jueves, 12 de octubre de 2017

Blade Runner 2049

Puede que esta haya sido una de las películas más esperadas del año. Para los fans de la de 1982, apuesto que con un poco de temor y desconfianza. Pero no hay por qué temer, les digo yo. Denis Villeneuve, el director (The Arrival, 2016), hace un buen trabajo. Es bien hecho, digamos. Nada que ver con los primeros episodios de Star Wars o con Prometeo (aunque esa sí que le gusta a muchos).

Me gustaron muchas cosas de esta película. Me gustó que es secuela con una nueva historia que no está mal, que continúa en el mismo universo de la anterior, pero no es una copia, ni se sostiene completamente en la original para subsistir, aunque sí creo que hay que ver la anterior primero.
Yo, por supuesto que la volví a ver un par de días antes de ver esta, para tenerla fresquecita. Y estuvo muy bien porque así pude apreciar en esta un montón de detalles y detallitos que hacen referencia a la anterior, tomas idénticas, elementos visuales y guiños como algunas de las marcas anunciadas en los edificios. 
La música de Benjamin Wallfisch y Hans Zimmer parece también gustosamente influenciada por la de Vangelis, aunque no suena tan original.

Ryan Gosling, ideal como replicante por su falta de expresividad, es un Blade Runner llamado K, que se dedica a "retirar" antiguos modelos de replicantes que no han sido hechos para esos tiempos modernos. En el transcurso de su investigación, se topa con un elemento inesperado, un "milagro" (con el que no me meteré), que podría cambiar el destino de los nuevos replicantes, y por supuesto, el de la Humanidad. ¿Qué significa ser humano, tener sentimientos y libre albedrío?
Su investigación nos lleva por un montón de lugares inquietantes, con personajes muy variados. Como la del '82, está también es más un noir, con un ritmo, digamos, lento. Es no me apuró. Lo que sí, es la longitud. ¡2 horas 40! Muuuuy larga. La historia se cuenta como con una hora menos y lo demás es un viaje llamativo y muy visual, con escenarios y unas muchas tomas espectaculares. Pero sin mucha justificación. Son para hacer atmósfera supongo, pero en realidad parecen escenografías vacías.
Lo que más rescato de la otra Blade Runner, es lo bien que está el mundo, la población, la cochinez de las calles, los ruidos citadinos, la variedad de escenarios y de detalles. 
Aquí los detalles no se sienten naturales, se sienten colocados, perfectamente posicionados para una apreciación visual. Falta gente, parece un mundo poblado sólo por los protagonistas. 

Me vienen a mente un par de ejemplos de esto, los headquarters de Jared Leto, con paneles de madera y estanques de agua interiores, cuyos reflejos a punto estuvieron de desesperarme; y la escena amarilla en, supongo, Las Vegas, llena de polvo, vacía, con enormes esculturas de mujeres, y unos panales de abejas...y el hotel donde vive Harrison Ford con un perro y nada más. Muy llamativo, pero ¿por qué vive ahí si parece contaminado? ¿por qué hay abejas y un perro? Pareciera que es nada más para que Gosling camine lentamente entre todas esas piernas gigantes.

Ah sí, y un poco spoiler para las groupies de cierta edad, Harrison Ford se tarda horas en aparecer. Pero su presencia es mucho más fuerte que la de Jared Leto. Su actuación no la entendí. Parece claramente que también es un bicho artificial, pero por qué no se "hace" bien. No tiene ojos y habla como robot cuando su antipática ayudante hasta es cabrona y con mala leche.

No creo que este nuevo Blade Runner tenga el furor de la primera, ni que se convierta en una peli de culto. Durante todos estos años ya hemos visto bastantes películas que se cuestionan lo mismo, así que eso no es tan novedoso. Pero es una buena película, visualmente espectacular, cuidadosamente creada.

viernes, 6 de octubre de 2017

Kingsman: el círculo dorado


Kingsman: El círculo dorado, está dirigida, escrita y producida por el mismo director que hizo la primera,  Kingsman: The Secret Service (2014), Matthew Vaughn. Por esta razón uno pensaría que es de la misma calidad y que mantiene el mismo punch que al otra. Pero no, Kingsman: el círculo dorado es malísima. Mala malísima. 
Por muchas razones. 

Una tiene que ver meter gringos en la trama y que ocurra allá y hasta que aparezca la Casa Blanca y un POTUS. Como en la película de las bestias fantásticas de J.K. Rowling, que ocurre en Estados Unidos y mega apesta. La mezcla UK-USA no fifa.

Otra, el pésimo humor, o la falta de él. Hay chistoretes que seguro que a un niño de 9 años causarían mucha gracia, pero hay escenas, aparentemente chistosas, que no parecen aptas para un niño y que son de mal gusto, como la onda de meterle el rastreador a la impresionantemente flaca novia del villano de brazo robótico por la vagina. O la solución de poner a los infectados por las drogas (a los gringos) en jaulas. Y ni el hacer carne molida de los malos o los traidores, me pareció ingeniosa.

Yo recuerdo que la anterior me divirtió bastante y que aunque era exageradisima (como no serlo si el villano es Samuel L. Jackson), tenía una lógica y la acción y el humor eran ingeniosos.
Aquí, sólo hay acción al principio y al final. En medio hay mucha paja, emotividad e inutilidad. ¡Dura dos horas! La trama está toda forzada, poco interesante, con soluciones muy rebuscadas unas y otras como de principiante. 

Tiene un reparto muy llamativo, supongo que por el éxito de la anterior. Repite Colin Firth (realmente no era necesario), aparece Halle Berry con un horrible peinado, Channing Tatum echando relajo (que si la quieren ver por él no vale la pena porque sale como 3 minutos), y la villana es Julianne Moore en plan hiper caricaturesco, con un plan que ni Pinky y Cerebro hubiera aprobado por rebuscado. Iba a hacer un meme que dijera Save Elton John, pero luego pensé que ya está grandecito para tomar sus propias decisiones. No fue una afortunada aparición y no tiene ninguna necesidad de rebajarse de esta manera. Pero es su pedo. Al menos parece que se divirtió.

Uff, es que de veras que no me gustó nada. No me quedó claro si el director se burla de lo gringo al hacer unos cowboys tan básicos y ponerles nombres de alcoholes, cuando los ingleses tienen más sentido con sus nombres secretos de caballeros de la Mesa Redonda, o que. El lazo no es tan espectacular como lo que Colin Firth hace con su paragüas. Es más letal, pero no más ingenioso. 

Desconozco si ha sido un éxito, pero acabo de ver que hay una tercera en proyecto. No se si la veré, pero ojalá que dejen de combinar estereotipos chafas y servicios secretos de otros países.

jueves, 28 de septiembre de 2017

Eat Locals

Exceptuando Crepúsculo (bueno, acepto que vi varias de la saga, pero no con curiosidad), no me pierdo las películas de vampiros. Y de entre las grandes producciones, los vampiros clásicos, los modernos, los deprimidos y los glamorosos, aparecen de repente joyitas como la de What we do in the Shadows

Esta de Eat Locals (Jason Flemyng 2017) tenía buena pinta en la sinopsis. Además, inglesa con humor inglés e indie, con vampiros en crisis porque el mundo moderno ya no les permite vivir con la discreción y la solvencia de antes. Estos vampiros son los overlords de Inglaterra. Cada cierto tiempo se reunen para organizar y reorganizar sus territorios. En esta ocasión se han reunido para llenar una vacante, sin embargo el candidato no está interesado en ser vampiro. Y en esas están cuando un grupo de militares, guiados por un sacerdote metiche y sin vida propia, interviene para tratar de escabechárselos.

