jueves, 31 de diciembre de 2015

The Peanuts Movie

He estado leyendo algunas críticas sobre la película que dicen que no les ha gustado porque es tal cual las otras películas, tal cual la tira cómica y hasta tal cual los productos que siempre se han vendido de Snoopy y demás. A mí, que se haya mantenido el espíritu y el corazón del Peanuts de siempre me ha gustado mucho. No entiendo que hay que reinventar en ese sentido. También decían por ahí que si es para las nuevas generaciones que entonces deberían de haber puesto más diversidad en los personajes, que Franklin tuviera más protagonismo, hacer a Schroeder latino y que tocara latin jazz, WTF?!?!?! Es una manía eso de meterle corrección política y diversidad a todo; y hacer una crítica negativa por esa razón me parece absurdo.

¿Por qué no mejor hablan de lo positivo? como que estos niños juegan y se divierten juntos todos el tiempo, que son independientes e imaginativos, que no hay bullies (fuera de la insoportable Lucy), que Charlie Brown a pesar de ser desesperadamente inseguro y torpe no se rinde y siempre intenta hacer las cosas.
Para el que ha visto las películas viejitas o leído la tira cómica todo le resultará gratamente familiar, y el hecho de que la historia se centre en Charlie Brown tomando valor para hablarle a la niña pelirroja es una especie de continuación de todas las veces que no se atrevió en los cómics.

A mí me gustó mucho cómo ha sido interpretada, cómo se mantuvieron fieles a los personajes, me gustó mucho cómo los hicieron 3D, pero respetando los trazos del dibujo en algunas partes como en las caras, en el globo con una Z cuando Woodstock está dormido, o con los trazos de movimiento cuando Snoopy vuela en pos del Barón Rojo. Me encantó que los adultos sigan haciendo blah, blah, blah y que no estuviera actualizada, es decir que los teléfonos son de los de cable o que Snoopy escriba en una máquina de escribir, eso sí, seguro que las nuevas generaciones no entenderán nada de esto. Y también me gustó mucho el manejo del color.

Snoopy como siempre se roba la película, con sus aventuras voladoras, con su humor, las bromas que le hace a Woodstock y el apoyo incondicional a Charlie Brown.

Me reí mucho, me pareció encantadora y divertida. Y sí que me cumplió.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Ricki and The Flash

Creo que es porque el guión lo hizo Diablo Cody que vi esta película. No es que me encante todo lo que ha hecho; me gustó Juno y la serie de United States of Tara me inquietó. La película que dirigió "Paradise" no me gustó. Mmh tal vez es porque tiene un nombre de lo más cool.
Y luego, que la protagonista fuese Meryl Streep, no ayuda mucho; a veces me gusta y a veces no y siempre me pone nerviosa. O como dice mi hermano, es la Winona Ryder de la tercera edad.

A pesar de todo esto, la vi y debo decir que no me molestó. Es una película ideal para la huevita vacacional. Sentimentaloide, pero no mal. Con un final feliz dentro del tono de la historia y un excelente soundtrack.

Ricki tiene una banda de rock y canta en un pequeño bar de L.A.. De día trabaja como cajera en un supermercado. No tiene dinero, está a punto de declararse en bancarrota y ha vivido separada de sus hijos desde que estos eras niños. Su ex le habla para que regrese a Indianapolis a echarle una mano a su hija que se acaba de divorciar y está devastada. El reencuentro con su familia tiene sus altibajos, y sin embargo provoca un cambio en la hija que no se bañaba ni se quitaba la pijama. Su hija, por cierto, es la hija de la Streep en la vida real, y es lo peor de la película.

Lo que me gustó (además de la música) es que Ricki es honesta. Dejó a sus hijos porque le podía más la música. Trató de mantenerse en contacto con ellos, pero no fue fácil. No engaña a nadie, no es drogadicta o alcohólica, ni tirada al drama. Es feliz con lo que tiene y aunque le duela el distanciamiento, pues ni hablar.
Reconozco que es un papel creíble en la Streep. Ricki incomoda con su aspecto, pero tiene carisma, es inteligente y bastante fluida con la vida. Se lleva bien con el ex (Kevin Kline), que le tiene cariño y de alguna manera entiende sus necesidades.
Ricki no es ni de chiste una rockstar, pero es una rockera hecha y derecha y las interpretaciones (realizadas por la actriz) de grandes éxitos, están muy bien. Sí que le dan ganas a uno de formar parte del coto del bar Salt Lake.

¿Y The Flash? pues es la banda, pero no sale mucho. Sólo el guitarrista que es el galán de Ricki. Tendrían que haber salido más, ¿que no?

martes, 29 de diciembre de 2015

La Cumbre Escarlata

Algo que no se le puede cuestionar a Guillermo del Toro es su capacidad para crear grandes escenarios, inquietantes, oscuros, misteriosos. En sus películas cada elemento tiene un sentido, todo está cuidadosamente diseñado de manera que cuando pasa la cámara y nosotros con ella, no podemos evitar recorrer la pantalla para uno y otro lado con temor, asombro e intriga, atentos a los detalles, a las sorpresas visuales.

La Cumbre Escarlata (Crimson Peak) tiene todo esto y llevo varios días preguntándome si el hecho de que la historia no esté a la altura de la ambientación le hace o no, perder puntos a la película. Claro que sí pierde puntos porque no es un todo, pero me refiero a si se vale descartarla por completo. Porque no veo mal utilizar una historia sencilla y hacer con ella algo interesante.

Paréntesis informativo. Historia sencilla de telenovela sobrenatural: Chica ingenua conoce chico encantador. Chico encantador quiere el dinero de chica ingenua. Hermana de chico encantador es una bitch. Fantasmas y galán de infancia salvan a chica ingenua. Fin.

Solo que aquí no hubiera estado mal mantenernos con suspenso, alguna vuelta de tuerca por ahí, no sé.

Me entretuvo, pero no me cautivó y en un momento dado hasta me pareció un exceso de lo visual que, sin embargo, me gustó bastante. Y vuelvo al inicio con lo de que se pasó un poco, pues ¿cuál es la justificación de la falta de techo en la mansión? Entiendo que esté en mal estado, pero eso sería lo primero que uno arregla, no, para que no se meta la nieve. Ah pero que bonito se ve cuando cae en pleno recibidor. Y que impresionante se ve la nieve cuando se tiñe por la arcilla extra roja. Extra rojos también los fantasmas, uff, más bien me parecieron como de terror espacial, hasta pensé que habían sido despellejados y por eso se veían así. Supongo que esa arcilla era una gran influencia tanto en el plano físico como en el sobrenatural.

No me extrañaría que aparezca nominada en producción de arte, hasta en fotografía. La actuaciones están bien, en especial Jessica Chastain. Mia Wasikowska siempre tiene cara de susto, y Tom Hiddleston (Loki) y Charlie Hunnam, está correctos, nada especial. 

La recomiendo porque visualmente impresiona y tiene buen ritmo.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Turbo Kid

Una de mis películas favoritas de este año fue la de Mad Max: Fury Road.
Turbo Kid (François Simard,  Anouk Whissell,  Yoann-Karl Whissell,  2015), la peli,  no el kid,  es el hijo adolescente de Mad Max,  la peli. Está divertida,  llena de salpicazos de sangre absurdos,  bobos,  chistosos,  hecha con más  entusiasmo que contenido. 

