jueves, 31 de diciembre de 2015

The Peanuts Movie

He estado leyendo algunas críticas sobre la película que dicen que no les ha gustado porque es tal cual las otras películas, tal cual la tira cómica y hasta tal cual los productos que siempre se han vendido de Snoopy y demás. A mí, que se haya mantenido el espíritu y el corazón del Peanuts de siempre me ha gustado mucho. No entiendo que hay que reinventar en ese sentido. También decían por ahí que si es para las nuevas generaciones que entonces deberían de haber puesto más diversidad en los personajes, que Franklin tuviera más protagonismo, hacer a Schroeder latino y que tocara latin jazz, WTF?!?!?! Es una manía eso de meterle corrección política y diversidad a todo; y hacer una crítica negativa por esa razón me parece absurdo.

¿Por qué no mejor hablan de lo positivo? como que estos niños juegan y se divierten juntos todos el tiempo, que son independientes e imaginativos, que no hay bullies (fuera de la insoportable Lucy), que Charlie Brown a pesar de ser desesperadamente inseguro y torpe no se rinde y siempre intenta hacer las cosas.
Para el que ha visto las películas viejitas o leído la tira cómica todo le resultará gratamente familiar, y el hecho de que la historia se centre en Charlie Brown tomando valor para hablarle a la niña pelirroja es una especie de continuación de todas las veces que no se atrevió en los cómics.

A mí me gustó mucho cómo ha sido interpretada, cómo se mantuvieron fieles a los personajes, me gustó mucho cómo los hicieron 3D, pero respetando los trazos del dibujo en algunas partes como en las caras, en el globo con una Z cuando Woodstock está dormido, o con los trazos de movimiento cuando Snoopy vuela en pos del Barón Rojo. Me encantó que los adultos sigan haciendo blah, blah, blah y que no estuviera actualizada, es decir que los teléfonos son de los de cable o que Snoopy escriba en una máquina de escribir, eso sí, seguro que las nuevas generaciones no entenderán nada de esto. Y también me gustó mucho el manejo del color.

Snoopy como siempre se roba la película, con sus aventuras voladoras, con su humor, las bromas que le hace a Woodstock y el apoyo incondicional a Charlie Brown.

Me reí mucho, me pareció encantadora y divertida. Y sí que me cumplió.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Ricki and The Flash

Creo que es porque el guión lo hizo Diablo Cody que vi esta película. No es que me encante todo lo que ha hecho; me gustó Juno y la serie de United States of Tara me inquietó. La película que dirigió "Paradise" no me gustó. Mmh tal vez es porque tiene un nombre de lo más cool.
Y luego, que la protagonista fuese Meryl Streep, no ayuda mucho; a veces me gusta y a veces no y siempre me pone nerviosa. O como dice mi hermano, es la Winona Ryder de la tercera edad.

A pesar de todo esto, la vi y debo decir que no me molestó. Es una película ideal para la huevita vacacional. Sentimentaloide, pero no mal. Con un final feliz dentro del tono de la historia y un excelente soundtrack.

Ricki tiene una banda de rock y canta en un pequeño bar de L.A.. De día trabaja como cajera en un supermercado. No tiene dinero, está a punto de declararse en bancarrota y ha vivido separada de sus hijos desde que estos eras niños. Su ex le habla para que regrese a Indianapolis a echarle una mano a su hija que se acaba de divorciar y está devastada. El reencuentro con su familia tiene sus altibajos, y sin embargo provoca un cambio en la hija que no se bañaba ni se quitaba la pijama. Su hija, por cierto, es la hija de la Streep en la vida real, y es lo peor de la película.

Lo que me gustó (además de la música) es que Ricki es honesta. Dejó a sus hijos porque le podía más la música. Trató de mantenerse en contacto con ellos, pero no fue fácil. No engaña a nadie, no es drogadicta o alcohólica, ni tirada al drama. Es feliz con lo que tiene y aunque le duela el distanciamiento, pues ni hablar.
Reconozco que es un papel creíble en la Streep. Ricki incomoda con su aspecto, pero tiene carisma, es inteligente y bastante fluida con la vida. Se lleva bien con el ex (Kevin Kline), que le tiene cariño y de alguna manera entiende sus necesidades.
Ricki no es ni de chiste una rockstar, pero es una rockera hecha y derecha y las interpretaciones (realizadas por la actriz) de grandes éxitos, están muy bien. Sí que le dan ganas a uno de formar parte del coto del bar Salt Lake.