Y bueno, acaban todos contra todos. Pero uno no le va a ningún bando. Los vampis son bastante incompetentes y se dejan atrapar y matar muy rápidamente. Los militares deciden no hacer caso al sacerdote y quedarse a los vampis para ellos y hacer negocio con una empresa de maquillaje que, suponemos, los exprimirá para sacarles sus secretos de inmortalidad. Al final, en una mal chiste, lo confirmamos con un anuncio de la empresa que vende unas cremitas rejuvenecedoras.

La película está bastante mal ejecutada. No hay ni comedia ni horror, eso sí mucha sangre y escabechina. Hay muchos personajes y ninguno es interesante. Los diálogos no son suficientemente ingeniosos. Y luego hay situaciones extrañas a las que no les sacan jugo, como que los dueños de la granja en donde se han alojado los vampiros, tienen un refri lleno de partes humanas.

Lo único positivo que puedo decir es que se ve que todos se divirtieron y le echaron ganitas. Eso se agradece porque facilita la digestión de la peli. ¿Y el título? Pues es uno bueno al que no le sacaron jugo tampoco, porque no se trata de nada relacionado.

martes, 26 de septiembre de 2017

Atomic Blonde

Atomic blonde tiene unos carteles padres. Y además sale Charlize Theron, que ya sabemos que puede ser súper bad-ass. Es una película llena de acción, balazos y madrazos por todas partes. También es una película de espías, lo que la hace complicada y confusa. ¿Quién es quién? ¿Quién es el traidor, el agente doble, el triple? ¿Quién sabe más? 
Desafortunadamente también es una película en donde sale James McAvoy. No es que no lo supiera, pero cada vez me está siendo más difícil aguantarlo. El personaje que hace aquí bien podría ser otra de las personalidades de su personaje en Fragmentado. Es francamente insoportable.

Me queda claro que esta película le debe mucho a Charlize Theron. Su personaje, Lorraine Broughton, es una espía del MI6 en Berlín durante la caída del muro. Su actuación está completamente bajo control, es misteriosa e indescifrable y va más allá de dar buenos golpes y aguantar un rato en una tina llena de hielo. Además de la misión, Lorraine está ahí para averiguar quién mató a su amante/espía. Momento que aprovecho para decirles que la historia no es tan interesante. La hemos visto en muchos lados. La misión de Lorraine/Charlize, es recuperar una lista de agentes encubiertos en Berlín. La KGB está involucrada, la Stasi, la inteligencia francesa también. Hay infiltrados, traidores, informantes y toda la fauna de una peli de espías. Hay momentos y soluciones predecibles, luego hay giros por aquí y por allá menos predecibles. 

Tal vez no importa que la historia esté choteadona porque el personaje es suficientemente poderoso para pasar por alto ese detalle. Tal vez.

Pero fuera de Charlize y del atractivo soundtrack, preocupado en darnos una playlist del momento, no encuentro mucho más.

Me gustó que no hay momentos emotivos o que conozcamos los pasados, los traumas y las razones que llevan a unos y a otros a hacer lo que hacen. Está basada fielmente en un cómic llamado The Coldest City y dirigida por David Leitch, uno de los que dirigieron John Wick, y aunque también está llena de acción y patadas, a esta le faltó la desatadura de la otra... y le sobró McAvoy.

Mejor denle click a este cortito de Deadpool dirigido por Leitch. Está divertido:

sábado, 26 de agosto de 2017

La noche del jabalí

Voy a empezar mencionando las dos cosas que me gustaron de la película: la cabaña en donde vive la protagonista, de madera y con grandes ventanales, y la brevedad, pues dura como una hora.

Les quedará claro con esto que La Noche del Jabalí (Ramiro Tenorio, 2016) me pareció muy mala. El inicio, los primeros 10 minutos, intrigan. Una escritora de romances regresa a su pueblo con la intención de encontrar las razones de la muerte de su pareja, que se dice que se suicidó, aunque ella cree que fue asesinado. El escritor se hizo famoso con thrillers que trataban sobre una serie de desapariciones de niñas en su pueblo. La gente del pueblo y los familiares están molestos porque creen que el tipo ha lucrado con su dolor.

Hay cuatro personajes, nada más, y todos son bastante desagradables. El poli, que cree que el asesino de las niñas era el escritor, es desagradable a propósito; el cuidador de la casa y su ayudante, son desagradables (y sospechosos), sin querer; y la escritora, es desagradable cuando se quita la peluca (es calva, pero no se aclara por qué o para qué), pero por pelona, sino porque se le saltan los ojos y se vuelve un poco loca. Que desde el principio, y en las partes más lentas y aburridas ya lo vamos notando. Camina por el bosque con la mirada perdida y muy sufrida, la música súper intensa la rodea, la invade, nos invade durante toda la película. Un exceso. Una aglomeración de todas las melodías de suspenso y terror de la historia del cine. 

Esta película quiere ser tanto de suspenso que se le olvidó tener una historia que lo lograra. Tal vez tenía una idea, pero ahí se quedó. La música, la locación (un bosque impresionante) y la caracterización de los personajes son más "suspensivas", por mucho.

Al final todo es una payasada. En caso de que quieran verla, suspendan aquí la lectura. La escritora es la que en realidad ha escrito las novelas. El escritor sí es el asesino. No me quedó muy claro en si era el asesino desde antes o se hizo el asesino, para que la otra tuviera historias que escribir. El escritor/asesino fue asesinado por el ayudante que se vengó porque unas de las víctimas fue su hermanita. Como el ayudante descubrió toda la trama, es cuidador de la casa lo mata, pues el estaba coludido y recibía una tajada de las regalías. El poli, que se entera de todo, le propone a la escritora una sociedad, en la que él será ahora el "escritor" que se haga famoso y ella seguirá escribiendo historias. Pero la tipa lo mata porque decide que ya no necesita socios porque ahora tendrá historias que contar sobre hombres muertos.

La película termina con un close up a la escritora que se ha quitado la peluca y mira a la cámara con mirada de súper mala.

Terminaré diciendo que lo peor de la peli, más que la peli, la historia, la música y la inutilidad de todo, es la actriz que hace de escritora, o tal vez la dirección que le dijo que actuara así.

miércoles, 23 de agosto de 2017

Valerian y el imperio de los mil planetas

Esta sí que es una película esperada, primero porque cualquier película de Luc Besson es esperada, y segundo porque Valerian es un cómic muy querido de mi infancia. 

Valerian y Laureline son agentes espacio-temporales que recorren la galaxia resolviendo problemas que alteren la paz entre los pueblos. Su nueva misión es rescatar al último convertidor mül, un bicho, el último de su tipo, que multiplica lo que le den a comer.

Esta escena del rescate en el mercado es una de mis favoritas. Es una escena que marca el ritmo, el tono, la acción y el nivel de entretenimiento que tendremos el resto de la película.

Valerian y Laureline recuperan al mül, una misión sencilla que se complica cuando la Estación Internacional Alfa es amenazada. Esta estación es la base de las miles de civilizaciones que pueblan la galaxia, un lugar de comercio, cohabitación y paz. Una paz que lleva siglos madurándose, como lo vemos en la estupenda secuencia inicial.

Clive Owen, el malo de la película, no, no es spoiler, es evidente, está a cargo de la Estación y es secuestrado. Los agentes, separados al intentar rescatarlo van averiguando sobre las razones del ataque, sobre la importancia del mül y sobretodo sobre la participación de unos seres aperlados que no aparecen en los registros planetarios.

