lunes, 31 de diciembre de 2012

The Valtari Mystery Film Experiment

Sigur Rós sacó a principios de año su nuevo disco, Valtari. Como parte del nuevo proyecto invitó a varios cineastas a hacer cortometrajes con las canciones de Valtari. Sin restricciones, con total libertad y con el mismo presupuesto (10,000 dólares). A lo largo del año fueron publicando en su página web los resultados. No todos me gustaron, pero lo que me encantó fue la idea. Y me parece muy adecuado que esta sea la última entrada del año. Una entrada llena de poesía, música e imágenes impresionantes. Una entrada llena de ideas visuales, inquietantes, emotivas, oscuras y algunas hasta un poco aburridas. Creo que muchas hubieran funcionado mejor si hubieran sido más breves, pero eso es cosa de la longitud de las canciones.

A mí me gusta mucho este grupo islandés, pero no es para todos los momentos ni todos los estados de ánimo.

El primer film es con la primera canción del disco Ég Anda (I Breathe) y tiene que ver con el significado de la canción. Creo que es de los únicos que toman el título como tema del corto. Es también el único que es un poco comedia y como dice el director Ragnar Kjartansson: "First useful pop video in history. File under: educational." Me gustó, es intrigante y divertido... y útil. http://sigur-ros.co.uk/valtari/videos/eg-anda/

El Segundo film, Varúð (Warning), lo filma la hermana del vocalista, Inga Birgisdóttir. Me gusta mucho visualmente, aunque es un poco largo. Lo bueno es que se puede ver en partes. La directora, que es la misma que hizo la portada del disco, se basó en la idea de la advertencia para elaborar este corto.

El tercer film es de mis favoritos. Con la canción Fjögur Píanó, es la historia de una pareja y de cómo termina su relación. Es un corto muy intenso y emotivo y Shia LaBeouf hace un muy buen papel. La directora israelí Alma Har'el, utiliza coreografías en la mayor parte del corto para expresar las emociones de los personajes y funciona muy bien.

El cuarto y el quinto no me gustaron mucho. Me aburrieron un poco. El cuarto, Rembihnútur hecho por Arni & Kinski, frecuentes colaboradores de Sigur Rós, es una onda de meditar para mejorarte y mejorar el mundo a tu alrededor. La explicación abajo del video es más útil que ver el corto, porque no es especialmente atractivo en lo visual. Y es como más pretencioso en el mensaje. Hay tantos cortos que ver que se pueden brincar este. http://sigur-ros.co.uk/valtari/videos/rembihnutur-arni-kinski/ El quinto es de un director que va sonando poco a poco en el mundo del cine (el mundo indie y de festivales, me refiero. Aunque seguro que pronto da el salto a Hollywood porque su última peli es con Zac Effron y Dennis Quaid) que se llama Ramin Bahrani. La fotografía es impecable, pero no me interesó mucho. La canción que usa es la de Ég Anda y alterna imágenes de animales e imágenes de ciudad, puentes, helicópteros, edificios y al final muere un pez. (???) Obvio se me escapó la profundidad del significado.

El sexto es de mis favoritos también. El director es un fotógrafo llamado Ryan McGinley y este es su homenaje a NY. Usa la canción que más me gusta del disco Varúð y la idea es una niña que camina por toda la ciudad. Una idea muy sencilla y visualmente interesante.

El séptimo no me gustó. Varðeldur de Melika Bass. Según la explicación de la directora hay como un ente y como que el personaje está poseído. No se, no me interesó.

El octavo film, Dauðalogn de Henry Jun Wah Lee, es de los más bonitos porque está filmado en un lugar espectacular. Realmente no pasa nada, sólo sale el cielo, el suelo y los árboles de la isla de Yakushima en Japón. ¡Y qué árboles!

El noveno es el que es más historia de todos. Usa dos canciones Rembihnútur y Ekki múkk y además es una animación. Se llama Seraph y está dirigido por el animador y cartonista Dash Shaw y escrito por él y por el director de cine John Cameron Mitchell (Hedwig and the Angry Inch). Es una historia acerca de un chavito que es gay y sus conflictos y los conflictos de los demás. No está mal. 

En septiembre salió el décimo. Con la canción Ekki múkk, dirigido por Nick Abrahams y trata de un monito perdido en el campo inglés.

Además de todos estos invitados, el grupo lanzó una convocatoria al público en general para que también hicieran cortos. Recibieron más de 800 participaciones. En octubre publicaron al ganador del público y al super primer lugar, que se llevó $5000 dólares de premio.
El film 11, el ganador del público con la canción Dauðalogn (Dead Calm) es de Ruslan Fedotow. Me gustó. 
El 12 es impresionante, inquietante, intrigante. Y sólo es una persona bailando, pero el resultado es una imagen muy poderosa.

El film 13 es Varðeldur de la irlandesa Clare Langan. La directora dice lo sigueinte al respecto: "the film explores the fragility of the human condition, frozen somewhere between life and death. shot with a high-speed camera, a human figure and water defy the laws of gravity. there is no clear distinction between dream and reality and the space that the film and the music create becomes a submersive world". Yo no aprecié tanto, pero me gustaron las gotas de lluvia.

En el film 14 el director sueco Christian Larson, cuenta una historia con danza. La coreografía y la música quedan muy bien. La interesante y fría fotografía cierra exitosamente este corto.

En el 15 Björn Flóki, hace con Varúð, una historia de luz y oscuridad, del bien y del mal, de alcanzar la libertad.

Y finalmente, el 6 de diciembre, subieron el film 16, Leading towards solace de la italiana Floria Sigismondi con la presencia de Elle Fanning. Una historia sobre un padre y una hija, el miedo y la muerte del padre, la tristeza y la pérdida de la hija, y el perdón y el continuar de la vida. 

No es para verse de un jalón, pero recomiendo uno de vez en cuando, con mucha paz de espíritu y tranquilidad. Es un bonito proyecto y la mayor parte de los resultados son interesantes. Me gustó haberme topado con el The Valtari Mystery Film Experiment. Y me gustó haberlo acompañado todo el año.

"We never meant our music to come with a pre-programmed emotional response. We don’t want to tell anyone how to feel and what to take from it. with the films, we have literally no idea what the directors are going to come back with. None of them know what the others are doing, so hopefully it will be interesting." - Sigur Rós, May 2012

jueves, 29 de noviembre de 2012

Amanecer parte 2

Y ahí estaba yo, sentada en la butaca del cine con mis palomitas y un par de “explicadores” bien dispuestos a sacarme de dudas y a llenarme de información útil de los libros y las películas anteriores, para una mejor comprensión de lo que íbamos a ver: Breaking Dawn Pt 2 (Bill Condon, 2012). 