¿Y The Flash? pues es la banda, pero no sale mucho. Sólo el guitarrista que es el galán de Ricki. Tendrían que haber salido más, ¿que no?

martes, 29 de diciembre de 2015

La Cumbre Escarlata

Algo que no se le puede cuestionar a Guillermo del Toro es su capacidad para crear grandes escenarios, inquietantes, oscuros, misteriosos. En sus películas cada elemento tiene un sentido, todo está cuidadosamente diseñado de manera que cuando pasa la cámara y nosotros con ella, no podemos evitar recorrer la pantalla para uno y otro lado con temor, asombro e intriga, atentos a los detalles, a las sorpresas visuales.

La Cumbre Escarlata (Crimson Peak) tiene todo esto y llevo varios días preguntándome si el hecho de que la historia no esté a la altura de la ambientación le hace o no, perder puntos a la película. Claro que sí pierde puntos porque no es un todo, pero me refiero a si se vale descartarla por completo. Porque no veo mal utilizar una historia sencilla y hacer con ella algo interesante.

Paréntesis informativo. Historia sencilla de telenovela sobrenatural: Chica ingenua conoce chico encantador. Chico encantador quiere el dinero de chica ingenua. Hermana de chico encantador es una bitch. Fantasmas y galán de infancia salvan a chica ingenua. Fin.

Solo que aquí no hubiera estado mal mantenernos con suspenso, alguna vuelta de tuerca por ahí, no sé.

Me entretuvo, pero no me cautivó y en un momento dado hasta me pareció un exceso de lo visual que, sin embargo, me gustó bastante. Y vuelvo al inicio con lo de que se pasó un poco, pues ¿cuál es la justificación de la falta de techo en la mansión? Entiendo que esté en mal estado, pero eso sería lo primero que uno arregla, no, para que no se meta la nieve. Ah pero que bonito se ve cuando cae en pleno recibidor. Y que impresionante se ve la nieve cuando se tiñe por la arcilla extra roja. Extra rojos también los fantasmas, uff, más bien me parecieron como de terror espacial, hasta pensé que habían sido despellejados y por eso se veían así. Supongo que esa arcilla era una gran influencia tanto en el plano físico como en el sobrenatural.

No me extrañaría que aparezca nominada en producción de arte, hasta en fotografía. La actuaciones están bien, en especial Jessica Chastain. Mia Wasikowska siempre tiene cara de susto, y Tom Hiddleston (Loki) y Charlie Hunnam, está correctos, nada especial. 

La recomiendo porque visualmente impresiona y tiene buen ritmo.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Turbo Kid

Una de mis películas favoritas de este año fue la de Mad Max: Fury Road.
Turbo Kid (François Simard,  Anouk Whissell,  Yoann-Karl Whissell,  2015), la peli,  no el kid,  es el hijo adolescente de Mad Max,  la peli. Está divertida,  llena de salpicazos de sangre absurdos,  bobos,  chistosos,  hecha con más  entusiasmo que contenido. 

Estamos en el futuro 1997.  El mundo se ha ido al traste.  Hay muy poca agua,  poca gente, poco futuro.  Un chico,  el Kid, ha logrado sobrevivir solo en este mundo de canallas y tíos raros. Es un mundo ochenterísimo en donde todos se mueven en bicis BMX (lol).
Un día aparece Apple y se hace su amiga. Apple es una chica un poco estúpida que conquista nuestros corazones.  Y resulta que no es una chica, sino un robot amigable. Otro personaje u aliado del chico es un vaquero rudo que más o menos mantiene a raya al villano de la zona,  Zeus. 
En un momento dado, las circunstancias se ponen peliagudas. La buena suerte ayuda al chico y la necesidad de salvar a su amiga lo transforman en Turbo Kid, su versión personal del héroe favorito de los cómics,  Turbo Rider.
Junto con sus dos amigos,  Turbo Kid trata de acabar con Zeus y su secuaces.  No es fácil,  pero tras varias luchas sanguinolentas (de esas en donde sale sangre chistosa a chisguetes),  cortes  de cuerpos por la mitad,  entrañas esparcidas y disparos a lo power ranger,  lo logran. 
Como dije al principio,  es una película llena de entusiasmo.  La historia no es sorprendente, la violencia y el gore son ridículas,  pero es entretenida. 