Estamos en el futuro 1997.  El mundo se ha ido al traste.  Hay muy poca agua,  poca gente, poco futuro.  Un chico,  el Kid, ha logrado sobrevivir solo en este mundo de canallas y tíos raros. Es un mundo ochenterísimo en donde todos se mueven en bicis BMX (lol).
Un día aparece Apple y se hace su amiga. Apple es una chica un poco estúpida que conquista nuestros corazones.  Y resulta que no es una chica, sino un robot amigable. Otro personaje u aliado del chico es un vaquero rudo que más o menos mantiene a raya al villano de la zona,  Zeus. 
En un momento dado, las circunstancias se ponen peliagudas. La buena suerte ayuda al chico y la necesidad de salvar a su amiga lo transforman en Turbo Kid, su versión personal del héroe favorito de los cómics,  Turbo Rider.
Junto con sus dos amigos,  Turbo Kid trata de acabar con Zeus y su secuaces.  No es fácil,  pero tras varias luchas sanguinolentas (de esas en donde sale sangre chistosa a chisguetes),  cortes  de cuerpos por la mitad,  entrañas esparcidas y disparos a lo power ranger,  lo logran. 
Como dije al principio,  es una película llena de entusiasmo.  La historia no es sorprendente, la violencia y el gore son ridículas,  pero es entretenida. 

No sabría decir si es un homenaje a lo ochentero (la música,  el manejo de la cámara, los objetos) o si este colectivo de directores RKSS (Roadkill Superstar) de Montreal,  hace de esta época un estilo cinematográfico en sí.  Tendré  que checar sus cortos anteriores. 

Una manera de resumirlo es que es una película para adolescentes de los ochentas. No se qué pueda pensar un teen de estos tiempos.  Seguramente se le escapará todo el chiste de la película (guiños de humor en los diálogos,  los corazoncitos de vida de Apple o el Walkman amarillo). 

Mi conclusión  es que está visible para los ochentero con sentido del humor y el juicio relajado. 

domingo, 27 de diciembre de 2015

Mia Madre

Creo que esta es la película  de Nanni Moretti que más me ha gustado. Tendré que volver a ver la de La Habitación del Hijo para confirmar.

Como suele pasar en sus películas, es difícil decir si son comedias o dramas porque tienen un poco de las dos. Sus temas suelen ser serios y les cuela situaciones divertidas. Un poco como la vida misma, ¿no?

Margherita es una directora de cine cincuentona, divorciada, con una hija adolescente. Su vida se ha vuelto un poco complicada porque tiene que lidiar con la idea de que su madre va a morir pronto. Como parte de esta crisis, corta con su novio y tiene que continuar con la filmación de la película (una historia de carácter social sobre la lucha de unos trabajadores de una fábrica), a pesar de que su mente y su corazón están en otra parte. Y como cereza en el pastel, tiene que atender al actor gringo de "renombre" que viene a hacer el papel del nuevo dueño de la fábrica.
Margherita trata de mantenerse ecuánime, fría, eficiente, pero es distante y en ocasiones brusca. Una catástrofe doméstica la obliga a mudarse al piso de su Ada, su madre y las memorias de los últimos tiempos la llevan a poco a poco aceptar la realidad. El hermano de Margherita (Moretti), también tiene su propia crisis, aunque es el que tiene los pies en la tierra y se encarga de la mayor parte de las cosas relacionadas con su madre.

Me gustó mucho cómo está manejada la situación. Hay cosas que no se dicen, pero gracias a la buena dirección y a las actuaciones, se entienden. No hay paja, los diálogos y las emociones están en donde tienen que estar. Y para balancear esta tensión, que seguro más de uno entiende y/o ha vivido, está Barry Huggins, el actor caracterizado por un brillante, relajado y divertidísimo John Turturro. Barry Huggins es un actor hablador y extrovertido que nunca se acuerda de sus diálogos, y las escenas más divertidas de la película, se deben a eso. Como la escena en el coche, en la cual el pobre no puede actuar porque tiene que manejar un coche con tres cámaras en el cofre que no le permiten ver el camino; y antes no podía sacar la escena porque aunque decía sus diálogos y no manejaba, movía el volante como si estuviera en un camino lleno de curvas.

Ahí van el lado emocional y el lado divertido de la película, pero el verdadero tesoro es la mamá del título. No tanto la actriz, que está muy bien, sino lo que fue esa mujer que ahora es una viejecita. Ada fue una profesora de literatura toda su vida, es culta, inteligente y respetada por colegas, alumnos y ex alumnos que la tienen como un referente en sus vidas. Es generosa y dulce, y modestamente chingona. Las relaciones en la familia están bastante bien, hay roces, hay cariño, no hay excesos.

Eso me pareció muy interesante. Es un tono que no solemos ver en películas con este tipo de temática, que suelen inclinarse hacia la lágrima remi. Exageradas, en donde el padre o la madre son unos cabronazos con o sin justificación, y el hijo debe sacrificar todo para atender al padre. Aquí no, y eso está pero que muy bien.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Star Wars: The Force Awakens

Star Wars: The Force Awakens ha ganado el premio al "Entertainer of the Year" que otorga la Associated Press, y me ha parecido bien empezar con esta mención porque para mí esa es una de las características más importantes de esta saga espacial. No me lo tomen a mal, pero creo que en ocasiones se ha exagerado con los méritos que se le han dado, se la ha hecho más profunda y trascendental de lo que es. Cuando ser 100% entretenida es fantástico. No pensemos mucho en las "precuelas" porque esas nos llevaron de la expectación a la decepción, pasando por la aburrición.

He dicho durante años que no soy fan ciega de Star Wars, que soy fan objetiva y bla, bla, bla. Ahhh, pero no pude evitar emocionarme cuando empezó la música y aparecieron las clásicas letritas amarillas viajando por el espacio. Uy, y cuando salió el Halcón Milenario. Y cuando aparecieron han Solo y Chewbacca, uff, no sigo más por ahí, la puritita nostalgia. ¿Cuántas veces habré visto las viejitas? La versión clásica, la remasterizada, la de las escenas agregadas (horribles o inútiles, por cierto). ¿A cuántas aventuras espaciales habremos llevado mi hermano, nuestros amigos y yo, a nuestros muñequitos (los meros meros, que los de ahora están re chafas). Recuerdo hasta haberle hecho una mochilita a Yoda, que en mi mundo no era tan zen, era más bien super cute, tanto como el ewok chiquitin.

En fin, que todo este espíritu, toda esta nostalgia de infancia, acabó con mi postura fría, crítica y pro. Y es que qué gusto sentir que se respetó el espíritu original. Algunos dirán, seguro que sí, que es igual a las otras, en especial a la primera, digo en parte que sí, que es una fórmula que se repite, o más bien una estructura, pero funciona, y las referencias a las otras películas, las similitudes entre planetas, o entre escenas, me parecieron más bien un homenaje de corazón y no un fusil o una falta de imaginación. Además son referencias para las generaciones anteriores. Algo en lo que tiene especial atención JJ Abrams es en juntar generaciones. No importa que los nuevos no entiendan esas referencias, esos guiños, la película da mucho para todos y es un inicio para mucho más.