Y ahí está Bella, la envidiada Bella, ahora con sus ojitos rojos porque su Edward la ha convertido en vampira. Y es que, según me informaron, en la primera parte, zas, que se embaraza de Edward y la sobrenaturalidad del feto pone en peligro su vida. Al marido no le queda más que convertirla y ahora espera con alegría casi humana a que su renovada mujer se recupere para iniciar su vida de Forever Juntos. Bella, que resulta ser una vampira madura, contenida y “vegan” como su familia de adopción, luego lueguito prefiere comerse un puma a un sudoroso humano. Eso no lo logra cualquiera, vamos, vampiros con muchos años de antigüedad tienen problemas de autocontrol. Pero Bella, nuestra heroína, no, y además es más fuerte que el más fuerte del clan, la vampirez incluye box, artes marciales y una fiera mirada. Esto apenas empieza y considero su lugar en el salón de las heroínas de acción, al lado de Milla Jovovich y Kate Beckinsale. ¡Oh por Dios, qué me está pasando!

Pero divago, regresando a la historia, nos encontramos que el bebé resultante, que por cierto, tiene el muy desafortunado nombre de Renesmé (pa’ mí un síntoma más de la mala calidad de la escritura), tiene latidos, crece súper rápido y tiene un poder vampírico. Los Cullen, posaditos como son, colocados en parejitas, en las mismas posiciones, en la sala, en el bosque, frente al piano, ven la nueva adición a la familia con sonrisas de bondad y de sitcom con final feliz (si yo fuese vampira y presenciase un fenómeno como ese, estaría pulsada, interesadísima, maravillada…pero claro, probablemente no sería una Cullen); hasta que una chismosienta prima ve a la niña volar y los acusa con los Volturi. 
La niña se convierte entonces, en un problema, pues los Volturi tienen la errada idea de que ha sido creada a la manera clásica, con una mordidita, y eso está muy pero que muy prohibido. Aro, que es muy guerroso, utiliza la existencia de Renesmé como excusa para ir a escabecharse a los Cullen (esto me lo explicaron, así que no se si viene del libro o de las otras películas) y luego agregar a su clan a Alice, que es la que predice el futuro, y de esas no tiene. Los Cullen, que son muy buenos, no quieren ir a la guerra, y deciden juntar a sus cuates como testigos de que la niña tiene su corazoncito. Y viajan por todo el mundo recolectando una amplia variedad de vampiros. Los hay muy interesantes, como el que hace Lee Pace (mi favorito), los hay con acento muy marcado como los transilvanos (del que espero prontamente un spin off, pero no de la Meyer, que de ella preferiría que no viniera nada nunca más), los hay muy forzados, como las del Amazonas en taparrabos pero con el pelo lacio, eso sí; y hay gitanos, irlandeses, egipcios, rusos, todos conviviendo en el frío bosque, contando historias de guerra y presumiendo sus súper poderes tipo X-Men(¡son vampiros! No necesitan agregados extras y únicos como esos súper poderes. Los  vampiros clásicos son la onda, son seductores, fuertes, rápidos, inmortales y sus colmillos, la mejor de sus armas. No necesitan dar toques, mover las aguas, crear alucinaciones, ¡es irritante!) Los hombres lobo también se les unen porque ahora son grandes cuates y en unos añines van a ser familia porque el guapo Jacob tiene una cosa que hace que ahora esté enamorado y destinado a Renesmé. 

Esta parte de la historia me parece muy cuestionable. En primera que la autora no se atreva a dejar a Jacob solo y le inventa la “imprimación” o como se llame y que ahora por esa cosa se crea ligado sin otra posibilidad a Renesmé, y luego que la niña no tenga más opción que el lobo (que digo, sí que está buenazo, pero qué poca que no pueda decidir). La niña esa, que ya de por sí es rara, tiene de baby sitter al hombre lobo que será su pareja por el resto de la eternidad. WTF. 

Llega el día de la pelea. Buenos y malos se reúnen en un campo nevado. Obvio, muchos malos y pocos buenos y como cinco lobos. Y aunque Aro acepta que la niña no es ilegal, con un poco claro y desapasionado discurso, muy lejano al de Gerard Butler a los espartanos, decide que hay batalla. Pero en eso llega Alice con su parejita y sus propios testigos que demuestran que la niña no será un peligro para la comunidad vampírica. Aro le toma la mano y ve lo que ella ha visto. 
Y se desata la Gran Batalla Final. Cabezas desatornilladas, brazos mordidos, poco a poco empiezan a morir los personajes principales buenos y malos, vemos caer al patriarca Cullen, al güerucho insoportable, esperamos con expectación a que los transilvanos se venguen en nombre de Drácula, vemos morir con cierto placer a Dakota Fanning, cuyo superpoder de dolor da ñañaras, el suelo se agrieta en plan terremoto con lava a veinte metros de profundidad, se muere la mamá Cullen que es bastante sosa, caen los lobos principales, muere Aro, y cuando estábamos a punto de cantar victoria, ¡pácatelas! Que todo era un sueño, la visión de futuro de Alice, y Aro, temeroso y cobarde, retira a su clan y en realidad no hay batalla, y como final de Disney, todos son felices para siempre, nadie muere, nadie pierde, nadie sufre. Qué falta de valor. Nada que ver con la batalla final de Harry Potter, qué dolor ver morir a tan queridos personajes (bueno, error mío andar haciendo comparaciones incomparables, no seguiré por ahí).

Sangre, muerte, escabechina, violencia, mordidas, seducción, pasión, manipulación, venganza, estacas, ajo, la oscuridad de la noche, el conflicto de la inmortalidad, del asesinato, de beber sangre humana, todo esto NO es Twilight. El género vampírico se retuerce de vergüenza cada vez que le achacan esta historia a su acervo. Bueno, es que es de vampiros enamorados, dicen muchos. Y el género romántico estalla en lágrimas de rechazo, porque ¿romántica? no leí los libros, pero en las películas con semejante dizque actriz, no me queda claro cómo esto pueda causar algún tipo de suspiro. ¿Qué vampiro de más de cien años de experiencia se va a enamorar de una emo deprimente y sin personalidad? ¿Cómo sentir atracción por un vampiro que con esa experiencia de vida parece no haber aprendido nada y prefiere ir a la secun? El único suspiro que entiendo, es el cachondo hacia el lobito. Pero entonces, los hombres lobos del mundo, enormes y peludos se ríen burlones de este lampiño lobucho al que pueden partirle la crisma en un segundo.

No es fácil separar la historia del libro y la película. La historia es mala, la película también. Hay graves problemas de dirección, de diálogo, y sospecho que de edición de escenas en cuanto a qué poner y qué quitar del libro. El inicio es lento, parecen postales, como regalándoles a los fans imágenes finales y muy románticas de sus personajes. La historia no da el largo de la duración y tiene mucha paja. La batalla final deja mucho que desear. El destornillamiento de cabezas es hilarante. Imagino con placer la versión tarantinesca… 

Por más ñoña que sea la historia es increíble que no haya más sangre y que no se saquen los colmillos a todo pasto. No hay sentido del humor (ni involuntario, más que lo de las cabezas), son los vampiros más solemnes y menos sufridos… son los vampiros con menos convicción de la historia.