No sabría decir si es un homenaje a lo ochentero (la música,  el manejo de la cámara, los objetos) o si este colectivo de directores RKSS (Roadkill Superstar) de Montreal,  hace de esta época un estilo cinematográfico en sí.  Tendré  que checar sus cortos anteriores. 

Una manera de resumirlo es que es una película para adolescentes de los ochentas. No se qué pueda pensar un teen de estos tiempos.  Seguramente se le escapará todo el chiste de la película (guiños de humor en los diálogos,  los corazoncitos de vida de Apple o el Walkman amarillo). 

Mi conclusión  es que está visible para los ochentero con sentido del humor y el juicio relajado. 

domingo, 27 de diciembre de 2015

Mia Madre

Creo que esta es la película  de Nanni Moretti que más me ha gustado. Tendré que volver a ver la de La Habitación del Hijo para confirmar.

Como suele pasar en sus películas, es difícil decir si son comedias o dramas porque tienen un poco de las dos. Sus temas suelen ser serios y les cuela situaciones divertidas. Un poco como la vida misma, ¿no?

Margherita es una directora de cine cincuentona, divorciada, con una hija adolescente. Su vida se ha vuelto un poco complicada porque tiene que lidiar con la idea de que su madre va a morir pronto. Como parte de esta crisis, corta con su novio y tiene que continuar con la filmación de la película (una historia de carácter social sobre la lucha de unos trabajadores de una fábrica), a pesar de que su mente y su corazón están en otra parte. Y como cereza en el pastel, tiene que atender al actor gringo de "renombre" que viene a hacer el papel del nuevo dueño de la fábrica.
Margherita trata de mantenerse ecuánime, fría, eficiente, pero es distante y en ocasiones brusca. Una catástrofe doméstica la obliga a mudarse al piso de su Ada, su madre y las memorias de los últimos tiempos la llevan a poco a poco aceptar la realidad. El hermano de Margherita (Moretti), también tiene su propia crisis, aunque es el que tiene los pies en la tierra y se encarga de la mayor parte de las cosas relacionadas con su madre.

Me gustó mucho cómo está manejada la situación. Hay cosas que no se dicen, pero gracias a la buena dirección y a las actuaciones, se entienden. No hay paja, los diálogos y las emociones están en donde tienen que estar. Y para balancear esta tensión, que seguro más de uno entiende y/o ha vivido, está Barry Huggins, el actor caracterizado por un brillante, relajado y divertidísimo John Turturro. Barry Huggins es un actor hablador y extrovertido que nunca se acuerda de sus diálogos, y las escenas más divertidas de la película, se deben a eso. Como la escena en el coche, en la cual el pobre no puede actuar porque tiene que manejar un coche con tres cámaras en el cofre que no le permiten ver el camino; y antes no podía sacar la escena porque aunque decía sus diálogos y no manejaba, movía el volante como si estuviera en un camino lleno de curvas.

Ahí van el lado emocional y el lado divertido de la película, pero el verdadero tesoro es la mamá del título. No tanto la actriz, que está muy bien, sino lo que fue esa mujer que ahora es una viejecita. Ada fue una profesora de literatura toda su vida, es culta, inteligente y respetada por colegas, alumnos y ex alumnos que la tienen como un referente en sus vidas. Es generosa y dulce, y modestamente chingona. Las relaciones en la familia están bastante bien, hay roces, hay cariño, no hay excesos.

Eso me pareció muy interesante. Es un tono que no solemos ver en películas con este tipo de temática, que suelen inclinarse hacia la lágrima remi. Exageradas, en donde el padre o la madre son unos cabronazos con o sin justificación, y el hijo debe sacrificar todo para atender al padre. Aquí no, y eso está pero que muy bien.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Star Wars: The Force Awakens

Star Wars: The Force Awakens ha ganado el premio al "Entertainer of the Year" que otorga la Associated Press, y me ha parecido bien empezar con esta mención porque para mí esa es una de las características más importantes de esta saga espacial. No me lo tomen a mal, pero creo que en ocasiones se ha exagerado con los méritos que se le han dado, se la ha hecho más profunda y trascendental de lo que es. Cuando ser 100% entretenida es fantástico. No pensemos mucho en las "precuelas" porque esas nos llevaron de la expectación a la decepción, pasando por la aburrición.

