaje en Harry Potter). Danny también lo cree e intenta convencer a quien puede de que su papá merecía más reconocimiento. De todos los hijos él es el que tiene un lado más artístico, tocaba el piano con cierto talento, pero nunca siguió por ese camino, ni por ningún otro, se dedicó a cuidar a su hija y ahora que está separado de su mujer, sin casa y con la niña en la universidad, anda un poco perdido. En otra película cualquiera sería retratado como un loser, aquí, afortunadamente no. Sí que su papá piensa que no da una, y probablemente también su exitoso hermano, pero no parece muy conflictuado con la vida, y la relación que tiene con su hija Eliza es muy buena; y a pesar de todo lo que no logró y de su facha, está ahí, ayuda y participa y toca el piano con un par de canciones divertidas que todo mundo sigue y canta.

Sé que a muchos de ustedes no les interesará esta película al ver que sale Adam Sandler, pero déjenme decirles que está fantástico. Se deshizo de sus fórmulas de éxito y realmente logra hacer un personaje. Todo el reparto está muy bien, empezando por Dustin Hoffman. Y Ben Stiller (que repite en las películas de Baumbach) ha contenido esa cosa como neurótica que siempre le sale.

Matthew se ha mantenido distante y según él de esa manera aguanta a su papá sin estallar. Claro que cuando pasa un corto rato cerca se vuelve loco. Danny y Jane sufrieron por la falta de interés de Harold, Matthew por el exceso.
Lo único que se me quedó corto fue la presencia de Jane, pues está completamente ignorada tanto dentro como fuera de la historia y Elizabeth Marvel hace un personaje estupendo y muy divertido. La película está contada en capítulos, el primero se llama algo así como "Danny trata de estacionarse", hay uno que se llama "La historia de Jane", pensamos que ahora es su turno, pero no, se queda cortito, con una historia menor, y sin embargo vemos que tiene una buena relación con todos los personajes y no es tan gris como nos la pintan. 

La película está muy bien escrita, con diálogos y gags cómicos cuidados y divertidos. De mis escenas favoritas están las relacionadas con los cortometrajes estudiantiles que hace Eliza.

Algo que me gustó mucho es que cuando los personajes van hablando y discutiendo, van viendo que no todo es negro, que no todo fue cosa del papá, que mucho fueron circunstancias, una madrastra joven, unos hijos adolescentes que no encajaban, ven que ahora se caen bien, se llevan bien y no tienen realmente problemas entre ellos y hasta aprenden a sobrellevar la presencia de Harold.

Ya me había gustado Sandler cuando no era el de siempre, como en Funny People. No creo que esto se repita mucho, pero este Sandler vale la pena y es más interesante.

lunes, 23 de octubre de 2017

Los cortos nominados de los oscares 2017...las caricaturas


¡Rayos! Se me estaba pasando esta entrada. Ya saben que no es fácil encontrar los cortos nominados de los Oscares. Este año tuve más éxito y encontré también todos los cortos documentales. Aunque no los reseñaré en esta ocasión. De hecho, fue más fácil encontrar los documentales. Varios se pueden ver en Netflix, pero para mí, la sorpresa fue encontrarlos en la página del New Yorker o en el New York Times en secciones especializadas de videos. En el futuro será mucho más fácil ver este tipo de cortos. De estos sí que no es fácil encontrarlos, así que ustedes perdonarán que les ponga los links de You Tube. Algunos están en Vimeo On Demand, pero si gustan.

Comenzaré reseñando los animados que son siempre los que más me interesan. Hubo muchos nominados y el ganador fue de Pixar con un corto llamado Piper (Alan Barillaro). Es muy Pixar, osea super cute, super bien hecho, que no tiene pierde. Sin embargo es esperable y gana audiencias (lo encuentran en YouTube, de piratona calidad).


Borrowed Time (Andrew Coats y Lou Hamou-Lhadj), al igual que el de Piper, es la primera dirección de este par que trabaja en Pixar en el departamento de animación. Sin embargo, el corto no es de Pixar. Y se nota, pues la animación es correcta, pero la historia es muy endeble. Es el único corto que no me gustó porque no tiene chiste y es inútilmente chillón. necesitan a alguien que les escriba historias para que ellos las dibujen. https://youtu.be/Tsa6jM5Hvy8


Mi favorito se llama Blind Vaysha (Theodore Ushev). Es un corto canadiense sobre una chica que con un ojo ve el pasado y con el otro el futuro. Y el presente no lo puede ver. Es una historia buenísima con un dibujo más tradicional (va a sonar mal, pero es una animación clásica como del National Film Board of Canada), más artístico de lo que estamos acostumbrados a ver.
Este link a YouTube sí se los pongo porque la calidad del corto está mejor 
https://youtu.be/Tsa6jM5Hvy8 y porque les recomendaría que no se lo perdiesen.

