sábado, 13 de agosto de 2016

Keeper of darkness

Fai ve fantasmas y se dedica a exorcisarlos. Su relación con ellos es muy cercana. Los ve por todas partes y les da caramelos. Está lleno de tatuajesde protección. Su primer caso fue cuando era chavito y mató a un perro controlado por un fantasma que agredió a unos niños. A partir de ese momento aprendió a se exorcista y a ayudar tanto a los vivos como a los muertos.
Hay un fantasma horrible, de miedo, que siempre acosa a Fai para preguntarle por su padre. Su padre está en un asilo y requiere cuidados que el hijo no le puede dar, ni lo puede visitar. Fai visita al viejito y le cuenta que su hijo lo manda saludar.
 
Un fantasma furioso empieza a asesinar psíquicos y exorcistas charlatanes. Fai, que sí ve fantasmas y es un exorcista de cierta reputación, casi sin querer se ve involucrado en el caso del fantasma furioso. Un fantasma que busca venganza por la muerte de su hija y su esposa (y la suya). Si Fai no encuentra al culpable, él y sus amigos morirán.

Con la ayuda de su asistente, que creo que se llama Ah, una reportera histérica, que creo que se llama Zi-Ling, Snow, su compañera de piso, de la que está enamorado, y una pandilla de malandrines de barrio, Fai intenta averiguar quién es el asesino. Cuando lo averigua descubre que lo que el fantasma quiere es que mate al asesino. Fai se niega. Pero para tratar de aplacar la ira del fantasma emprende un viaje a un submundo (tal vez el purgatorio o el infierno) en busca de algo que pueda calmar su ira.
La trama se empieza a complicar porque también está la historia de Snow la roomie, que es una fantasma que estaba en su departamento desde que él llegó de niño. Han pasado toda la vida juntos y están enamorados. Fai cree que si hace muchos exorcismos Snow va a poder renacer y finalemente estarán juntos juntos. 
Esta parte romanticona rompe un poco el ritmo aventuroso y le confunde el género. No molesta, pero distrae. 

El cartel pinta como para horror asiático ñañaresco, pero no es así, es bastante entretenida y tiene cosas muy padres como los fantasmas y el aspecto visual utilizado para los submundos. El tono ligerón y un poco cómico también está muy bien. Creo que sería ideal para serie de tele con muchas aventuras. Los personajes secundarios están bien, el entorno y los fantasmas recurrentes también. 

La pondré en el anaquel de sorpresas agradables y entretenidas. 

domingo, 7 de agosto de 2016

Where to invade next

Aquel que ha visto otros documentales de Michael Moore, seguro pensará que con este título la película tratará sobre denuncias al gobierno relacionadas con la guerra. Y ¡sorpresa! No va por ahí. 

Con mucho humor y crítica constructiva Moore viaja por el mundo, bueno por Europa y se cruza un momento a Túnez, con la finalidad de conquistar países con ideas útiles y benéficas que se puedan aplicar en su país.

Viaja por Italia, Francia, Alemania, Noruega, Islandia, etc. y va tomando ideas sobre la educación, la universidad gratuita, la alimentación, el sistema penitenciario, los días de vacaciones, la igualdad entre hombres y mujeres.

Entrevista gente común y corriente, al CEO de Ducatti, al Presidente de Eslovenia, a la secretaria de educación de Finlandia, a niños y jóvenes, a prisioneros en prisiones de baja y máxima seguridad. Platica sobre el papel de la mujer en el mundo empresarial con tres altas ejecutivas islandesas, platica sobre los almuerzos infantiles con un chef de una escuela pública común y corriente de Francia, y en Alemania, sobre la enseñanza de la historia y cómo afrontar los errores históricos como parte de la identidad del país, sin negarlos u ocultarlos.
El sistema penitenciario noruego es algo sorpendente y ajeno, pues no se trata de castigar a los prisioneros, sino de realmente reformarlos y capacitarlos para reinsertarlos a la sociedad sin que reincidan.

Podría achacársele que sólo pone cosas buenas de esos países, pero él lo aclara rápidamente cuando dice que va en busca de flores y no de maleza. Se trata de buscar cosas buenas y positivas que mejoren su país y al final se siente optimista con sus averiguaciones y con el hecho de que varias de esas ideas tuvieron su origen en Estados Unidos, sólo que no se aplican, o no se aplican tan bien.

El primer país que invade es Italia, en donde platica sobre las vacaciones pagadas y el montón de días libres que tienen. Platica con empleados y dueños. La conclusión de todos es que es benéfico tomarse vacaciones, hay menos stress y la gente regresa descansada al trabajo.
A Finlandia la invade por su sistema educativo. Un sistema que en las últimas décadas fue modificado y gracias al cual Finlandia es ahora el primer lugar en educación.
La invasión alemana es la más dramática e impresionante, pues habla de la memoria histórica. 

A algunos entrevistados les pregunta que qué le dirían a Estados Unidos. Las respuestas me parecieron muy acertadas y al punto, respuestas que son la opinión de muchos, yo incluida. Una de ellas dice que ella conoce muchísimas cosas sobre Estados Unidos, sobre su música, su literatura, su cultura pop, y que si los estadounidenses se molestaran un poco en conocer sobre los países del mundo su visión y su punto de vista se enriquecerían y su actitud hacia los demás cambiaría.

Y creo que esto tiene mucho que ver con el objetivo de esta película. Moore nunca ha sido objetivo y tiene sus opiniones muy presentes en sus películas. La selección de temas y países puede ser polémica, no elige más que europeos con muchos güeritos. Y pone ejemplos de cosas cuestionables en su país, pero el punto, me parece, es el de decir lo que dijo la tunecina: hay un mundo a nuestro alrededor que tiene cosas buenas, nosotros no somos tan geniales como nos creemos y si fuésemos capaces de aceptarlo podríamos tomar esas ideas para mejorar. 