Los nuevos personajes, en especial Ray y Finn están bastante bien, son convincentes, son simpáticos y son un buen relevo. Tienen un poco de Han Solo, de Luke y cómo no, de Leia (ojalá que en las siguientes películas aparezca más y les muestre a los nuevos espectadores que ella fue bad-ass antes que Sigourney Weaver en Alien).
También me gustó Adam Driver, de Kylo Ren. He oído decepción porque no es guapo o porque parece un Snape joven. Su fin, no es ser guapo, es ser malo y creepy, y eso le sale bastante bien.

Confieso que extrañé a R2, pero BB-8 me encantó, y la Yoda naranja y femenina, Maz Kanata, también.
Me gustó que con el personaje de Finn, los Stormtroppers tengan otro tipo de presencia, y que Kylo Ren no tenga el control total, sino que haga equipo con el General Hux.

No he contado nada sobre la peli, porque doy por hecho que el mundo entero ya la vio o la verá. Las teorías o los spoilers no me han parecido muy relevantes, de hecho el posible mayor spoiler, ni lo es tanto porque es bastante evidente dados los diálogos precedentes. De hecho eso es lo que menos me gustó, la falta de sorpresa en toda esa escena.

He estado pensando sobre la idea de que la máquina del terror que es Disney esté comprando tantas cosas "cool" y el temor de los fans a que las eche a perder y las añoñice. Hasta ahora no ha pasado, bueno tal vez con Pixar (si recuerdan algún otro casa háganmelo saber). Y a lo que voy, ¿cómo puede Disney arruinar Star Wars? Desde el inicio la historia es súper fácil, buenos contra malos, no hay mucha sangre, no hay principios o posturas polémicas, siempre ha sido para toda la familia. Yo creo que a partir de ahora, con los  millones que ha recaudado, tendrán el cuidado de hacer películas de Star Wars como hay quien pinta las obra maestras "by numbers". No me parece mal, siempre y cuando sigan teniendo el punch de mi nostalgia de infancia y los efectos especiales y la tecnología de estos tiempos.

viernes, 25 de diciembre de 2015

2 cortos sci-fi y uno de kung fu

Quería empezar estos doce días con una película navideña, pero la opción para ver Krampus era la doblada, así que no la vi.

Por eso, empiezo hoy con unas joyas. Tres cortos que pueden online.
 

Uncanny Valley (Federico Heller, 2015), es una producción argentina de un estudio creativo llamado 3dar, sobre unos junkies de realidad virtual que prefieren vivir en el videojuego a interactuar con personas de carne y hueso.
Esta narrada como si fuera un documental y tiene muy buen ritmo. Tiene un montón de buenas ideas y contrastes, la vida en el mundo real y dentro del videojuego. Y el anillo de la nariz en vez del clásico visor para entrar en la realidad virtual, está buenísimo.

La historia está muy bien,  pero lo realmente sorprendente son los efectos especiales.  Va a sonar mal, pero está tan bien hecha que parece producción gringa de blockbuster. 

No les contaré nada de nada porque ¡aquí les tengo el link!

http://www.3dar.com/the-work/uncanny-valley/



The Shaman (Marco Kalantari, 2015). Este corto también tiene una producción inusual: Austria-Japón. Su historia es más compleja, mucho más ambiciosa, con un mundo del futuro mucho más desarrollado y que fácilmente da para un súper largometraje.

En un futuro muy lejano, con guerras continuas, los chamanes, personajes que antiguamente se dedicaban a salvar almas, se han convertido en armas letales. Los chamanes creen que todos los seres, humanos, animales plantas y hasta objetos, tienen un alma,  y ellos son capaces de interactuar con las almas adentrándose al "Netherworld". Antes lo hacían para curarlas, ahora lo hacen para enfrentarse con las grandes máquinas de batalla. Cuando los soldados normales no pueden ganar una batalla, ellos son llamados para enfrentar a estos colosos. 
Esta película trata sobre unos de estos duelos entre un chamán y un coloso de guerra. La pelea es una de carácter psicológico. ¿Quién engañará a quién?

Si les gustan las pelis sci-fi, post apocalítpicas, les puede interesar esta.
Aquí va el link: https://vimeo.com/146865820


Kung Fu Fury (David Sandberg, 2015).
Esta es como malísima  a propósito. Las actuaciones, los diálogos,  etc.  Y me parece que al mismo tiempo es un homenaje a las películas ochenteras de Artes marciales.
El director y la producción son suecos. La película tiene lugar en Miami en 1985. Kung Fury es un policía al que le llegan poderes de kung fu gracias a los cuáles se puede enfrentar con todo tipo de inesperados super villanos, como una maquinita de juegos enojada que a la transformers sale a la calle a darle palizas a todo el que se le cruce. 


Un día aparece uno de los grandes villanos de la historia del mundo y Kung Fury decide que la única manera de acabar con él es viajar en el tiempo al pasado y vencerlo antes de que se haga fuerte. En este viaje vivirá experiencias que le ayudarán a vencer al súper villano.

Así, suena fatal, ya lo sé, pero véanla con ojos de amor y de entretenimiento, pues para eso está. Es muy divertida y tiene unos golpazos buenísimos, los de kung fu y los de humor  ;) Cada uno de los personajes está muy cagado, mi favorito es el Triceracop. Ah no les quiero contar nada ¡véanla! Les garantizo 30 minutos de risa y entretenimiento.

David Sandberg se encarga de todo, dirige, actúa, escribe y produce. Cuando se queda sin dinero, acude a Kickstarter y no le va mas, pues su trailer ya era viral. Y para cerrar con broche de oro, se le ocurre una escena con David Hasselhoff y él le dice que sí. Es un cameo, pero es buenísimo, es la voz de su Lamborghini y tiene una frase tronchante: “Didn’t anyone ever tell you not to hassle the HOFF-9000?”
Y también canta en el video clip de la película: https://www.youtube.com/watch?v=ZTidn2dBYbY

jueves, 24 de diciembre de 2015

12 días de Navidad 2015

A falta de una "mi" navideña, les dejo a un elfo.

¡Ant-Man y Mad Max: Fury Road! 

Chappie se quedó corta. Y los Minions...ew.
Otra de sorpresa: Los Huéspedes.

Se terminaron los Hunger Games, le dijimos adiós a Paul Walker, deberíamos de haberle dicho adiós a Schwarzenegger. 
¿Qué la de Stallone no está mal? mmm bueno, la checaremos. Pero la que si que no veré, aunque duró semanas y semanas en cartelera, es la de Southpaw.

La animación de El Principito, en especial en la parte del cuento, estuvo de lo mejor. Y los sentimientos de Intensamente, también.

Una de las que más me gustó, aunque es del 2014, es Timbuktu.