Pear cider and cigarettes (Robert Valley) es un corto para adultos, sobre la relación del director con un amigo suyo de la infancia bastante auto-destructivo y carismático. Es el corto más largo de todos. Tal vez con la animación más limitada, pero con el mejor dibujo. Cuenta una historia oscura, narrada un poco como noir, con final no feliz, que lo engancha a uno desde el primer momento. https://youtu.be/dne9lLnaSNs

Pearl (Patrick Osborne el director del corto ganador llamado Feast), es un corto musical que cuenta la historia de un papá y su hija que viajan por todo el país en su carro (llamado Pearl). Fue creado via Google Spotlight Stories para ver en video de 360º y realidad virtual. Yo no lo he podido ver así, pero los disfruté mucho. https://youtu.be/M_8C7zDxf2g

Yo vi todos estos cortos en un programa especial de una canal de cortos de los oscares y ahí incluyeron más cortos que los nominados que salen en las listas, que son los que acabo de nombrar. No sé por qué, pero de esos hay tres que vale la pena resaltar:
-The head Vanishes (Franck Dion), probablemente el más fumado y con más sentido de todos. https://youtu.be/u2CstulRmSw

-Happy End (Jan Saska), es una comedia negra checa bastante divertida, con un dibujo en linea blanco y negro. Desafortunadamente no encuentro un link para compartirles.


-Asteria (tiene mil ochomil directores). Este corto francés es el más divertido de todos, por favor dénle al link.https://archive.org/details/Asteria2017.Oscar.Nominated.Short.Films.Animation 


jueves, 12 de octubre de 2017

Blade Runner 2049

Puede que esta haya sido una de las películas más esperadas del año. Para los fans de la de 1982, apuesto que con un poco de temor y desconfianza. Pero no hay por qué temer, les digo yo. Denis Villeneuve, el director (The Arrival, 2016), hace un buen trabajo. Es bien hecho, digamos. Nada que ver con los primeros episodios de Star Wars o con Prometeo (aunque esa sí que le gusta a muchos).

Me gustaron muchas cosas de esta película. Me gustó que es secuela con una nueva historia que no está mal, que continúa en el mismo universo de la anterior, pero no es una copia, ni se sostiene completamente en la original para subsistir, aunque sí creo que hay que ver la anterior primero.
Yo, por supuesto que la volví a ver un par de días antes de ver esta, para tenerla fresquecita. Y estuvo muy bien porque así pude apreciar en esta un montón de detalles y detallitos que hacen referencia a la anterior, tomas idénticas, elementos visuales y guiños como algunas de las marcas anunciadas en los edificios. 
La música de Benjamin Wallfisch y Hans Zimmer parece también gustosamente influenciada por la de Vangelis, aunque no suena tan original.

Ryan Gosling, ideal como replicante por su falta de expresividad, es un Blade Runner llamado K, que se dedica a "retirar" antiguos modelos de replicantes que no han sido hechos para esos tiempos modernos. En el transcurso de su investigación, se topa con un elemento inesperado, un "milagro" (con el que no me meteré), que podría cambiar el destino de los nuevos replicantes, y por supuesto, el de la Humanidad. ¿Qué significa ser humano, tener sentimientos y libre albedrío?
Su investigación nos lleva por un montón de lugares inquietantes, con personajes muy variados. Como la del '82, está también es más un noir, con un ritmo, digamos, lento. Es no me apuró. Lo que sí, es la longitud. ¡2 horas 40! Muuuuy larga. La historia se cuenta como con una hora menos y lo demás es un viaje llamativo y muy visual, con escenarios y unas muchas tomas espectaculares. Pero sin mucha justificación. Son para hacer atmósfera supongo, pero en realidad parecen escenografías vacías.
Lo que más rescato de la otra Blade Runner, es lo bien que está el mundo, la población, la cochinez de las calles, los ruidos citadinos, la variedad de escenarios y de detalles. 
Aquí los detalles no se sienten naturales, se sienten colocados, perfectamente posicionados para una apreciación visual. Falta gente, parece un mundo poblado sólo por los protagonistas. 