He dicho durante años que no soy fan ciega de Star Wars, que soy fan objetiva y bla, bla, bla. Ahhh, pero no pude evitar emocionarme cuando empezó la música y aparecieron las clásicas letritas amarillas viajando por el espacio. Uy, y cuando salió el Halcón Milenario. Y cuando aparecieron han Solo y Chewbacca, uff, no sigo más por ahí, la puritita nostalgia. ¿Cuántas veces habré visto las viejitas? La versión clásica, la remasterizada, la de las escenas agregadas (horribles o inútiles, por cierto). ¿A cuántas aventuras espaciales habremos llevado mi hermano, nuestros amigos y yo, a nuestros muñequitos (los meros meros, que los de ahora están re chafas). Recuerdo hasta haberle hecho una mochilita a Yoda, que en mi mundo no era tan zen, era más bien super cute, tanto como el ewok chiquitin.

En fin, que todo este espíritu, toda esta nostalgia de infancia, acabó con mi postura fría, crítica y pro. Y es que qué gusto sentir que se respetó el espíritu original. Algunos dirán, seguro que sí, que es igual a las otras, en especial a la primera, digo en parte que sí, que es una fórmula que se repite, o más bien una estructura, pero funciona, y las referencias a las otras películas, las similitudes entre planetas, o entre escenas, me parecieron más bien un homenaje de corazón y no un fusil o una falta de imaginación. Además son referencias para las generaciones anteriores. Algo en lo que tiene especial atención JJ Abrams es en juntar generaciones. No importa que los nuevos no entiendan esas referencias, esos guiños, la película da mucho para todos y es un inicio para mucho más.

Los nuevos personajes, en especial Ray y Finn están bastante bien, son convincentes, son simpáticos y son un buen relevo. Tienen un poco de Han Solo, de Luke y cómo no, de Leia (ojalá que en las siguientes películas aparezca más y les muestre a los nuevos espectadores que ella fue bad-ass antes que Sigourney Weaver en Alien).
También me gustó Adam Driver, de Kylo Ren. He oído decepción porque no es guapo o porque parece un Snape joven. Su fin, no es ser guapo, es ser malo y creepy, y eso le sale bastante bien.

Confieso que extrañé a R2, pero BB-8 me encantó, y la Yoda naranja y femenina, Maz Kanata, también.
Me gustó que con el personaje de Finn, los Stormtroppers tengan otro tipo de presencia, y que Kylo Ren no tenga el control total, sino que haga equipo con el General Hux.

No he contado nada sobre la peli, porque doy por hecho que el mundo entero ya la vio o la verá. Las teorías o los spoilers no me han parecido muy relevantes, de hecho el posible mayor spoiler, ni lo es tanto porque es bastante evidente dados los diálogos precedentes. De hecho eso es lo que menos me gustó, la falta de sorpresa en toda esa escena.

He estado pensando sobre la idea de que la máquina del terror que es Disney esté comprando tantas cosas "cool" y el temor de los fans a que las eche a perder y las añoñice. Hasta ahora no ha pasado, bueno tal vez con Pixar (si recuerdan algún otro casa háganmelo saber). Y a lo que voy, ¿cómo puede Disney arruinar Star Wars? Desde el inicio la historia es súper fácil, buenos contra malos, no hay mucha sangre, no hay principios o posturas polémicas, siempre ha sido para toda la familia. Yo creo que a partir de ahora, con los  millones que ha recaudado, tendrán el cuidado de hacer películas de Star Wars como hay quien pinta las obra maestras "by numbers". No me parece mal, siempre y cuando sigan teniendo el punch de mi nostalgia de infancia y los efectos especiales y la tecnología de estos tiempos.

viernes, 25 de diciembre de 2015

2 cortos sci-fi y uno de kung fu

Quería empezar estos doce días con una película navideña, pero la opción para ver Krampus era la doblada, así que no la vi.

Por eso, empiezo hoy con unas joyas. Tres cortos que pueden online.
 

Uncanny Valley (Federico Heller, 2015), es una producción argentina de un estudio creativo llamado 3dar, sobre unos junkies de realidad virtual que prefieren vivir en el videojuego a interactuar con personas de carne y hueso.
Esta narrada como si fuera un documental y tiene muy buen ritmo. Tiene un montón de buenas ideas y contrastes, la vida en el mundo real y dentro del videojuego. Y el anillo de la nariz en vez del clásico visor para entrar en la realidad virtual, está buenísimo.