Moore piensa en todo esto para sus compatriotas, pero estas ideas son para pensarlas en cualquier parte. Si las aplicáramos en México, uff, ¡qué cambiazo!

domingo, 3 de julio de 2016

Hardcore Henry

La vi porque tenía dos cosas exóticas, lo ruso y el que vemos la película como si fuéramos el protagonista. Es una película de acción, de pura acción y poca historia. La verdad es que es suficiente con ver el trailer. Me pareció ganosa, y con un grado de dificultad técnica/conceptual, pero la fórmula se vuelve rápidamente cansada.
Al principio es curiosa la sensación de verla como si estuviéramos jugando un videojuego, pero no se puede basar una película entera sólo en eso.
La historia, lo que hay, trata sobre Henry, un "alguien" que despierta, no recuerda quien es, resulta que algo grave le pasó, y tiene un brazo y una pierna de cyborg, además de un implante en el cerebro y ojos de cámara (luego nos enteramos, Henry incluido, de que casi no le queda nada de humano). Estaba agarrando la onda de su nueva realidad, de su esposa a la que no recuerda, pero que amorosamente le enrosca la pierna, cuando aparece un super malo que lo empieza a perseguir dale que dale, como el conejito de Energizer. Y él corre que corre, yo creo, tan confundido como nosotros. El malo le quita a la mujer, una mujer de la cuál uno no se fía, pues no en vano se han visto tantas y tantas pelis. Y entre que va a por ella y/o huye, le aparece un aliado, que es lo mejor de la película (el actor es el protagonista de Distrcit 9), Jimmy. Jimmy aparece y desaparece, es muy gracioso, no se sabe qué onda pasa porque lo matan, lo queman y el vuelve a aparecer como si nada. Es hasta el final que sabemos qué onda con él.
Y como juego de video, Henry corre, brinca, hace parkour y cambia de arma, es más, hasta requiere un refill de vida. Sólo faltaron los medipacks esparcidos por las calles.

Si hubiera durado media horita, hubiera sido una cosa curiosa, pero para largometraje, se quedó corta.

viernes, 3 de junio de 2016

Hrútar / Carneros

En un pueblecito islandés dedicado a la cría de carneros, surge la amenaza de que los animales del valle entero se hayan contagiado de una enfermedad llamada tembladera. Para evitar esto, la autoridades deciden sacrificar a todos los animales.

Gummi y Kiddi, son dos hermanos que crían un tipo de carnero muy apreciado. Viven en el mismo terreno, pero no se hablan desde hace 40 años y cada uno administra su propia granja.

Esta terrible desgracia, les afecta tremendamente. Kiddi, se deprime y se emborracha y Gummi, bueno, esa es parte de la historia que no les puedo contar. Lo que sí puedo decirles, es que esta decisión, lleva a que los hermanos se unan y se vuelvan a hablar (que hablar, hablar, no es como nuestro hablar. Acostumbrados como están, a la soledad y a la poquita gente, como que sólo dicen lo necesario).
Dirigida por Grímur Hákonarson, Hrútar ganó en 2015, el premio en la categoría Un Certain Regard, en Cannes. Esto y el que el año pasado vi la de Historias de Hombres y Caballos, que me encantó, me llenó de expectativas para verla.
El aspecto geográfico/cultural, está muy interesante, pero la historia, que pinta bien, pierde su camino y termina de una manera abrupta que no me convenció, y que me hizo pensar que el director no supo cómo terminarla. Creo que uno de los problemas principales es el tono. Creo que tendría que haber mantenido más el lado cómico peculiar (que me recordó al humor de la de los caballos), pero se fue por una especie de melodrama injustificado. También les faltó presencia a los animales, están muy chistosos y no les sacaron provecho, ni a ellos ni a la vida alrededor de sus cuidados. Al inicio parece que así será, con el concurso de carneros y la veterinaria dando las razones de por qué ganó fulano carnero (¡por un músculo!), con los otros granjeros, los apuros económicos, y demás. Pero en algún lado del camino, nos perdimos, de hecho nos perdemos al mismo tiempo que se pierden los hermanos, y luego plaf, se acabó la peli.

martes, 31 de mayo de 2016

La canción del mar


La primera película que vi de Tomm Moore fue la de El Secreto de Kells. Visualmente me impactó ¡increíble! Sin embargo, la historia como que no funcionó del todo bien. Confieso que no la recuerdo con detalle, solo con un poco de decepción.

Ahora vi la nueva, La Canción del Mar, con la idea de que no me importaba que la historia no estuviera buena, porque me iba a dar un engolosinamiento visual. Y vaya que la disfruté, la animación resultó tan maravillosa como la anterior, el manejo del color me hizo agua la boca, y la música y el movimiento de las formas me mantuvieron en la orilla del asiento. Lo mejor de todo es que la historia es muy bonita y divertida. En este caso sí que puedo decir que la animación y la historia están perfectamente bien balanceadas. 

Ben vive en una pequeña isla con su papá y su hermanita Saoirse. Saoirse es muda y Ben no se lleva con ella porque la culpa de la muerte de su mamá que murió al darla a luz. Resulta que Saoirse no es una muda cualquiera, es una selkie (una criatura que se transforma en foca) y está destinada a liberar a todas las hadas y criaturas mitológicas que fueron atrapadas por la bruja (creo que era bruja o tal vez diosa) Macha. 

Un montón de aventuras, mucha magia y encanto, música increíble, personajes entrañables con una villana inquietante, hadas, muchas hadas y unos dibujitos absolutamente maravillosos. ¿Qué más se puede pedir? ¡Es una joyaza!
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.