Para estos 12 días de Navidad, quería empezar con Krampus, pero no la he podido ver, así que les reseñaré unos hallazgos, que lo mejor de todo es que ¡los podrán ver! También les tengo por ahí una película ochentera futurista muy cagada, una con un nombre muy bueno, y por supuesto, la que acaba de ganar el premio de la Associated Press como Entertainer del Año: 

martes, 8 de diciembre de 2015

Kicking it


Para contrastar con las noticias de corrupción en la administración de la FIFA, este documental sobre la Homeless World Cup, un mundial de fútbol que tiene el objetivo de ayudar, motivar, darles un empujoncito a personas sin hogar, para que puedan rehacer su vida. Me voy a quedar con todas las buenas intenciones del mundial y de este documental y no me meteré en rollos sobre que no solucionan la pobreza mundial. 

Participan como 50 países que, a través de distintas organizaciones han seleccionado un equipo representativo de ocho jugadores. La cámara sigue a seis de esos equipos  en especial a siete jugadores: dos de Irlanda, uno de España, uno de EUA, uno de Afganistán, uno de Rusia y uno de Kenia. Conocemos un poco sobre las circunstancias (muy diversas) que los llevaron a no tener hogar y sobre cómo jugar fútbol los ha motivado para seguir adelante, o aunque sea para continuar con el día a día. 
Cada historia vale, es difícil juzgar o descartarlos. Hay situaciones sorprendentes como la del ruso que al mudarse a San Petersburgo y no contar con el registro adecuado no puede encontrar trabajo o rentar una casa y se queda ahí, al igual que miles (millones) más, atrapado en una situación que es tabú y de la cual no se habla y por lo tanto no se actúa en consecuencia. 
O la historia del chico afgano que perdió a su familia por la violencia de los talibanes, va a refugiarse a Pakistán donde la situación está peor y regresa a su lugar de origen en donde no tiene ni para donde jalar y vive con el temor de que los talibanes lo maten por jugar fútbol. El choque cultural que vive en Sudáfrica es simpático y conmovedor. 
Vemos un poco también el lado de los entrenadores y lo involucrados que están con su equipo, cómo los motivan para que salgan adelante y se preocupan por ellos. El entrenador español es uno de ellos, sabe que su equipo es malo, pero quiere que se diviertan con la experiencia y que de perdis ganen un partido para que sientan lo que es ganar. El entrenador gringo tiene que lidiar con un equipo y en especial con Craig, chico que tiene muy mala disciplina, problemas de autoridad y mucho enojo, pero lo entiende y es paciente. Al final obtiene una buena recompensa, porque aunque también es un equipo muy malo, mejoran su actitud, Craig en particular, y ganan cuatro partidos.

No se cómo se llame esta variante de fútbol, minifútbol, fútbol 4, ni idea, pero juegan tres en la cancha (canchita) y un portero. No se cómo se llame la cancha en español, en inglés le llaman pitch  es como la de fútbol rápido y el partido dura poquito, y cuando cometen una falta los sacan un rato como en el hockey. Juegan un montón de partidos y van rankeándose para al final aspirar a una de las tres copas. Para los mejores la Homeless World Cup, para los siguientes la Premier y para los siguientes la Edimburgo. Este pasado septiembre fue la última copa, en Amsterdam y ahí ya había otras copas más patrocinadas por diversas fundaciones. Por cierto y sin que venga a cuento con la película ¡ganó México en varonil y femenil!

Cuento esto porque para los rusos sí que era importante ganar. En Rusia no hay homeless, según esto y ellos querían ganas para hacer ruido y que hubiera cambios en las regulaciones. Como esa en la que nuestro protagonista, Slava, no tiene un registro. Y bueno, spoiler, ¡ganan! Invictos. Y para mejor final feliz, meses después de ganar tiene casa y trabajo.

Una historia divertida es la del keniano que quiere jugar fútbol profesional y está convencido de que si en el mundial hay "scouts", lo van a llamar para contratarlo profesionalmente. Es el capitán de su equipo, no cabe duda de que es muy entusiasta y está muy motivado, pero no mete los penales y es muy gracioso cómo el entrenador se cabrea y lo regaña y le prohibe cobrarlos y él insiste y sigue fallando. Al final los kenianos ganan la copa Premier, ningún "scout" lo llama, pero él regresa a casa y aunque continúa lavando baños públicos, se convierte en entrenador.
Los irlandeses ganan la tercera división, la Copa Edimburgo, y uno de ellos Damien, regresa a vivir con su mamá y a terminar su rehabilitación por las drogas.

Sé que está difícil que puedan ver esta película, a mí me costó trabajo encontrarla, pero si se cruzan con ella, no duden en verla. Además de las historias emotivas, y la finalidad de la copa, nos recuerda algo que la mayoría podemos compartir y es el placer de jugar con la pelota. 
¡Viva el fut!

lunes, 30 de noviembre de 2015

Me and Earl and the dying girl

Lo intento, pero no puedo evitar comparar esta película con la de The fault in our stars. Esta tiene todo lo que a la de las estrellas le faltó, o más bien no tiene lo que la otra tiene en exceso: cursilidad, ñoñez, emotividad forzada. No son del todo iguales, la otra es más sobre el amor y esta es sobre la amistad y sobre crecer y sobre aceptarte como eres.

Esta es más espontánea y listilla, la otra me da la impresión de que está diseñada para hacer soltar lágrimas y suspiros. 
Esta me encantó, la otra no. 

Me, es Greg, un chico abusado, chistoso, ingenioso, que se las ha arreglado para no pertenecer a ninguna tribu de la escuela y al mismo pertenecer un poco a todas, para que lo dejen en paz y no lo buléen porque está muy consciente de que tiene potencial de buleabilidad. 
Earl es su mejor amigo, aunque Greg dice que es su socio nada más. Es su socio porque llevan años haciendo películas caseras juntos. Gracias al papá de Greg que los interesó en el cine Greg y Earl han hecho sus propias versiones de los clásicos. Los resultados, o lo que vemos de ellos, son geniales. Este asunto de las películas es una de las partes que más me ha entusiasmado de la película.

The dying girl es Rachel, una vecina y compañera de escuela que tiene cáncer. No son amigos, pero la mamá de Greg lo obliga a visitarla y a pasar tiempo con ella. Con los días se hacen amigos, Rachel conoce a Earl y eventualmente le enseñan sus películas.

La amistad entre los tres, el tiempo que pasan juntos, las conversaciones entre ellos, están muy bien tratadas. Hay un muy buen balance entre el drama y la comedia. Los actores están muy bien y los secundarios, como el papá de Greg, la mamá de Rachel o el maestro de historia tiene muy buenos momentos.

A pesar de que la situación es dramática, el tono de la película le da un plus de emotividad/ojito remi mezclada con un buen sentido del humor.

sábado, 28 de noviembre de 2015

Spectre

Me encanta la espera cuando una película de James Bond está a punto de salir. No espero más que un montón de acción y un villano súper maléfico. Las tramas suelen complicarse mucho y muchas veces me encuentro a media película preguntándome cómo es que llegó a ese punto. Pero no importa, porque lo que importa es verlo salir del apuro.

Cuando Barden fue el villano, pensé que iba a ser difícil superarlo, creo que tuve razón. Ya conocemos a Christoph Waltz de nazi aterrador y odiado, y aunque está más contenido, de alguna manera se sigue pareciendo más a ese nazi que a un nuevo archienemigo del 007.

