viernes, 10 de febrero de 2017

La La Land

Escuché por ahí que había que ser muy amarguetas para que no te gustara esta película. Hay muchos niveles de gustar, y el nivel que comprende múltiples nominaciones en los Óscares, me parece un tanto excesivo, pues no creo que en ninguna de las categorías nominadas haya destacado especialmente. Claro, ya sé que son los Óscares y luego eso no significa nada. Pero, un alguito sí que significa, y para mí es que, o fue un año especialmente flojo en la industria y había que rellenar las categorías, o que por ser musical, es algo como muy querido que hay que apapachar y no ser tan severo.
Aunque luego no lo parezca, yo soy apapachadora y le doy muchos chances a las películas que, a pesar de no ser perfectas, están hechas con un buen espíritu y que además lo transmiten.

Esta está hecha con ganas, lo tengo claro, pero no me parece que esté lograda. Y no me molestó para nada eh, lo aclaro. Sólo que tampoco me pareció destacable.

La historia, chico con sueños conoce a chica con sueños, bailan, cantan, se enamoran y alcanzan sus sueños. Como guión original, pues no lo está, y si es original porque es musical, entonces ponle una música y unas coreografías alucinantes, o de perdis pegajosas. El hecho de que el chico sea un amante de jazz y su sueño sea tener un club de jazz, lo hace diferente al clásico joven músico que quiere convertirse en rockstar, pero todo el asunto se me quedó ahí, sobrante y un poco forzado. Yo creo que en parte por falta de un guión sólido, y en parte por la actuación de Ryan Gosling. Él siempre me ha parecido sobrevalorado, no tiene un amplio rango de expresividad y aquí no le cree uno la pasión musical. Emma Stone está mucho mejor porque es de natural simpatiquísima, pero nada más. 

En la escena inicial, el movimiento de cámara está interesante, pero la canción y el baile, no fluyen. Algo pasa en todas las escenas de baile/canto, el de las amigas en el depa, en la fiesta aburrida, y sobretodo en la súper escena en la colina. Algo no funciona. Sí que se saben los pasos de pe a pa, pero falta la magia que contagia un buen baile. No los critico porque no sean cantantes o bailarines profesionales. Los critico por la falta de punch. Que es en gran medida un problema de dirección. A toda la película le falta punch. Chicago tenía esa fuerza, Mamma Mía también, y eso que me tiene perfectamente sin cuidado esa peli. Ni mencionaré las clásicas, esas desbordaban fuerza y energía.

Me da la impresión de que en la concepción del proyecto, el director Damien Chazelle, se enfocó en la parte del homenaje a los grandes musicales, y se le olvidó que antes que todo, tenía que tener una historia decente, una pareja con química y gracia (no es que no la tuvieran, pero tampoco levantan suspiros), y que sepan mover el bote (Argh, Chaning Tatum, sí que sabe moverse, está guapetón y tiene el nivel requerido de actuación para una historia como estas); se le olvidó que ante todo ésta es una obra nueva, que debería de funcionar de manera autónoma y no estar tan sostenida en los guiños a la época de oro de su propio género.

lunes, 30 de enero de 2017

Aliados

Ya lo dije en la entrada anterior, Marion Cotillard que se quede con cine europeo, con cine de autor, con cine de carácter, no con cine hollywoodense. No parece muy divertida, ni interesada, ni conectada con Brad Pitt. Lejos están de la gran pasión cinematográfica de Casablanca. A mi no me enloquece Brad Pitt, ni su guapura ni sus actuaciones. Su tendencia a la sobre actuación, afortunadamente no ocurrió, ni ningún tipo de actuación.
Él tieso, ella en otra parte. Y ese dolor, ese conflicto que debe sufrir el personaje de Pitt, ante la posible traición, la pérdida de su amada, ni se siente. Ah, se me estaba pasando decirles de qué va la historia, aunque con ver el tráiler, se enteran. Max Vatan y Marianne Beauséjour, se conocen en Casablanca en una misión de espionaje y se enamoran a tope, se mudan a Londres,se casan, tienen una bebé y viven una apacible vida bajo el Blitz. Hasta que  Max es llamado por sus superiores y es informado de que están casi seguros de que su mujer es una espía alemana. Lo obligan a ponerle una trampita y le amenazan de que si ella cae él la tiene que matar y si se niega los matarán a los dos.

Obvio que es una espía alemana, si no qué chiste (ya sé, ya sé, no avisé del spoiler, pero está tan mal construida la película, y tan aburrida, que para cuando esta parte aparezca, ya les va a dar lo mismo). En su defensa, Marianne no es una fría espía, era una fría espía que se enamoró y luego ya no era ni fría ni espía, y luego la obligaron y la amenazaron, y entonces tuvo que ser espía de nuevo, pero ahora una sufrida espía llena de amor (se supone, ¿recuerdan? cero química)... y eso que está nominada por el Women Film Critics Circle Awards como mejor pareja en pantalla.