Salgo del cine, aliviada al pensar que esta saga ha terminado por fin y esperanzada de que sea rápidamente olvidada. Desgraciadamente ha dejado una modilla vampírica sosa y adolescentil, mucho mucho dinero a los realizadores y una “actriz” unicara conocida por todos que, sospecho, seguirá apareciendo en pantallas.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

La Cabaña del Terror

Esta historia, escrita y dirigida por Drew Goddard, escritor de Cloverfield y capítulos de Buffy, Angel, Lost, Alias, y apoyado, apoyadísimo por el nombre, prestigio y trabajo de Joss Wheddon, que también escribió y produjo, es una especie de juego, una manera de darle un giro a las películas de terror. Tal vez también una manera de revitalizar el género.
Tiene de todo un poco, es una slasher movie combinada con zombies y adolescentes; también es comedy horror, con referencias a clásicos del terror y juega con todos los elementos típicos de una película de este tipo.

El lema del cartel, que por cierto, me gusta muchísimo, es "You think you know the story" y ahí radica todo el asunto. Uno espera ciertas cosas y estas ocurren; el clásico grupo de amigos que llega a la cabaña, la ñoña, el atleta, la rubia hueca, el payaso, el nerd, empiezan a morir de uno en uno tal cual como uno espera, dicen y hacen las mismas tonteras que en mil películas, salen de la cabaña en vez de quedarse, bajan al sótano de noche en vez de cerrarlo con candado, leen sobre un oscuro crimen que tuvo lugar ahí mismo, se burlan del viejillo creepy en vez de ponerle atención, todo esto mientras son observados por un grupo de científicos que va dirigiendo y controlando la situación en la cabaña. Eso uno NO lo espera. ¿De qué va esto? ¿Es un reality TV de terror? ¿Un experimento a lo Saw o tipo los Hunger Games? ¿Qué hacen los científicos, para qué lo hacen?
Nada de spoilers en esta ocasión. Si les gustan las películas de terror, esta vale la pena, no asusta mucho, pero es muy divertida. 
Después de la cabaña viene lo bueno. Hay que esperar las muertes de los chicos para entender las razones. 

Me gustó no saber de qué iba, me gustó el ingenio de la historia y que la trama no se adivina de antemano. Me gustó mucho el humor y las escenas de los científicos. Las apuestas que hacen y la manera en que asumen el día a día en la chamba. ¿Para quién trabajan? ¿Srán ricachones enfermos que disfrutan la muerte ajena, serán televisoras o empresas mediáticas, será algo personal relacionado con los jóvenes? Misterio.

Me gustó mucho la segunda parte y el desatado desenlace.

¡Ah! Y sale Thor, aunque se ve raro, como que perdió mojo sin melena y está más cachetón.

martes, 20 de noviembre de 2012

Skyfall

Este es el año de James Bond, celebramos su 50 aniversario con todo tipo de recuentos y trivias, que si las chicas Bond no triunfan después, que cuáles son las mejores canciones, que cuál ha sido el mejor Bond, que cuánto cuesta un martini de los que le gustan, seguro que todos tienen algún dato curioso que aportar. Pero además, este año saltó en paracaídas con la Reina de Inglaterra y estrenó su película número 23.
Si a esto le suman que el director de Skyfall es Sam Mendes y que la canción la canta Adele, mis expectativas para verla  aumentaron muchísimo y me ayudaron a olvidar la existencia de Quantum of Solace.

Una lista de agentes encubiertos en organizaciones terroristas de todo el mundo ha desaparecido. Bond es el encargado de recuperarla en un operativo en el que es accidentalmente herido por una de sus colegas. Cae a un río y al no aparecer es dado por muerto. Meses después un atentado en los cuarteles del MI6, aparentemente dirigido contra M, obliga a Bond a reaparecer. M está en líos, al perder la lista se cuestiona su desempeño y le dan a entender que es momento del retiro. Bond tiene que examinarse para ver si está en forma de regresar a la agencia y también se cuestiona su desepeño. ¿Es que el mundo ya no necesita a Bond? ¿Es que ya está viejo? ¿Es que su forma de trabajar ya no va de acuerdo a los nuevos tiempos? M y Bond se encuentran juntos en esta situación. La búsqueda de la lista continua y finalmente las pistas van a dar a un antiguo agente Raoul Silva de MI6. Raoul Silva está muy pero que muy cabreado con M, y le guarda mucho rencor por ciertas acciones del pasado y ha planeado una complicada trama para acabar con ella, pero obvio Bond no lo permite y se lleva a M a su casona familiar Skyfall, en el medio de la nada escocesa. Y aunque Bond se escabecha a todos los secuaces, M es herida y muere en sus brazos (suena cursi, pero no, es una buena escena); Silva muere también, pero no en sus brazos.
Esta M /Judi Dench es sustituida por un M/Ralph Fiennes más clásico con una oficina y una puerta acolchadita y roja como la de las primeras películas. Bond es confirmado en su puesto, Moneypenny regresa, Q también y la película termina dejando las bases para una nueva reestructura de esta serie. Una reestructura que me emociona, pues las dos películas anteriores me dejaron bastante decepcionada. Perdieron humor, trataron de ser más realistas, escribieron a un agente 007 menos mujeriego y cínico, más intenso y quesque más profundo, con la idea de traer a Bond a los nuevos tiempos y a las nuevas generaciones. Por suerte, algo de humor se recuperó con Q y algunos diálogos con M.

Aquí me gustaron muchas cosas, me gustaron las referencias a las otras películas, como la escena con el Aston Martin de Goldfinger y M diciendo que no la vaya a expulsar del asiento, o los diálogos con Q cuando sólo le da un radio. Me encantó el malísimo de Javier Bardem de Silva, la nueva futura presencia de Ralph Fiennes. La canción de Adele, ¡Uff! Y en general toda la dirección de Sam Mendes, su dirección de actores, sus elecciones visuales, como la toma de la isla neblinosa, la extraña o la desconcertante escena de la oficina vacía en Shanghai. La historia, como suelen ser las historias se este tipo, es desatada y con alguna que otra discrepancia, pero es James Bond y mientras nos garantice momentos de diversión, estos detalles son menores y tolerables. Me parece que esta es una de las mejores películas del 007 y me reconcilio un poco con que Daniel Craig sea Bond.

Lo que sí que no me gustó fueron los créditos iniciales. Y eso es grave porque desde ahí me empiezo a emocionar. Temí un poco por unos momentos, pero bueno, luego me olvidé y disfruté lo más importante.