A empezar por el inicio, en el Zócalo... Awesome! Desde que estaba en filmación era emocionante escuchar las noticias, que si un helicóptero voló entre las calles del centro, que si se presentaron miles de extras voluntarios, que si el estreno va a ser el 2 de noviembre en la Ciudad de México. 
Es un arranque intenso, con una atmósfera medio retro, amarillenta, un look de Día de Muertos muy estilizado, con catrinas y catrines muy elegantes.

El tema de que los tiempos están cambiando y que los 00 serán pronto obsoletos, continúa. Los 00 contra los drones me parece interesante, pero no me gustó nada que el nuevo jefe C fuese ese actor, porque fue Moriarty en la serie de Sherlock y era tan villano que ya no lo puedo ver más que con ojos de sospechosismo. ¡Ja, y tuve razón! (spoiler no doloroso).

Ya lo he dicho antes, las historias de James Bond no son de diez, y la de Skyfall destacó. Asumí que era porque Sam Mendes estaba involucrado. Esta nueva también está dirigida por él, pero no está a la altura en ese aspecto. En el cinematográfico y en el visual sí que está muy bien, pero es que la historia, en particular las razones de Blofeld/Christoph Waltz, para hacer lo que hace, me irritaron muchísimo. Osea que pase años y años levantando un imperio del mal para vengarse de Bond, WTF!?!?! Me parece chafa y súper chafa, y más cuando resulta que los villanos de las películas anteriores de Daniel Craig, eran empleados de él. Nooooooo, qué shock! ¿Quién se va a creer que Silva/Javier Bardem tenga a alguien que le diga qué hacer?
Esto me chafó mucho la emoción. Lo bueno es que antes de eso hubo varias cosas padres. El inicio, la persecución de carrazos en Roma (espectacular...y dolorosa), la escena casi final done torturan a Bond con la aguja en la cabeza fue tensa, la toma de Bond en el lago en Austria, la canción de Sam Smith (aunque la sentí más diseñada para la ocasión que otras).
No me gustó el malo que lo persigue como conejito de energizer. Me pareció desperdiciada la presencia de Monica Bellucci. 

Pero como siempre, estuvo entretenida y esperaré con gustos renovados a que llegue la siguiente.
A Bond siempre se le perdona, y no es por Daniel Craig, porque aunque ya lo aceptó como 007, no es mi favorito.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Magic Mike XXL

Esta es una de esas películas en donde uno tiene grandes expectativas del tipo más básico, con una historia poco importante y chicos guapos y musculosos paseando por la pantalla. Aquí no están tan guapos (bueno, es que a mí sólo me gusta Joe Manganiello y no repite Matthew McConaughey), pero sí musculosos. El plus de la expectación es ver a Chaning Tatum bailar, oh si.

Solo que...¡no baila lo suficiente! Ni él ni los otros. Nos tienen en ascuas, pacientemente esperamos y aguantamos su aburrido road-trip, en donde nos tratan de mostrar que no son sólo unos strippers, que tienen su lado humano y profundo y que tienen aspiraciones más serias. ¡No nos importa! ¿A qué hora empieza el baile?

La idea básica es que después de unos años de aislamiento, Mike se reune con sus cuates y lo convencen para un último acto en una convención de strippers. En el camino pierden al presentador y tienen que buscar a alguien más. Con esa mala excusa llegan al club en donde empezó Mike a bailar. La dueña y anfitriona es Rome (Jada Pinkett) y durante muchos minutos, nos enseña lo que pueden hacer sus chicos ahí. Y el resultado no está a la altura de la excitación de las visitantes que sueltan y sueltan billetes y grititos.
 
Cuando finalmente llegan a la convención de strippers, nos dan sólo una muestra (¡ínfima!) de lo nos espera (la misma del trailer) y al final na' de na'. Ni siquiera nos deleitan con los demás participantes, nada de bomberos o gladiadores.
Y su show, el que han cambiado para hacerlo mejor y más personal es bastante raro y aburrido. Prácticamente no bailan juntos, cada uno tiene su momento de baile. Y es algo extraño, como que nos quisieron mostrar que lo que hacen es para las mujeres y que cuando lo hacen lo hacen con total dedicación y en cada uno de los actos involucran chicas y les bailan. Los resultados son bastante extraños y desconcertantes. Como espectadora, las tipas estorban y ellos se distraen más en eso que en moverse bien. Y cada uno tiene elementos extraños y gratuitos, la onda del retrato, el carrito de helados, el asunto del espejo, no no no no.

El único momento logrado es al inicio cuando Mike empieza a moverse en su taller. Es diminuto, pero parecía una chispa suficiente para lo que iba a seguir. Sólo que la chispa se acabó ahí.

En algún lado leí una frase que resume perfecto esto: "It doesn't fit the fantasy"

jueves, 29 de octubre de 2015

7 Cajas

Si uno no tiene idea más que de que es un thriller, al principio parece una película mexicana. Ocurre en un mercado, que bien podría ser de los nuestros, hasta que el personaje principal, Víctor, empieza a hablar y aparecen subtítulos en la pantalla. ¿Qué es lo que dice? ¿En qué habla? Pues habla guaraní (que en mis oídos no educados sonaba a una revoltura entre brasileiro, español y chino). Fue una curiosa experiencia, muy familiar y a la vez muy ajena.

7 Cajas (Juan Carlos Maneglia, Tana Schémbori, 2012) es un thriller muy activo, filmado con pocos recursos, pero lleno de ganas e ingenio para contar una historia muy sencilla, de manera entretenida, con humor negro, mucha violencia y con un cierto toque de ingenuidad. 
Los actores, no me consta, dan la impresión de ser novatos o aficionados, y no están mal, van con el ambiente. Los policías tal vez sean los policías más ineptos en la historia del cine y el trasvesti en su breve aparición, está muy bien. El único fatal y que parece más actor que los demás es un tipo con dientes falsos, calva falsa y lentes de botella super exagerados que no tienen ninguna justificación y no me enteré de su nombre.

La historia gira alrededor de Víctor, un chico que se dedica a transportar en una carretilla lo que los clientes del mercado le soliciten. Gus, el carnicero, le encarga que se lleve 7 cajas de la carnicería, que las pasée por el mercado sin que la policía se las revise y que luego regrese y las entregue. Como es de esperar las cosas se complican bastante. Nelson, un transportista como él, es el que debería de haber sacado las cajas, así que empieza a seguirlo para quitarle el negocio. Nelson es aterrador y muy violento, aunque en su defensa, está desesperado por conseguir dinero para comprale medicina a su hijo enfermo. No sabe lo que hay en las cajas, de hecho sólo Don Darío, el dueño de la carnicería y un socio suyo saben lo que hay dentro, pero conforme pasan las horas corre el rumor de que el contenido vale muchísimo, y Nelson recruta a unos colegas suyos para perseguir y matar a Víctor con la promesa de una lanota. Víctor no está solo, Liz su amiga/interés romántico, lo empieza a seguir y pronto se ve involucrada también en el lío. También está la hermana mayor de Víctor que circula en la periferia del desmadre sólo porque conoce a la novia del tipo que contrató a Víctor y porque ella fue la que le enseñó el novedoso celular con cámara a su hermano. Porque es a raíz de la venta de este celular (estamos en 2005, entonces sí que era novedoso) que Víctor acepta el encargo y no renuncia, aún conociendo el contenido de las cajas y a pesar de que la policía y Nelson están detrás (la policía de chiripa, en realidad).