Hay un montón de aventuras, de huídas y persecuciones, llenas de humor y personajes curiosos y extraños como el trío de "patos" que sabe todo de todos en la Estación. Uno de estos personajes, probablemente el más entrañable, en una de las escenas más divertidas, es Bubble, un "glampod" que cambia de forma, interpretado por Rihanna.

Con qué gusto recuerdo a El Quinto Elemento y sonrio ahora al ver Valerian y que su espiritu y buen tono estén aquí presentes.
En este verano que llega a su fin, con películas correctitas como Spider Man o la Mujer Maravilla, con cosas que no juzgaré porque no veré como Transformers o El Planeta de los Simios, Valerian es una presencia más divertida, llena de imaginación y humor, probablemente la película más de  "ir al cine" que veré en el año (ya veremos Star Wars en las navidades).

Lo único que no me acabó de convencer fue el actor Dane Dehaan que interpreta a Valerian. Es como muy chavito, no da el tipo heroico, da más bien el heroico chiriposo. Y no tiene que estar super mamado, pero si un poquito.
Laureline/Cara Delevingne en cambio, me pareció que está muy en plan heroina moderna, muy bien.

Como dato chismoso, esta película costó alrededor de $200 millones de dólares, la más cara película europea e independiente y en sus primeros días de exhibición alrededor del mundo ya llevaba recaudados cerca de $150 millones, a pesar de las críticas generalizadas al guión y a la selección del reparto.

domingo, 20 de agosto de 2017

Baby Driver

Baby Driver, la nueva película de Edgar Wright (Shaun of the dead, Scott Pilgrim,The World's End) no es comedia como las que acabo de nombrar, es sobre un chico que se hace llamar Baby (Ansel Elgort), que se ha involucrado involuntariamente con Doc (Kevin Spacey), un tipo que organiza robos. Cada nuevo trabajo lo hace con un equipo diferente. Al único que repite es a Baby, el chofer, hasta que su deuda con Doc sea saldada, que es ya prontito. Como es de esperar después de saldada la deuda, Baby no logra zafarse, pues Doc amenaza con lastimar a su padre adoptivo y a la chica que le gusta, Debora AKA Lady Rose de Downton Abbey. 

Nada de esto es muy original, y sin embargo no importa. Cuenta con muchos elementos que la hacen entretenida. Uno de ellos, el principal, es el uso de la música. Baby sufre de tinnitus(razón de sobra que luego tienen las películas de justificar de más) y por eso necesita escuchar música todo el tiempo. Un soundtrack de lo más atractivo, como imaginarán. El director juega con esto, como si la acción, la historia, los personajes estuvieran vistos desde el punto de vista de los oídos de Baby. Baby parece aislado de lo que ocurre a su alrededor, algunos de sus colegas, incluido el insoportable Jamie Foxx, y el otro más insoportable, el que tiene nariz de boxeador que solo sale al principio (ya saben, el que era el mejor amigo del principal de The Walking Dead y muere y se hace zombie... argh bueno y que es un decente Punisher en Daredevil),  se preguntan si está bien de la cabeza. 
La presencia de Jamie Foxx hace que eso que les decía de la falta de originalidad se acentúe pues luego luego al verlo ya sabemos que la película se va a ir a pique en todos los sentidos. También sale John Hamm que no está mal hasta que la película se va a pique en la última parte. Igual no es completo hundimiento, pero sí que pierde la brújula. Lo único constante es el soundtrack y los chicos enamorados.
El personaje de Kevin Spacey, un personaje que no le requiere gran esfuerzo, toma decisiones no muy convincentes para una mente criminal que hasta ese momento no había demostrado ningún aspecto romántico y/o humano.

Todo esto ocurre en la última parte así que aún así hay muchos minutos de diversión con las secuencias de coches y el buen ritmo que mantiene toda la película.

La película además, tiene un curioso aire retro; Baby bien podría venir de los 50's como es su fantasía. Él y Debora son los personajes que más me convencieron.

Me encantaría decir que me siento identificada con Baby porque soy una as del volante, pero no. Pero eso que se ve en Baby cuando se enchufa a sus ipods mientras espera en el coche a que sus socios terminen con el robo o cuando camina por la calle en busca del rutinario café, eso sí lo entiendo y lo comparto. Llevar audífonos en la calle le da otra luz a la realidad. Por lo pronto, el soundtrack ya está en mi ipod.

sábado, 19 de agosto de 2017

El guardián invisible

Me queda claro que no es fácil adaptar al cine una novela. Que hay que sintetizar mucho, inventar y reinventar personajes, atmósferas y locaciones. 
Como he dicho en muchas ocasiones, siempre trato de no hacer comparaciones con la obra original y trato de ver la película como un elemento único y original.
En este caso romperé un poco mi regla porque leí esta trilogía hace pocos meses y la tengo muy fresquecita.

El Guardián Invisible (Fernando González Molina, 2017) es la primera parte de una trilogía de suspenso llamada en los libros, la trilogía del Baztán. Ocurre en Navarra, en los alrededores del río Baztán, en el pueblo de Elizondo. La inspectora foral Amaia Salazar es llamada para resolver una serie de asesinatos de chicas adolescentes en la zona. El regreso a su pueblo natal, el reencuentro con su familia, le trae aterradores recuerdos de su infancia, de su mamá y sus maltratos físicos y psicológicos. Los asesinatos se resuelven (maso), pero la parte más cercana a Amaia y a su familia todavía no.

La parte "thrillerosa" funciona, Marta Etura como Amaia está bastante bien, aunque no es güera, la hermana Flora es tan aterradora como la del libro. Pero hasta ahí. La otra hermana está un poco abandonada y la tía que es el pilar de la familia, no tiene tanta presencia. Y aquí está lo que me pareció una falla de la película, que no se si la corregirán en las otras partes o sólo no le dieron importancia. Esta trilogía no es un thriller nada más, tiene sí, la parte negra y policiaca, tiene también y con mucho peso, la parte familiar y del pasado, y todo eso esta unido con la parte "sobrenatural", la de la mitología vasca, la magia de la lectura de cartas, esa parte un poco de bruja de la protagonista, los seres que viven en los alrededores, como el Basajaun, el guardián del bosque, que aunque aparece aquí, no aparece con tanto punch.

Ojalá que lo retomen en las siguientes libros. Los que no han leído los libros ni los vayan a leer no sentirán un hueco, pero es una parte importante de la historia y tal vez hasta de su éxito (en mi defensa aclaro que el final de la trilogía no me entusiasmo).

Cosa ventajosa: ¡ver la locación!

jueves, 10 de agosto de 2017

Spider-Man Homecoming

Esta es una de esas películas destinadas al éxito, de esas llamadas crowd pleasers. El nuevo Spidey, Tom Holland, es ahora más adolescente que en las anteriores, y eso no está mal. Su Peter Parker es menos nerd que en el cómic y es más teen, menos witty y más berrinchudón. Ah, y menos engreído que los anteriores. Lo que se mantiene es la parte en que desobedece, se cree que es más maduro de lo que es, la caga y aprende la lección. En este caso afortunadamente no volvemos a empezar (¡ese era mi temor!), no más piquetes de araña, ni muerte del tío Ben, ni Gwen, duende verde, etc.