En conclusión, un buen Bond para el 50 aniversario.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Ralph El Demoledor

Ralph el Demoledor está cansado de ser el villano en el videojuego donde trabaja. Está cansado de que Fix-It Felix sea el héroe al que todos acuden. Ralph no se siente tan malo, cree que es un buen tipo y sólo quiere tener amigos y vivir en el pent-house en vez de en el basurero de ladrillos. Tiene tantos conflictos que acude a terapia de grupo con villanos de otros videojuegos, que le dicen que no hay nada que hacer, que tiene que aceptar su papel de malo.
Pero Ralph quiere ser un héroe, y ante la promesa de que si llega con una medalla de héroe, los "nicelanders" lo aceptarán y no le temerán, Ralph se embarca en una aventura que, sin él saberlo, generará el temor y el caos en muchos de los videojuegos del arcade. Y es que, si Ralph deja su juego, éste dejará de funcionar, y la maquinita será retirada del arcade, dejando a Felix y a los nicelanders fuera de la jugada. La cosa se complica cuando al conseguir su medalla en otro juego y escapar en una nave para salirse con la suya, un virus alienígena del juego se escapa con él y empieza a contaminar el siguiente mundo al que llega Ralph. Este virus podría contaminar el resto de los videojuegos, así que la heroína de Hero´s Duty, Calhoun, junto con Felix que busca a Ralph, se adentran al melosísimo y colorido mundo de Sugar Rush en donde se estrelló la nave con Ralph y el alien. Aquí todos tienen muchas aventuras, Ralph pierde su medalla a manos de una traviesa niña llamada Vanellope, Felix es atrapado y encarcelado en el castillo del Rey Dulce, y Calhoun se encuentra con que el alien se ha reproducido deliciosamente en el nuevo mundo.

Obvio, después de mucha acción, lecciones de amor y amistad, aceptación de uno mismo, generación de auto confianza y seguridad, la historia tiene un final felicísimo, como es de esperarse en una película de Disney.

A mí, Wreck-It Ralph (Rich Moore, 2012), me decepcionó más de lo usual. Esperaba más temática de videojuego, más presencia de personajes como daban a entender en el tráiler, sólo que lo del tráiler es lo único que sale. Los carteles también son tramposones porque ponen a Sonic, a Qbert, a los de Street Fighter, como si fueran personajes secundarios o sidekicks de Ralph, y son más bien extras. 
Esperaba que jugaran más con el lenguaje de los videojuegos. Me gustó la idea del mundo detrás de las maquinitas, de la vida de los personajes cuando se cierra el arcade y del temor de que uno u otro juego desaparezcan. Me gustó el conflicto de Ralph, sus terapias con los otros malos. Pero no me gustó mucho cómo se distrae la historia principal con la presencia de Vanellope y sus propios problemas. La película se estanca en esa aventura; que si esto fuera una serie de tele, estaría bien como un capítulo en la vida de Ralph, pero nada más, aquí es excesivo y un poco cansado. Pero claro, aquí aparecen un montón de marcas patrocinadoras, supongo que eso gana espacio en la historia.

Confieso que un gran problema en Sugar Rush, además de que me empalagué, tiene que ver con la voz en español de Vanellope. ¡Estuvo horrible! Muy distractora. Al principio, como la niña no hablaba mucho no había problema, pero en cuanto aumentó su participación, me empezó a chocar algo, y ¡zas! que resulta que nos estaba hablando la Chilindrina. ¡Qué espantosidad! En primera es la voz de una viejita y en segunda ya no le da para mucho y menos para las necesidades expresivas de un personaje infantil.

En fin, una película bastante intrascendente. No encuentro nada que la destaque, ni en la historia, ni en la animación, ni en el mensaje. En la mayoría de las películas de Disney los personajes secundarios son muy destacables y en general más padres que los principales, aquí ni eso.

miércoles, 31 de octubre de 2012

Frankenweenie

Tim Burton nos presenta finalmente el largometraje de su clásico corto ochentero Frankenweenie. Un homenaje a Frankenstein y a las clásicas películas de horror. 
La historia es la misma, pero en stop-motion en vez de gente y con un montón de extras muy divertidos. 

Victor Frankenstein tiene un perrito, Sparky, que muere atropellado. Inspirado por las lecciones del extraño y peculiar maestro de ciencias, Victor revive a Sparky y decide utilizar el experimento como proyecto para la feria de ciencias. Pero sus compañeros de clase son muy competitivos y quieren ganar en la feria. Al darse cuenta que sus propios proyectos no superaran el de Victor, deciden revivir a sus mascotas de la misma manera. Esto desatará una serie de situaciones y desastres de lo más divertidos, con referencias a Godzilla, los Gremlins, la Novia de Frankenstein, y demás clásicos del cine de horror. 

No quiero decir más de la trama porque recomiendo plenamente que la vean, y cualquier comentario extra sería un spoiler. También recomiendo que vean el cortometraje original de 1984.

Después de la frustración con las "Sombras Tenebrosas", siento un gran gusto por reencontrarme con el Burton que me gusta, divertido, extraño, sorprendente. Frankenwwenie me ha gustado mucho más que "El Cadáver de la Novia" y hasta más que la de "El Extraño Mundo de Jack". Me encantaron los personajes, los amigos, los chistes y el humor alrededor de todos ellos: el jorobado Edgar E.Gore, el maestro que recuerda a Vincent Price, la perrita del la vecina Elsa van Helsing.

Tal vez no sea de lo mejor que Burton nos pueda ofrecer, pero tiene sabor, espíritu y mucho punch. Así como luego vemos autores en plena decadencia o que de plano nunca evolucionaron, Burton, aunque un poco disparejo (probablemente tiene que ver con estar metido en tantos proyectos a la vez) nos asegura con esta película, que tiene para mucho más.

martes, 30 de octubre de 2012

Hecho en México

 
Hace una semana que fui a ver Hecho en México (Duncan Bridgeman, 2012). Tenía mucha curiosidad. ¿Un documental sobre nuestra identidad musical? ¿Un quién es quién en la actualidad? ¿Un, esto hemos sido y para acá vamos? En fin, no sabía bien de qué iba. Y un poco así me quedé después de verla y después de comentarla con mis amigos. No me interesaron para nada las intervenciones de actores e intelectuales, no me dijeron nada nuevo, ni en relación a los mexicanos ni a estos tiempos, y mucho menos en relación a la música que se está haciendo hoy en día. De entrada, el tema es amplísimo y muy difícil de atacar y abarcar, en todos los aspectos. Y me parece que al separar la película en temas, fue más notorio el hecho de que realmente no había una idea completamente cuajada en el proyecto.