Me vienen a mente un par de ejemplos de esto, los headquarters de Jared Leto, con paneles de madera y estanques de agua interiores, cuyos reflejos a punto estuvieron de desesperarme; y la escena amarilla en, supongo, Las Vegas, llena de polvo, vacía, con enormes esculturas de mujeres, y unos panales de abejas...y el hotel donde vive Harrison Ford con un perro y nada más. Muy llamativo, pero ¿por qué vive ahí si parece contaminado? ¿por qué hay abejas y un perro? Pareciera que es nada más para que Gosling camine lentamente entre todas esas piernas gigantes.

Ah sí, y un poco spoiler para las groupies de cierta edad, Harrison Ford se tarda horas en aparecer. Pero su presencia es mucho más fuerte que la de Jared Leto. Su actuación no la entendí. Parece claramente que también es un bicho artificial, pero por qué no se "hace" bien. No tiene ojos y habla como robot cuando su antipática ayudante hasta es cabrona y con mala leche.

No creo que este nuevo Blade Runner tenga el furor de la primera, ni que se convierta en una peli de culto. Durante todos estos años ya hemos visto bastantes películas que se cuestionan lo mismo, así que eso no es tan novedoso. Pero es una buena película, visualmente espectacular, cuidadosamente creada.

viernes, 6 de octubre de 2017

Kingsman: el círculo dorado


Kingsman: El círculo dorado, está dirigida, escrita y producida por el mismo director que hizo la primera,  Kingsman: The Secret Service (2014), Matthew Vaughn. Por esta razón uno pensaría que es de la misma calidad y que mantiene el mismo punch que al otra. Pero no, Kingsman: el círculo dorado es malísima. Mala malísima. 
Por muchas razones. 

Una tiene que ver meter gringos en la trama y que ocurra allá y hasta que aparezca la Casa Blanca y un POTUS. Como en la película de las bestias fantásticas de J.K. Rowling, que ocurre en Estados Unidos y mega apesta. La mezcla UK-USA no fifa.

Otra, el pésimo humor, o la falta de él. Hay chistoretes que seguro que a un niño de 9 años causarían mucha gracia, pero hay escenas, aparentemente chistosas, que no parecen aptas para un niño y que son de mal gusto, como la onda de meterle el rastreador a la impresionantemente flaca novia del villano de brazo robótico por la vagina. O la solución de poner a los infectados por las drogas (a los gringos) en jaulas. Y ni el hacer carne molida de los malos o los traidores, me pareció ingeniosa.

Yo recuerdo que la anterior me divirtió bastante y que aunque era exageradisima (como no serlo si el villano es Samuel L. Jackson), tenía una lógica y la acción y el humor eran ingeniosos.
Aquí, sólo hay acción al principio y al final. En medio hay mucha paja, emotividad e inutilidad. ¡Dura dos horas! La trama está toda forzada, poco interesante, con soluciones muy rebuscadas unas y otras como de principiante. 

Tiene un reparto muy llamativo, supongo que por el éxito de la anterior. Repite Colin Firth (realmente no era necesario), aparece Halle Berry con un horrible peinado, Channing Tatum echando relajo (que si la quieren ver por él no vale la pena porque sale como 3 minutos), y la villana es Julianne Moore en plan hiper caricaturesco, con un plan que ni Pinky y Cerebro hubiera aprobado por rebuscado. Iba a hacer un meme que dijera Save Elton John, pero luego pensé que ya está grandecito para tomar sus propias decisiones. No fue una afortunada aparición y no tiene ninguna necesidad de rebajarse de esta manera. Pero es su pedo. Al menos parece que se divirtió.

Uff, es que de veras que no me gustó nada. No me quedó claro si el director se burla de lo gringo al hacer unos cowboys tan básicos y ponerles nombres de alcoholes, cuando los ingleses tienen más sentido con sus nombres secretos de caballeros de la Mesa Redonda, o que. El lazo no es tan espectacular como lo que Colin Firth hace con su paragüas. Es más letal, pero no más ingenioso. 