Peter Parker va de día a una secundaria con mucha diversidad, con amigos y compañeros de todos los colores y sabores (un poco forzado, un poco sutil para mi gusto, pero no entremos en temas sensibles y pensemos que son nuevos tiempos). Y de noche como Spidey se dedica a ayudar a la gente del barrio, en espera a que Tony Stark lo llame para una misión más interesante, una misión con los Avengers. Pero ni Tony ni Happy (que hace de nana), le hacen mucho caso. Como es de esperar Spider-man se topa con una banda de criminales más sospechosa de lo normal porque manejan armas adaptadas con elementos alienígenas. La historia es muy sencilla y evidente. Fácil. Pero no se necesita más. Tom Holland es simpático, le echa ganas.  El villano es El Buitre y está protagonizado por Michael Keaton. No está mal. Para mí el Buitre era uno de los enemigos menos interesantes y más pinchurrientones del cómic. Aquí lo mejoran.

En general es bastante entretenida, pero es muy larga y la acción no es espectacular, ni siquiera cuando une con telaraña el ferry. No recuerdo en cuál de los otros spider mans, si en la segunda de Tobey Maguire o en la primera de Andrew Garfield, pero recuerdo que las piruetas y los "vuelos" de Spidey estaban muy bien logradas y me encantaron. Aquí ni fu ni fa.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Dunkerque



Dunkerque no es la típica película de guerra, no cuenta la historia de un héroe, no cuenta en realidad, la historia de alguien en particular. Los personajes son en general, anónimos. Dunkerque cuenta el momento durante la Segunda Guerra Mundial en el que los ingleses con la ayuda de los franceses tuvieron que escapar de Europa porque Alemania los estaba venciendo. Cuenta en particular, la espera en la playa, de barcos que no llegan. Entre atraques aéreos, los soldados, esperan algunos, mueren muchos, tratan de escapar por sus propios medios otros. En camino, en vez de la marina, van un montón de barcos pesqueros y de recreación ingleses tripulados por civiles que respondieron al llamado de socorro. En el aire, unos cuantos aviones protegen el canal y a los barcos que esperan a los soldados. 

La narración no es lineal, para unos pasa una semana, para otros un día o una hora. Es confuso, pero funciona. Le da dramatismo e intensidad a la película. Puede ser que la música de Hans Zimmer suene demasiado fuerte, que nos obligue un poco a sentir lo esperado, tensión, básicamente. A mi me encantó. No como soundtrack para escuchar aparte, pero me gustó la obviedad de su presencia. Me dejé llevar, me dejé afectar por ella.
y la falta de linealidad es, me parece, un acierto. 

Me gustó el enfoque para contar este momento. Que contenga pocos diálogos y que no haya excesos sentimentales, ni historias personales. Todos hacen los que tienen que hacer para salvar a esos miles de soldados atrapados. 

A pesar de que tiene actores de renombre, Kenneth Branagh/El Comandante, Cillian Murphy, Mar Rylance/El Civil con barco, y sorpresa, Tom Hardy, todos están al servicio del momento. Cillian Murphy es, por ejemplo, el shivering soldier en los créditos y Tom Hardy es el héroe aviador, pero no lo sabemos hasta el mero final.

La edición y la cinematografía también merecen una mención destacada porque son parte importante para lograr el color y la atmósfera de la película. La cinematografía de Hoyte van Hoytema (Spectre, Interstellar también) es increíblemente expresiva, con esas imágenes de los soldados en la playa, el vuelo de los Spit fires, desde su punto de vista, los ataques a los barcos...uff.

No sé si es la mejor película de Nolan, es ambiciosa como las otras, llamativa, épica y menos mamona (no encuentro un adjetivo correcto). Me gustó.

lunes, 31 de julio de 2017

La Momia

Oh boy! ¡Qué mala peli! Pero no pongáis todo el peso del fracaso en mi Tom, oh no, no lo permitiré. 
Que su personaje está fatal, sí que sí; que a él no le salen este tipo de personajes chistosones, cínicos y simpáticos, lo acepto; que la Momia de Brendan Fraser, con chica guapa, sidekick y momias incluidas es infinitamente mejor, definitivamente.

Pero no sólo Tom es el problema. Hay un grave problema de dirección, o falta de. Hay un problema de espíritu y de incapacidad de hacer una película entretenida. ¡Qué más se puede hacer con una película de momias! Sólo hacerla divertida, llena de acción, de momias que se respeten. Los minions de la Momia, son confusos, parecen zombies. La Momia fuera de sus dos ojos en cada lado, no tiene nada de momia, ni un harapo amarrado, bien podría ser una bruja.
Y el tono de la película, que pretende continuar el de la de Brendan Fraser y hasta el de Indiana Jones, no está logrado. Lo intentan con algunos chistoretes y con el side kick revivido (osea no es zombie, ni momia, ni fantasma, ni espíritu de algún tipo, está revivido), hasta  lo refuerzan con el personaje de Tom Cruise diciendo que si es que fulano no tiene espíritu de aventura, lo intentan con las constantes discusiones con el interés romántico, pero no.

La historia es la normalita que fácilmente podrán contar sin haberla visto. Unos estúpidos, en este caso concreto el caza tesoros Tom Cruise, libera un sarcófago, a pesar de que la gritona arqueóloga e interés romántico dice que es peligroso. Se desata el caos, no en Egipto ni en Mesopotamia que es donde se encontró la tumba, sino en Inglaterra. ¿Y por qué hasta allá se preguntarán? Pues porque ahí están las tumbas de los cruzados que esconden el arma que acabará con la momia y le darán un toque de originalidad a la película.

En este momento de la trama, a pesar de que la momia es muy mala, desearán, como yo, que gane y se escabeche a todos, básicamente porque los otros son muy estúpidos y la cosa de está alargando.

Pero hay un giro en la historia porque no sólo se trata de eliminar a una maligna, enojada y muy poderosa momia, se trata de eliminar el Mal. Hay un Dr. Jekyll en la historia.¡Sí ya sé! WTF! Y este tipo (¡Rusell Crowe aquí!) que por cierto y sin que venga mucho a cuento en la historia mas que para justificar su apellido, tiene una enfermedad que lo transforma en monstruo/Mr. Hyde, se dedica a buscar la maldad y una cura para la misma. 

Y no sé si pretendían hacer más continuaciones (ante el big flop yo creo que ya no) pues tiene un final abierto. Tom, se sacrifica, mata a la Momia, pero se cumple la maldición y se transforma en algo poderoso y potencialmente peligroso. Solo que, como en el fondo fondo, es un buen hombre (y guapo), tiene autocotrol y en el futuro tendrá aventuras (o más bien hubiera tenido) en donde podrá utilizar (hubiera utilizado) sus malignos poderes para vencer a seres aún más malos y así hacer muchas exitosas continuaciones llenas de emoción y aventura. Not gonna happen.

The Circle

The Circle es como el primer machote que tenían los de Black Mirror antes de que se les ocurriera agregarle inquietud y punch a sus historias sobre tecnología y redes sociales. 

El Círculo es LA empresa del momento. Tiene grandes proyectos para mejorar el uso de las redes, de la tecnología, la seguridad de la gente, apela a la transparencia de los gobiernos, desarrolla programas anti crímen, programas a favor de los derechos humanos, y además es súper cool trabajar ahí, está llenos de milennials entusiastas con sonrisas extra grandes, preocupados por la popularidad y la aprobación constante de la Comunidad. Yay!

Mientras uno ve cómo Mae/Emma Stone se traga la maravillosa píldora llamada El Círculo, y cómo su amiga Annie la empieza a escupir, y su amigo de infancia Mercer desconfía desde el principio, lo único que viene a la mente es que eso ya lo hemos visto antes, que no es original (¡claro! Black Mirror). 