Quitando esta parte, que es la que me conflictuó y me hizo tardarme en escribir este post, la parte de la música está muy interesante. No esperaba que abarcaran todos los géneros musicales del país, pero siento que faltó el lado menos popular, la música más seria que se está haciendo (no se cuál es, pero definitivamente faltó), y sobró un pelín de hip hop...y para mi, ¡ajjjj nos hubieran ahorrado a Lila Downs! Pero no importa mucho, disfruté enormemente el aspecto musical y el visual, se nota claramente que ese es el fuerte del director y de los productores. Si hay un soundtrack seguro lo conseguiré.

Probablemente sea deformación profesional mía, pero algo que no me gustó nadita fueron los carteles. No dicen na' de na'...Son un poco como la película, ahora que lo pienso.

Pensando en cómo cerrar esta breve reseña, me puse a divagar en la web y me encontré con un artículo de La Jornada que habla sobre la película y dice de una manera más clara y al punto lo que he tratado de decir aquí, así que incluyo el link para que lo lean.

martes, 28 de agosto de 2012

Rock of Ages

Antes que nada, debo decir que me decepcionó esta película. Lo curioso es que no se por qué, porque no tenía expectativas, no vi el tráiler, no sabía que era musical, no conocía a los actores principales (aunque sí que me llamaron un poco los otros, Tom Cruise, Russell Brand, Catherine Zeta-Jones), sólo esperaba que hubiera buena música. La historia es cualquier cosa, chica encuentra chico, chicos buscan realizar sueños en la gran ciudad y se quieren, se pelean, triunfan, fracasan, se reencuentran, final feliz.

Es una película entretenida, pero mala y muy, muy desperdiciada. Y ahora que veo quién es el director, Adam Shankman (no lo conozco de nombre, eh, lo googlée) y lo que ha hecho, veo cierta lógica con lo que hizo aquí, pues es el director de Hairspray y de un par de episodios de Glee. Y es que es eso, un Glee de rock ochentero. Glee es entretenido y Hairspray también, pero a esta ¡le dio en la madre al rock haciéndola Musical! Digamos que se nota que el que concibió este proyecto no es rockero, y que lo que más le gustaban eran las rock ballads, nada más. 

Tratan y fallan, en reflejar esa época, esa manera de vivir alrededor del rock a través de Alec Baldwin, el dueño del bar y de Tom Cruise, la gran leyenda de la época. Han visto con los años miles de grupos, han escuchado miles de canciones se huelen que el mundo está cambiando, pero todo se queda en las vestimentas y los peinados. Todo se queda en un chiste, un cierto sentido del humor (digo cierto porque hay unas escenas que se supone que son chistosas, pero son más bien raras, tanto que, aunque uno sabe que son de risa, uno no se ríe, hace muecas), una historia obvia con partes que sobran (como toda la de Catherine Zeta-Jones, aunque su escena musical en la iglesia está bien), personajes que sobran (Mary J. BLige, que es una especie de no-personaje, está ahi y canta, pero se sale del concepto rockero por completo) y una selección musical dudosa, con canciones que faltan y canciones que sobran. Me parece que hay música suficiente para escoger un soundtrack que no incluya canciones del soundtrack de Glee.

O tal vez estoy completamente equivocada y la idea era hacer, efectivamente, una versión "gleesosa" del rock ochentero, con voces menos rasposas e ilegibles y más brillantina. Bueno y si fuera así, de todos modos no es muy buena.

Creo que después de estos párrafos he llegado a la conclusión de que la razón por la que me sentí decepcionada es porque he visto muchas películas con el tema rock, comedias, documentales, dramas, todo tipo de rock, sesentero, setentero, ochentero, británico, americano, etc. y lo que me gusta cuando me gustan, es el tono, la pasión por esa música en particular, esa experiencia, ese momento en la vida del personaje o del director o de los músicos, eso que los hizo ser ellos y hacer lo que han hecho, en la historia y/o en la vida real. Puede no gustarme lo que tocan, pero puedo entender su necesidad de hacerlo. Es por eso que el documental de Anvil:The Story of Anvil, me gusta tanto.

Una de mis películas favoritas sobre música es The Commitments, sobre unos chicos en Dublin que están formando su banda. También me gusta This is Spinal Tap, Hedwig and the Angry Inch, 24 hour party people y hasta School of Rock.

Acabo de ver The Last Waltz, un documental de Scorsese sobre el último concierto de la banda The Band y aunque la banda en sí me es ajena (me sorprendí, eso sí, de conocer un par de canciones), verlos tocar con sus cuates (Bob Dylan, Joni Mitchell, Van MorrisonEric Clapton), contar anécdotas, hacer el último concierto en el lugar que les dio su primera oportunidad, me resultó conmovedor. Me gustó la música, pero sobretodo me gustó esa pasión, ese algo de rock, que le faltó a Rock of Ages.

Dije que no con mucha convicción porque recuerdo que en Magnolia no lo hace muy bien, pero sí, aparentemente Tom Cruise canta aquí sus canciones.

lunes, 20 de agosto de 2012

El Vengador del Futuro

Total Recall (Len Wiseman, 2012), o El Vengador del Futuro, la original con Arnold Schwarzenegger, fue una de esas películas que entró directito a mi Top de pelis favoritas. No tengo una razón clara, pero le tengo mucho cariño y la recuerdo muy, pero que muy bien. No sé si parte de lo que recuerdo lo recuerdo por el impacto que me causó, como el brazo del taxista traidor, el disfraz de Arnold de mujer, los ojos desorbitados en Marte, los freaks del bar y Kuato, por supuesto. Probablemente ese mundo creado sea una de las razones principales.

Y por esto no me apetecía nada ver el remake. Pero sí que tenía ganas de ir al cine y esto era lo que había.

La historia es más o menos la misma, aunque más menos que más. Colin Farrell es Quaid. Su esposa falsa es Kate Beckinsale, que no muere luego luego como Sharon Stone. Ésta además es aún más mala y ruda, una perfect bitch! Y está bien porque no se rinde y da lata y pelea con la novia de Colin Farrell que es Jessica Biel y las dos son rudas (ni me acuerdo quién era la novia de Arnold, pero no era tan peleona). Eso sí, ya para el final de la historia la mala de plano no se muere y empieza a sobreactuar.
El caso es que Colin tiene esos sueños que no sabe de dónde salen de que es un espía super chingón. Y quiere saber más o aunque sea creer que es verdad porque está reaburrido con su vida y se va a una sala Rekall, pero no alcanza a soñar porque llegan un motón de polis como Stormtroopers y tratan de eliminarlo. Pero le salen las habilidades que todos querríamos tener y escapa. Inocentemente, le confiesa a su esposa lo que le pasó y esta le confiesa a su vez que no es su esposa que sólo está ahí para vigilarlo. Y Colin escapa de nuevo. Y Kate lo persigue. Colin sigue sus instintos ocultos y va juntando las piezas para resolver el rompecabezas que se dejó a si mismo tiempo atrás y averigua que sí que era un chingón espía y que iba a acabar con el jefe de la Resistencia, y con toda la Resistencia porque no, hasta que estos, o más bien jessica Biel, lo convence de que su causa era la buena. Y sí que era la buena porque Coogahen, que es el jefazo de Colin quiere acabar con la Resistencia que pide la independencia de la Colonia, mientras que él quiere acabar con la Colonia (que resulta que es lo que era Australia, aunque eso a mí se me escapó porque pensé que era EUA, y ya ahí estaba un poco decepcionada porque no salió Marte) y hacer más espacio para la UFB (United Federation of Britain), lo cual es más confuso porque parecía que los de la Colonia eran la fuerza trabajadora del mundo, pero en fin, un hueco en la historia.
Colin está confundidísimo porque sabe que era malo y luego bueno y no se acuerda de nada, pero decide seguir sus instintos y ser buenito y como ya no hay líderes de la Resistencia porque sin querer ayudó a que se los escabecharan, él y Jessica ¡salvan a la Colonia!