La historia está muy bien,  pero lo realmente sorprendente son los efectos especiales.  Va a sonar mal, pero está tan bien hecha que parece producción gringa de blockbuster. 

No les contaré nada de nada porque ¡aquí les tengo el link!

http://www.3dar.com/the-work/uncanny-valley/



The Shaman (Marco Kalantari, 2015). Este corto también tiene una producción inusual: Austria-Japón. Su historia es más compleja, mucho más ambiciosa, con un mundo del futuro mucho más desarrollado y que fácilmente da para un súper largometraje.

En un futuro muy lejano, con guerras continuas, los chamanes, personajes que antiguamente se dedicaban a salvar almas, se han convertido en armas letales. Los chamanes creen que todos los seres, humanos, animales plantas y hasta objetos, tienen un alma,  y ellos son capaces de interactuar con las almas adentrándose al "Netherworld". Antes lo hacían para curarlas, ahora lo hacen para enfrentarse con las grandes máquinas de batalla. Cuando los soldados normales no pueden ganar una batalla, ellos son llamados para enfrentar a estos colosos. 
Esta película trata sobre unos de estos duelos entre un chamán y un coloso de guerra. La pelea es una de carácter psicológico. ¿Quién engañará a quién?

Si les gustan las pelis sci-fi, post apocalítpicas, les puede interesar esta.
Aquí va el link: https://vimeo.com/146865820


Kung Fu Fury (David Sandberg, 2015).
Esta es como malísima  a propósito. Las actuaciones, los diálogos,  etc.  Y me parece que al mismo tiempo es un homenaje a las películas ochenteras de Artes marciales.
El director y la producción son suecos. La película tiene lugar en Miami en 1985. Kung Fury es un policía al que le llegan poderes de kung fu gracias a los cuáles se puede enfrentar con todo tipo de inesperados super villanos, como una maquinita de juegos enojada que a la transformers sale a la calle a darle palizas a todo el que se le cruce. 


Un día aparece uno de los grandes villanos de la historia del mundo y Kung Fury decide que la única manera de acabar con él es viajar en el tiempo al pasado y vencerlo antes de que se haga fuerte. En este viaje vivirá experiencias que le ayudarán a vencer al súper villano.

Así, suena fatal, ya lo sé, pero véanla con ojos de amor y de entretenimiento, pues para eso está. Es muy divertida y tiene unos golpazos buenísimos, los de kung fu y los de humor  ;) Cada uno de los personajes está muy cagado, mi favorito es el Triceracop. Ah no les quiero contar nada ¡véanla! Les garantizo 30 minutos de risa y entretenimiento.

David Sandberg se encarga de todo, dirige, actúa, escribe y produce. Cuando se queda sin dinero, acude a Kickstarter y no le va mas, pues su trailer ya era viral. Y para cerrar con broche de oro, se le ocurre una escena con David Hasselhoff y él le dice que sí. Es un cameo, pero es buenísimo, es la voz de su Lamborghini y tiene una frase tronchante: “Didn’t anyone ever tell you not to hassle the HOFF-9000?”
Y también canta en el video clip de la película: https://www.youtube.com/watch?v=ZTidn2dBYbY

jueves, 24 de diciembre de 2015

12 días de Navidad 2015

A falta de una "mi" navideña, les dejo a un elfo.

¡Ant-Man y Mad Max: Fury Road! 

Chappie se quedó corta. Y los Minions...ew.
Otra de sorpresa: Los Huéspedes.

Se terminaron los Hunger Games, le dijimos adiós a Paul Walker, deberíamos de haberle dicho adiós a Schwarzenegger. 
¿Qué la de Stallone no está mal? mmm bueno, la checaremos. Pero la que si que no veré, aunque duró semanas y semanas en cartelera, es la de Southpaw.

La animación de El Principito, en especial en la parte del cuento, estuvo de lo mejor. Y los sentimientos de Intensamente, también.

Una de las que más me gustó, aunque es del 2014, es Timbuktu.

Para estos 12 días de Navidad, quería empezar con Krampus, pero no la he podido ver, así que les reseñaré unos hallazgos, que lo mejor de todo es que ¡los podrán ver! También les tengo por ahí una película ochentera futurista muy cagada, una con un nombre muy bueno, y por supuesto, la que acaba de ganar el premio de la Associated Press como Entertainer del Año: 

martes, 8 de diciembre de 2015

Kicking it


Para contrastar con las noticias de corrupción en la administración de la FIFA, este documental sobre la Homeless World Cup, un mundial de fútbol que tiene el objetivo de ayudar, motivar, darles un empujoncito a personas sin hogar, para que puedan rehacer su vida. Me voy a quedar con todas las buenas intenciones del mundial y de este documental y no me meteré en rollos sobre que no solucionan la pobreza mundial. 