No piensen que ya les conté la peli, noooo, no he dicho casi nada. Y como la recomiendo no hay ni un spoiler. 

lunes, 12 de octubre de 2015

The Martian/ Misión rescate

Esta sí que me gustó. no hay mucho que decir en cuanto a la trama si ya vieron el trailer. Una misión de la NASA en Marte debe abortar de inmediato y salir del planeta. Uno de ellos, Mark Watney/Matt Damon tiene un accidente y se le da por muerto. Pero no lo está y ahora tiene que encontrar la manera de sobrevivir hasta que llegué la siguiente misión, ¡dentro de cuatro años! Para esto planta papas, "hace" agua y muchos cálculos y planes para no morir de hambre y desplazarse hasta la zona de"campamento" de la nueva misión. Mientras tanto en la Tierra, que ya se dieron cuenta de que Watney vive, buscan la manera de traerlo de vuelta.

Sabemos que todo va a salir bien. Luego, luego se nota que es de esa clase de pelis de final exitoso, pero no importa porque lo más importante está en CÓMO lo van a lograr. Cómo va Watney a resolver tantos problemas con tantas limitantes; cómo la NASA va a enviarle víveres para que aguante cuatro años; cómo su equipo, que ya va de regreso a la Tierra, va a hacer todo lo posible para rescatarlo.

Ridley Scott ha elegido hacer una película más divertida, menos intensa y dramática, menos profunda. The Martian es más relajada, sencilla, y es muy entretenida. El viaje a Marte (¡en 3D!) es espectacular. Los paisajes marcianos están impresionantes, pero mi escena favorita es cuando la Comandante Lewis trata de atrapar a Watney en el espacio y se enredan en la cinta naranja que la sujeta. Wow.

No es de sorprender que con este director el reparto sea de renombre. Jessica Chastain, Jeff Daniels, Chiwetel Ejiofor, Kristen Wiig, Sean Bean, Michael Peña y un Matt Damon medido, simpático y listillo (bueno, listillo el personaje).

Una cosa importante de esta película es el tono, los diálogos con humor, la carrilla entre los personajes, el mismo Watney en su video diario hace bromas, a pesar de la situación. Seguro que ese humor es el que lo hizo seguir adelante.

No me pierdo ninguna película de navecitas, ni de astronautas. Últimamente son impresionantes, pero está del marciano es de las que más he disfrutado en plan "niña va al cine y se súper clava en la peli".

Alas de libertad

Bird People (Pascale Ferran, 2014) o Alas de libertad, la verdad es que da lo mismo el nombre. 
Me sorprende que siga en cartelera, es la tercera semana; con un solo horario, pero aún así, ¡tres semanas!

Pensé que era un poco como una película que sí me gustó llamada Jet Lag, sobre dos personas atoradas en un aeropuerto parisino. Pensé que sería sobre personas atoradas así, en un aeropuerto, personas atoradas entre viajes, entre vidas. Y sí es, pero sólo son dos. Un tipo, Gary/Josh Charles que decide que no puede más con la vida que lleva y desde un hotel del aeropuerto renuncia a su trabajo y a su familia. La otra es una chica, Audrey (una actriz que me resultó muy desagradable, ideal para un personaje poseído por un demonio o algo así, con unos ojos casi de los súper negros malignos que me dan mucho miedo), que trabaja de camarera en el hotel, acaba de abandonar la universidad y no le ha dicho a su familia. Realmente no sabemos más, en este aspecto la película es dispar porque a Gary le dedica mucho tiempo en su crisis. Hay una escena, supongo necesaria, pero larguísima, en donde Gary tiene una última platica/discusión con su mujer. Pero de Audrey no se sabe más, no se sabe porque dejó la escuela y si está contenta o no. La historia de Gary está bien definida, vende sus acciones se despide de su esposa, va a quedarse en Europa y se le ve decidido y relajado. La otra, quién sabe, pero una noche en que está arreglando uno de los cuartos, se va la luz en el hotel y eso la lleva a la azotea en donde se transforma en un pajarito (ups, spoiler), no es metafórico, de veras es un pajarito. Y entonces empieza una parte de la película que se siente interminable, en donde ella aprende a volar y es consciente de que es un pájaro y descubre sus alrededores y explora el hotel y come papitas y hasta pierde su inteligencia humana haciendo observaciones un poco tontas.

Esta secuencia es lenta, aburrida, con muchas situaciones gratuitas. Unas que pretenden ser muy bonitas como el encuentro con el pintor que dibuja al pajarito con acuarelas, y el encuentro del pintor con la Audrey humana, pero son largas. La idea y la intención de la película es clara, pero el ritmo es terrible.

Si yo me hiciera pájaro y además estuviera consciente de mí, no volaría alrededor del soso aeropuerto, no regresaría al hotel, me iría volando lejos de ahí, a un lugar más bonito (si es la metáfora de la libertad ¿no es eso lo que necesita la chica?).
Cuando acaba la noche se vuelve a transformar en ella (aquí ocurre el segundo encuentro con el pintor, aunque hubiera sido mejor que fuese Gary el que la encontrara), y muy contenta baja a recepción, en el elevador coincide con Gary que ya se va. Platican un poco y por fin, por fin, se acaba la peli.

Yo, salí de la sala y me metí a ver la del marciano.

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Vacation (2015)

No es un remake, es una especie de continuación, es Rusty Griswold treintayvarios años después llevando ahora él a su familia a Walley World, con la intención de reconectar con su esposa y sus dos hijos y queriendo compartir unas vacaciones como las que él tuvo y que recuerda como geniales.

La película tiene la intención de homenajear a la original y modernizarla para las nuevas generaciones. Es más o menos lo mismo que la original, pero sin el punch ochentero, sin algún tipo de punch actual y lo más importante, sin Chevy Chase. 
No es una vil copia, bueno, trata de no serlo; nos ahorran escenas similares como aquellas con el primo Eddie y su familia, que aunque en la original eran divertidas, aquí hubieran sido forzadas y evidentes. 
Tampoco es una reinvención. Faltó imaginación e ingenio para reinventarla. Es algo entremedias, flojón, pero digerible.

Algunas gags se repiten, con un twist, pero lo chistoso no está tan chistoso, y está llena de esos "osos" especialidad de Ed Helms, que dan mucho oso.

Cada posibilidad de algo diferente se quedó corta o a medias, como la escena de Debbie en su universidad. Hubiera sido interesante ver el lado bestia y estúpido de Christina Applegate/Debbie, en vez de que fuera de hacer el ridículo y aparecer como la súper aburrida mamá. A partir de una victoria en el reto de la cerveza, hubieran salido interesantes posibilidades. Si Debbie hubiera sido Kristen Wiig o Melissa McCarthy, seguro que hace más barbaridades.

Faltaron muchos más líos y meteduras de pata. La aventura en el Gran Cañón sólo fue un pretexto para acabar con las vacaciones y ni siquiera fue culpa de ellos.