De Zemeckis, el director, me quedo mejor con las de Volver al Futuro y con Forrest Gump (y esa, por si las dudas, no la volvería a ver, qué tal si se me quita el buen sabor de boca). Esas películas, y hasta la del Náufrago, tenían un buen programa, una coherencia, un buen ritmo, humor. Esta no. Es como de fórmula, de paint by numbers,  pero no funciona. La primera parte, que debería sólo ser la introducción, es larguísima, y la segunda, en donde nos tienen con el alma en vilo (según la fórmula), es predecible. Está llena de escenas y personajes de paja, que no vienen a cuento, como la hermana lesbiana de Max. Sepa para qué sirve ese personaje, no porque sea lesbiana, sino porque no viene al caso siquiera que tenga hermana y una hermana con la que se echa unas misteriosas miradas que nunca se me aclararon. Y el fiestón desmedido, parece hecho sólo para que nos asusten con que casi les cae un avión encima. Si quería mostrar la vida, así, casual, durante el Blitz, pues no le salió a Zemeckis.

Tampoco es que sea irritante, con menos minutos, hasta para pasar el rato. Dominguerona, nomás, pero si encuentran otra cosa, algo de balazos o de zombies, mejor vean eso.

domingo, 29 de enero de 2017

Assassin's Creed

Montones de acción, efectos especiales llamativos y Andalucía. Además de un reparto de buenos actores, encabezados por Michael Fassbender y Marion Cotillard. La fórmula del éxito. No me he fijado en la recaudación, pero seguro que si.

Sin saber nada del juego, ni con curiosidad suficiente para investigar, vi esta película esperando un rato de entretenimiento decente, intriga, acción y aventura...y un parkour espectacular, sólo eso.

Pero, la idea de una lucha centenaria entre los templarios y los asesinos, para tener el control del Fruto Prohibido, porque contenía el poder del libre albedrío, se me quedó como una premisa un tanto infantil (o juvenil, pensando en que la idea hubiese sido de un grupo de chavitos con sueños de aventura).

Y si a eso le sumo la sci-fi no muy buena, el resultado fue la pura indiferencia (bueno, indiferencia no tanto, ya que escribo esto, pero sí un merecido who cares?).
Una máquina muy acá que se llama Animus, al ser conectada a la corteza cerebral de un hombre, puede sincronizarlo a través del ADN a la memoria genética del antepasado para así "revivir" sus experiencias. El personaje de Fassbender tiene un antepasado, que durante la Inquisición Española, fue un Asesino, el último en ver el FP. Los científicos de la modernidad, guiados por la Cotillard ("Marion Cotillard: no sucumbas al cine hollywoodense, me parece que no es para ti...recuerda que los mejores papeles de Penélope Cruz están en España y no cuenta el de Vicky Cristina Barcelona"), quieren el FP porque aseguran que de ahí podrán sacar la "cura" contra la violencia humana --->PLACE HERE emojis de incredulidad/de WTF, y otro de un mazo, ya que estamos.
Pero, claro que hay un pero, el papá de la Cotillard, que es Jeremy Irons, es un ambicioso templario que quiere el FP por poder, para controlar al Hombre. Apoyado por la lideresa templaria, Charlotte Rampling y sus ojillos que provocan temor y precaución, se hace con el FP, y justo en pleno festejo de victoria templaria, aparece Fassbender (ya como Asesino en forma y no como tatatatatatatatataranieto de uno) con un par de Asesinos (siendo tan chingones estos personajes, no queda claro su alta tasa de mortalidad) y les echa a perder la party, dejando a la Cotillard huérfana, confundida, traicionada (por todos lados) y con una vaga mirada que clama venganza, una vaga mirada que tal vez indica una segunda parte, noooooooooooooo.

jueves, 5 de enero de 2017

American Honey

No hay realmente una historia en esta película. Un grupo de adolescentes viaja en una camioneta por el Midwest, vendiendo suscripciones a revistas de todo tipo. Star, una chica que vive una situación complicada, se los encuentra en un centro comercial. Son chicos alegres, que echan desmadre, bailan. Y cuando el líder/jefe Jake (Shia LaBeouf), la ve, le coquetea y la invita a unirse al grupo, Star no se lo piensa mucho, no tiene nada que perder, y se va con ellos.