Y luego cuando aparece Ty, uno de los fundadores, descontento con los resultados, con las ambiciones de sus socios, con la aterradora idea de que se utilice la tecnología para vigilarnos constantemente, pensamos, bueno, todo esto es totalmente esperado, seguro ahora Ty y Mae se van a unir y van a destruir la empresa. Pero los minutos pasan y no pasa gran cosa. Cuando ocurre la evidente y esperada muerte de Mercer, uno piensa ahora sí que se unen, espero explosiones, escándalos y completa rebelión. Pero no, error de cinéfilo, la película es tan sosa, tan gris, que ni eso ocurre. La caída no tiene twist (ellos creen que sí, pero no). Ty (John Boyega, el nuevo héroe de Star Wars) nunca da la cara y Mae es la encargada de exponer a Bailey y al otro, ¡pero no los expone! lo único que hace es decirles que ellos también deben ser transparentes y estar continuamente expuestos. Eso es todo. No sabemos si estos CEOs tenían razones oscuras y ambiciosas (ya saben, un súper contrato millonario de gobiernos fascistas y controladores), tampoco sabemos si sus ideas y principios eran honestos y nunca de los nuncas escuchamos sus postura y motivaciones. Escuchamos discursos de venta, pero nunca sabemos si son de verdad o...de venta.

Cuando Bailey cuenta a su público sobre el derecho de todos a poder disfrutar de cosas maravillosas, utilizando a su hijo que tiene algún tipo de parálisis cerebral y que no puede hacer y disfrutar todas esas cosas de manera presencial, se me puso la carne de gallina. No por emotividad, sino porque tanto él como Mae dicen que es obligación del resto compartir nuestras experiencias privadas, nuestras percepciones, nuestras emociones, a otros que no pueden. Esta es la única parte, que por cierto, no está aprovechada, que está más cercana a la oscuridad y terror de la propuesta de Black Mirror.

El final es incomprensible, en el sentido de que parece no haber pasado nada. Ty sólo se queja, pero no parece tener un proyecto de cambio concreto (igual lo dejó a medias porque es más interesante ser Jedi, y estoy de acuerdo); Mae expone a sus jefes y la historia termina en que ella está siendo constantemente observada, así como el resto de los habitantes del planeta, y no parece estar a disgusto con eso.
¿Tons, estamos a favor o en contra de la constante observación y vigilancia? Si lo veo en Black Mirror, totalmente en contra y con mucha inquietud, viéndolo aquí, ni fu ni fá, totalmente indiferente.

jueves, 6 de julio de 2017

Okja

Okja es una aventura fantástica, ecológica anti corporaciones malignas guiadas por la codicia con el único objetivo de beneficiarse a costa de todos. Es la historia de Okja, una súper cerda creada en laboratorio y Mija, la niña coreana que la cuida.
Tilda Swinton es Lucy Mirando, una llamativa (y blancuzca) CEO de la Mirando Corporation. Es la nueva cara de la empresa, una empresa que ahora tiene buenas intenciones y está alineada con el mundo. Para esto cuenta una linda historia sobre una súper cerda que apareció milagrosamente en Chile y que con amorosos cuidados han logrado reproducir. 26 cerditos gigantes han sido repartidos a granjeros de todo el mundo para que sean cuidados de manera verde y natural y al cabo de diez años van a elegir al mejor. El motivo de este concurso es para vender la idea de unos súper cerdos orgánicos bien cuidados y deliciosos que darán al mundo carne más barata y sana. Obvi todo esto es una transa, los súper cerdos son creados en laboratorios y están genéticamente modificados.

Okja crece en una idílicas montañas en corea, feliz y pacífica, cuidada por Mija y su abuelo. La relación entre la cerda, que parece hipopótamo cruzado con Falkor, el perro volador de la Historia Interminable, y la niña, es muy chula, se entienden, se quieren y confían una en la otra.

Los diez años pasan, a fin de cuentas Okja es propiedad de Mirando y un día estos llegan a buscarla. Al frente de toda esta campaña mediática está un personaje televisivo/celebrity de quinta/primo pobre de Steve Irwin venido a menos llamado Johnny Wilcox (Jake Gyllenhaal en el más desafortunado de sus papeles y como lo más desafortunado de la película). Este guey ha recorrido el mundo para ver cómo han crecido los cerdos. Okja es la que más le gusta y se la lleva inmediatamente.
Mija huye a Seúl en su búsqueda y en un par de escenas de acción que la muestran como una pequeña heroína súper badass, casi logra rescatar a Okja, pero la trama se complica cuando aparece un comando de la AFL, un grupo activista verde/pacífico/amante y protector de los animales. Este comando, liderado acertadamente por el peculiar Paul Dano, pretende utilizar al animal para colarse a los laboratorios de Mirando y mostrarlos al mundo como realmente son. Mija lo único que quiere es regresar a las montañas con su animal.

No estoy segura de qué tanto me gustó esta película, no me fascinó, no me molestó, sí que me intrigó, pero no me pareció redonda. De repente me sonó a una aventura infantil, con escenas con mucho humor y que funcionan muy bien como la persecución en el metro, y casi cualquiera en donde sale el comando activista, pero las escenas en la granja de súper cerdos es muy oscura y triste y no digamos los abusos que sufre Okja. No es que diga que no a la crudeza del rastro, es que el contraste entre la vida color de rosa del principio y estas partes finales son muy contrastantes, a propósito, imagino, pero aún así, hay un cambio de tono extraño.

¿Tiene esta película una postura como la del comando activista? ¿o menos radical? (en algunos momentos se los acaba con humor). ¿Es la Corporación Mirando el reflejo del mal moderno o es sólo el malvado de una peli de aventuras? Por que si es una crítica hacia corporaciones tipo Monsanto, no lo hace muy seriamente y si no lo es, ¿qué es? 
Una cosa es el maltrato animal y otra que algo tenemos que comer. Una cosa son las industrias alimentarias que atascan nuestros bisteces de cosas raras, y otra los idiotas que se van de cacería a África o que tienen zoos particulares con especies en peligro sólo porque lo pueden pagar.
No sé si estoy dándole muchas vueltas a un enfoque/mensaje/crítica que existe/no existe, pero es parte de lo que me dejó con una sensasión no del todo satisfactoria.

Tengo claro que me hubiera gustado más si hubiera sido más para chavitos, con más humor, aventura, menos rastro; un poco menos corporación maléfica; bye bye escena de abuso a Okja, un Gyllenhaal menos ridículo. Aunque me gustó la animación de los animales, no me gustó que de repente están humanizados y parecen la mamá de Dumbo y de repente sí son animales de verdad, como el caso en el que la pareja de cerdos saca a su cerdito para que la niña se lo lleve.

He visto ya varias películas de este director, Joon-ho Bong, y siempre me quedo con la idea de que no me molestaron pero tienen un no sé que que no me acaba de convencer. 

A pesar de todo esto, no la desrecomiendo.

The Wizard of Lies

Al ver a Barry Levinson y a Robert De Niro trabajar juntos de nuevo, esperaba una película tipo Wag the Dog o What Just Happened?, dinámica, con mucho diálogo y muchos personajes, confusa, pero sin que sea grave, y que en el camino contase la historia de Bernie Madoff. No resultó ser así. 

De entrada, el enfoque no es tipo biopic, ni tiene la intención de explicar por qué lo hizo y en donde rayos quedó la lana. 
El enfoque parece ser alrededor del personaje, su personalidad y cómo jodió gachamente a su familia, en especial a sus hijos.