Desconozco si ha sido un éxito, pero acabo de ver que hay una tercera en proyecto. No se si la veré, pero ojalá que dejen de combinar estereotipos chafas y servicios secretos de otros países.

jueves, 28 de septiembre de 2017

Eat Locals

Exceptuando Crepúsculo (bueno, acepto que vi varias de la saga, pero no con curiosidad), no me pierdo las películas de vampiros. Y de entre las grandes producciones, los vampiros clásicos, los modernos, los deprimidos y los glamorosos, aparecen de repente joyitas como la de What we do in the Shadows

Esta de Eat Locals (Jason Flemyng 2017) tenía buena pinta en la sinopsis. Además, inglesa con humor inglés e indie, con vampiros en crisis porque el mundo moderno ya no les permite vivir con la discreción y la solvencia de antes. Estos vampiros son los overlords de Inglaterra. Cada cierto tiempo se reunen para organizar y reorganizar sus territorios. En esta ocasión se han reunido para llenar una vacante, sin embargo el candidato no está interesado en ser vampiro. Y en esas están cuando un grupo de militares, guiados por un sacerdote metiche y sin vida propia, interviene para tratar de escabechárselos.

Y bueno, acaban todos contra todos. Pero uno no le va a ningún bando. Los vampis son bastante incompetentes y se dejan atrapar y matar muy rápidamente. Los militares deciden no hacer caso al sacerdote y quedarse a los vampis para ellos y hacer negocio con una empresa de maquillaje que, suponemos, los exprimirá para sacarles sus secretos de inmortalidad. Al final, en una mal chiste, lo confirmamos con un anuncio de la empresa que vende unas cremitas rejuvenecedoras.

La película está bastante mal ejecutada. No hay ni comedia ni horror, eso sí mucha sangre y escabechina. Hay muchos personajes y ninguno es interesante. Los diálogos no son suficientemente ingeniosos. Y luego hay situaciones extrañas a las que no les sacan jugo, como que los dueños de la granja en donde se han alojado los vampiros, tienen un refri lleno de partes humanas.

Lo único positivo que puedo decir es que se ve que todos se divirtieron y le echaron ganitas. Eso se agradece porque facilita la digestión de la peli. ¿Y el título? Pues es uno bueno al que no le sacaron jugo tampoco, porque no se trata de nada relacionado.

martes, 26 de septiembre de 2017

Atomic Blonde

Atomic blonde tiene unos carteles padres. Y además sale Charlize Theron, que ya sabemos que puede ser súper bad-ass. Es una película llena de acción, balazos y madrazos por todas partes. También es una película de espías, lo que la hace complicada y confusa. ¿Quién es quién? ¿Quién es el traidor, el agente doble, el triple? ¿Quién sabe más? 
Desafortunadamente también es una película en donde sale James McAvoy. No es que no lo supiera, pero cada vez me está siendo más difícil aguantarlo. El personaje que hace aquí bien podría ser otra de las personalidades de su personaje en Fragmentado. Es francamente insoportable.

Me queda claro que esta película le debe mucho a Charlize Theron. Su personaje, Lorraine Broughton, es una espía del MI6 en Berlín durante la caída del muro. Su actuación está completamente bajo control, es misteriosa e indescifrable y va más allá de dar buenos golpes y aguantar un rato en una tina llena de hielo. Además de la misión, Lorraine está ahí para averiguar quién mató a su amante/espía. Momento que aprovecho para decirles que la historia no es tan interesante. La hemos visto en muchos lados. La misión de Lorraine/Charlize, es recuperar una lista de agentes encubiertos en Berlín. La KGB está involucrada, la Stasi, la inteligencia francesa también. Hay infiltrados, traidores, informantes y toda la fauna de una peli de espías. Hay momentos y soluciones predecibles, luego hay giros por aquí y por allá menos predecibles. 

Tal vez no importa que la historia esté choteadona porque el personaje es suficientemente poderoso para pasar por alto ese detalle. Tal vez.

Pero fuera de Charlize y del atractivo soundtrack, preocupado en darnos una playlist del momento, no encuentro mucho más.

Me gustó que no hay momentos emotivos o que conozcamos los pasados, los traumas y las razones que llevan a unos y a otros a hacer lo que hacen. Está basada fielmente en un cómic llamado The Coldest City y dirigida por David Leitch, uno de los que dirigieron John Wick, y aunque también está llena de acción y patadas, a esta le faltó la desatadura de la otra... y le sobró McAvoy.

Mejor denle click a este cortito de Deadpool dirigido por Leitch. Está divertido:
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.