Ni ella ni sus compañeros parecen tener expectativas o ambiciones, apenas de ese trabajo sale para comer y hospedarse en hoteles. En algún momento alguien le pregunta cuáles son sus sueños y se desconcierta porque nadie la había preguntado eso antes.
Krystal es la jefa jefa, la que administra el negocio y la los regaña y les da para sus golosinas. No sabemos más sobre la empresa, suena a sospechosamente transosa. Pero la película no va por ahí, ni por ninguna cosa súper dramática que se les pase por la cabeza; no hay truculencias.
Los chicos no esperan nada, no parecen desear nada, viven en el presente, cantan, se drogan, hacen fiestas. No sabemos nada de su pasado, sabemos que vienen de todas partes, son muy jóvenes, a excepción de Star, son blancos. Todos tatuados. La película sigue a Star, los demás son parte del escenario. Ella realmente no establece mucha relación ni se integra,pero sin broncas. Parece observar todo con curiosidad. Tampoco sabemos gran cosa de ella. Nos queda claro que no es tonta, de repente da la impresión de que está en una búsqueda, pero no parece ser así. O tal vez sí los está y al final se conforma con estar en la pandilla.

En el transcurso de la película vemos diferentes intentos de Star de vender revistas, medio tiene una relación con Jake, no es precisamente un romance. Jake es mayor, parece que no tiene mayores aspiraciones, pero alguna tiene. Una sorpresa ver a Shia LaBeouf en este papel. Está muy bien. Él, que tiende a la sobreactuación. Y Sasha Lane /Star en su primera película logra también una muy buena interpretación. Las actuaciones del resto de la pandilla están bastante bien. Al parecer estos chicos no son profesionales y la buena dirección de la inglesa Andrea Arnold logra que una película aparentemente sin chiste, tenga personalidad, tenga un punto de vista interesante.

Yo lo veo como un retrato de una sociedad, claro, visto por los ojos de una extranjera. Estos chicos, de 18, no creo que muchos más, sin nada que hacer, sin aspiraciones, futuro, estudios, un hogar estable, que viven al día. No son white trash (por que a esos los ven feo), pero no se les ve nada, son superficiales. No se si es una crítica a esta generación americana o a la sociedad americana que ahora tiene una generación de este tipo a pesar de creerse el mejor país del mundo, o es sólo un retrato sin juicio sobre pasarla bien a esa edad. A mi me impactó un poco el pensar que estos chicos estén más cerca de una realidad, en un país que se supone ofrece más y mejores oportunidades que otros.

miércoles, 4 de enero de 2017

Pasajeros

Una enorme y espectacular nave espacial (pero no la más espectacular de la historia del cine, eh) con 5000 pasajeros en hibernación más la tripulación, cruza el espacio rumbo al planeta Homestead II, con la intención de empezar una nueva vida. Uno de los pasajeros, Jim, despierta por un mal funcionamiento de su cápsula, noventa años antes de tiempo. Después del trauma, y de explorar la nave, de intentar arreglar su cápsula para hibernar de nuevo, deja pasar el tiempo, medio se la pasa bien, se aburre, se deprime, hasta que ve a una chica guapa en una cápsula, y se le ocurre la predecible idea de descomponer su cápsula para que ella le haga compañía. Así ocurre y hasta se enamoran. Entonces, esto que parecía sci fi, se vuelve romance. Aurora es todo lo que esperaba y más, pero cuando se entera de la ojetez que hizo lo manda a la goma y se dejan de hablar. Y cuando casi pensábamos que esto mutaba a telenovela, otro mal funcionamiento, despierta a un jefe de la tripulación que tiene un pelín más de ideas sobre la nave. Lo malo es que el señor esta en muy mal estado y va a morir y además la nave ya está a punto de explotar y no encuentran el desperfecto. 
Pero gracias al poder del cine, a un montón de suerte y al buen karma que generan los sacrificios por amor, nuestros héroes salvan 5000 almas, más la tripulación, menos el jefe que se murió.

Yo opino que Chris Pratt debió despertar a Madison o a la partera, o a un dude para jugar básquet, porque en cuanto apareció Jennifer Lawrence, él desapareció. Se supone que Aurora es la hostia, escritora, súper lista, fascinante, apasionada y no se qué más, y que él es un vil mecánico y que no había manera de que en el mundo normal se gustaran, pero eso no lo vemos. Y es Jim el que hace las cosas más divertidas e ingeniosas. Y en el máximo momento de crisis, en una escena bastante cuestionable, lógica y técnicamente, Jennifer sólo sobre actúa y grita y grita y grita. 
Claramente un problema de dirección (Morten Tyldum), entre muchas otras cosas, porque la chica ha demostrado actuar muy bien en otras ocasiones.

En conclusión, es una película bastante inútil y desperdiciada (incluyo como parte del desperdicio a Michael Sheen como el barman androide al que no le sacan más jugo), con mucha cosa visual, mucha nave, con unos paseos especiales envidiables, aunque visualmente no están a la altura de los que vimos en The Martian, Interstellar o Gravity, sólo por nombrar unas actuales. Y aunque los dos están guapos, no hay un gran romance, ni na' de na'.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.