A través de una entrevista en la cárcel, Barry va contando cómo es que finalmente confesó a su familia lo que había hecho y cómo acabó ahí. 
Sus hijos no tenían idea de lo que estaba pasando. Trabajaron por veinte años en la empresa y siempre los mantuvo al margen. Cuando les contó sobre el Ponzi scheme y la gran cantidad de billones de dólares que se birló, los hijos fueron con un abogado y lo denunciaron rápidamente para deslindarse y no ser parte del fraude. Desafortunadamente nadie les creyó, la prensa los persiguió, y sus vidas quedaron horriblemente marcadas, tanto, que uno de ellos, el mayor, se suicidó. El otro murió hace unos años de cáncer.

En una poco fluida y desordenada narración, con un par de flashbacks aparentemente esenciales, se supone que vamos conociendo a este tipo. Un tipo que nunca reconoce realmente en daño que causó a su familia. No parece tener ningún tipo de remordimiento, ni excusa para haber hecho lo que hizo. Tiene un par de comentarios en los que dice que él no obligaba a la gente a invertir y que la codicia los hizo entrarle al asunto. Algo hay de verdad en eso, claro, pero ¿y lo hijos? Al parecer no pensó que fuera tan grave, si se echó la culpa, nada les podía pasar. ¿Y la mujer? Pues ni pex. Tampoco parece muy afectado cuando ella finalmente le dice que ya no lo va a visitar porque prefiere una relación con el único hijo que le queda y con sus nietos. 

Mi conflicto con la película, además del pobre ritmo y la longitud que la hicieron bastante aburrida, es que el retrato del personaje no está bien logrado, no ilustra su genialidad en el ramo profesional, de repente nos muestra que es un asshole, pero no es suficiente para formar una imagen sólida. Si se supone que es un poco psicópata, no en plan serial killer del cine, pues creo que faltó subrayar más esta parte. Y De Niro no aporta gran cosa, solo está quieto e inexpresivo; claro, mejor que en su papel en el Dirty Granpa, pero eso es fácil de superar.

domingo, 18 de junio de 2017

Wonder Woman


La Mujer Maravilla nunca fue mi hit, ni mi modelo a seguir, si me hubiera gustado disfrazarme de niña, me hubiera disfrazado de Hombre Araña, el lazo mágico y el avión invisible nunca fueron cosas que me atrajeran, en la caricatura de la liga era un personaje secundario, el programa de la tele me chocaba, en especial el asunto de las vueltecitas que daba para transformarse, el cómic nunca lo leí. Y si por ser mujer tengo la obligación de elegir una heroína, mi súper favorita es Storm.

Liberada de nostalgias e impresiones de infancia, esta película no está mal. No esta cerca de mis favoritas, pero cumple con el entretenimiento básico de estreno de verano. acción y aventura, un toque de humor, guapura, gringuez y buenas intenciones.

Las reseñas y la publicidad han hecho énfais en el asunto de que es una heroína, y la directora es mujer y que el empoderamiento de las mujeres, y bla, bla, bla. En un cine hasta estrenaron la peli y sólo dejaban entrar mujeres. No me voy a meter en complicaciones sobre feminismo y empoderamiento y demás. Lo que sí es que no me parece que esta película trate de nada de eso. Igual y lo intenta, pero la historia es tan larga y quiere abarcar tanto que este detalle no menor queda embarrado nada más. 

Diana, crece en una isla, rodeada de amazonas. Es una guerrera, y además futura reina (para no decirle princesa, que suena menos empoderador) y ¡bam!, ¡además es diosa! En ningún momento sufre problemas de género. Y cuando va al mundo de los humanos, sus problemas de integración son con todos los humanos, aunque en realidad no parece costarle trabajo, estas escenas están más bien tratadas chuscamente como en cualquier película en donde un foráneo trata de adaptarse al lugar en el que está, ya sea un pueblo, un planeta, el pasado o el futuro.
Es bad-ass (aunque no tanto como su tía Robin Wright) e independiente porque así creció, y es más fuerte porque es una diosa. Su equipo de hombres ñangos la sigue, no porque sean unos mandilones, sino porque tiene buenas intenciones y un discurso sobre el bien y el mal, ingenuo y convincente...y tal vez también porque está muy guapa. Yo a Thor lo seguiría, a pesar de que es un poco tonto.

En fin, la historia va sobre los antecedentes de la Mujer Maravilla. De cómo llegó al mundo de los humanos, cómo descubrió sus orígenes y fortalezas. De cómo aprendió que el hombre no es únicamente bueno.

Se hace larga la historia porque nos meten complots nazis con un par de malos a medio hacer que no aportan gran cosa más que la maldad estereotípica. También hay un supuesto romance que me parece fue editado porque se quedó como a medias. Me dormí o no sé, porque cuando parece que Diana y el soldado guapetón (Chris Pine) se van a ir a la cama, se cierra la puerta del cuarto y corte, amanece y, como si no hubiera pasado nada. Ni un besito, una manita sudada o un comentario posterior, ya que sí que habíamos tenido comentarios anteriores. Entiendo que con tanto que abarcar, el supuesto romance sea lo de menos, pero, entonces, ¿para qué medio lo ponen?

Como habrán notado, la historia no es maravillosa, Gal Gadot está bien, guapa, simpática, sí tiene futuro de heroína de cómic. Lo que no me convenció, o más bien lo que me pareció más flojo fueron las coreografías de las peleas y los efectos especiales. Las peleas no son espectaculares y los saltos y vuelos demasiado largos (hasta para dioses). Los saltos en donde el saltador empieza a dar zancadas, me irritan. Y los efectos digitales están chafones, sobretodo en donde sale ella, se notan, y eso no debería de ocurrir. Eso sí, la música está padre. 

En esta competencia de géneros, con los fracasos de DC, el Súperman horrible, el nuevo Batman polémico, me parece que esta Wonder Woman es lo que mejor les ha salido. Ya veremos que tal la Liga de la Justicia.

Maquinaria Panamericana

Un día, probablemente el último día, de la empresa Maquinaria Panamericana (MAPSA). 

No hay mucho que contar en cuanto a historia, sobre esta ópera prima del director Joaquín del Paso. Pero no es algo malo, esta película me pareció como ver un álbum de fotos, un álbum de escenas. Muchas de ellas muy bien logradas, con mucho humor. Un retrato acertado (para bien y para mal) sobre ciertos ambientes de trabajo...o estereotipos, como las secretarias y oficinistas, los operadores de las máquinas; el entorno, las locaciones están muy bien. 
La fotografía un poco retro ayuda a lograr ese ambiente de época perdida, de lugar estancado. Al parecer, y se nota, muchos de los actores no son actores, y hasta parecerían sacados de ahí mismito. Eso enriquece el aspecto de la película.

Y es que esta empresa amanece con la noticia de que su director ha muerto y de que están en la quiebra. Los empleados, lidereados por el contador, deciden no informar a nadie y encerrarse ahí hasta que se arregle su situación. Una situación que no tiene solución, no hay dinero y están sin chamba, punto.             

El tedio, el ocio, el caos se van apoderando de los personajes, se vuelven destructivos, desmadrientos, gandallas, indiferentes. Han trabajado toda la vida ahí, no hay más.

Otra cosa que me gustó es el tono de la película. A pesar de que es comedia, no se burla de estos personajes, nos reímos, sí que sí, porque muchas escenas son absurdas y familiares. El director conoce el ambiente, su abuelo tenía una empresa así, y de alguna manera hay cariño y nostalgia de ese pequeño universo. Seguramente por eso está tan bien retratado.                                                      
No encuentro más que decir. Me gustó bastante. En muchas reseñas mencionan el hecho de que Joaquín del Paso sea una nueva voz para el cine nacional y que esta peli trata de algo diferente de lo que últimamente tratan las pelis nacionales (¿comedias estúpidas copia de las gringas, pero humor a la mexicana y de narcos? ¿o películas serias súper solemnes para ganar premios?). Yo me conformo con que mantenga su sentido del humor y su manera de retratar personas. 

lunes, 29 de mayo de 2017

War Machine

War Machine es la mayor inversión de Netflix en el mundo de las películas. Siendo una riesgosa y poco complaciente película sobre la guerra, Brad Pitt, su productora, y el director y escritor David Michôd encontraron poco apoyo de los grandes estudios. Netflix, menos preocupada por el box office y el qué dirán, le entró al proyecto a cambio de los derechos de distribución. 