En fin, así está la peli, más o menos; sin tanta impertinencia y tontería, con un par de hijos a los que les falta algo, tal vez más personajes raros o que aprovecharan más al tipo del trailer.

No es que me decepcione, si la vi en un momento de flojerilla mental, pero no aporta nada a la "saga". Mejor hago un maratón de las anteriores... o no y me quedo con la idea de que eran estúpidamente chistosas.

martes, 29 de septiembre de 2015

Los Huéspedes

Es de todos sabido que M. Night Shyamalan "desevoluciona" con cada nueva película que saca. Premisas interesantes (en principio), repartos atractivos, una cierta habilidad de narración, desarrollos en picada y finales discutibles (o no tanto porque qué flojera seguir pensando al respecto).

Debe saber venderse muy bien porque sorprende que le siguan soltando lana para sus proyectos.
Esta nueva Los Huéspedes (The visit), está realizada con su dinero, con mucha economía, en todos los sentidos. Se asesoró con un empresa especializada en películas low-budget, para sacarla a los cines, y debo decir que ha sido todo un acierto.

Becca y Tyler son dos hermanos adolescentes que van a visitar a sus abuelos maternos mientras su mamá está de vacaciones. No se conocen y la mamá perdió todo contacto con sus padres desde hace muchos años.

Becca lleva un par de cámaras para filmar su estancia y después hacer una película que pueda lograr el reencuentro entre su mamá y sus abuelos. Tyler gustoso acepta llevar una cámara y aportar interesantes escenas a la película. Y así estamos en una de esas películas (deben tener un nombre) filmadas a través de cámaras, como las de Actividad Paranormal y la Bruja de Blair.

Los hermanos se llevan muy bien, son divertidos y amables y tienen muchas ganas de conocer a sus abuelos y pasar una buena semana con ellos. Los abuelos son dulces y gentiles, pero con el paso de los días, y de las noches, empiezan a pasar cosas raras. Los abuelos empiezan a tener desconcertantes comportamientos y cuando los hermanos preguntan, estos son achacados a la edad.

Becca acepta la situación más fácilmente, pero Tyler está convencido de que hay algo más raro a que sean sólo unos viejillos seniles. Y lo que se supone era una cuestión de impaciencia de juventud, se convierte en una desagradable, incómoda y aterradora experiencia.

Hay un montón de intriga, muchas escenas misteriosas. El cine entero está con los hermanos, queriendo saber lo que ocurre, viéndo a través de su cámara como si fuéramos un nieto más, y en mi caso ocurrió una curiosa experiencia grupal, porque nuestros asombros y sustos estaban muy coordinados. Fuimos un público realmente metido en la historia, sin esos boicoteadores que gritan de gratis y esos otros que se carcajean por el grito.

Los abuelos pasan de ser super-sweet a super-creepy y de regreso y no se sabe por dónde va la cosa. Afortunadamente para mí, no me olí nada antes de tiempo y la sorpre fue emocionante.
Ah cómo recuerdo cuando me arruiné la experiencia Sexto Sentido adivinando cinco minutos antes de que se develara el misterio.

La historia y su resolución son mucho más sencillas que lo que nos tiene acostumbrados Shyamalan, y está bien narrada. Creo que por su habilidad de contar historias siempre acabo viendo sus pelis, pero cómo las echa a perder.

Lo mejor en ésta es el reparto. Tanto los abuelos como los hermanos están muy bien. Y es Ed Oxenbould/Tyler, el que se lleva los laureles. Es muy gracioso, se le nota cómodo y sus raps son muy cagados.

Obviamente hay un mensaje emotivo al final, pero yo me quedo con la presencia de este niño racialmente confundido.

domingo, 6 de septiembre de 2015

Mortdecai


De repente mis profundos pensamientos se ven interrumpidos por Johnny Depp. No de manera interesante, no crean; más bien porque pensé que hace mucho que no veo una buena película suya, pero mucho mucho. Y eso me llevó a acordarme de Mortdecai y que nunca la vi en el cine, a pesar de ver y ver el tráiler y los carteles... ¿o tal vez por eso? Es extraño que se me haya pasado, porque no pierdo tampoco las películas de Ewan McGregor y la Paltrow me cae bien.
El caso es que la vi. Y entendí que se me haya pasado en su momento. Es aburridísima. Sosa. Se supone que chistosa. Pero cero arte de la comedia. No puedo evitar acordarme de lo buenísima que es El Gran Hotel Budapest, divertida, con un gran ritmo, muy chistosa, boba en su punto, absurda en buen plan.
Esta no tiene nada más que el absurdo en mal plan. Y un gran who cares?

La historia la hemos visto mil veces, un cuadro robado, ¿en dónde está?, muchos interesados, muchos planes para conseguirlo, cada uno, se supone, más ingenioso que el resto. Y ya. Los diálogos están bastante pobres. Mortdecai, el personaje, no está bien aprovechado (y Depp, como últimamente, extremadamente sobreactuado...eso sí, no me recordó a Jack Sparrow), además es súper ennervante. Los demás personajes tampoco son interesantes (así que por lo menos no se puede decir que los secundarios se llevaron la peli). Y qué lástima me dio Paul Bettany. El tipo me cae bien, pero tiene un mal tino para elegir películas, que bueno. Aquí sale del chalán de Mortdecai que le resuelve todos los problemas y beh, bien podía haber sido otro actor menos reconocido. Si quería probar que le salen las comedias, no era la película adecuada.

Y luego el bigote, OMG, ¡¿¡¿qué onda con eso?!?! Cero chistosos los chistes bigostísticos.
Escogí este cartel porque está graciosillo, pero así, en letras chiquiticas, graciosillo.

lunes, 31 de agosto de 2015

El cuento de la princesa Kaguya

La mayoría, cuando pensamos en el Studio Ghibli, pensamos en Hayao Miyazaki. Seguro que porque son sus pelis las que más nos atraen, las más divertidas y aventurescas. Las que tienen más magia y humor. Pero Miyazaki tiene un colega, el cofundador del estudio, que se llama Isao Takahata, que también tiene grandes películas, sólo que estas son más emotivas, más dramáticas. ¡Además estuvo cercanamente involucrado en la serie de "Heidi" y en la de "Marco, de los Apeninos a los Andes"! ¡Más nostalgia no cabe!
Y dentro del Studio Ghibli es el autor de una película muy emotiva que pone el ojo Remi y más, la de "La Tumba de las luciérnagas". También dirigió la de los Yamada, la de la "Guerra de los Mapaches" ("Pom Poko" suena mejor) y su más famosa "Only Yesterday", una pleícula más para un público adulto.

Esta de la Princesa Kaguya está basada en un cuento popular japonés que se llama "La historia del cortador de bambú". Se trata de un cortador de bambú (je) que se encuentra una pequeña niña dentro de un bambú. intuye que es un princesa enviada por los dioses y decide criarla como suya junto con su esposa. La niña crece de volada y se adapta rápidamente al entorno, hace amigos y es feliz. Un buen día el cortador encuentra dentro de un bambú monedas de oro (o granos de oro) y tiempo después encuentra telas preciosas de colores. Estos encuentros le hacen pensar que los dioses le están diciendo que tiene que educar a su hija como parte de la nobleza y cambia la vida de toda la familia para lograr ese propósito. Entonces, la historia ya no está padre, está triste. La princesa tiene que aguantar a los pretendientes que le manda su padre, tiene que aguantar la educación de noble que le impone y además tiene que aceptar su realidad en cuanto descubre sus orígenes divinos.

