domingo, 21 de mayo de 2017

Alien Covenant

De lo que se trata: Secuela de Prometeo. Un grupo de investigadores,  militares y colonos viajan rumbo a un nuevo planeta para colonizarlo. Una transmisión humana (y misteriosa), los desvía hacia el origen: un planeta aparentemente habitable. Bajan a explorar, respiran esporas, se infectan, les nacen los aliens, que parecen más listos y más fuertes que en otras ocasiones, y empiezan a morir rápida y violentamente.

De lo que el director, Ridley Scott quiere que se trate: No tanto de los aliens, que en esta nueva entrega pasan a segundo plano y a punto están de cambiar el tipo de peli a Peli de Terror con Animales Asesinos (osea Marabunta, Anaconda, Piraña, Aracnofobia, Ben la rata asesina, Aligator, Cujo...), sino de los sintéticos David and Walter (Michael Fassbender) y el conflicto (ya visto y revisto) sobre las inteligencias artificiales su independencia, su supremacía sobre el decadente Humano, su derecho a la libertad o no.

Lo que vio la Pelimaniática: Más aliens, mejores efectos especiales, mejores tecnologías. Las misma onda. Nada de reinvención. A veces se exigen novedades en este tipo de películas de franquicia, a veces se conforma uno con la misma fórmula. En este caso, la historia es floja. Los personajes son un poco estúpidos, pisando esporas a diestra y siniestra y chillones. El aspecto social y humano es innecesario. El que aquí todos estén casados y sufran más por perder a su media naranja de lo que sufrían las tripulaciones de Ripley, me tiene sin cuidado. Es más, hay más sentido de camaradería en las otras que en esta. El capitán es el capitán más chafa y blandengue que he visto. Parecía que el conflicto de los sintéticos con la onda de la Creación y los creadores iba a establecer algún tipo de debate con este capitán, pues nos enfatizaron mucho al principio que era un hombre de Fe, pero muere rápido y nunca toca el tema con David. Me gustó mucho la actuación de Michael Fassbender (es la única que me gustó),  es buenísimo este tipo. El final no me gustó porque parece que quiere vengarse y eso no me cuadra con la programación de estos tipos, aunque desde la anterior ya se veía como un sintético psicópata. De hecho las motivaciones de David no me cuadran para nada. 
Entre más la pienso, menos me gusta. Recuerdo que en Prometeo había por lo menos imágenes impresionantes, como aquella espectacular tormenta, o que la nave era imponente.

Lo que ocurrirá en el futuro: Habrá más secuelas, precuelas y demás. Probablemente las veré y repelaré de la misma manera. Sé que hay que verlas sin expectativas, sé que el impactante recuerdo que tengo de la primera seguirá ahí,  y aún tendré la esperanza de que los aliens vengan con una historia entretenida, que de miedillo, buena acción. Las reflexiones filosóficas de las inteligencias artificiales las podemos ver en otras pelis...en el "remake"/secuela de Blade Runner, por ejemplo.

Lo que tiene que ver el póster con la peli: Nada.

sábado, 20 de mayo de 2017

Colossal

Colossal (Nacho Vigalondo), es una película peculiar, vaya que sí. Está catalogada como comedia, pero creo sólo porque no es dramática y tiene un tema extraño. No es ciencia ficción indie, pero sí es de ciencia ficción+indie+psycho thriller+una pizca de hitckcock.

Gloria/Anne Hathaway, otra peculiaridad, es un desmadre, se la pasa de juerga en juerga, no ata ni desata y acaba regresado a su pueblo natal sin ningún plan específico. Ahí se encuentra con un amigo de la infancia, Oscar/Jason Sudeikis. Oscar tiene un bar y le ofrece chamba. Ella acepta. Hasta ahí parece una posible película de romance. Gloria se enamora de Oscar y descubre que la vida del pueblo es maravillosa y encuentra un propósito en la vida, o algo similar.
¡Pero no! Un día Seúl (Corea), es atacada por un monstruo. Notición. El mundo entero está muy intrigado. Gloria también.  Un día, viendo las noticias, se da cuenta de que el monstruo y ella tienen una conexión. El bicho hace lo que ella hace. Al principio lo encuentra divertido y lo comparte con Oscar y sus nuevos amigos. Pero, cuando en plena borrachera, se le ocurre hacer bailar al monstruo, tropieza y en Seúl hay un montón de muertes y destrucción. Gloria entiende que no es tan divertido y decide no hacerlo más. Y pácatelas, es aquí cuando realmente se tuercen las cosas, porque resulta que ahora no nada más hay un bicho en Seúl, ¡hay dos! 
Al principio parece que los dos monstruos son amigos, pero pronto el mundo se da cuenta de que no, de que el primero quiere proteger a la gente, mientras el segundo provoca y amenaza. Gloria hace todo por evitar el desastre. Los celos, la envidia y los pedos internos del otro, hacen las cosas muy complicadas y solo queda una opción.