No pude y ni lo intenté, dejar de hacer comparaciones con la original todo el tiempo. Este mundo está más llamativo, recuerda al futuro de Blade Runner, tiene muchos niveles y las persecuciones se pusieron más interesantes. Pero lo llamativo y espectacular tiene más que ver con las posibilidades tecnológicas de estos tiempos que con las capacidades creativas del director. Londres está lleno de niveles y los coches son flotantes, pero curiosamente, los coches del primer nivel, el de tierra, con mini coopers con llantas. Extraño.
El viaje por el núcleo está práctico, aunque científicamente me parece cuestionable, pero no pasa nada. Y no sueña en la sala Rekall. Ni le sacaron provecho a eso. No sé si porque es ahora incorrecto o sólo porque no existen los problemas atmosféricos de Marte, pero aquí no hay freaks. El mundo es más o menos normal, en ese plan futurista choteado que está lleno de gente hacinada y siempre es de noche y llueve y todo está cochinito.

Hay un par de referencias a la original: la mona de tres tetas y en la escena en que el disfraz se le descompone, aparece frente a él una señora muy parecida al disfraz de la primera. Esos son los únicos toques de humor, pero el de la mona de tres tetas no se sostiene porque es el único ser extraño, todos los demás son humanos normales.

Esta es como la versión más adulterada del cuento de Philip K. Dick, que iba más por la onda de la identidad. Una versión adulterada y flojona para una nueva generación que ya ni conoce al Governator, y mucho menos al director Paul Verhoeven, que como quiera hizo su propia y más personal versión de la historia.

Es una película dominguera, o como me hicieron ver, es más bien un cuevanazo dominguero.

The Dark Knight Rises

The Dark Knight Rises (Christopher Nolan, 2012).
Han pasado ocho años desde la muerte de Harvey Dent, Batman es persona non grata, y Bruce vive recluido en un ala de su mansión. Entonces llega Bane un malo malísimo con máscara que recuerda a Hannibal Lecter y Ciudad Gótica se hunde en el caos y en el terror. Entonces Batman tiene que aparecer para tratar de arreglar las cosas. Esa es básicamente la idea. Es más complicado que eso, en realidad, pero no tengo ganas de contar la historia paso a paso. Y es muy probable que la mayoría ya la haya visto.

Leí en el imdb una de las críticas que le ponía todas las estrellitas posibles a esta película y una de las cualidades que le ponía en el título era la de Inmensa. Hermosa, Espectacular y Perfecta también ponía, pero con esas no estoy de acuerdo. Sólo con la de Inmensa. 165 larguísimos minutos y un costo estimado de 250 milloncetes, ¡jolines con la movie! 
¿No podía míster Nolan pagarse un poco más y mejorar su historia? Porque el dinero sí que se ve en la producción, la acción tiene muchas explosiones y balazos, la moto está bárbara, los efectos especiales están muy bien y los carteles publicitarios, uff ni se diga. Pero eso no hace o no debería hacer una película, ¿y la historia, los diálogos, el desarrollo de los personajes, y la actuación?

La historia está llena de cosas extras que tardan mucho en resolverse y que no son tan importantes, o que, como en el caso de el episodio en la cárcel, recuerda en plan fórmula al episodio de la primera cuando está recibiendo su entrenamiento en el monasterio. Pero ahí tenía sentido. Aquí es un poco repetitivo. ¿De veras tenemos que ver los tres intentos de escape? Y todo eso para hacernos una idea de quién es Bane para que a la mera hora nos lo chaféen tan telenovelescamente.
Y todo el asunto de la resistencia de la gente al final, bueno no al final, como en la trecera parte, y los juicios de la gente y abajo los ricos y vivan los pobres y bla, bla, bla. Lo mejor de eso es que volvió a aparecer el Espantapájaron. Me parece inútil y más porque a nadie le importa que se haga justicia, de todos modos se los van a escabechar a todos, a criminales, a pobres, a políticos y hasta a los niños huerfanitos. Son malos sin convicciones, sin ideales, se me hace que sólo les parecía chingona la idea de destruir algo a lo grande. Ra's Al Ghul debería de estar avergonzado de esos aprendices suyos.

Pensarán que me paso de criticona, de estricta, pero es que es una película muy ambiciosa que pretende más que la sola diversión y no lo logra. Si fuera más sencilla, y más divertida, sería mucho más flexible. Me encantan las películas de acción, de balazos y persecuciones, pero aquí hasta la acción es larga y lenta. Creo que las escenas de acción funcionan como las cómicas y necesitan el "timing" adecuado. Ya desde la película anterior encontré que las escenas de este tipo Nolan las hace larguísimas, inútilmente largas. Y en esta, increíble y no exagero, me aburrí como niño chiquito que empieza a preguntar que cuándo se acaba.
Y no soy purista, así que me brinco las cuestiones relacionadas con los personajes y el cómic, con Bane y el personaje de Marion Cotillard. Sin pensar en todo eso, Bane no me impresionó y su final fue un gran desperdicio. Nolan lo deshechó de la misma manera en que se deshizo del Joker: Así nada más, como si nada hubiera pasado. 
Y a la que le tenía reservas y fue de lo que más me gustó, fue Gatúbela; bueno, le tenía reservas a Anne Hathaway como Gatúbela. Inevitable comparar con la Pfeiffer, pero por suerte no tienen nada que ver los dos personajes.