La animación es diferente a la que solemos ver en este tipo de películas, es un poco más "artística" (no se me ocurre describirla de otra manera, es más acuarelosa, menos colorida, hecha como a pinceladas) y tiene en especial una escena muy bien lograda visualmente, que es su huida al campo. Es en blanco y negro, hecha como en carbón o en lápiz, se notan los trazos y el único color es la ropa de la princesa. Es uno de los puntos dramáticos de la historia y la solución visual es un completo acierto. 

El final es algo triste, pero la película es bonita. Nos malacostumbran las pelis de caricaturas en que todo termina bien.

sábado, 29 de agosto de 2015

Hitman: Agent 47

No se qué me pasa con los pelones de esta serie, pero no los reconozco. El anterior (Timothy Olyphant) aseguraba yo que era Kuno Becker (mirada asesina de los fans del video juego...srry!) y a este de ahora (Rupert Friend), pensé que era Orlando Bloom (sí que se parece un poco). 

A un amigo con el que vi la película le pareció que este nuevo agente era muy cute para ser Hitman, a mí no me lo pareció, pero me quedé pensando al respecto, y es que en realidad ninguno de los dos, o más bien, el personaje Agente 47, se me hace bad-ass. Sí que lo es, pero está diseñado para serlo, así no tiene chiste. Un bad-ass tiene que irse haciendo, con los golpes de la vida. Además a estos les falta personalidad, claro son fríos y calculadores porque así los diseñaron, pero, les falta algo; a los actores, creo. Algo que nos haga sentir empatía con ellos. Pobrecitos, así fueron planeados. Pero no sientes gran cosa por ellos, casi hasta sufre uno más por los malosos escabechados. Además, seguro todo sale bien al final y que van a salir ilesos.

El giro de esta peli, es que el Agente tiene una hermana, corregida y aumentada, porque ésta si tiene su corazoncito y sufre mucho, aunque no le cuesta trabajo aprender a matar al estilo gore. A mi me gustan las salpicaduras de sangre y los chorros que salen de las yugulares; cuando vienen de películas de Tarantino, me dan mucha risa (y cuando vienen de las de Takashi Miike no tanto), pero en esta película me tomaron por sorpresa, o no sé qué pasó, pero me sorprendieron un poco. Tal vez es que estaban un poco fuera de lugar. Como que este tipo de películas son más de trancazos y huesos rotos, sin sangrita. No conozco el juego, tal vez sea así.

Está bien para pasar el rato, pero no más. Es poco original, en todos los sentidos. La historia la hemos visto mil veces, las secuencias de acción son de action-by-numbers, y fuera de la manera en que mueren los anónimos guardias, no hay punch.

Dos cosas buenas: una buenísima y una cagada. La buenísima: las escenas filmadas en Singapur ¡quiero ir!. La cagada: La actriz que hace de Diana, que se hace llamar Angelababy, es tronchante.

jueves, 27 de agosto de 2015

Cities of love



Cities of Love es una serie de películas romanticonas, sobre el amor, la mayoría son sobre inicios de relaciones, y hay alguna que otra sobre el amor entre padres e hijos; y pretenden también, exaltar la ciudad y los barrios en los que ocurren las historias. Cada episodio es un cortometraje en forma, escrito, dirigido y actuado por renombrados artistas.

El proyecto empezó con Paris, je t'aime (2006). Paris, la ciudad romántica por excelencia. Sospecho que cuando la hicieron todavía no se les ocurría convertirla en un proyecto más grande con todo y logo. Esta es la más sencilla en cuanto a su estructura. Son veinte encuentros, veinte directores, veinte barrios. Está es mi favorita. Me gustan la mayoría de los cortos y destaco sobretodo el de los hermanos Cohen en el segmento de Tuileries porque es muy divertido (de hecho este es mi corto favorito de las tres películas). Otros directores aquí son, Alfonso Cuarón, Wes Craven (este también me gustó, es de vampiros), Tom Tykwer, Gus Van Sant, Alexander Payne, Walter Salles.

Parte de la idea es que las diferentes historias se contecten de vez en cuando con algunos personajes recurrentes, como la que filma todo lo que ve en NY, o el taxista que cuenta la misma historia a cada cliente sobre su relación rota, en Rio. Estos personajes recurrentes son una de las "reglas" del proyecto y funcionan para darle unidad a la película. En la de Rio los usan mucho y no unen nada porque la mayoría de los cortos están malísimos.
En la de Paris no ocurre mucho y es la más coherente, aunque sí que es verdad que es la más rígida. En New York, I Love You (2008) hay varios personajes, y están bastante bien ligados. Y algunos de los personajes aparecen brevemente por aquí y por allá.
El director Yvan Attal dirige dos cortos similares, pero con un giro y mucho humor, que refuerzan muy bien la coherencia de la película. Salen Ethan Hawke, Robin Wright, Chris Cooper y Maggie Q.
No hay un corto que no me haya gustado, a algunos les faltó o les sobró un poco al final, como en los cuentos, que tienen que estar muy, pero que muy bien cerrados. 

Y no contaré más porque si las recomiendo. La que no, es la de Rio. 

Algo que me gustó mucho en las dos es que se sienten y se entienden las atmósferas y las geografías, y los personajes están cómodos en su entorno.

En la de Rio, eu te amo (2014), no se siente nada de eso. A la mayoría de los cortos les falta o les sobra algo. Algunos tienen buenas ideas, pero no cuajan. Uno de los mas redondos, aunque es bastante oscuro, es el dirigido por Guillermo Arriaga (ah, oscuro, ¡tiene sentido!). El del vampiro es súper raro, reí con desconcierto porque no supe qué más hacer. El dirigido por John Turturro está aburrido, parecía un intento de discusión entre amantes de telenovela brasileira, pero sin punch. Hay un par que no están mal, como la de los chicos que escalan para llegar al Cristo Redentor, o la del ricachon y la esposa nefasta, o la del niño que espera la llamada de Dios, pero beh, como que les falla algo en el ritmo, en la sorpesa. 

Esta es la primera que aparece con el logo de Cities of Love. Es triste pero en vez de que sea superior para seguir sacando más ciudades, es la peorcita. En teoría vienen Shanghai y Jerusalem. En la página (que no funciona) salen un montón de ciudades. El proyecto sí que me gusta, pero esta última me ha dejado un mal sabor.

Y luego una curiosidad, que según esto hay una que se llama Tbilisi, I Love You (Tbilisi, capital de Georgia). Esto se me hace súper raro. No se si unos entusiastas georgianos se unieron a la idea, porque se sale un poco de las demás. Para empezar porque no es una ciudad muy famosa y los artistas son básicamente locales. No se si el creador del proyecto, Emmanuel Benbihy, está vendiendo la idea, o qué. Curiosidad sí que tengo, pero todavía no encuentro la película.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.