No quiero hacer ningún spoiler, solo les diré que la solución final es muy buena.

Al principio no sabía muy bien qué hacer con esta peli. No tenía muchas ganas de una historia de relaciones, de conflictos existenciales, muchos diálogos y un ritmo pausado, pero como el monstruo aparece pronto en la historia, me intrigué. ¿De qué va esto? Me pregunté durante casi toda la película, sin saber muy bien si me estaba gustando o no. Ahora, que pienso en ella me gusta cada vez más, por original, sencilla y extraña. Además, los dos actores principales, están muy bien. 
Estamos un poco áridos, últimamente en originalidad y entretenimiento cinematográfico. Too much super héroes y remakes y franquicias. Esta es una apuesta riesgosa y novedosa que ojala llegue cómodamente a las pantallas.

lunes, 15 de mayo de 2017

The Fate of the Furious



Veo estas pelis de F&F no porque me interesen los carros, ni las armas; me gusta la acción, las persecuciones, los toques de humor...y Paul Walker...y un poquito Vin Diesel...y me gustaba el coreano. Esta octava, la primera sin Paul Walker, la vi un poco por lealtad a la serie.

Para mí, la primera escena de coches en F&F es muy esperada porque nos prepara para lo que viene. La primera escena es ingeniosa y novedosa, emocionante. Aquí, la primera escena es exageradìsima (¡ya se que exagerado aquí, no va!). Dos autos antiguos corriendo por las calles de La Habana, uno tuneado, el otro, el que corre Dominic Toretto, no. No hay manera de que gane, pero ¡es Dom! Uhhh, aumenta la tensión, Dom utiliza todos sus truquillos (ya saben, el alambrito por aquí, el botoncito por allá, el impulso ganador...) y el coche se incendia. Se incendia mal plan y el parabrisas está a punto de estallar. Y Dom, en su infinita brillantez carrística, le da la vuelta, lo maneja en reversa ¡y gana! Da un poco de risa, pero no por ingenioso, sino por jalado. 

Como esto marca el tono de la peli, pues ya se imaginarán el resto. Me da la impresión de que sintieron que había que sobrecompensar la posible pérdida de fans de Brian, y metieron bombas y bombas de acción, a todos los personajes viejos posibles (regresan La Roca, Jason Statham y brevemente Elsa Pataky y Luke Evans y cameos de los puertorriqueños que eran muy cagados), con nuevos para atraer como Charlize Theron (noooooo ¿qué te hizo aparecer aquí?) y un nuevo guapo, Scott Eastwood, que a ver si pega y se convierte en el nuevo Brian.

No piensen que esperaba una buena historia, solo una sencilla y no mala. Esta es mala. Chequen: Cypher/Charlize, chantajea a Dom porque tiene atrapada a Elena/Elsa Pataky y al hijo desconocido que esta tuvo con Dom. Entonces Dom cambia de bando y ayuda a Cypher con sus planes diabólicos, o mas bien, nucleares. En un lapsus de remordimiento moral, Dom se resiste a la maldad de Cypher y como era de esperarse, muere Elena. Ahora Dom tiene que hacer todo para salvar a su hijo y en el camino al mundo.

Hay un exceso de payasadas entre La Roca y Statham que me dio la impresión de que era una prueba para ver si podían hacer una serie nueva con este dueto "cómico". En las anteriores la presencia del equipo era más importante en la resolución ingeniosa de los problemas. Cada uno tenía su especialidad. Aquí están grises, abandonados, inútiles. Lo mismo el humor y la acción. 
Ah la acción. No para, pero no está buena. Se inclina más hacia lo irritante que hacia lo emocionante. Y es que, la verdad, eso de que La Roca desvíe un torpedo que se desliza por el hielo, con su súper fuerza, o que Dom le de un llegue a un carro malo porta misiles (aj, no se de armas), lo haga dar vueltas y que dispare estos misiles contra su propio equipo, es too much, ¿o no? ¿Y la lluvia de autos? Qué monos se ven los carros hackeados andando por las calles de NY; un bonito cardumen del asfalto. Pero el overkill de carros para perseguir la caravana de diplomáticos rusos, no parece ser suficiente, así que por qué no ¡it's raining cars! de un estacionamiento.

Con estas escenas me pregunto, qué planearán para las siguientes entregas, que pinta para que haya muchas más. Ahora que tanto Dom como Brian tienen vástagos, hasta podría continuar por muchos muchos años más.

Yo, aquí me bajo. La época de maratones de F&F en preparación para la nueva, ha terminado...
espero no caer.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.