Esta trilogía en realidad nunca me ha encantado. Me gusta más la primera porque era más normal (más corta, también) y las dos siguientes me irritaron. Y siempre concluyo que me gustan más las de Tim Burton, aunque entiendo que son efoques totalmente distintos. Pero su Batman, osea Michael Keaton, es el mejor de todos. Y el Joker me gusta mucho, aunque acepto que Heath Ledger me impresionó y me aterró por momentos. Al Batman de Christian Bale siento que le falta algo, no sé que, pero algo, personalidad tal vez, y aunque las películas tratan de la evolución de Bruce/Batman como hombre, como héroe, como todo eso, él, Bale, no lo actúa. Y hablando de actuar y "desactuar" me pareció que Gary Oldman y Alfred "desactuaron" en esta película. Pero no los culpo a ellos, sino al guión. Se ponen aquí en plan chillón y sensible ¡osea! Se supone que son los centrados, los maduros, los sabios de la historia. A mi no me conmovieron ni un pelo. 

Creo que el problema básico es que trata de hacer muchas cosas al mismo tiempo cuando se supone que el conflicto es el de Batman con él y su destino, su vida como Bruce y su mitad oscura. Lo demás debería ser más fácil de resolver y estar al servicio de la solución de ese conflicto.

Ahí la dejo, seguro se me ocurrirán más cosas, pero no quiero competir en longitudes, ni que se aburran mucho. Pueden comentar eso sí :)

jueves, 16 de agosto de 2012

Atrapen al gringo

Get the gringo (Adrian Grunberg, 2012), producida, escrita y actuada por Mel Gibson es la historia de Mel Gibson en plan astuto ladrón perseguido por la policía gringa que se escapa "aventando" su coche al muro fronterizo con México. La policía mexicana no duda en quedarse con el caso al ver el apetitoso botín de dos millones de dólares. Al gringo lo meten a la cárcel mientras ellos se empiezan a gastar el dinero en coches y prostis.

La cárcel en cuestión se llama "El Pueblito", y es un lugar alucinante, hiper corrupto, con miscelánea, puestos de tacos, picaderos y vecindades en donde viven los reos con sus familias, entre otras cosas. La cárcel no está controlada por el director Armandito, sino por el reo mayor, Javi (Daniel Giménez Cacho).
El gringo mantiene un perfil bajo mientras observa con cuidado el funcionamiento del lugar, quién controla las drogas, quién las armas, dónde hacerse de dinero, etc. 
Javi tiene a su hermano Caracas (Jesús Ochoa) como brazo derecho y a su primo (Roberto Sosa) como brazo inútil e incómodo.

El gringo no es el único que se dedica a observar el entorno, hay un niño de 10 años que lo observa a él y que pronto se convierte en su amigo. El niño conoce el lugar, vive ahí con su mamá y espera el día en que pueda matar a Javi porque éste mató a su papá. Resulta que Javi tiene un problema en el hígado y necesita un transplante. Tiene un tipo de sangre raro y los únicos compatibles eran el papá del niño y el niño. Tiempo atrás le hicieron el transplante con el hígado del papá, pero por alguna razón no funcionó y ahora espera el momento adecuado para hacerlo con el niño. El niño vive ahí en una extraña posición, pues es privilegiado entre comillas, él y su mamá tienen un lugar propio y por más barbaridades que haga nadie lo puede tocar, pero no puede salir a la calle ni ir a la escuela como los demás niños. Mel lo tranquiliza y juntos trazan un plan para eliminar a Javi, y salir de ahí.

Un tipo del consulado estadounidense que se dedica a tratar casos de americanos encarcelados, se percata de la invisible existencia de ese gringo sin nombre. Sospecha que tiene algo interesante y se pone a investigar. Se entera así de los polis que se quedaron con la lana y de los gringos malos que vienen a recuperarla, trata de chantajear a Mel, no lo logra y no le queda más remedio que complicarle la vida a todos. 
Mientras el del consulado hace eso, los polis corruptos, inquietos, le preguntan a Mel que de quién es la lana y tratan de asustarlo de que si no les dice le irá mal en la cárcel. Mel los ignora y le pregunta a Caracas inocentemente que si ya recibieron su parte de la lana que los polis le quitaron. Esto moviliza al Javi que manda a sus hombres a averiguar de qué se trata eso.
Los polis mexicanos son secuestrados y torturados por los gringos malos, pues no logran convencer al súper jefe que está viéndolo todo por Skype, de que sólo se gastaron 300,000 en coches y putas, y tacos para las putas. Faltan dos millones más y nadie sabe en donde están. Los gringos malos los matan y ellos mueren a manos de los hombres de Javi que llegan justo en ese momento y se llevan el dinero.

El dinero es de Frank. Frank está muy enojado con Javi, con el gringo y con todo mundo. Manda a tres asesinos a la cárcel para que maten al gringo y se arma una balacera. Asesinos contra presos, policías controlados por Javi contra asesinos, policías vendidos a los gringos contra Mel, Mel contra todos. La masacre es de tal magnitud que Armandito pierde el control del lugar; pronto habrá una redada para clausurar la cárcel y sacarlos a todos de ahí. El gringo compra su libertad prometiéndole a Javi resolver el asunto de Frank. Lo dejan salir y le dicen que no vuelva más. El gringo, que como ya sabemos es el más chicho de todos, acaba rápida e inteligentemente con Frank y regresa a la cárcel justo cuando está comenzando la redada.

Javi acelera su operación de transplante para esa misma noche, manda traer al cirujano y pone a sus hombres en barricadas alrededor de la sala de operaciones que mandó construir para este propósito. Pero la mamá del niño reconoce al cirujano y esconde a su hijo. Es torturada y golpeada, pero no dice nada. El niño enojado y decidido sale de su escondite, llega al calabozo en donde están Javi y su mamá y se clava una varilla en el hígado. Apenas lo logran salvar y aunque se necesita más tiempo, Javi no lo tiene y presiona al médico de que esa noche debe realizarse la operación.
El gringo llega cuando le sacan el hígado al niño y le dice a doc que lo meta de nuevo. Amenaza a Caracas con matar a su hermano si no le traen de inmediato a la mamá del niño. Se la traen, hay disparos por aquí y por allá y salen disfrazados de doctores el gringo, la mamá y la leal enfermera, con el niño en la camilla, dejando un caminito de muertos. Se meten en la ambulancia que era para Javi y escapan en medio del operativo federal. 

Días después van por el resto del dinero que está en la cajuela del coche y que nadie se molestó en revisar.
La película cierra en una playa, con los tres protagonistas y la voz en off del gringo terminando de narrar cómo había sido su verano.

En una más de esas situaciones de, no hay nada que ver, acabé viendo esto. No sabía si era una película gringa o mexicana, sólo sabía que tenía una pinta regulis. Pues nada de regulis. Me gustó. Está muy entretenida. Muy desatada. No se si existan cárceles así, pero si no seguro que ésta está sólo un pelin por encima de la realidad. La historia está bien, dentro de ese mismo conexto, los personajes también. Hay mucha acción, muchas balas y mucha sangre. Todos son corruptos por parejo. Tiene unos buenos diálogos. Y las actuaciones de todos están bien. Es raro encontrarse con que tanto los actores mexicanos como los americanos están bien. Me choca cuando la peli gringa necesita mexicanos y usan "latinos" que hablan pésimo español, y viceversa, cuando en las pelis mexicanas no se molestan en contrarar a uno que hable inglés en el original. Eso sí, qué lata de repente entender a Jesús Ochoa y a Giménez Cacho, les faltaron subtítulos o mejorar la diccón.