Basada en un libro de no ficción llamado The Operators: The Terrifying Inside Story of America’s War in Afghanistan, escrito por el periodista Michael Hastings, War Machine, pretende ser una sátira sobre la guerra, solo que no diría yo que es una película de guerra (salen actores disfrazados de soldados, pero no mucho más), de repente parece una comedia (pero no muy chistosa), y lo que sí que es, es confusa. Tanto o más que el personaje principal, el General MacMahon, al que Obama le encarga terminar con el conflicto. El personaje, creo yo, está confuso porque piensa que tiene que ganar la guerra y no acabarla. No tiene ningún apoyo, más que el de su equipo, que uno se pregunta cómo es que lograron ser soldados y qué hacen ahí (tanto los actores como los personajes que interpretan). No le quieren dar más tropas. Las pocas que están ahí están hartas. Este General (que tampoco entendemos cómo es que se hizo General y tan popular, porque parece más bien estúpido) no parece tener una clara estrategia. Y si la tiene no queda claro. Son un montón de escenas mostrando su convicción y su personalidad, dialogando con soldados, corriendo raro, discutiendo con los políticos y los administradores del Gobierno y solo un medio chafa y medio inútil ataque a una comunidad. Al final de cuentas ni tiempo tiene de hacer nada porque es despedido después de un dañino artículo de la Rolling Stone en donde se retrata al General y a su equipo de una manera poco favorecedora.

La premisa de esta historia es lo que me llamó la atención, pero no está bien ejecutada. No es tampoco suficientemente dura. Lo más interesante es lo que dice la narración del reportero, en especial al final cuando se cuestiona por qué su artículo no despertó más preguntas que sobre la necesidad de estar todo el tiempo en guerra, en vez de que fuera el por qué el General aceptó una entrevista con la Rolling Stone.

Gran parte de que no funcione, gran parte de que no sea suficientemente dura ni suficientemente satírica es, además del fracaso de dirección, la actuación de Brad Pitt. Su interpretación del General MacMahon es una caricatura desesperante, a veces con un ojo medio cerrado, con una mueca en la boca, con un caminar de actor novato y sin talento que no viene a cuento porque realmente no importa si el General en el que está basado este personaje camina y corre de esa manera. No ayuda, no enriquece, ni le da profundidad al personaje. Y además, de repente ¡se le olvida hacer los gestos!

Resulta muy cansada tanta mala actuación, y si a eso sumamos la deficiente narración, no les extrañe la acuciante necesidad de checar algo, cualquier cosa, en su teléfono.

La apuesta era correcta, la premisa interesante, pero no entregó lo prometido. Me quedo con el hecho de que Netflix esté interesado en arriesgarse, y ojalá que en el futuro sus proyectos estén mejor ejecutados.

sábado, 27 de mayo de 2017

The BFG



Sophie, una niña huérfana que padece de insomnio, ve una noche a un gigante caminando por la calle. Este, al temer la indiscreción de la niña, la secuestra y se la lleva a la tierra de los gigantes, a su casa. Este gigante, llamado BFG ( Big Friendly Giant, yo pensé que era Best Friend Giant), a diferencia de sus vecinos, no come humanos, come un vegetal asqueroso llamado Snozzcumber, parecido a un pepino. Sophie y el BFG no tardan en convertirse en buenos amigos, y el BFG, a regañadientes, al principio, le comparte los secretos de su trabajo. Es un recolector de sueños. Sueños que luego prepara, combina y reparte entre los dormidos habitantes de la ciudad. No queda claro si viaja por todo el mundo, o solo reparte sueños en una ciudad porque hay otros gigantes encargados de otras ciudades. Tampoco queda claro por que este gigante es tan chaparrito, en comparación con sus molestos vecinos, que además de ser enormes, tontos y bullies, tienen una predilección por los niños humanos. Pero no pasa nada, son dettallines sin importancia.

El jefe de estos sospecha que el BFG esconde un humano y empieza a vigilarlo. BFG quiere proteger a Sophie, regresándola al orfanato, pero esta, determinada como es, no se deja y le propone un descabellado plan: ¡Van a pedir ayuda a la Reina de Inglaterra! 
Aquí llega mi escena favorita: El desayuno con la Reina. Divertidísima escena. Típica de los cuentos de Roal Dahl.

Ah sí, es que no les había dicho el plus. No es que esté dirigida por Spielberg, es que está basada en una historia de Dahl.
Me encantan los cuentos de Dahl, divertidamente escritos, llenos de humor, con villanos que sufren inesperadas derrotas y castigos insospechados, con niños independientes e imaginativos que a pesar de estar en situaciones precarias, salen adelante con su ingenio y su determinación.

Afortunadamente, Spielberg respeta la historia y el tono y recrea y enriquece escenas de una manera muy impresionante. Dos escenas me aparecen aquí, la del gigante desplazándose sigilosamente por las calles, escondiéndose de manera muy ingeniosa cuando aparecen humanos, y la escena en el árbol, el estanque y los sueños. Son un par de escenas muy cinematográficas, juguetonas y mágicas que empatan finamente con la historia.

Es una historia muy mona, para toda la familia, sobre la amistad, llena de cosas divertidas como la casa del BFG, su manera de hablar,  el Frobscottle y los pedos verdes, y los gigantes bobos. 
Simplemente scrumdiddlyumptious!

domingo, 21 de mayo de 2017

Alien Covenant

De lo que se trata: Secuela de Prometeo. Un grupo de investigadores,  militares y colonos viajan rumbo a un nuevo planeta para colonizarlo. Una transmisión humana (y misteriosa), los desvía hacia el origen: un planeta aparentemente habitable. Bajan a explorar, respiran esporas, se infectan, les nacen los aliens, que parecen más listos y más fuertes que en otras ocasiones, y empiezan a morir rápida y violentamente.

De lo que el director, Ridley Scott quiere que se trate: No tanto de los aliens, que en esta nueva entrega pasan a segundo plano y a punto están de cambiar el tipo de peli a Peli de Terror con Animales Asesinos (osea Marabunta, Anaconda, Piraña, Aracnofobia, Ben la rata asesina, Aligator, Cujo...), sino de los sintéticos David and Walter (Michael Fassbender) y el conflicto (ya visto y revisto) sobre las inteligencias artificiales su independencia, su supremacía sobre el decadente Humano, su derecho a la libertad o no.

Lo que vio la Pelimaniática: Más aliens, mejores efectos especiales, mejores tecnologías. Las misma onda. Nada de reinvención. A veces se exigen novedades en este tipo de películas de franquicia, a veces se conforma uno con la misma fórmula. En este caso, la historia es floja. Los personajes son un poco estúpidos, pisando esporas a diestra y siniestra y chillones. El aspecto social y humano es innecesario. El que aquí todos estén casados y sufran más por perder a su media naranja de lo que sufrían las tripulaciones de Ripley, me tiene sin cuidado. Es más, hay más sentido de camaradería en las otras que en esta. El capitán es el capitán más chafa y blandengue que he visto. Parecía que el conflicto de los sintéticos con la onda de la Creación y los creadores iba a establecer algún tipo de debate con este capitán, pues nos enfatizaron mucho al principio que era un hombre de Fe, pero muere rápido y nunca toca el tema con David. Me gustó mucho la actuación de Michael Fassbender (es la única que me gustó),  es buenísimo este tipo. El final no me gustó porque parece que quiere vengarse y eso no me cuadra con la programación de estos tipos, aunque desde la anterior ya se veía como un sintético psicópata. De hecho las motivaciones de David no me cuadran para nada. 
Entre más la pienso, menos me gusta. Recuerdo que en Prometeo había por lo menos imágenes impresionantes, como aquella espectacular tormenta, o que la nave era imponente.