Participan como 50 países que, a través de distintas organizaciones han seleccionado un equipo representativo de ocho jugadores. La cámara sigue a seis de esos equipos  en especial a siete jugadores: dos de Irlanda, uno de España, uno de EUA, uno de Afganistán, uno de Rusia y uno de Kenia. Conocemos un poco sobre las circunstancias (muy diversas) que los llevaron a no tener hogar y sobre cómo jugar fútbol los ha motivado para seguir adelante, o aunque sea para continuar con el día a día. 
Cada historia vale, es difícil juzgar o descartarlos. Hay situaciones sorprendentes como la del ruso que al mudarse a San Petersburgo y no contar con el registro adecuado no puede encontrar trabajo o rentar una casa y se queda ahí, al igual que miles (millones) más, atrapado en una situación que es tabú y de la cual no se habla y por lo tanto no se actúa en consecuencia. 
O la historia del chico afgano que perdió a su familia por la violencia de los talibanes, va a refugiarse a Pakistán donde la situación está peor y regresa a su lugar de origen en donde no tiene ni para donde jalar y vive con el temor de que los talibanes lo maten por jugar fútbol. El choque cultural que vive en Sudáfrica es simpático y conmovedor. 
Vemos un poco también el lado de los entrenadores y lo involucrados que están con su equipo, cómo los motivan para que salgan adelante y se preocupan por ellos. El entrenador español es uno de ellos, sabe que su equipo es malo, pero quiere que se diviertan con la experiencia y que de perdis ganen un partido para que sientan lo que es ganar. El entrenador gringo tiene que lidiar con un equipo y en especial con Craig, chico que tiene muy mala disciplina, problemas de autoridad y mucho enojo, pero lo entiende y es paciente. Al final obtiene una buena recompensa, porque aunque también es un equipo muy malo, mejoran su actitud, Craig en particular, y ganan cuatro partidos.

No se cómo se llame esta variante de fútbol, minifútbol, fútbol 4, ni idea, pero juegan tres en la cancha (canchita) y un portero. No se cómo se llame la cancha en español, en inglés le llaman pitch  es como la de fútbol rápido y el partido dura poquito, y cuando cometen una falta los sacan un rato como en el hockey. Juegan un montón de partidos y van rankeándose para al final aspirar a una de las tres copas. Para los mejores la Homeless World Cup, para los siguientes la Premier y para los siguientes la Edimburgo. Este pasado septiembre fue la última copa, en Amsterdam y ahí ya había otras copas más patrocinadas por diversas fundaciones. Por cierto y sin que venga a cuento con la película ¡ganó México en varonil y femenil!

Cuento esto porque para los rusos sí que era importante ganar. En Rusia no hay homeless, según esto y ellos querían ganas para hacer ruido y que hubiera cambios en las regulaciones. Como esa en la que nuestro protagonista, Slava, no tiene un registro. Y bueno, spoiler, ¡ganan! Invictos. Y para mejor final feliz, meses después de ganar tiene casa y trabajo.

Una historia divertida es la del keniano que quiere jugar fútbol profesional y está convencido de que si en el mundial hay "scouts", lo van a llamar para contratarlo profesionalmente. Es el capitán de su equipo, no cabe duda de que es muy entusiasta y está muy motivado, pero no mete los penales y es muy gracioso cómo el entrenador se cabrea y lo regaña y le prohibe cobrarlos y él insiste y sigue fallando. Al final los kenianos ganan la copa Premier, ningún "scout" lo llama, pero él regresa a casa y aunque continúa lavando baños públicos, se convierte en entrenador.
Los irlandeses ganan la tercera división, la Copa Edimburgo, y uno de ellos Damien, regresa a vivir con su mamá y a terminar su rehabilitación por las drogas.

Sé que está difícil que puedan ver esta película, a mí me costó trabajo encontrarla, pero si se cruzan con ella, no duden en verla. Además de las historias emotivas, y la finalidad de la copa, nos recuerda algo que la mayoría podemos compartir y es el placer de jugar con la pelota. 
¡Viva el fut!
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.