Mel Gibson, de ser de mis actores favoritos (no por buen actor, sino por simpatías) ha bajado muchos puntos por sus enloquecidas actuaciones violentas y racistas en la vida real, y sus nuevas películas que ya no son muchas, ya no me generan muchas espectativas (bueno The Beaver no genera nada de nada...un poco de pena ajena y decepción, tal vez, y flojera). Lo curioso es que lo mismo que me pasó con esta del gringo me pasó con "Edge of Darkness". Las mismas circunstancias de default y a la mera hora no resultó nada mala. Tal vez está bien no esperar gran cosa, pero confiar en que todavía tiene algo que enseñarnos además de una muy buena voz en off.

ParaNorman

Norman es un pobre niño con cara de alucinado, cansado de que todos lo fastidien y se burlen de él porque puede hablar con los muertos. No tiene amigos y ni su papá le cree. Un día, caminando a su casa se le acerca el loco del pueblo y le advierte que él es el único que puede evitar que la vieja maldición de una bruja se cumpla. Norman lo ignora hasta que el loco ya hecho fantasma insiste. Norman sigue las instrucciones del loco, pero la maldición no se rompe y a cambio el cielo se vuelve extraño y un grupo de zombis sale de sus tumbas.

Con la ayuda, más bien casual, de su nuevo amigo Neil, el bully de la escuela Alvin, el hermano de Neil y su propia hermana, emprende una aventura al más puro estilo "Goonie" para salvar al pueblo de una inminente destruccción. 

ParaNorman (Chris Butler, Sam Fell, 2012) es una divertida historia de aventuras, persecuciones de zombis, a zombis, con zombis, una brujita, y una horda de adultos irracionales y un tanto estúpidos, con los que Norman tendrá que lidiar para romper la maldición y liberarlos a todos de sus miedos y sus culpas. Al final, todo saldrá muy bien y Norman se aceptará y será aceptado como uno más, con una cierta peculiaridad paranormal.

Me divertí bastante con la película, me gustó la historia y me gustaron los personajes. Me gustó la seguridad de Neil y su comentario educativo en relación a los bullys, y el bully Alvin es una buena manera de que un bully en potencia decida no serlo. La insoportable hermana está muy bien, y me admiré de la razón de porqué Mitch, el hermano de Neil no va a salir con Courtney.

En especial me encantó una escena muy dramática, la más intensa de la película, la más horrorífica, la confrontación con la bruja enojada. No soy experta en anime, pero me pareció muy japonésida de ese estilo, con la bruja transformada en un ser que emite luz amarilla, con la destrucción del entorno y Norman cayendo y cayendo, brincando a pedazos de suelo flotantes, la intensidad de la música, los colores.

No sabía qué tipo de animación era la película y aunque imaginé que era stop-motion, la sentí diferente a otras historias, como que no siempre percibí que era stop-motion, lo noté en las barbas del loco y un poco en las expresiones de los personajes pero me pareció más sutil que en otras películas. Y me gustó, después de superado el desconcierto por eso y por el estilo visual, porque los monitos no me encantaron, pero me acostumbré a ellos.

Encontré en la página de la película un par de clips sobre cómo hicieron la animación y aquí los incluyo. El primero, que es muy cortito, estaba hasta el final de los créditos y ahí lo vi yo, pero realmente qué flojera quedarse hasta el final.

http://focusfeatures.com/paranorman

lunes, 23 de julio de 2012

Gasland

Josh Fox, el director de este documental, vive en el campo, en Pennsylvania, en la casa que construyeron sus padres. Una casa junto a un río, rodeada de árboles y alejada de la civilización. Un día recibe una carta de una compañía de gas que le ofrece una buena cantidad de dinero por la renta de sus tierras para extraer el gas. No está convencido en aceptar, es más está bastante inquieto por la situación así que decide ponerse a investigar sobre las consecuencias de ese tipo de extracción de gas. La fractura hidráulica o fracking es una técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas y petróleo del subsuelo. Está de moda últimamente en Estados Unidos, debido al incremento de  precio de otros combustibles. Pero hay mucha controversia alrededor de este método porque es altamente contaminante y utiliza unas cantidades obscenas de agua (se necesitan aproximadamente 3,500,000 galones de agua son necesarios para explotar un pozo) entre otras cosas.

Josh emprende un viaje para visitar otros lugares de Estados Unidos en donde ya se ha practicado el fracking. Las imágenes son inquietantes, las situaciones preocupantes y alarmantes. Las gaseras se instalan muy cerca de las casas, utilizan gran cantidad de químicos para el proceso, químicos que se quedan en el subsuelo y contaminan los pozos y las tierras. Las comunidades en donde se han establecido las gaseras han sufrido las consecuencias del fracking en su salud, la salud de sus animales y de sus tierras. Familias que sufren de migrañas y otras enfermedades. Familias en donde a sus animales han perdido el pelo. Lugares en donde el agua de la llave se "incendia" si le prenden fuego. La gente ya no puede consumir agua de sus pozos porque ya no es potable y ahora tienen que ir al super a comprarla. Se han quejado, pero las gaseras les dicen que sus científicos no han encontrado ningún tipo de contaminantes en el agua. Y han solicitado ayuda a sus autoridades, pero no han sido escuchados. Es aterrador escuchar sus historias, personas cuyos sentidos del gusto y del olfato se han debilitado a tal punto de no  poder reconocer más que lo dulce y lo salado, personas con problemas en las articulaciones, problemas neurológicos, uf y a ver qué más aparece en el futuro porque un buen porcentaje de los fluidos utilizados no son biodegradables y son además peligrosos para el ser humano.

Josh viaja por todo el país coleccionando muestras de agua, coleccionando historias y tratando de comunicarse con las autoridades responsables para obtener algún tipo de declaración.

Y es que la parte más irritante de la situación es que esta premisividad es una cuestión de intereses económicos y políticos. Es una ley que se superpone a otra, es un grupo poderoso que se impone a los conservacionistas, es la gente que está sufriendo las consecuencias en todo el país y no es escuchada y es saber que en el resto del mundo también se considera la posibilidad del fracking aún siendo este discutible.

La página de la película tiene información detallada sobre la técnica, los químicos utilizados, las cantidades de agua ocupadas y demás. http://www.gaslandthemovie.com/

Esta es una película triste y dramática que se DEBE ver.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.