Lo que ocurrirá en el futuro: Habrá más secuelas, precuelas y demás. Probablemente las veré y repelaré de la misma manera. Sé que hay que verlas sin expectativas, sé que el impactante recuerdo que tengo de la primera seguirá ahí,  y aún tendré la esperanza de que los aliens vengan con una historia entretenida, que de miedillo, buena acción. Las reflexiones filosóficas de las inteligencias artificiales las podemos ver en otras pelis...en el "remake"/secuela de Blade Runner, por ejemplo.

Lo que tiene que ver el póster con la peli: Nada.

sábado, 20 de mayo de 2017

Colossal

Colossal (Nacho Vigalondo), es una película peculiar, vaya que sí. Está catalogada como comedia, pero creo sólo porque no es dramática y tiene un tema extraño. No es ciencia ficción indie, pero sí es de ciencia ficción+indie+psycho thriller+una pizca de hitckcock.

Gloria/Anne Hathaway, otra peculiaridad, es un desmadre, se la pasa de juerga en juerga, no ata ni desata y acaba regresado a su pueblo natal sin ningún plan específico. Ahí se encuentra con un amigo de la infancia, Oscar/Jason Sudeikis. Oscar tiene un bar y le ofrece chamba. Ella acepta. Hasta ahí parece una posible película de romance. Gloria se enamora de Oscar y descubre que la vida del pueblo es maravillosa y encuentra un propósito en la vida, o algo similar.
¡Pero no! Un día Seúl (Corea), es atacada por un monstruo. Notición. El mundo entero está muy intrigado. Gloria también.  Un día, viendo las noticias, se da cuenta de que el monstruo y ella tienen una conexión. El bicho hace lo que ella hace. Al principio lo encuentra divertido y lo comparte con Oscar y sus nuevos amigos. Pero, cuando en plena borrachera, se le ocurre hacer bailar al monstruo, tropieza y en Seúl hay un montón de muertes y destrucción. Gloria entiende que no es tan divertido y decide no hacerlo más. Y pácatelas, es aquí cuando realmente se tuercen las cosas, porque resulta que ahora no nada más hay un bicho en Seúl, ¡hay dos! 
Al principio parece que los dos monstruos son amigos, pero pronto el mundo se da cuenta de que no, de que el primero quiere proteger a la gente, mientras el segundo provoca y amenaza. Gloria hace todo por evitar el desastre. Los celos, la envidia y los pedos internos del otro, hacen las cosas muy complicadas y solo queda una opción.

No quiero hacer ningún spoiler, solo les diré que la solución final es muy buena.

Al principio no sabía muy bien qué hacer con esta peli. No tenía muchas ganas de una historia de relaciones, de conflictos existenciales, muchos diálogos y un ritmo pausado, pero como el monstruo aparece pronto en la historia, me intrigué. ¿De qué va esto? Me pregunté durante casi toda la película, sin saber muy bien si me estaba gustando o no. Ahora, que pienso en ella me gusta cada vez más, por original, sencilla y extraña. Además, los dos actores principales, están muy bien. 
Estamos un poco áridos, últimamente en originalidad y entretenimiento cinematográfico. Too much super héroes y remakes y franquicias. Esta es una apuesta riesgosa y novedosa que ojala llegue cómodamente a las pantallas.

lunes, 15 de mayo de 2017

The Fate of the Furious



Veo estas pelis de F&F no porque me interesen los carros, ni las armas; me gusta la acción, las persecuciones, los toques de humor...y Paul Walker...y un poquito Vin Diesel...y me gustaba el coreano. Esta octava, la primera sin Paul Walker, la vi un poco por lealtad a la serie.

Para mí, la primera escena de coches en F&F es muy esperada porque nos prepara para lo que viene. La primera escena es ingeniosa y novedosa, emocionante. Aquí, la primera escena es exageradìsima (¡ya se que exagerado aquí, no va!). Dos autos antiguos corriendo por las calles de La Habana, uno tuneado, el otro, el que corre Dominic Toretto, no. No hay manera de que gane, pero ¡es Dom! Uhhh, aumenta la tensión, Dom utiliza todos sus truquillos (ya saben, el alambrito por aquí, el botoncito por allá, el impulso ganador...) y el coche se incendia. Se incendia mal plan y el parabrisas está a punto de estallar. Y Dom, en su infinita brillantez carrística, le da la vuelta, lo maneja en reversa ¡y gana! Da un poco de risa, pero no por ingenioso, sino por jalado. 

Como esto marca el tono de la peli, pues ya se imaginarán el resto. Me da la impresión de que sintieron que había que sobrecompensar la posible pérdida de fans de Brian, y metieron bombas y bombas de acción, a todos los personajes viejos posibles (regresan La Roca, Jason Statham y brevemente Elsa Pataky y Luke Evans y cameos de los puertorriqueños que eran muy cagados), con nuevos para atraer como Charlize Theron (noooooo ¿qué te hizo aparecer aquí?) y un nuevo guapo, Scott Eastwood, que a ver si pega y se convierte en el nuevo Brian.

No piensen que esperaba una buena historia, solo una sencilla y no mala. Esta es mala. Chequen: Cypher/Charlize, chantajea a Dom porque tiene atrapada a Elena/Elsa Pataky y al hijo desconocido que esta tuvo con Dom. Entonces Dom cambia de bando y ayuda a Cypher con sus planes diabólicos, o mas bien, nucleares. En un lapsus de remordimiento moral, Dom se resiste a la maldad de Cypher y como era de esperarse, muere Elena. Ahora Dom tiene que hacer todo para salvar a su hijo y en el camino al mundo.

Hay un exceso de payasadas entre La Roca y Statham que me dio la impresión de que era una prueba para ver si podían hacer una serie nueva con este dueto "cómico". En las anteriores la presencia del equipo era más importante en la resolución ingeniosa de los problemas. Cada uno tenía su especialidad. Aquí están grises, abandonados, inútiles. Lo mismo el humor y la acción. 
Ah la acción. No para, pero no está buena. Se inclina más hacia lo irritante que hacia lo emocionante. Y es que, la verdad, eso de que La Roca desvíe un torpedo que se desliza por el hielo, con su súper fuerza, o que Dom le de un llegue a un carro malo porta misiles (aj, no se de armas), lo haga dar vueltas y que dispare estos misiles contra su propio equipo, es too much, ¿o no? ¿Y la lluvia de autos? Qué monos se ven los carros hackeados andando por las calles de NY; un bonito cardumen del asfalto. Pero el overkill de carros para perseguir la caravana de diplomáticos rusos, no parece ser suficiente, así que por qué no ¡it's raining cars! de un estacionamiento.

Con estas escenas me pregunto, qué planearán para las siguientes entregas, que pinta para que haya muchas más. Ahora que tanto Dom como Brian tienen vástagos, hasta podría continuar por muchos muchos años más.

Yo, aquí me bajo. La época de maratones de F&F en preparación para la nueva, ha terminado...
espero no caer.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.